ex­pe­dien­tes “Fan­tas­ma”

Mas Alla - - FANTASMAS -

En la li­te­ra­tu­ra pa­ra­psi­co­ló­gi­ca, y lue­go en in­ter­net, en­con­tra­mos una se­rie de imá­ge­nes clá­si­cas de fan­tas­mas, cu­ya au­ten­ti­ci­dad es to­da­vía ob­je­to de con­tro­ver­sia. La ma­yo­ría – co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra–, fue­ron ob­te­ni­das en In­gla­te­rra, país que se an­to­ja co­mo el fa­vo­ri­to para las le­yen­das so­bre es­pí­ri­tus erran­tes. He aquí al­gu­nas de es­tas imá­ge­nes. EL SOL­DA­DO FAN­TAS­MA Fe­cha y lu­gar: 11 de no­viem­bre de 1918. Ba­se mi­li­tar HMS Dae­da­lus, Lee- on- So­lent (Ham­ps­hi­re, In­gla­te­rra). Ima­gen: Ce­le­bran­do el Ar­mis­ti­cio de la I Gue­rra Mun­dial, la clá­si­ca fo­to de re­cuer­do de un es­cua­drón de la RAF (Fuerza Aé­rea Bri­tá­ni­ca). En la hi­le­ra del fon­do se des­di­bu­ja el per­fil es­pec­tral de un sol­da­do que la li­te­ra­tu­ra so­bre fan­tas­mas iden­ti­fi­ca con el es­pí­ri­tu de Freddy Jack­son, fa­lle­ci­do días atrás. ¿ Au­ten­ti­ci­dad?: La pri­me­ra des­crip­ción de es­ta ima­gen se encuentra en un li­bro pu­bli­ca­do en 1975 por Vic­tor God­dard (1897-1987), quien fue­ra co­man­dan­te de la RAF y en­tu­sias­ta de los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les. Si du­ran­te más de me­dio si­glo no ilus­tró nin­gún ar­tícu­lo so­bre fan­tas­mas, pro­ba­ble­men­te fue­ra por­que na­die con­ce­dió im­por­tan­cia a lo que real­men­te está re­fle­jan­do es­ta ima­gen: la do­ble ex­po­si­ción del ros­tro de un sol­da­do, que ha rea­li­za­do un rá­pi­do mo­vi­mien­to para co­lo­car­se su go­rra an­tes de sa­lir sin ella en la fo­to. LA DA­MA GRIS Fe­cha y lu­gar: 19 de sep­tiem­bre de 1936. Man­sión de Rayn­ham Hall (Nor­folk, In­gla­te­rra). I ma­gen: Una si­lue­ta es­pec­tral es cap­ta­da des­cen­dien­do las es­ca­li­na­tas de la man­sión an­te el asom­bro del fo­tó­gra­fo Indra Shi­ra y su co­le­ga, Pro­vand, co­rres­pon­sa­les am­bos de la re­vis­ta Country Li­fe. La ima­gen se iden­ti­fi­có con el es­pí­ri­tu de lady Do­rothy Wal­po­le (16861726) que, se dice, ha si­do con­tem­pla­do por nu­me­ro­sos tes­ti­gos pa­seán­do­se por las es­tan­cias de la man­sión. ¿ Au­ten­ti­ci­dad?: La do­ble ex­po­si­ción – ca­sual o in­ten­cio­na­da–, de la fi­gu­ra de una Vir­gen, pre­sen­te en el mo­bi­lia­rio del in­mue­ble, po­dría ex­pli­car el efec­to ob­te­ni­do. LA SUE­GRA DEL SE­ÑOR CHINERY Fe­cha y lu­gar: 22 de mar­zo de 1959. Ce­men­te­rio de Ips­wich (Suf­folk, In­gla­te­rra). Ima­gen: A la sa­li­da del ce­men­te­rio, tras vi­si­tar la tum­ba de su ma­dre Ellen Ham­mel, fa­lle­ci­da tan so­lo una se­ma­na atrás, la se­ño­ra Ma­bel Chinery reali­zó una úl­ti­ma fo­to­gra­fía para ago­tar el ca­rre­te. En la ins­tan­tá­nea apa­re­ce su es­po­so, Jim, al vo­lan­te, de un Hill­man Minx de la épo­ca. En el asiento de atrás se per­fi­la una si­nies­tra ima­gen. Jim Chinery iden­ti­fi­ca es­ta efi­gie es­pec­tral con el es­pí­ri­tu de su sue­gra que, po­co an­tes de mo­rir, le ha­bía pro­me­ti­do que siem­pre es­ta­ría con él. ¿ Au­ten­ti­ci­dad?: Des­car­ta­do el frau­de, la ima­gen fue so­me­ti­da en 1985 a un exa­men com­pute­ri­za­do – el más mo­derno que per­mi­tía la épo­ca– por los ana­lis­tas Ste­ve Gull y Tim New­ton du­ran­te un epi­so­dio de la se­rie Po­de­res Ex­tra­ños de Art­hur C. Clar­ke. Aun­que no ex­pli­ca­ron sa­tis­fac­to­ria­men­te su ori­gen, los in­ves­ti­ga­do­res ba­ra­ja­ron la po­si­bi­li­dad de que se tra­ta­ra de una do­ble ex­po­si­ción. LA “MA­DON­NA” DEL CE­MEN­TE­RIO Fe­cha y lu­gar: 10 de agos­to de 1991. Ce­men­te­rio Ba­cher­lor’s Grove (Chica­go, Es­ta­dos Uni­dos). Ima­gen: La ima­gen de una “mu­jer fan­tas­ma” sen­ta­da so­bre una tum­ba fue cap­ta­da por Ju­de Huff- Felz en un ce­men­te­rio don­de, des­de tiem­po atrás, cir­cu­lan nu­me­ro­sas le­yen­das en torno a la apa­ri­ción de en­ti­da­des del Más Allá. ¿ Au­ten­ti­ci­dad?: El ce­men­te­rio de Ba­che­lor es, des­de ha­ce dé­ca­das, ob­je­to de vi­si­tas van­dá­li­cas por par­te de per­so­nas que en­cuen­tran en es­te lu­gar el es­pa­cio idó­neo para re­crear sus ri­tua­les de ma­gia y bru­je­ría. Se tra­ta pues de un es­ce­na­rio don­de, cual­quier ano­ma­lía fo­to­grá­fi­ca, va a ser in­ter­pre­ta­da en el con­tex­to pre­vio de sus le­yen­das fan­tas­ma­les. En es­te sen­ti­do, la ins­tan­tá­nea del es­pec­tro de la “ma­don­na” no fue ob­te­ni­da ca­sual­men­te, sino que for­ma par­te de un ba­rri­do fo­to­grá­fi­co rea­li­za­do por la Ghost Re­search So­ciety (So­cie­dad de In­ves­ti­ga­do­res de Fan­tas­mas), in­te­gra­do por en­tu­sias­tas de la fe­no­me­no­lo­gía pa­ra­nor­mal. En un lu­gar vi­si­ta­do por tan­tas per­so­nas, es pro­ba­ble que el su­pues­to fan­tas­ma – cu­ya so­li­dez cor­pó­rea se evi­den­cia en el re­fle­jo de som­bras en su in­du­men­ta­ria– se tra­ta­ra de al­guno de los nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes que acu­den has­ta es­te lu­gar bus­can­do ex­pe­rien­cias mís­ti­cas. LA NI­ÑA FAN­TAS­MA DEL IN­CEN­DIO Fe­cha y lu­gar: 19 de no­viem­bre de 1995. Edi­fi­cio comercial Wem Town Hall, en Wem (Sh­rops­hi­re, Reino Uni­do). Ima­gen: Tony O’rahilly cap­tó la ima­gen es­pec­tral de una ni­ña du­ran­te un in­cen­dio. Una le­yen­da vin­cu­ló la su­pues­ta apa­ri­ción con el es­pí­ri­tu de Ja­ne Churn, la ado­les­cen­te de ca­tor­ce años acu­sa­da de ha­ber pro­vo­ca­do fue­go en la ciu­dad en 1677. ¿ Au­ten­ti­ci­dad?: El mis­te­rio per­ma­ne­ció du­ran­te quin­ce años, con­vir­tién­do­se en re­cla­mo tu­rís­ti­co para una po­bla­ción de ape­nas cin­co mil ha­bi­tan­tes; has­ta que el pe­rió­di­co Sh­rop­si­re Star, pu­bli­có que Brian Lear, re­si­den­te lo­cal, ha­bía des­cu­bier­to que la ni­ña fan­tas­ma pu­do ha­ber si­do re­cor­ta­da de una pos­tal de 1922.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.