La im­por­tan­cia de do­nar

Es­pa­ña, uno de los paí­ses más des­ta­ca­dos.

Mas Alla - - SUMARIO -

Es­te 2018, Es­pa­ña vuel­ve a en­ca­be­zar la lis­ta de paí­ses con más tras­plan­tes y do­na­cio­nes de ór­ga­nos, sien­do el vi­gé­si­mo sex­to año que lo con­si­gue de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va. En 2017 nues­tro país con­tó con más de 2.000 do­nan­tes y cer­ca de 5.300 ór­ga­nos tras­plan­ta­dos. Es­tos nú­me­ros ha­cen que Es­pa­ña apor­te ca­si el 20% de to­das las do­na­cio­nes de ór­ga­nos en la Unión Eu­ro­pea y un 6,4% de las re­gis­tra­das a ni­vel mun­dial.

Ade­más, los do­nan­tes de mé­du­la, san­gre y afé­re­sis tam­bién se han dis­pa­ra­do en los úl­ti­mos años. Un ges­to al­truis­ta que per­mi­te “au­men­tar la es­pe­ran­za y la ca­li­dad de vi­da de pa­cien­tes con tras­tor­nos po­ten­cial­men­te mor­ta­les, así co­mo lle­var a ca­bo com­ple­jos pro­ce­di­mien­tos mé­di­cos y qui­rúr­gi­cos”, se­gún in­for­ma el Cen­tro de Trans­fu­sión de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

Mé­du­la ósea

En Es­pa­ña las do­na­cio­nes de mé­du­la au­men­ta­ron gra­cias a cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción co­mo la lle­va­da a ca­bo por Pa­blo Ráez, en­fer­mo de leu­ce­mia. En 2017, año en que Ráez fa­lle­ció, las do­na­cio­nes de es­te ti­po se in­cre­men­ta­ron en un 20%. Des­de en­ton­ces, el cre­ci­mien­to no ha pa­ra­do y es­te 2018 se ha lle­ga­do a la ci­fra de 380.000 do­nan­tes de mé­du­la re­gis­tra­dos.

La im­por­tan­cia de la do­na­ción de mé­du­la re­si­de en que es­te re­gis­tro se rea­li­za a ni­vel mun­dial. Así se ma­ni­fies­ta la vo­lun­tad de do­nar en ca­so de que al­gún pa­cien­te, en cual­quier par­te del mun­do, fue­se com­pa­ti­ble con el donante. Pe­se al in­cre­men­to de do­nan­tes, to­da­vía el 25% de los pa­cien­tes no lle­gan a en­con­trar un donante ade­cua­do.

¿Có­mo es el pro­ce­so de do­na­ción si re­sul­tas com­pa­ti­ble? Hay dos op­cio­nes. La más co­mún es ob­te­ner cé­lu­las ma­dre de san­gre pe­ri­fé­ri­ca tras la ad­mi­nis­tra­ción en 4 ó 5 in­yec- cio­nes sub­cu­tá­neas de los lla­ma­dos “fac­to­res de cre­ci­mien­to”, que per­mi­ten a las cé­lu­las ma­dre de la mé­du­la pa­sar al to­rren­te san­guí­neo. El se­gun­do pro­ce­di­mien­to, que so­lo se rea­li­za en uno de ca­da cin­co ca­sos, con­sis­te en ex­traer la san­gre me­du­lar de las cres­tas ilía­cas, en la par­te pos­te­rior su­pe­rior de la pel­vis, me­dian­te unas pun­cio­nes. Pa­ra ello se apli­ca una anes­te­sia ge­ne­ral o epi­du­ral y re­quie­re un in­gre­so hospitalario de 24 ho­ras.

san­gre

La do­na­ción y trans­fu­sión de san­gre es po­si­ble­men­te la más co­mún. Pri­me­ro por las fa­ci­li­da­des que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Cruz Ro­ja dan pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de do­na­cio­nes. Se­gun­do, por la sim­pli­ci­dad, pa­ra el donante

La im­por­tan­cia de la do­na­ción de mé­du­la re­si­de en que es­te re­gis­tro se rea­li­za a ni­vel mun­dial. Así se ma­ni­fies­ta la vo­lun­tad de do­nar en ca­so de que al­gún pa­cien­te, en cual­quier par­te del mun­do, fue­se com­pa­ti­ble con el donante.

de rea­li­zar es­ta ac­ción. En Es­pa­ña, el nú­me­ro de do­nan­tes ac­ti­vos en 2017 lle­ga­ba a un to­tal de 1.990.300, po­si­bi­li­tan­do así más de 1.600.000 do­na­cio­nes du­ran­te el pa­sa­do año.

Se­gún di­cen los ex­per­tos, la do­na­ción de san­gre es la úni­ca for­ma, a día de hoy, de sal­var la vi­da o re­cu­pe­rar la sa­lud pa­ra cual­quier pa­cien­te que su­fra un dé­fi­cit de com­po­nen­tes san­guí­neos. Por ello, en­tre los prin­ci­pa­les cam­pos en los que se le da uso, se en­cuen­tran los pa­cien­tes de on­co­lo­gía y las in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­ji­cas.

El pro­ce­so es rá­pi­do. Con­sis­te en lle­nar una bol­sa de san­gre de 450 cc me­dian­te una pun­ción si­mi­lar a la de un aná­li­sis; ade­más de unos tu­bos pa­ra el aná­li­sis, de­ter­mi­na­ción del gru­po san­guí­neo y des­car­te de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas. Afé­re­sis

La afé­re­sis, tam­bién de­no­mi­na­da ex­trac­ción au­to­ma­ti­za­da de san­gre, per­mi­te a la per­so­na do­nar se­lec­ti­va­men­te una par­te de los com­po­nen­tes san­guí­neos: gló­bu­los ro­jos, pla­que­tas o plas­ma.

Es una de las más des­co­no­ci­das, sin em­bar­go, no es me­nos im­por­tan­te que las de­más. Por ejem­plo, en la do­na­ción de pla­que­tas, al uti­li­zar es­ta téc­ni­ca se ob­tie­ne en una do­na­ción la mis­ma can­ti­dad de pla­que­tas que en cin­co do­na­cio­nes de san­gre to­tal. Es­ta do­na­ción, al pro­ve­nir de un so­lo donante, ga­ran­ti­za ma­yor ca­li­dad y se­gu­ri­dad trans­fu­sio­nal, al­go que es ne­ce­sa­rio en de­ter­mi­na­dos pa­cien­tes. Los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rios de es­te ti­po de trans­fu­sión son pa­cien­tes con cán­cer, leu­ce­mias, anemia aplá­si­ca, tras­plan­tes de ór­ga­nos y aque­llos que re­ci­ben tra­ta­mien­to con qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia.

La do­na­ción re­quie­re cer­ca de una ho­ra y se rea­li­za me­dian­te una má­qui­na que es­tá co­nec­ta­da en cir­cui­to ce­rra­do con la ve­na del donante. De es­ta ma­ne­ra, to­dos los com­po­nen­tes de la san­gre, ex­cep­to aque­llos que van a ser do­na­dos, re­gre­san al donante.

San­gre de cor­dón um­bi­li­cal

La otra gran des­co­no­ci­da es la do­na­ción de san­gre de cor­dón um­bi­li­cal. La san­gre de cor­dón um­bi­li­cal con­tie­ne las de­no­mi­na­das cé­lu­las ma­dre, que per­mi­ten la re­no­va­ción de las cé­lu­las san­guí­neas. En al­gu­nos pa­cien­tes con la mé­du­la ósea en­fer­ma, es­te ti­po de trasplante les da la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir nue­vas cé­lu­las san­guí­neas sa­nas.

Así que­da­rían re­su­mi­das las cua­tro prin­ci­pa­les for­mas de do­na­ción me­dian­te trans­fu­sión san­guí­nea. Una ma­te­ria so­bre la que, pe­se a las ci­fras es­pe­ran­za­do­ras, to­da­vía fal­ta mu­cha con­cien­cia­ción so­bre su ne­ce­si­dad e im­por­tan­cia en el mun­do de la medicina.

En la afé­re­sis, los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cia­rios son pa­cien­tes con cán­cer, leu­ce­mias, anemia aplá­si­ca, tras­plan­tes de ór­ga­nos y aque­llos que re­ci­ben tra­ta­mien­to con qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.