Efec­to pla­ce­bo

Mas Alla - - TERAPIAS ALTERNATIVAS -

Un ejem­plo mé­di­co bien co­no­ci­do del po­der de la men­te su­bli­mi­nal es el del efec­to pla­ce­bo: cual­quier co­sa pue­de cu­rar­se si mé­di­co y pa­cien­te creen to­tal­men­te en el mé­to­do. En vis­ta de las nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes que se han lle­va­do a ca­bo en las úl­ti­mas dé­ca­das so­bre el efec­to pla­ce­bo es po­si­ble afir­mar que pro­ba­ble­men­te sea la dro­ga más po­ten­te en la medicina mo­der­na… Si par­ti­mos de que mu­chas de esas in­ves­ti­ga­cio­nes apun­ta­ban que los pla­ce­bos ac­ti­van un opiá­ceo en el ce­re­bro y que, por tan­to, son ca­pa­ces de ac­ti­var sus­tan­cias quí­mi­cas pa­ra ali­viar el do­lor, es pre­ci­so acep­tar que su efec­to es real y no ima­gi­na­rio.

Lo an­te­rior afec­ta al te­ma de las me­di­ci­nas al­ter­na­ti­vas que aquí dis­cu­ti­mos por­que la apa­ren­te efi­ca­cia de al­gu­nas de ellas se de­be pro­ba­ble­men­te a es­te efec­to. Sin em­bar­go, es­to no jus­ti­fi­ca su apli­ca­ción si no fun­cio­nan de ba­se: “Una de nues­tras prin­ci­pa­les ra­zo­nes pa­ra des­alen­tar el uso de la medicina al­ter­na­ti­va ba­sa­da en el efec­to pla­ce­bo es que quie­nes se so­me­ten a su tra­ta­mien­to mé­di­co desean re­ci­bir un tra­to ho­nes­to por par­te de su mé­di­co… El con­sen­so en medicina se ha mo­vi­do ha­cia el fo­men­to de una re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te ba­sa­da en la aper­tu­ra y el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do. Es­to ha su­pues­to que en las con­sul­tas mé­di­cas se uti­li­cen los prin­ci­pios de la medicina ba­sa­da en la evi­den­cia pa­ra ofre­cer a sus pa­cien­tes los tra­ta­mien­tos que ofre­cen la ma­yor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to. Cual­quier de­pen­den­cia de los tra­ta­mien­tos con pla­ce­bo que­bran­ta­ría es­te ob­je­ti­vo”, ex­pli­ca Ed­zard Ernst.

En ba­se a nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes, se ha­bla del efec­to pla­ce­bo en la ho­meo­pa­tía, por ejem­plo, pe­ro al­go si­mi­lar po­dría apli­car­se a las esen­cias flo­ra­les y a otras te­ra­pias que pa­re­cen fun­cio­nar, pe­ro no siem­pre se sa­be por qué… Por es­tas y otras mu­chas ra­zo­nes aquí ex­pues­tas y, so­bre to­do, en fuentes fi­de­dig­nas co­mo la Co­la­bo­ra­ción Co­chra­ne, “se ha­ce ca­da vez más cla­ro que la medicina al­ter­na­ti­va es in­efi­caz y no de­be fo­men­tar­se, in­clu­so aun­que sea un pla­ce­bo be­ne­fi­cio­so”, con­clu­ye Ernst.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.