Cen­tro de aten­ción pa­ra los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción

Mas Alla - - FENÓMENOS PARANORMALES -

Mau­ri­cio Ba­di­lla, in­ves­ti­ga­dor de la So­cie­dad Pa­ra­nor­mal de Cos­ta Ri­ca me ha­cía par­tí­ci­pe en agos­to de 2013, y me l o re­afir­ma­ba en abril de 2016, sus i nves­ti­ga­cio­nes en el Sanatorio Durán. “Te cuen­to que es­tá i nves­ti­ga­ción fue de l as pri­me­ras que reali­cé. Los te­mas paranormales eran un ta­bú y mu­cha gen­te te­mía vi­si­tar un si­tio con l a his­to­ria del Sanatorio Durán. Co­mo sa­brás, co­men­zó su his­to­ria sien­do un hos­pi­tal pa­ra tra­tar l a tu­bercu­losis, pe­ro con el pa­so de l os años su his­to­ria em­pe­zó a te­ñir­se de ne­gro con al­gu­nos sui­ci­dios de pa­cien­tes que al pa­re­cer ya se en­con­tra­ban sa­nos. Los mis­mos se su­mían en ex­tra­ñas de­pre­sio­nes que l os con­du­cían a co­me­ter ese te­rri­ble ac­to”, me con­ta­ba Ba­di­lla.

“En­tre l as apa­ri­cio­nes más co­mu­nes vis­tas tan­to por l os vi­si­tan­tes co­mo por quie­nes tra­ba­ja­ron, y tra­ba­jan, allí se en­cuen­tra una mon­ja de ori­gen es­pa­ñol, la Her­ma­na Mar­ga­ri­ta Pla­te­ros”, me apun­ta el in­ves­ti­ga­dor cos­ta­rri­cen­se. Di­cha mon­ja, se­gún l os tes­ti­gos, es vis­ta en el áti­co del edi­fi­cio prin­ci­pal.

“Por mis pro­pias ex­pe­rien­cias te di­go que el lu­gar, sin du­da, es­ta em­bru­ja­do, pues en al­gu­nos ví­deos que gra­bé se es­cu­chan fe­nó­me­nos de voz elec­tró­ni­cas. Tam­bién al­gu­nos de l os pa­be­llo­nes cuen­tan con ener­gía ne­ga­ti­va y l as puer­tas se cie­rran de­trás de ti, sin co­rrien­tes de ai­re o des­ni­ve­les en l a es­truc­tu­ra”, has­ta ahí el tes­ti­mo­nio de Mau­ri­cio se ase­me­ja­ba a otros re­ca­ba­dos. “No pue­de evi­tar sen­tir al en­trar un ai­re de­pre­si­vo, pro­ba­ble­men­te crea­do por el avan­za­do es­ta­do de aban­dono en el que se en­con­tra­ba el edi­fi­cio. No de­bían ser ni l as diez de l a ma­ña­na, pe­ro en su i nte­rior pa­re­cía que fue­ran l as seis de l a tar­de”. En esa vi­si­ta reali­zó fo­to­gra­fías y gra­ba­cio­nes don­de “apa­re­cie­ron al­gu­nas vo­ces que po­dría com­pa­rar con l as que se es­cu­chan en un co­le­gio u hos­pi­tal l l eno de per­so­nas de­bo acla­rar que al mo­men­to de gra­bar au­dios o ví­deos bus­co es­tar so­lo pa­ra evi­tar rui­dos am­bien­te o in­ter­fe­ren­cia por par­te de ter­ce­ros”. Mau­ri­cio Ba­di­lla me con­fe­sa­ba que: “En al­gu­nas ha­bi­ta­cio­nes del edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo ex­pe­ri­men­té y pu­de gra­bar puer­tas que se ce­rra­ban so­las sin pre­sen­cia de co­rrien­tes de ai­re o des­ni­ve­les”. “De­bo de­cir que en una ha­bi­ta­ción en par­ti­cu­lar sen­tí un mie­do que no pu­de ex­pli­car. En­cen­dí la cá­ma­ra y em­pe­cé a gra­bar di­cien­do: ‘ es­pe­ro que la cá­ma­ra pue­da cap­tar al­go que yo no’. Y en el ví­deo que­da­ron gra­ba­das unas vo­ces me­ta­li­za­das que res­pon­dían di­cien­do: ‘ sí pue­de’”. Ba­di­lla me ex­pli­có tam­bién que se en­con­tró una oui­ja di­bu­ja­da en el sue­lo y di­fe­ren­tes ras­tros de ri­tua­les en el in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.