SA­TE­LIS 400 RS

El em­ble­ma Sa­te­lis 400 ya es­ta­ba pre­sen­te en el ca­tá­lo­go Peu­geot, equi­pa­do con mo­tor Piag­gio. Con la úl­ti­ma ca­rro­ce­ría de la ga­ma GT fran­ce­sa des­apa­re­ció y aho­ra retorna con mo­tor “ma­de in Fran­ce” más en for­ma que nun­ca.

Maxiscooter - - Peugeot Satelis 400 Rs - NA­VA­RRO MI­GUEL MÉN­DEZ DA­NIEL

EFo­tos sta­mos an­te la se­gun­da ge­ne­ra­ción del Sa­te­lis, pre­sen­te en nues­tro mer­ca­do con mo­to­res 125 cc de ori­gen pro­pio y un 300 con el mo­tor Piag­gio Qua­sar. Po­co des­pués se pre­sen­ta el tri­ci­clo Me­tro­po­lis, ya con un mo­tor de desa­rro­lla­do en Fran­cia, la pri­me­ra vez en mu­chos años que Peu­geot se lan­za a pre­sen­tar un mo­tor gran­de. El Me­tro­po­lis se con­ver­tía en el 400 cc que más CV da­ba del mer­ca­do, con sua­vi­dad, bue­nas res­pues­tas y po­co rui­do. No ha­cía fal­ta mu­cha sa­bi­du­ría pa­ra ver que ese mo­tor le iba “co­mo ani­llo al de­do” a un nue­vo Sa­te­lis. PE­RO SE HA HE­CHO ES­PE­RAR. En 2015 por fin dis­po­ne­mos del Sat II 400, en ver­sio­nes es­tán­dar o RS, la que te trae­mos a es­tas pá­gi­nas, cu­yas di­fe­ren­cias se ci­ñen a aca­ba­dos y pintura. Has­ta el pre­cio es el mis­mo. Y la es­pe­ra ha me­re­ci­do la pe­na, por­que es­ta­mos an­te un scoo­ter que pue­de lu­char con lo me­jor­ci­to de la ca­te­go­ría con to­das las de la ley e in­clu­so dar­le “un sus­to” a más de un ri­val. Se tra­ta de un scoo­ter muy rá­pi­do, có­mo­do y sua­ve, con buen ni­vel de equi­pa­mien­to y es­té­ti­ca­men­te ori­gi­nal. Bue­nos fre­nos, cha­sis no­ble, con sus­pen­sio­nes más bien du­ras pe­ro que cum­plen con su la­bor de aga­rrar el scoo­ter al sue­lo, y to­do ello a un pre­cio “me­ti­do” den­tro de lo usual en es­te mer­ca­do así lo de­fi­nen. NO ES UN SCOO­TER EX­CE­SI­VA­MEN­TE GRAN­DE. Ex­hi­be 1.500 mm de dis­tan­cia en­tre ejes, en­tre 6 y 7 cen­tí­me­tros más cor­to que sus ri­va­les más cer­ca­nos. Con sus 213 kg de pe­so pa­ra un mo­tor pa­ra el que se de­cla­ran 37,2 CV, no es de ex­tra­ñar que en nues­tras prue­bas ha­ya des­ta­ca­do en pres­ta­cio­nes por en­ci­ma de sus ri­va­les. Es un mo­de­lo de lí­neas sport: so­bre la ba­se del Sa­te­lis es­tán­dar, el aca­ba­do en gris os­cu­ro, con de­ta­lles en na­ran­ja, las llan­tas ne­gras, ins­crip­ción Sat RS o la cú­pu­la cor­ta y Tex­tos os­cu­ra Er­max son sus ar­gu­men­tos pa­ra cla­si­fi­car­lo en­tre los más de­por­ti­vos. Y no en­ga­ña, por­que su com­por­ta­mien­to co­mo de­por­ti­vo es po­si­ti­vo. EL MO­TOR, IDÉN­TI­CO AL DEL ME­TRO­PO­LIS, se de­no­mi­na 400i LFE, es de­cir, Low Fric­tion En­gi­ne, lo que tra­du­ci­do vie­ne a de­cir que in­cor­po­ra tec­no­lo­gías que re­du­cen las pér­di­das por fric­ción in­ter­nas y así con­se­guir una alta efi­cien­cia. Es de­cir, mu­chos CV con po­ca ga­so­li­na. Del cha­sis hay po­ca no­ve­dad. Par­tien­do del ya co­no­ci­do y mo­di­fi­ca­do en 2012 del Sa­te­lis II, so­lo ca­be des­ta­car que pa­ra es­ta ver­sión se ha equi­pa­do con dos dis­cos de freno de­lan­te­ros, de fun­cio­na­mien­to real­men­te po­ten­te. Dos amor­ti­gua­do­res tra­se­ros y una hor­qui­lla con­ven­cio­nal, to­do ellos con un ta­ra­do bas­tan­te du­ro, com­ple­tan el pa­que­te de la par­te ci­clo, jun­to con dos llan­tas de 14”, una pul­ga­da me­nos de­lan­te que sus ri­va­les más di­rec­tos, lo que le otor­ga una bue­na agi­li­dad. BIEN EQUI­PA­DO, si­guen lla­man­do la aten­ción de­ta­lles co­mo el muy com­ple­to cua­dro, que no pue­de ocul­tar el di­se­ño au­to­mo­vi­lís­ti­co (nor­mal, en una mar­ca de co­ches) o en el ca­pó tra­se­ro que, co­mo siem­pre, le­van­ta el asien­to del pa­sa­je­ro y la par­te tra­se­ra del scoo­ter, dan­do ac­ce­so a un hue­co pa­ra dos cas­cos in­te­gra­les. Aña­de amor­ti­gua­ción hi­dráu­li­ca, por lo que cuan­do ac­cio­nas la aper­tu­ra, des­de la lla­ve de con­tac­to, se abre so­lo. Otro de­ta­lle in­tere­san­te y po­co vis­to es el sis­te­ma de se­gu­ri­dad de la pa­ta de ca­bra: no de­tie­ne el mo­tor, co­mo es cos­tum­bre en to­dos los scoo­ter. Úni­ca­men­te atra­sa el en­cen­di­do y li­mi­ta la in­yec­ción, de for­ma que no pue­de ace­le­rar y se que­da al ra­len­tí, sin trac­ción. Es­to es una fun­ción que pro­te­ge­rá la ba­te­ría de con­ti­nuos arran­ques y pa­ra­das cuan­do te tie­nes que ba­jar tan so­lo un mo­men­to del scoo­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.