En mar­cha}

Maxiscooter - - Prueba -

Si no eres muy al­to, na­da más su­bir­te al Sa­te­lis 400 te gus­ta­rá su al­tu­ra de asien­to. No es muy al­to y se lle­ga sin pro­ble­mas al sue­lo. Si lo eres, tam­po­co te preo­cu­pes, pues­to que en el Sa­te­lis “II” con res­pec­to al “I”, una de las co­sas que se me­jo­ró es el es­pa­cio pa­ra es­ti­rar las pier­nas, al­go jus­to en aquel an­te­ce­sor de es­te scoo­ter. Por lo tan­to, es un scoo­ter có­mo­do pa­ra ca­si cual­quier per­so­na. Pe­ro an­tes de su­bir­te pue­des ver lo que ha cam­bia­do des­de aquel úl­ti­mo 400 que sa­lió de las fá­bri­cas de Peu­geot, el Sat I 400 de mo­tor Piag­gio. Se han afi­la­do las lí­neas y se ha mo­der­ni­za­do. No obs­tan­te, man­tie­ne un in­con­fun­di­ble ai­re de fa­mi­lia que lo si­gue re­co­no­cien­do co­mo Sa­te­lis. Dis­po­ne de gran par­te de las bue­nas ideas que tu­vo aquél en cuan­to a equi­pa­mien­to, me­jo­ran­do otras. Y una de las que más ha evo­lu­cio­na­do es en mo­tor. El ac­tual, de ori­gen Peu­geot, le sien­ta a es­te Sat co­mo un guan­te. En cuan­to lo po­nes en mar­cha ya se no­ta que no hay vi­bra­cio­nes y que es si­len­cio­so. No es es­pe­cial­men­te pe­sa­do y es fá­cil ma­nio­brar con el sen­ta­do des­de el asien­to, con ra­dio de gi­ro su­fi­cien­te. En los pri­me­ros me­tros lla­man la aten­ción un par de de­ta­lles: si ba­jo la pa­ta de ca­bra no se pa­ra y…¡có­mo fre­na!. En cuan­to al pri­mer as­pec­to, el Sa­te­lis (otros Peu­geot com­par­ten el sis­te­ma) in­cor­po­ra un sis­te­ma de se­gu­ri­dad que no ne­ce­si­ta que el mo­tor se de­ten­ga cuan­do se ex­tien­de la pa­ta de ca­bra. En es­te scoo­ter el mo­tor se que­da al ra­len­tí y si por des­cui­do abres gas no se mue­ve por­que no ace­le­ra. Es­to con­se­gui­rá alar­gar la vi­da útil de la ba­te­ría, evi­tan­do pa­ra­das-arran­ques in­ne­ce­sa­rios. En cuan­to a lo se­gun­do, no hay ma­yor mis­te­rio: dos dis­cos de­lan­te­ros gran­des, sin sis­te­mas ni in­ven­tos ra­ros y una bue­na bom­ba de fre­nos. Sa­les a la ca­lle con el Sa­te­lis y to­do es sua­vi­dad. Hay buen res­pues­ta del mo­tor, des­de aba­jo, sin ba­ches, pro­gre­si­va y po­ten­te. No le­van­ta en ex­ce­so la par­te tra­se­ra si abres gas fuer­te y man­tie­ne bien el ti­po en cual­quier ace­le­ra­ción. Aho­ra bien, en ba­ches o re­sal­tes de la ca­rre­te­ra que pue­das pi­sar el Sa­te­lis de­mues­tra que tie­ne unas sus­pen­sio­nes más bien du­ras. En con­duc­ción de­por­ti­va per­fec­to, pe­ro so­bre los ba­ches no tan­to. Fue­ra de la ur­be, el Sa­te­lis ace­le­ra muy bien en to­dos los re­gí­me­nes de mo­tor. Tan­to des­de ce­ro co­mo re­cu­pe­ran­do, el mo­tor de­mues­tra su po­ten­cial y em­pu­ja la agu­ja del cuen­ta­ki­ló­me­tros has­ta muy arri­ba. De he­cho, de los scoo­ter que he­mos me­di­do de su ci­lin­dra­da es el más rá­pi­do. Eso sí, en es­te ca­so la cú­pu­la ahu­ma­da Er­max del RS de­mues­tra que so­lo tie­ne uti­li­dad es­té­ti­ca y te lle­vas to­do el ai­re en el tor­so. Otro de­ta­lle agra­da­ble es la fal­ta ab­so­lu­ta de rui­do de mo­tor en cuan­to sa­les a la ca­rre­te­ra: es tan sua­ve y si­len­cio­so que el ai­re ta­pa cual­quier rui­do del mo­tor. En zo­nas de cur­vas, el Sa­te­lis mues­tra gran equi­li­brio. Mon­ta neu­má­ti­cos Mi­che­lin y eso se ha­ce no­tar a la ho­ra de tum­bar­lo. Hay que ser muy “bes­tia” pa­ra con­se­guir que se mue­va o to­que. Per­mi­te tum­bar a pla­cer, se le­van­ta con fa­ci­li­dad y re­sul­ta ágil y di­ver­ti­do. Aquí es don­de se no­tan, en po­si­ti­vo, las sus­pen­sio­nes du­ras. En cur­vas más rá­pi­das, so­bre to­do si es­tán ba­chea­das o en cam­bios muy rá­pi­dos de di­rec­ción, el Sa­te­lis es al­go más ner­vio­so y “pi­de” que lo aga­rres un po­co más fuer­te. Aún así, es no­ble, se le “ve ve­nir” y con so­lo su­je­tar un po­co más fuer­te es­tá arre­gla­do. Es, po­si­ble­men­te, con­se­cuen­cia de sus llan­tas de 14”, mien­tras que la com­pe­ten­cia más “sport” mon­ta, al me­nos la de­lan­te­ra, de 15”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.