En mar­cha}

Maxiscooter - - Prueba -

Un mo­tor muy pro­ba­do, en un cha­sis tam­bién ya co­no­ci­do, con una ca­rro­ce­ría mo­der­na y agra­da­ble po­nen la guin­da del pas­tel. Es un scoo­ter re­sul­ta­do de la lar­ga ex­pe­rien­cia del gru­po Piag­gio y se le no­ta. Cuan­do te acer­cas a él se apre­cia un scoo­ter ele­gan­te, de lí­neas y de­ta­lles cui­da­dos, que le dan cier­to ai­re de ca­te­go­ría su­pe­rior y de scoo­ter de ga­ma alta, un de­ta­lle aún más so­bre­sa­lien­te gra­cias a su pre­cio con­te­ni­do. Lla­man la aten­ción las llan­tas de 20 pa­los y el gran fa­ro de­lan­te­ro. Un ta­ma­ño ideal, ni muy gran­de pa­ra re­sul­tar pe-sa­do ni tan pe­que­ño que un pi­lo­to al­to le cues­te en­con­trar su si­tio. A pe­sar de sus más de 170 kg de pe­so se mues­tra ágil y con ba­jo cen­tro de gra­ve­dad. Te su­bes, re­co­ges la pa­ta la­te­ral, con­tac­to y pul­sas el bo­tón de arran­que con la ma­ne­ta co­gi­da. Es­te mo­tor tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad: si abres gas cuan­do vas a arran­car, el mo­tor de arran­que no gi­ra. Evi­ta así aho­gos. Cuan­do cie­rras el ace­le­ra­dor, en po­cos mo­vi­mien­tos del mo­tor de arran­que es­tá en mar­cha. Sua­ve y po­co rui­do­so, tam­po­co irra­dia vi­bra­cio­nes mo­les­tas. En cuan­to abres el gas el Be­verly sa­le dis­pa­ra­do. Ace­le­ra muy bien y la res­pues­ta del mo­tor es muy vi­va. Es, de he­cho, de los más rá­pi­dos en­tre los 300 cc en los pri­me­ros 200 m. Muy ágil, las sus­pen­sio­nes es­tán bien re­gla­das: no es in­có­mo­do, no re­bo­ta y ab­sor­be ba­ches don­de los hay sin trans­mi­tir­te a ti las irre­gu­la­ri­da­des en ex­ce­so. Ade­más, su­je­tan al scoo­ter al fre­nar fuer­te o en apo­yos en cur­va, en con­duc­ción de­por­ti­va, con su­fi­cien­te fir­me­za co­mo pa­ra trans­mi­tir la con­fian­za ne­ce­sa­ria. Equi­pa neu­má­ti­cos Mi­che­lin City Grip, en llan­tas 16” de­lan­te­ra y 14” tra­se­ra. Es­to, uni­do al buen ha­cer del cha­sis de ori­gen Apri­lia, ha­cen del Be­verly un gran scoo­ter pa­ra dis­fru­tar en cur­vas. En ciu­dad, esas son tam­bién gran­des ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra otor­gar­le ven­ta­ja. Esa no­ble­za de reac­cio­nes más la agi­li­dad de un rue­da alta, en es­te ca­so con buen equi­li­brio, más unos fre­nos efi­ca­ces y de buen tac­to ha­cen que, si quie­res, sea ver­da­de­ra­men­te di­fí­cil se­guir el rit­mo del Be­verly por las ca­lles. Con bue­nos hue­cos pa­ra de­jar co­sas, tan­to de­ba­jo del asien­to co­mo en una guan­te­ra que que­da ce­rra­da en cuan­to qui­tes la lla­ve del con­tac­to, pa­ta la­te­ral y ca­ba­lle­te cen­tral, es un gran scoo­ter pa­ra el aje­treo dia­rio en la ciu­dad. En la ca­rre­te­ra se mues­tra su­fi­cien­te. No obs­tan­te, en au­to­vía no hay nin­gu­na pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca y si llue­ve o ha­ce mal tiem­po echa­rás de me­nos una pan­ta­lla. Por pres­ta­cio­nes an­da lo su­fi­cien­te y lo he­mos cro­no­me­tra­do a 130 km/h reales, por en­ci­ma del lí­mi­te le­gal. Cuen­ta con un desa­rro­llo cor­to, en cu­yo di­se­ño se ha pri­ma­do las ace­le­ra­cio­nes y bue­na res­pues­ta des­de aba­jo, res­pon­sa­ble de la vi­ve­za de reac­cio­nes en ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.