ES­QUI­VA AL ASE­SINO

El in­far­to agu­do de mio­car­dio es el ata­que más le­tal. Descubre si es­tás en su pun­to de mi­ra y da­le es­qui­na­zo.

Men's Health (Spain) - - Este Mes - POR DIE­GO CA­RRI­LLO

Evi­ta el ata­que al co­ra­zón más mor­tal.

46

Era una tar­de de viernes co­mo otra cual­quie­ra. Pa­blo ha­bía sa­li­do de la ofi­ci­na. De ca­mino a ca­sa, al­go falló. “Em­pe­cé a no­tar un fuer­te do­lor en el pe­cho; era co­mo si al­guien me hu­bie­se pe­ga­do un pu­ñe­ta­zo en el es­ter­nón”. A Pa­blo le es­ta­ba dan­do un ata­que al co­ra­zón, pero to­da­vía no lo sabía. ¿Có­mo iba a sa­ber­lo? Al fin y al ca­bo, tan só­lo te­nía 45 años y no es­ta­ba en tan ma­la for­ma.

"La en­fer­me­dad lle­ga a ca­ba­llo,

pero se va a pie".

— Proverbio ho­lan­dés

LOS HOM­BRES CON AN­TE­CE­DEN­TES

FA­MI­LIA­RES QUE LLE­VAN UN VI­DA SA­LU­DA­BLE

TIE­NEN ME­NOS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE SU­FRIR UN IN­FAR­TO QUE AQUE­LLOS QUE

NO SE CUI­DAN.

Afor­tu­na­da­men­te, uno de sus ami­gos lo vio des­de el co­che y lla­mó rá­pi­da­men­te a emer­gen­cias. La am­bu­lan­cia tar­dó po­cos mi­nu­tos en lle­gar. Le prac­ti­ca­ron un elec­tro­car­dio­gra­ma y es­te re­ve­ló que es­ta­ba su­frien­do un in­far­to agu­do de mio­car­dio. Gra­cias a la rá­pi­da in­ter­ven­ción de los mé­di­cos, se lo­gró des­blo­quear la ar­te­ria co­ro­na­ria obs­trui­da y con­si­guió sal­var la vi­da. Si­gi­lo­sa y sin le­van­tar nin­gu­na sos­pe­cha, la en­viu­da­do­ra ha­bía ata­ca­do a Pa­blo. La gran di­fe­ren­cia con cual­quier otro ti­po de in­far­to es la zo­na en la que es­te se pro­du­ce: la ar­te­ria co­ro­na­ria iz­quier­da. Di­cha ar­te­ria pro­por­cio­na san­gre y oxi­geno a to­da la par­te de­lan­te­ra del co­ra­zón. Bá­si­ca­men­te cuan­do se ta­po­na tu co­ra­zón, de­ja de re­ci­bir un 40% de la san­gre. El pro­ble­ma es que si no se lo­gra res­ta­ble­cer pron­to la cir­cu­la­ción, esa par­te del co­ra­zón mue­re.

El doc­tor Ge­rar­do Ma­que­da, je­fe del Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio De­xeus (Bar­ce­lo­na), sub­ra­ya la im­por­tan­cia de ser aten­di­do rá­pi­da­men­te. Es­te de­ta­lle pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre la vi­da y la muer­te. No es lo mis­mo su­frir un in­far­to mien­tras ha­ces sen­de­ris­mo que si te pa­sa lo mis­mo es­tan­do cer­ca de un hos­pi­tal. Si te pi­lla muy ale­ja­do de un cen­tro mé­di­co, tus po­si­bi­li­da­des de mo­rir son de un 30%. Es­tas ci­fras se des­plo­man cuan­do lo­gra­mos aten­ción sa­ni­ta­ria. “Ape­nas un 6%”, sub­ra­ya el doc­tor Ma­que­da.

Cuan­do al­guien lla­ma al 061 con una emer- gen­cia de es­te ti­po, in­me­dia­ta­men­te se ac­ti­va el lla­ma­do 'có­di­go in­far­to', un pro­to­co­lo pa­ra in­ten­tar eli­mi­nar lo an­tes po­si­ble el coá­gu­lo que es­tá obs­tru­yen­do la ar­te­ria y sal­var­te la vi­da. La pri­me­ra op­ción se­rá lle­var­te has­ta el hos­pi­tal pa­ra que un car­dió­lo­go pue­da rea­li­zar­te una an­gio­plas­tia. Con­sis­te en in­tro­du­cir por la ar­te­ria obs­trui­da un ca­té­ter con un glo­bi­to en la pun­ta que se in­fla y li­be­ra la obs­truc­ción. “En el ca­so de que no se pu­die­ra tras­la­dar al pa­cien­te, se le apli­ca­ría una po­ten­te me­di­ca­ción an­ti­coa­gu­lan­te vía en­do­ve­no­sa pa­ra des­ta­par el coa­gu­lo”, ex­pli­ca el doc­tor Ma­que­da.

Des­de la Sociedad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía su pre­si­den­te, el doc­tor Car­los Ma­ca­ya, ex­pli­ca que el in­far­to agu­do de mio­car­dio es la cau­sa de mu­chas muer­tes sú­bi­tas. “No da tiem­po a que lle­gue ayu­da sa­ni­ta­ria y el fa­lle­ci­mien­to se pro­du­ce a los po­cos mi­nu­tos de ini­ciar­se el ata­que. De he­cho, re­la­cio­na­mos la muer­te con el in­far­to por­que ha ha­bi­do al­gún tes­ti­go que ha ex­pli­ca­do que la per­so­na ma­ni­fes­ta­ba un pro­fun­do do­lor en el pe­cho mien­tras su­da­ba abun­dan­te­men­te y que a los diez mi­nu­tos se des­va­ne­ció y mu­rió”, afir­ma.

Las ci­fras asus­tan: ca­da año, unos 120.000 es­pa­ño­les su­fren un in­far­to y 30.000 no lo­gran su­pe­rar­lo, se­gún ex­pli­ca el doc­tor Ma­ca­ya. Es­tá en tus ma­nos in­ten­tar no for­mar par­te de la estadística. Eva­lúa tu ries­go y ac­túa en con­se­cuen­cia. Ahu­yen­ta a la en­viu­da­do­ra si­guien­do es­tos sie­te pa­sos:

1. EN­TIEN­DE CUÁL ES SU MO­DUS OPE­RAN­DI

Cuan­do se ta­po­na una de tus ar­te­rias co­ro­na­rias y su­fres un in­far­to agu­do de mio­car­dio es por­que pre­via­men­te has desa­rro­lla­do ar­te­rios­cle­ro­sis. Es­ta pro­vo­ca que las pa­re­des de tus ar­te­rias acu­mu­len pla­cas de co­les­te­rol. Eso sí: que tus ar­te­rias es­tén más su­cias que los ba­ños de un bar heavy no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te que va­yas a su­frir un in­far­to ful­mi­nan­te. “Pue­des te­ner una obs­truc­ción del 95% y que no te pa­se na­da”, ex­pli­ca Ma­que­da. El au­tén­ti­co pro­ble­ma sur­ge cuan­do las pla­cas de co­les­te­rol se rom­pen. Tu cuer­po lo in­ter­pre­ta co­mo una he­ri­da y li­be­ra fac­to­res coa­gu­lan­tes pa­ra se­llar es­ta fal­sa he­ri­da. En po­cos mi­nu­tos pro­du­cen el ta­pón que blo­quea la ar­te­ria. “Hay per­so­nas que pue­den es­tar con una obs­truc­ción de la ar­te­ria co­ro­na­ria del 60% to­da la vi­da y no les pa­sa na­da. En cam­bio, hay quie­nes pue­den te­ner un pla­ca del 40%, pero si se les rom­pe, en un mi­nu­to pue­den su­frir un in­far­to”, co­men­ta Ma­que­da. Pero tran­qui­lo, que no to­do es cues­tión de azar. Hay fac­to­res de ries­go que in­flu­yen en la rup­tu­ra de es­tas pla­cas y que tú pue­des con­tro­lar. Ali­men­tar­te a ba­se de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos, te­ner so­bre­pe­so o el he­cho de pre­sen­tar co­les­te­rol al­to mul­ti­pli­ca las po­si­bi­li­da­des de que una de es­tas pla­cas aca­be rom­pién­do­se. Si to­mas con­trol de la si­tua­ción, no só­lo es­ta­rás re­du­cien­do el ries­go de que se si­ga for­man­do pla­ca, sino que tam­bién es­ta­bi­li­za­rás la can­ti­dad que ya ten­gas.

To­ma no­ta: Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas han re­ve­la­do que no to­das las pla­cas se rom­pen. Y no só­lo eso: las que lo ha­cen, no tie­nen por qué pro­vo­car­te ne­ce­sa­ria­men­te un ata­que al co­ra­zón. El pro­ble­ma es que to­da­vía no se ha lo­gra­do des­ci­frar qué es lo que ha­ce que unas pla­cas sean le­ta­les y otras no. Ac­tual­men­te se es­tán in­ten­tan­do iden­ti­fi­car va­rios pa­rá­me­tros co­mo la es­truc­tu­ra, el desa­rro­llo o la bio­lo­gía de es­tas pla­cas pa­ra iden­ti­fi­car se­ña­les de pe­li­gro. Pa­re­ce que to­da­vía ten­dre­mos que es­pe­rar al­gu­nos años pa­ra con­tar con con­clu­sio­nes pre­ci­sas so­bre qué es lo que es­con­den real­men­te. Así que pa­cien­cia, cha­val.

2. DA­LE LA IM­POR­TAN­CIA QUE SE ME­RE­CE

Na­die es in­to­ca­ble. Ni si­quie­ra tú. Que te en­cuen­tres per­fec­ta­men­te no quie­re de­cir que no pue­das aca­bar sien­do una víc­ti­ma más de la en­viu­da­do­ra u otro ti­po de in­far­to. Pre­ci­sa­men­te por eso es im­por­tan­te que te ha­gas prue­bas de co­les­te­rol y de azú­car, pa­ra co­no­cer el es­ta­do de tu­com­ple­ja sa­lud car­dio­vas­cu­lar. A me­nos que pre­sen­tes al­gu­na com­pli­ca­ción pre­via, Ma­que­da re­co­mien­da que em­pie­ces a so­me­ter­te a con­tro­les a par­tir de los 40 años. “So­bre to­do si vas a em­pe­zar a rea­li­zar ejer­ci­cio sin es­tar de­ma­sia­do acos­tum­bra­do”, se­ña­la.

To­ma no­ta: Co­ge tu te­lé­fono mó­vil. Bus­ca en Goo­gle ASCVD Risk Es­ti­ma­tor Plus. Te apa­re­ce­rá una he­rra­mien­ta del Ame­ri­can Co­lle­ge of Car­dio­logy que te se­rá muy útil pa­ra aho­rrar­te dis­gus­tos en el fu­tu­ro. Pri­me­ro ten­drás que in­tro­du­cir tu edad, tus ni­ve­les de co­les­te­rol (HDL y LDL), tu ten­sión ar­te­rial y con­tes­tar sí o no a una se­rie de pre­gun­tas. Una vez lo ha­yas he­cho, te da­rá un por­cen­ta­je que re­pre­sen­ta el ries­go que tie­nes de pa­de­cer ar­te­rios­cle­ro­sis du­ran­te los pró­xi­mos diez años. Si tu re­sul­ta­do su­pera el 7 5%, lo me­jor se­rá que pi­das ci­ta con tu mé­di­co pa­ra em­pe­zar a re­du­cir esa ci­fra.

3. CO­NO­CE TO­DAS TUS OP­CIO­NES

Que no cun­da el pá­ni­co. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio ob­se­sio­nar­se, pero no es­tá de más que des­cu­bras las dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des que te ofre­ce la cien­cia pa­ra an­ti­ci­par­te a un in­far­to agu­do de mio­car­dio. Uno de los tests que te pue­des ha­cer es un es­cá­ner de cal­cio. Se tra­ta de una prue­ba no in­va­si­va pa­ra co­no­cer los ni­ve­les de cal­cio que tie­nes en las ar­te­rias. “A par­tir de cier­ta edad, es nor­mal que to­do el mun­do pre­sen­te al­go de cal­cio”, ex­pli­ca Ma­ca­ya. “El pro­ble­ma es que ten­gas más del que te co­rres­pon­de­ría por tu edad. De ser así, au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer una en­fer­me­dad co­ro­na­ria”.

Otra ma­ne­ra de va­lo­rar el ries­go al que es­tás ex­pues­to es a tra­vés de una prue­ba de es­fuer­zo. Es­ta so­me­te­rá a tu co­ra­zón a una car­ga má­xi­ma. A pe­sar de que es­tan­do en re­po­so no se apre­cie nin­gún sín­to­ma de com­pli­ca­ción car­día­ca, la co­sa pue­de va­riar cuan­do te lle­van al lí­mi­te. Ma­ca­ya co­men­ta que, si exis­te al­gu­na obs­truc­ción, el pa­cien­te po­drá ma­ni­fes­tar sín­to­mas co­mo una pre­sión en el pe­cho. El he­cho de te­ner que bom­bear tres ve­ces más rá­pi­do la san­gre de­ja­rá al des­cu­bier­to po­si­bles pro­ble­mas de co­ra­zón.

To­ma no­ta: Cuan­to me­nos in­va­si­va sea una prue­ba, me­jor. En es­ta lí­nea tra­ba­ja una nue­va tec­no­lo­gía de­no­mi­na­da Hear­tF­low. Uti­li­zan­do 'LA EN­VIU­DA­DO­RA' IM­PI­DE QUE UN 40% DEL RIE­GO SAN­GUÍ­NEO LLE­GUE A

TU CO­RA­ZÓN. el TAC, es­ta apli­ca­ción crea un mo­de­lo en 3D de tus ar­te­rias co­ro­na­rias y cal­cu­la el im­pac­to de las obs­truc­cio­nes en tu rie­go san­guí­neo. Así, el car­dió­lo­go po­drá sa­ber si ne­ce­si­tas al­gún ti­po de tra­ta­mien­to.

4. IN­VES­TI­GA EL PA­SA­DO DE TU FA­MI­LIA

In­ten­tar ave­ri­guar si tie­nes un pa­rien­te le­jano mi­llo­na­rio sin he­re­de­ros es un buen plan, pero pién­sa­lo bien ¿De qué te sir­ve la pas­ta si no tie­nes sa­lud pa­ra dis­fru­tar­la? Lo me­jor se­rá que te cen­tres en sa­ber si al­guien de tu fa­mi­lia ha pa­de­ci­do pro­ble­mas car­día­cos. En el ca­so de des­cu­brir que tu abue­lo su­frió el ata­que de la en­viu­da­do­ra an­tes de cum­plir los 40, de­be­rás ade­lan­tar tu ci­ta con el car­dió­lo­go unos cuan­tos años. “Si tie­nes an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, co­les­te­rol u otro fac­tor de ries­go, lo me­jor se­rá que em­pie­ces a so­me­ter­te a con­tro­les en­tre los 20 y los 30 años”, afir­ma el doc­tor Ma­que­da.

To­ma no­ta: Se­gún un es­tu­dio de la Ma­yo Me­di­cal School (EE.UU.), el he­cho de te­ner un his­to­rial fa­mi­liar que in­clu­ya en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res du­pli­ca tus po­si­bi­li­da­des de aca­bar su­frien­do al­gu­na com­pli­ca­ción. Si le co­men­tas a tu mé­di­co tus an­te­ce­des po­dría re­co­men­dar­te un tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo con es­ta­ti­nas. De he­cho, una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el mis­mo cen­tro re­ve­ló que aque­llas per­so­nas que no to­ma­ban me­di­ca­ción pero em­pe­za­ron a ha­cer­lo tras co­no­cer su per­fil ge­né­ti­co con­si­guie­ron re­du­cir su co­les­te­rol ma­lo (LDL) tras seis me­ses de tra­ta­mien­to.

5. PA­SA DE LAS DIE­TAS MI­LA­GRO

Ca­da temporada apa­re­ce una nue­va que nos pro­me­te re­sul­ta­dos bru­ta­les en un tiem­po ré­cord. Qué si la ce­to­gé­ni­ca, que si la al­ca­li­na, que si la Du­kan... La mon­ta­ña ru­sa nu­tri­cio­nal que su­po­nen no le sien­ta na­da bien ni a tu co­ra­zón ni a tu or­ga­nis­mo en ge­ne­ral. La ver­dad es que no ha­ce fal­ta re­cu­rrir a die­tas de mo­da cuan­do te­ne­mos una de las me­jo­res jus­to en nues­tras na­ri­ces: la me­di­te­rrá­nea. De he­cho, el es­tu­dio PREDIMED, lle­va­do a ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res es­pa­ño­les, se­ña­la que si la si­gues re­du­ci­rás en un 30% tus po­si­bi­li­da­des de su­frir un in­far­to. Así que ol­ví­da­te de con­tar ca­lo­rías e in­ten­ta co­mer más ali­men­tos de al­to va­lor nu­tri­cio­nal co­mo fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les in­te­gra­les, fru­tos se­cos o le­gum­bres.

To­ma no­ta: ¿Has es­cu­cha­do ha­blar de la die­ta DASH? Se tra­ta de un con­jun­to de re­co­men­da­cio­nes nu­tri­cio­na­les cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es re­du­cir la hi­per­ten­sión. Lo con­si­gue mi­ni­mi­zan­do la pre­sen­cia de gra­sas sa­tu­ra­das, co­les­te­rol y sal en tu die­ta y au­men­tan­do el con­su­mo de ver­du­ras, le­gum­bres y lác­teos des­na­ta­dos. Es­tas re­co­men­da­cio­nes son to­tal­men­te com­pa­ti­bles con la die­ta me­di­te­rrá­nea. Un es­tu­dio ava­la­do por el Na­tio­nal Heart, Lung and Blood Ins­ti­tu­te (Es­ta­dos Uni­dos) re­clu­tó vo­lun­ta­rios pa­ra com­pa­rar tres ti­pos de die­tas: una es­tán­dar, una que in­cluía más fru­tas y ver­du­ras y la DASH. La die­ta ri­ca en ve­ge­ta­les lo­gró re­du­cir la pre­sión de los vo­lun­ta­rios pero fue­ron las re­co­men­da­cio­nes DASH las que lo­gra­ron los me­jo­res re­sul­ta­dos.

6. EN­TRE­NA TU CO­RA­ZÓN

Ma­cha­car­te con las pe­sas es­tá muy bien, pero nun­ca de­jes de la­do el car­dio si quie­res que el mo­tor de tu cuer­po vaya más fino que el de un Fe­rra­ri. Már­ca­te co­mo ob­je­ti­vo mí­ni­mo a cum­plir el en­tre­na­mien­to re­co­men­da­do por la OMS, que con­sis­te en 150 mi­nu­tos de car­dio a in­ten­si­dad mo­de­ra­da o 75 mi­nu­tos de al­ta in­ten­si­dad re­par­ti­dos du­ran­te los sie­te días de la se­ma­na. Tam­bién pue­des va­lo­rar la op­ción que re­co­mien­da un es­tu­dio tai­wa­nés pu­bli­ca­do en The Lan­cet que se­ña­la que si de­di­cas 15 mi­nu­tos al día a una ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da lo­gra­rás alar­gar tu vi­da has­ta tres años.

To­ma no­ta: To­dos lo sos­pe­chá­ba­mos, pero aho­ra la cien­cia lo ha de­mos­tra­do. Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por la Ame­ri­can Heart As­so­cia­tion, ser due­ño de un pe­rro re­du­ce el ries­go de su­frir un in­far­to. Eso sí: tie­nes que sa­car­lo a pa­sear tú. Quie­nes lo ha­cen go­zan de una sa­lud un 54% más bue­na que aque­llos que se lo en­do­san a otro pa­ra que lo ha­ga por él. Sú­ma­te al pro­gre­so y aco­ge a un pe­rri­to en ca­sa.

7. DECLÁRALE LA GUE­RRA A LA EN­VIU­DA­DO­RA

Si con­si­gues so­bre­vi­vir a un in­far­to agu­do de mio­car­dio ce­lé­bra­lo y, so­bre to­do, to­ma me­di­das. Es muy pro­ba­ble que la pri­me­ra vez no lo vie­ras ve­nir, pero aho­ra ya es­tás avi­sa­do. Se­gu­ra­men­te tu car­dió­lo­go te re­ce­te es­ta­ti­nas, un fármaco pa­ra man­te­ner a ra­ya el co­les­te­rol. “Es un tra­ta­mien­to obli­ga­do pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que ha­yan su­fri­do un in­far­to de mio­car­dio. De­fi­ni­ti­va­men­te, es una me­di­ca­ción que ha cam­bia­do la evo­lu­ción de las en­fer­me­da­des co­ro­na­rias”, sen­ten­cia el doc­tor Ma­que­da. Las es­ta­ti­nas re­du­cen drás­ti­ca­men­te las po­si­bi­li­da­des de que la en­viu­da­do­ra re­gre­se a por ti.

To­ma no­ta: No de­bes preo­cu­par­te si eres in­to­le­ran­te a las es­ta­ti­nas o si pa­re­ce que no te es­tán ha­cien­do mu­cho efec­to. Ac­tual­men­te con­ta­mos con nue­vos fár­ma­cos co­mo los in­hi­bi­do­res de pro­teí­na PCSK9 que pue­den re­du­cir to­da­vía más el co­les­te­rol LDL y, en con­se­cuen­cia te ayu­da­rán a pre­ve­nir pro­ble­mas de co­ra­zón. Si­guien­do to­das es­tas re­co­men­da­cio­nes tie­nes mu­chas po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir al ata­que de la en­viu­da­do­ra. Pien­sa que a to­dos nos pue­de pa­sar co­mo a Pa­blo. Des­pués de aque­llo, de­ci­dió dar­le un gi­ro a sus há­bi­tos y ha­cer­los más sa­lu­da­bles. Me­nos las ca­ñi­tas de los viernes con los co­le­gas. Por­que eso, di­ce Pa­blo, no se lo qui­ta na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.