LO QUE MÁS QUE­MA

La sal­sa de chi­le ya no es tan exó­ti­ca co­mo an­tes. Nues­tra his­to­ria de amor con los ajíes o las guin­di­llas co­mien­za a po­ner­se de lo más se­ria. Es­ta pi­can­te guía te en­se­ña­rá a ju­gar con fue­go y a ob­te­ner to­dos los be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les… sin ser pas­to

Men's Health (Spain) - - Este Mes - POR MATT BLAKE

Te con­ta­mos to­do so­bre el pi­can­te.

60

SU­FRI­MIEN­TO Y ALI­VIO. LOS

CHI­LES NO SO­LO SON bue­nos pa­ra que­mar gra­sa. Sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud se co­no­cen des­de ha­ce 500 años. Re­cien­te­men­te, un es­tu­dio en­con­tró re­la­ción en­tre el gus­to por el pi­can­te y una re­duc­ción del 13% en el ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra. Nos en­can­ta lo que nos ha­ce da­ño; la cien­cia lo co­rro­bo­ra. So­mos la úni­ca es­pe­cie que, al lle­var­nos a la bo­ca por vo­lun­tad pro­pia una guin­di­lla pi­can­te, bus­ca ac­ti­va­men­te lo que el ins­tin­to

ani­mal con­si­de­ra­ría al­go muy ma­lo. Por de­cir­lo de ma­ne­ra lla­na: se su­po­ne que las guin­di­llas no son co­mes­ti­bles. La cap­sai­ci­na (el com­po­nen­te ac­ti­vo que se une a los re­cep­to­res de la len­gua pa­ra ha­cer­le creer al ce­re­bro que la bo­ca es­tá ar­dien­do) es la bom­ba ató­mi­ca del ar­se­nal de­fen­si­vo de la plan­ta de chi­le. Pero lle­va­mos ali­men­tán­do­nos de es­tos explosivos des­de al me­nos el año 7000 A.C. Y, por lo que pa­re­ce, no va­mos a de­jar de ha­cer­lo... Se­gún la re­vis­ta Pro­du­ce Re­port, el mer­ca­do del pi­can­te no de­ja de cre­cer. Ac­tual­men­te, el co­mer­cio mun­dial de chi­les mue­ve la im­pre­sio­nan­te ci­fra de 25.000 mi­llo­nes de eu­ros. En cual­quier ca­so, es­tá cla­ro que no nos lan­za­mos a abra­sar­nos la len­gua só­lo por ha­cer­nos los ma­chi­tos o por pu­ro postureo. Co­mo pue­de ates­ti­guar cual­quie­ra que ha­ya re­sis­ti­do (o dis­fru­ta­do) el ata­que ar­dien­te de un bhut jo­lo­kia, un mo­ru­ga scor­pion o un na­ga vi­per (las va­rie­da­des más ar­dien­tes), el pi­can­te ex­tre­mo pue­de pro­vo­car un es­ta­do ca­si hip­nó­ti­co, en el que la men­te se cen­tra ex­clu­si­va­men­te en el fue­go que abra­sa las pa­re­des de la bo­ca y en el su­bi­dón de en­dor­fi­nas re­sul­tan­te. Evi­den­te­men­te, con una bol­sa de bró­co­li pa­ra mi­cro­on­das no se vi­ven las mis­mas sen­sa­cio­nes… Pero no se tra­ta só­lo del su­bi­dón. Es­tos explosivos ami­gos tie­nen pro­ba­das pro­pie­da­des anal­gé­si­cas, ade­más de un más que res­pe­ta­ble con­te­ni­do en hie­rro y en nu­me­ro­sas vi­ta­mi­nas. Por no ha­blar de sus be­ne­fi­cios en cuan­to a pér­di­da de pe­so, pre­ven­ción del cán­cer o lon­ge­vi­dad. En las pá­gi­nas si­guien­tes en­con­tra­rás un es­tu­dio anató­mi­co de la bestia, re­ce­tas de lla­mean­tes sal­sas, los chi­les más pi­can­tes co­no­ci­dos por el hom­bre, y con­se­jos pa­ra re­cu­pe­rar un pla­to cuan­do se te ha ido la mano con el pi­can­te. Con­si­dé­ra­lo un ma­nual pa­ra adic­tos a las len­guas que­ma­das. Pu­ro fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.