SIN ES­TRÉS

Que no te ago­bien los ago­bios.

Men's Health (Spain) - - Este Mes - POR RON GERAZI

Me­ter la pa­ta en un exa­men de­fi­ni­ti­vo cuan­do ha­bías es­tu­dia­do y te sa­bías to­das las res­pues­tas, que­dar­te pe­tri­fi­ca­do cuan­do es­tás a pun­to de ti­rar un pe­nal­ti o de lan­zar a ca­nas­ta, de­jar que la chi­ca o el chi­co de tus sue­ños se es­ca­pe por­que te que­das pa­ra­li­za­do ca­da vez que quie­res de­cla­rar­te, que­dar­te en blan­co en el dis­cur­so de Na­vi­dad de la em­pre­sa jus­to cuan­do te po­nen a ti el mi­cró­fono de­lan­te del je­fe.... Cual­quie­ra de es­tos blo­queos pue­de ha­cer que seas sim­ple­men­te un po­co más in­fe­liz o hun­dir­te to­tal­men­te en la mi­se­ria. Afor­tu­na­da­men­te, no es­tá to­do per­di­do y se pue­den evi­tar. Tan so­lo tie­nes que sa­ber có­mo ha­cer­lo.

Exis­ten dos mo­ti­vos por los que te pue­des que­dar co­mo si al­guien te hu­bie­ra apre­ta­do el pau­se. El pri­me­ro se co­no­ce co­mo mo­ni­to­ri­za­ción ex­plí­ci­ta, y bá­si­ca­men­te se pro­du­ce cuan­do te ob­se­sio­nas por la per­cep­ción de tu pro­pio mo­vi­mien­to. Su­ce­de, por ejem­plo, cuan­do jue­gas al fút­bol y tie­nes que chu­tar a puer­ta. Es­tás tan ob­ce­ca­do con ha­cer­lo a la per­fec­ción que, en lu­gar de dar­le sim­ple­men­te al ba­lón, em­pie­zas a pen­sar en có­mo tie­nes que do­blar la ro­di­lla, có­mo es­ti­ra­rás la pier­na y có­mo le da­rás con la pun­te­ra. Tam­bién es po­si­ble que lo que te pro­vo­que es­tos epi­so­dios ten­ga una raíz emo­cio­nal. El mie­do a fra­ca­sar, la an­sie­dad o el he­cho de ser de­ma­sia­do au­to­exi­gen­te pue­den ser al­gu­nos de los mo­ti­vos. “Sen­tir cual­quie­ra de es­tas emo­cio­nes aca­pa­ra re­cur­sos de tu me­mo­ria ope­ra­ti­va, es de­cir, la me­mo­ria que utilizas pa­ra ha­cer las co­sas”, acla­ra la psi­có­lo­ga Al­mu­de­na Sán­chez. Si tu men­te se cen­tra en esas sen­sa­cio­nes ne­ga­ti­vas, no es­ta­rá fo­ca­li­zán­do­se en lo que tie­ne que ha­cer y pro­vo­ca­rá que te que­des atas­ca­do. Al fi­nal, se tra­ta de es­co­ger en­tre su­frir o plan­tar­le ca­ra a la si­tua­ción. Tu me­mo­ria ope­ra­ti­va no da pa­ra más. Sán­chez ex­pli­ca que cuan­do de­jas que su­ce­da y no lo in­ten­tas arre­glar, la si­tua­ción tan só­lo pue­de ir a peor. Ca­da vez su­fri­rás más an­sie­dad y te afec­ta­rá en la eje­cu­ción de más co­sas. “Qui­zá, en prin­ci­pio, los blo­queos tan só­lo te in­flu­yen en el mo­men­to de hablar en pú­bli­co. Pe­ro, si no in­ten­tas bus­car el ori­gen de lo que te su­ce­de, pue­de lle­gar un pun­to en que tus mie­dos te im­pi­dan co­ger el co­che e ir a tra­ba­jar”, afir­ma.

Las es­tra­te­gias an­ti­blo­queo más co­mu­nes es­tán di­se­ña­das pa­ra quie­nes su­fren mo­ni­to­ri­za­ción ex­pli­ci­ta. Bá­si­ca­men­te son téc­ni­cas pa­ra dis­traer la aten­ción. El de­por­tis­ta que es­tá de­ma­sia­do pen­dien­te de la eje­cu­ción de un mo­vi­mien­to per­fec­to pue­de ta­ta­rear una can­ción o rea­li­zar una cuen­ta atrás. Eso sí: es­te ti­po de tru­cos son con­tra­pro­du­cen­tes pa­ra aque­llos que su­fren blo­queos de ti­po emo­cio­nal, ya que tan só­lo con­si­guen que les cues­te mu­cho más ren­dir en con­di­cio­nes de es­trés. “En es­tos ca­sos, lo me­jor es in­ten­tar au­men­tar la con­fian­za en uno mis­mo y ad­qui­rir la con­cien­cia de que na­die es per­fec­to”, se­ña­la Sán­chez. Pe­ro exis­ten téc­ni­cas que fun­cio­nan en la ma­yo­ría de ca­sos. To­ma no­ta.

“No seas per­fec­cio­nis­ta. Sé ex­ce­len­te”. — Ber­nar­do Sta­ma­teas.

Es im­po­si­ble me­jo­rar en cues­tión de se­gun­dos

Es­tas ju­gan­do un par­ti­do de fút­bol con los co­le­gas y, al mi­rar a la gra­da, des­cu­bres que tu sue­gro ha ve­ni­do a ver­te. ¡Maldición! Es­tas ju­gan­do fa­tal y, co­no­cién­do­le, sa­bes que en No­che­bue­na te va a hu­mi­llar an­te to­do el mun­do. Rá­pi­da­men­te pien­sas “aho­ra me pon­go se­rio y va a fli­par con mi jue­go”. El pro­ble­ma es que no fun­cio­na así. Por mu­chas ga­nas que le pon­gas, no te vas a con­ver­tir en Leo Mes­si por ar­te de ma­gia. El doc­tor Rob Gray, di­rec­tor del Pro­gra­ma de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas Hu­ma­nos de la Ari­zo­na Sta­te Uni­ver­sity (Es­ta­dos Uni­dos) cuen­ta que exis­te la fal­sa creen­cia de que es­tar so­me­ti­do a pre­sión me­jo­ra tu ren­di­mien­to. “Los gran­des de­por­tis­tas no ha­cen al­go ra­di­cal­men­te dis­tin­to cuan­do es­tán ba­jo pre­sión. De he­cho, ha­cen lo mis­mo con ella que sin ella”, apun­ta Gray.

En­sa­ya con pú­bli­co

¿Tie­nes una ex­po­si­ción y te ate­rra que­dar­te mu­do? “La me­jor ma­ne­ra de en­fren­tar­te a tus mie­dos es ex­po­ner­te a ellos”, afir­ma Sán­chez. El he­cho de en­sa­yar fren­te un au­di­to­rio pue­de ayu­dar­te mu­cho. Se­lec­cio­na un gru­po de per­so­nas del tra­ba­jo, ami­gos o fa­mi­lia­res y prac­ti­ca con ellos. Pí­de­les que sean crí­ti­cos y que co­men­ten tus fa­llos. Po­co a po­co ve­rás que ca­da vez te vas blo­quean­do me­nos y eso ha­rá que tu ni­vel de au­to­exi­gen­cia, tu an­sie­dad y tu mie­do al fra­ca­so se va­yan des­va­ne­cien­do. No te es­tre­ses si el me­ro he­cho de pen­sar en en­sa­yar te po­ne la piel de ga­lli­na; tam­bién pue­des em­pe­zar gra­bán­do­te en ví­deo y ya irás ga­nan­do con­fian­za con el tiem­po.

Ten en cuen­ta las va­ria­bles

En la ma­yo­ría de los de­por­tes, las con­di­cio­nes a las que te en­fren­tas cam­bian cons­tan­te­men­te. Es por eso que Gray re­co­mien­da que cuan­do en­tre­nes in­ten­tes con­tem­plar to­das las po­si­bi­li­da­des que te ven­gan a la men­te: in­tro­du­cir obs­tácu­los, pro­bar dis­tin­tos án­gu­los, cam­biar el rit­mo, in­ten­tar con va­rios ni­ve­les de fa­ti­ga, etc. Es­to tam­bién es apli­ca­ble a cual­quier pre­sen­ta­ción o ex­po­si­ción que ten­gas que ha­cer y que te pro­duz­ca cier­to ner­vio­sis­mo. Pí­de­le al pú­bli­co con el que en­sa­yas que reac­cio­ne a tu ex­po­si­ción de ma­ne­ras dis­tin­tas y así po­drás va­lo­rar qué es lo que de­bes ha­cer en ca­da ca­so.

Desa­rro­lla una ru­ti­na pre­via

Son mu­chos los de­por­tis­tas que an­tes de em­pe­zar un par­ti­do prac­ti­can su pro­pio ri­tual. Es una mez­cla de ma­nía com­pul­si­va y pu­ra y du­ra su­pers­ti­ción. Se­gu­ro que re­cuer­das a más de uno. Tan só­lo ha­ce fal­ta que te fi­jes en Ra­fa Na­dal que, en­tre otras co­sas, se to­ca el cal­zon­ci­llo an­tes de em­pe­zar un tor­neo. Evi­den­te­men­te, no es ni ma­gia ni cien­cia, Na­dal no ga­na los par­ti­dos por ha­cer es­te ges­to. Lo que sí que es real es que las su­pers­ti­cio­nes pue­den ayu­dar­te a sen­tir que tie­nes más con­trol so­bre la si­tua­ción, un fac­tor de­ci­si­vo pa­ra evi­tar los atas­cos. “Tu ce­re­bro aso­cia que cuan­do ha­ces eso la co­sa va bien, por lo tan­to vas a se­guir ha­cién­do­lo pa­ra que to­do si­ga igual”, afir­ma Sán­chez.

Aprie­ta el pu­ño

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Jour­nal of Ex­pe­ri­men

tal Psy­cho­logy, re­ve­ló que el he­cho de man­te­ner la mano iz­quier­da apre­ta­da du­ran­te 30 se­gun­dos ayu­da a eli­mi­nar blo­queos.

Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron el com­por­ta­mien­to de un gru­po de ju­ga­do­res de fút­bol y lu­cha­do­res de taek­won­do que se pres­ta­ron al ex­pe­ri­men­to. Pu­die­ron ob­ser­var có­mo el he­cho de apre­tar el pu­ño iz­quier­do ac­ti­va­ba el he­mis­fe­rio de­re­cho del ce­re­bro (vin­cu­la­do a las ac­cio­nes más me­cá­ni­cas) y des­ac­ti­va­ba el he­mis­fe­rio iz­quier­do (re­la­cio­na­do con las preo­cu­pa­cio­nes que de­ri­van en los te­mi­dos blo­queos). Plan­téa­te­lo; qui­zá ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de re­cu­pe­rar la pe­lo­ta an­ti­es­trés que tie­nes per­di­da por ca­sa.

Fi­ja la mi­ra­da

Evi­ta las dis­trac­cio­nes. Cuan­do es­tés ba­jo pre­sión, cén­tra­te en tu ob­je­ti­vo. Gray ex­pli­ca que quie­nes cla­van su mi­ra­da en un pun­to con­cre­to an­tes de ha­cer na­da aca­ban rin­dien­do más. Tan só­lo tie­nes que fi­jar­te en los gol­fis­tas que, an­tes de dar­le a la pe­lo­ta, se que­dan un buen ra­to mi­rán­do­la. “A es­to se le lla­ma ojo tran­qui­lo por­que te ol­vi­das de to­da la ac­ti­vi­dad de al­re­de­dor y le po­nes aten­ción a una co­sa”, co­men­ta Gray. Pue­des apli­car la mis­ma téc­ni­ca si te tie­nes que en­fren­tar a un au­di­to­rio. Sal al es­ce­na­rio y fi­ja tu mi­ra­da jus­to en el cen­tro de las gra­das, pe­ro sin mi­rar a na­die en con­cre­to.

La per­fec­ción no exis­te

Es­ta es una de esas afir­ma­cio­nes que, si la in­terio­ri­zas, ha­rá que seas una per­so­na mu­cho más fe­liz. Y es­ta­mos ha­blan­do com­ple­ta­men­te en se­rio. Co­mo has po­di­do com­pro­bar a lo lar­go de to­do es­te ar­tícu­lo, el se­cre­to pa­ra sa­ber sa­lir de al­gún ba­che es­tá ni más me­nos que en tu ca­be­za. Con es­to que­re­mos de­cir que no pue­des es­tar siem­pre pen­san­do en que to­do sea per­fec­to, por­que siem­pre vas a en­con­trar al­gún fa­llo. De lo con­tra­rio, tie­nes mu­chas po­si­bi­li­da­des de en­trar en un bu­cle del que no re­sul­ta na­da fá­cil sa­lir. “Mu­cha gen­te se aca­ba blo­quean­do por­que cree que al­go se pue­de me­jo­rar y, cuan­do ya lo tie­ne, cree que otra co­sa se pue­de per­fec­cio­nar y aca­ba en­tran­do en un bu­cle que ha­ce que nun­ca lle­gue al ob­je­ti­vo por­que to­da­vía se pue­de me­jo­rar”, ex­pli­ca Sán­chez. In­tén­ta­lo. Sé exi­gen­te, pe­ro asu­me que la per­fec­ción no exis­te. Al fi­nal me­re­ce­rá la pe­na. Pa­la­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.