Nu­tris­co­re: ¿avan­ce o en­ga­ño?

SI HAS LEÍ­DO LAS NO­TI­CIAS ÚL­TI­MA­MEN­TE, YA DE­BES DE SA­BER QUE SE AVE­CI­NA UN NUE­VO ETI­QUE­TA­DO LLA­MA­DO NU­TRIS­CO­RE. ¿DE QUÉ SE TRA­TA? ¿QUÉ APOR­TA?

Men's Health (Spain) - - 100% Útil - / POR ANA­BEL FER­NÁN­DEZ

Lo cier­to es que Nu­tris­co­re ha le­van­ta­do am­po­llas en­tre la gran ma­yo­ría de los nu­tri­cio­nis­tas. La ra­zón es que mu­chos no con­si­de­ran que es­ta nueva for­ma de eti­que­tar va­ya a su­po­ner un avan­ce pa­ra in­for­mar me­jor a la po­bla­ción... sino to­do lo con­tra­rio.

¿Qué es el Nu­tris­co­re?

Es una nueva for­ma de eti­que­ta­do fron­tal, de mo­do que pa­sa­rá a ser más vi­si­ble pa­ra to­dos. Or­ga­ni­za los di­fe­ren­tes pro­duc­tos pro­ce­sa­dos en cin­co ca­te­go­rías que van de la A (ver­de) a la E (ro­jo).

¿Có­mo fun­cio­na?

Pun­túa a los ali­men­tos úni­ca­men­te en fun­ción de las ca­lo­rías y cier­tos nu­trien­tes (azú­ca­res, gra­sas, gra­sas sa­tu­ra­das, etc.) de for­ma que los que son más ca­ló­ri­cos o tie­nen más gra­sa o azú­car sa­len peor pa­ra­dos que aque­llos con una me­nor can­ti­dad. Has­ta aquí to­do pa­re­ce ir bien pe­ro... ¿real­men­te es to­do tan bo­ni­to?

¿Cuá­les son los in­con­ve­nien­tes?

Pe­se a con­se­guir que el eti­que­ta­do sea fron­tal, el he­cho de que los pro­duc­tos con más ca­lo­rías o azú­ca­res sal­gan peor pa­ra­dos no es la me­jor so­lu­ción. La pun­tua­ción só­lo tie­ne en cuen­ta tér­mi­nos de can­ti­dad de nu­trien­tes, pe­ro no la ca­li­dad nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos. Con es­te ti­po de eti­que­ta­do su­ce­den ab­sur­dos co­mo que un acei­te de oli­va, ri­co en gra­sas pe­ro muy sa­lu­da­ble, se pun­túe con una D na­ran­ja, a la al­tu­ra de un két­chup, pe­ro que un re­fres­co sin ca­lo­rías ni azú­ca­res pe­ro lleno de edul­co­ran­tes (que es me­jor no po­ten­ciar) apa­rez­ca con una A ver­de, lo que pue­de dar una sen­sa­ción de pro­duc­to sa­lu­da­ble que es fal­sa.

¿Qué di­cen sus de­fen­so­res?

Quie­nes es­tán de acuer­do co­men­tan que es­te eti­que­ta­do sir­ve pa­ra eva­luar pro­duc­tos só­lo den­tro de la mis­ma ca­te­go­ría. Por ejem­plo: com­pa­ra den­tro de los re­fres­cos o de las ga­lle­tas cuál es el que sa­le me­jor pa­ra­do, pe­ro lo cier­to es que es­te ti­po de eti­que­ta­do pue­de ge­ne­rar una sen- sa­ción de fal­sa sa­lud aso­cia­da a cier­tos ali­men­tos o be­bi­das. Una gran par­te de la po­bla­ción po­dría pen­sar que tie­ne vía li­bre a la ho­ra de con­su­mir re­fres­cos light o ze­ro, muy “sa­lu­da­bles” se­gún es­te ba­re­mo.

¿Qué de­bes ha­cer?

Mi re­co­men­da­ción, aca­bes vien­do es­te eti­que­ta­do o no en las tien­das, es siem­pre la mis­ma: com­pra co­mi­da fres­ca y ba­sa tu ali­men­ta­ción en fru­tas y ver­du­ras. La ma­yo­ría de los pro­duc­tos sa­nos no lle­va nin­gu­na eti­que­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.