Que­da­mos en ta­blas

Men's Health (Spain) - - Director - Ins­ta­gram @jor­di­mar­ti­nezmh Mail jmar­ti­[email protected]

A ti no te voy a en­ga­ñar. Pa­ra ha­cer es­ta fo­to más o me­nos mo­lo­na ha si­do ne­ce­sa­ria la co­la­bo­ra­ción (de­sin­te­re­sa­da) de tres le­yen­das del mun­do del surf en España, que me ayu­da­ban a man­te­ner­me en pie so­bre la ta­bla el tiem­po jus­to pa­ra que dos fo­tó­gra­fos, con la pa­cien­cia al lí­mi­te, me dis­pa­ra­ran (fo­tos, se en­tien­de) a bo­ca­ja­rro. Y et voi­là! El di­re de Men’s Health con­ver­ti­do en la ver­sión Aliex­press de Kelly Sla­ter o de Aritz Aran­bu­ru.

Has­ta ese pre­ci­so mi­cro­se­gun­do en el que se obró el mi­la­gro, mi relación con el surf ha­bía si­do, di­ga­mos, tu­mul­tuo­sa. Tres o cuatro in­cur­sio­nes re­ple­tas de re­vol­co­nes, vol­te­re­tas, caí­das in­dig­nas, ma­nos en­tu­me­ci­das y hom­bros re­ven­ta­dos de re­mar en bus­ca de esa ola que se su­po­ne me iba a lle­var a al­can­zar la glo­ria, y que a lo úni­co que me lle­vó fue a una con­clu­sión in­su­mer­gi­ble: el surf es el de­por­te más in­gra­to que co­noz­co.

Pe­ro es­ta vez ha si­do di­fe­ren­te. Y no só­lo por una fo­to que me ha re­ga­la­do cen­te­na­res de “¡Qué gua­po!, ¿no tío? ”, res­pon­di­dos con un “se, se…” la mar de so­bra­di­llo. Sino por­que es­ta vez he vis­to a los ti­pos que me acom­pa­ña­ban pa­sar de ser me­teo­ró­lo­gos, ma­ri­nos y ave­za­dos lec­to­res de olas, a con­ver­tir­se en un sus­pi­ro en maes­tros zen sen­ta­dos a hor­ca­ja­das so­bre ta­blas, y trans­mu­tar­se, al fin, en su­per­hé­roes mu­tan­tes que obran el mi­la­gro de ca­mi­nar so­bre las aguas.

Por­que esos ca­li­for­nia­nos de San­tan­der me han des­cu­bier­to que el surf, más que de po­ner­se en pie so­bre una ta­bla, va de es­pe­rar. De ejer­ci­tar la pa­cien­cia, de es­tar pre­pa­ra­do, de sa­ber man­te­ner la vis­ta fi­ja en las opor­tu­ni­da­des pa­ra lan­zar­se so­bre ellas en cuan­to apa­rez­can. Por­que me han he­cho ver que es­te de­por­te se pa­re­ce sos­pe­cho­sa­men­te a la vi­da.

Y así es có­mo el surf y yo que­da­mos en ta­blas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.