Así de­ben ser tus ob­je­ti­vos

EL PRIN­CI­PAL PRO­BLE­MA DE MU­CHAS PER­SO­NAS A LAS QUE EN­TRENO ES LA GES­TIÓN DE SUS EX­PEC­TA­TI­VAS. APREN­DE A MA­NE­JAR­LAS PA­RA AL­CAN­ZAR TUS ME­TAS. /

Men's Health (Spain) - - 100% Útil - POR GUILLERMO AL­VA­RA­DO

De la ges­tión de tus me­tas de­pen­de en gran me­di­da tu sen­sa­ción de éxi­to o fra­ca­so, y el po­si­ble aban­dono o sos­te­ni­bi­li­dad del en­tre­na­mien­to o la ac­ti­vi­dad fí­si­ca pa­ra to­da la vi­da.

Te pon­go un ejem­plo. Dos her­ma­nos ge­me­los desean per­der pe­so. Se han pro­pues­to un pla­zo de tres me­ses. Uno es­pe­ra per­der 10Kg, el otro 20. Am­bos pier­den 15. El pri­me­ro es­tá en­can­ta­do. Ha si­do un éxi­to. El se­gun­do se frus­tra y aban­do­na, cuan­do qui­zá no pue­da per­der 20kg, o no pue­da per­der­los en só­lo tres me­ses. La cues­tión es que, pa­sa­do un tiem­po, el pri­me­ro aca­ba per­dien­do 20 y es un tío sano y fe­liz. El se­gun­do ha re­cu­pe­ra­do lo per­di­do, se­gu­ra­men­te al­go más, y vi­ve amar­ga­do.

Las ex­pec­ta­ti­vas son co­mo los va­lo­res en la vi­da. En fun­ción de ellos li­dia­rás me­jor con los obs­tácu­los que te en­cuen­tres y ma­ne­ja­rás de ma­ne­ra efi­cien­te el éxi­to y el fra­ca­so. En nues­tro mun­do, unas ex­pec­ta­ti­vas sa­lu­da­bles son fun­da­men­ta­les pa­ra se­guir evo­lu­cio­nan­do y sor­tean­do in­te­li­gen­te­men­te el fra­ca­so, fa­ci­li­tan­do así la sos­te­ni­bi­li­dad. Las ex­pec­ta­ti­vas sa­lu­da­bles cuan­do em­pie­zas a en­tre­nar son de la si­guien­te ma­ne­ra:

1. Rea­lis­tas

Par­ten de la ex­pe­rien­cia pre­via, cuan­do uno ya sa­be has­ta don­de es ca­paz de lle­gar. En ca­so de que as­pi­res a un es­ta­do de for­ma nun­ca an­tes ob­te­ni­do, debes con­tem­plar la po­si­bi­li­dad de que el ca­mino in­clu­ya obs­tácu­los inesperados.

2. Fle­xi­bles

Al no sa­ber qué pue­de de­pa­rar­te el ca­mino, debes asu­mir un de­ter­mi­na­do mar­gen de fra­ca­so. Na­da ocu­rre por no cum­plir con un pla­zo, pe­ro sí en ca­so de aban­do­nar por no ha­ber po­di­do sa­tis­fa­cer una ex­pec­ta­ti­va de­ma­sia­do es­tric­ta.

3. No tie­nen pla­zo

Mu­cha gen­te opi­na lo con­tra­rio. Con­si­de­ran que el pla­zo es la za­naho­ria y el pa­lo pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo. Si te ob­se­sio­nas con un pla­zo, (ca­si siem­pre es­ta­ble­ci­do de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria), te frus­tra­rás en ca­so de no cum­plir­lo. La frus­tra­ción es la prin­ci­pal cau­sa de aban­dono de un en­tre­na­mien­to.

4. Fo­men­tan la fe­li­ci­dad

Ima­gi­na a al­guien que in­vir­tie­ra tiem­po y es­fuer­zo de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria en al­go que le ge­ne­ra­ra in­fe­li­ci­dad. Ocu­rre a me­nu­do con el en­tre­na­mien­to. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­be ser fuen­te de fe­li­ci­dad y ca­li­dad de vi­da, y nun­ca ir en con­tra de es­tos pre­cep­tos. Só­lo de esa ma­ne­ra po­drás man­te­ner sus be­ne­fi­cios en el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.