El en­treno la san­gre altera

EL EJER­CI­CIO IN­TEN­SO PUE­DE AL­TE­RAR TUS PA­RÁ­ME­TROS SAN­GUÍ­NEOS HAS­TA EL PUN­TO DE HA­CER SAL­TAR LAS ALAR­MAS. AHÓ­RRA­TE PREO­CU­PA­CIO­NES CO­NO­CIEN­DO LAS CAU­SAS.

Men's Health (Spain) - - Fuerza - POR CH­RIS­TA SGOBBA

El año pa­sa­do, J.A, un hom­bre de 43 años, se hizo un aná­li­sis de san­gre ru­ti­na­rio la ma­ña­na des­pués de un en­tre­na­mien­to de pier­nas ex­te­nuan­te. Po­cos días más tar­de, su mé­di­co le lla­mó pa­ra de­cir­le que dos in­di­ca­do­res cla­ve de la fun­ción re­nal pre­sen­ta­ban va­lo­res anor­ma­les. “En­tré en pá­ni­co”, re­cuer­da es­te ex­ju­ga­dor de rugby. “Só­lo pen­sa­ba en fa­llo re­nal, diá­li­sis y co­sas así”.

Sin em­bar­go, las prue­bas pos­te­rio­res de­ter­mi­na­ron que te­nía los ri­ño­nes per­fec­ta­men­te sa­nos. El ejer­ci­cio in­ten­so con pe­sos ele­va­dos ha­bía fal­sea­do los va­lo­res ini­cia­les. De he­cho, ob­te­ner re­sul­ta­dos anor­ma­les en un aná­li­sis de san­gre es un pro­ble­ma fre­cuen­te en­tre los hom­bres que rea­li­zan en­tre- na­mien­tos muy in­ten­sos o com­pi­ten en prue­bas ex­tre­mas. La ra­zón es que los ran­gos de re­fe­ren­cia que se uti­li­zan en los la­bo­ra­to­rios es­tán di­ri­gi­dos a la po­bla­ción en ge­ne­ral, y no con­tem­plan el ca­so par­ti­cu­lar de las per­so­nas que ha­cen mu­cho ejer­ci­cio. Hay que te­ner en cuenta el con­tex­to de ca­da pa­cien­te. Lo con­tra­rio con­du­ce a preo­cu­pa­cio­nes y prue­bas su­per­fluas.

Da­da la po­pu­la­ri­dad de de­por­tes co­mo el run­ning, los ex­per­tos ase­gu­ran que los en­tre­na­mien­tos de al­ta in­ten­si­dad son más po­pu­la­res que nun­ca. El ejer­ci­cio fí­si­co in­ten­so o de lar­ga du­ra­ción cam­bia el cuer­po des­de den­tro, y eso pue­de ha­cer que sal­ten las alar­mas al ver una ana­lí­ti­ca ru­ti­na­ria. Apren­de a re­la­ti­vi­zar los re­sul­ta­dos con es­ta guía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.