No te que­mes en el tra­ba­jo

Ca­da vez son más los es­pa­ño­les que se to­man días de ba­ja por des­gas­te pro­fe­sio­nal. Y no es que es­tén can­sa­dos. Eví­ta­lo.

Men's Health (Spain) - - Trabajo - POR BRIAN FERRANDIZ

Es una his­to­ria que cuen­tan los psi­có­lo­gos. Es­tás en la ori­lla de un río. Ves pa­sar a una per­so­na que se es­tá aho­gan­do, así que te lan­zas al agua y la sal­vas. Lle­ga otro pa­ta­lean­do fre­né­ti­ca­men­te. Lo mis­mo. Y así cin­co más. Lle­ga un pun­to en que se te ago­tan las fuer­zas y la mo­ti­va­ción. De pron­to ves a al­guien que se echa a na­dar río arri­ba. “¿Dón­de vas?”, le gri­tas. “¡A ver por qué no de­ja de caer gen­te al agua!”, res­pon­de él. A me­nos que na­des río arri­ba y cam­bies la cau­sa del pro­ble­ma, no pa­ra­rás de ha­cer ca­da vez más y de ob­te­ner ca­da vez me­nos re­sul­ta­dos, has­ta que ya no pue­das so­por­tar­lo. Es en­ton­ces cuan­do tú, gran na­da­dor, te aho­gas.

AGO­TA­DO A PERPETUIDAD

Aun­que no exis­te una de­fi­ni­ción cla­ra de lo que es el des­gas­te pro­fe­sio­nal, la ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res afir­man que es­tás que­ma­do cuan­do vi­ves en un es­ta­do de cons­tan­te ago­ta­mien­to, de­cai­mien­to y re­duc­ción de la efec­ti­vi­dad. Mu­chas per­so­nas creen es­tar que­ma­das por el tra­ba­jo, cuan­do en reali­dad su­fren des­gas­te pro­fe­sio­nal: les si­gue gus­tan­do su tra­ba­jo y po­drían ha­cer­lo bien otra vez só­lo con re­car­gar las pi­las. No obs­tan­te, la as­te­nia ge­nui­na no se cu­ra con des­can­so, tal co­mo han des­cu­bier­to la ma­yo­ría de los

tra­ba­ja­do­res que­ma­dos cuan­do ven que, tras sus pri­me­ras va­ca­cio­nes en una dé­ca­da, a las 11:00 de la ma­ña­na ya es­tán ago­ta­dos. Aun­que pro­ba­ble­men­te no pue­das resolver to­dos los pro­ble­mas que te es­tén pro­vo­cán­do­te ese des­gas­te pro­fe­sio­nal, sí pue­des ata­jar al­gu­na de las cau­sas. Prue­ba es­to an­tes de que aca­bes que­ma­do del to­do.

DES­CAR­TA LA DE­PRE­SIÓN

En la úl­ti­ma dé­ca­da, ha ido que­dan­do ca­da vez más cla­ro que es­tar que­ma­do es en reali­dad un eu­fe­mis­mo de es­tar de­pri­mi­do. Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian el des­gas­te pro­fe­sio­nal es­tán ab­so­lu­ta­men­te en desacuer­do con es­te plan­tea­mien­to (y es com­pren­si­ble). Pe­ro, se tra­te del mis­mo pro­ble­ma o no, con­vie­ne ha­cer com­pro­ba­cio­nes. Pa­ra la de­pre­sión hay tra­ta­mien­tos efec­ti­vos muy co­no­ci­dos (pa­ra el des­gas­te pro­fe­sio­nal aún no), y pue­den ser una he­rra­mien­ta efec­ti­va pa­ra ata­jar los pro­ble­mas que es­tán ha­cien­do que la vi­da te pa­rez­ca gris y te­dio­sa, en­tre ellos el de sa­ber qué de­mo­nios ha­cer con tu si­tua­ción en el tra­ba­jo.

DE­JA DE USAR INS­TA­GRAM CO­MO VEN­TA­NA AL MUN­DO

Re­sul­ta tan fá­cil co­mo irri­tan­te com­pro­bar cons­tan­te­men­te qué ha­ce to­do el mun­do (el que tra­ba­ja en una te­rra­za en Ibi­za, el que se ju­bi­la a los 35) y com­pa­rar­te con ellos de for­ma in­cons­cien­te, te­nien­do en cuenta de que qui­zá ten­gas 700 con­tac­tos en Ins­ta­gram y Lin­ke­dIn que no has vis­to más que una vez en tu vi­da, o que no ves des­de 2002. La so­lu­ción más prác­ti­ca es la más ob­via: li­mi­ta las con­sul­tas a las re­des so­cia­les y créa­te un man­tra que te ani­me (por ejem­plo: “¡Al me­nos no soy un sim­ple bu­rro de car­ga de la em­pre­sa/un ase­sor de esos que só­lo di­cen ton­te­rías!”).

EN­CUEN­TRA UN NUE­VO PÚ­BLI­CO

Bus­car el apo­yo emo­cio­nal de un co­le­ga y dis­po­ner de al­guien que te es­cu­che te ha­rá sen­tir me­jor… du­ran­te un tiem­po. Te ser­vi­rá de ca­tar­sis, pe­ro eso no re­suel­ve tus pro­ble­mas. Por su­pues­to, la per­so­na ideal con la que hablar es tu je­fe. Pe­ro, su­po­nien­do que ya ha­yas in­ten­ta­do hablar con él pa­ra es­ta­ble­cer prio­ri­da­des (¿qui­zá ha­ya al­go que no sea ur­gen­te de vez en cuan­do?), y que ha­yas es­ta­ble­ci­do lí­mi­tes en tu tra­ba­jo (no leer el co­rreo elec­tró­ni­co los fi­nes de se­ma­na), bús­ca­te a al­guien con quien hablar y que te pue­da ayu­dar. No es que sea tan fá­cil, ya que pro­ba­ble­men­te es­ta­rás con­ven­ci­do de que ya has lla­ma­do a las puer­tas de to­das las per­so­nas que po­dían apor­tar­te al­go. Qui­zá sea cier­to, pe­ro bus­ca el mo­do de pa­sar tiem­po en una re­la­ción so­cial con un ser hu­mano de car­ne y hue­so que pue­da ayu­dar­te a so­lu­cio­nar un pro­ble­ma de tra­ba­jo de for­ma du­ra­de­ra. Te apor­ta­rá un be­ne­fi­cio do­ble: te sen­ti­rás me­nos so­lo y me­nos im­po­ten­te.

NO ES­PE­RES

En el des­gas­te pro­fe­sio­nal hay un pun­to de no re­torno. Cuan­do las aso­cia­cio­nes ne­ga­ti­vas que te pro­vo­ca tu tra­ba­jo se vuel­ven de­ma­sia­do fuer­tes, la gen­te al­can­za un pun­to en el que no que­da más re­me­dio que apar­tar­se. La re­cu­pe­ra­ción del des­gas­te pro­fe­sio­nal sin ayu­da pro­fe­sio­nal pue­de lle­var unos dos años y me­dio. Pa­ra en­ton­ces, por su­pues­to, pue­des ha­ber per­di­do ya tu em­pleo y tu buen mo­men­to co­mo pro­fe­sio­nal. Así que apa­gar la lla­ma an­tes de que te queme pue­de lle­gar a ser uno de tus me­jo­res mo­vi­mien­tos.

Mu­cho ojo con ha­cer ca­so omi­so a los sín­to­mas de des­gas­te pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.