El pe­so de las ca­lo­rías

SA­CAR LAS CUEN­TAS ES LA ÚNI­CA ES­TRA­TE­GIA QUE DA RE­SUL­TA­DOS A LA HO­RA DE ADEL­GA­ZAR. /

Men's Health (Spain) - - 100% Útil - POR LU­KE WORT­HING­TON

En­mi tra­ba­jo co­mo en­tre­na­dor, la pre­gun­ta que más a me­nu­do me ha­cen (apar­te de “¿Hoy po­de­mos en­tre­nar bra­zos?”) es: “¿Ace­le­ran real­men­te el adel­ga­za­mien­to esos re­gí­me­nes de mo­da, co­mo el ayuno in­ter­mi­ten­te o la die­ta ce­to­gé­ni­ca?” La res­pues­ta es muy sen­ci­lla: sí. Pe­ro si to­dos fun­cio­nan, ¿por qué hay tan­tas op­cio­nes, y por qué es­ta­mos en ple­na epi­de­mia de obe­si­dad? Eso es igual de fá­cil de ex­pli­car: por­que los re­sul­ta­dos son ca­si siem­pre tem­po­ra­les.

MUNDANA REALI­DAD

Mu­chas per­so­nas su­po­nen que de­be de ha­ber una com­ple­ja ex­pli­ca­ción bio­quí­mi­ca que ex­pli­que por qué fun­cio­nan es­tas die­tas, pe­ro la reali­dad es más mundana. Son sim­ples matemáticas: sim­ples su­mas y res­tas, las mis­mas que pue­des ha­cer tú de ca­be­za. Con el ayuno in­ter­mi­ten­te, por ejem­plo, lo úni­co que ha­ces es crear fron­te­ras ar­bi­tra­rias que li­mi­tan las ho­ras a las que pue­des co­mer, li­mi­tan­do las ca­lo­rías que con­su­mes en un pe­río­do de­ter­mi­na­do de tiem­po. Del mis­mo mo­do, eli­mi­nan­do un gru­po de ali­men­tos, o in­clu­so un ma­cro­nu­trien­te en­te­ro (en los 80 era la gra­sa; en los 90, los car­bohi­dra­tos; úl­ti­ma­men­te son las car­nes y los lác­teos) aca­bas re­du­cien­do la in­ges­ta ca­ló­ri­ca. Si man­tie­nes los mis­mos ni­ve­les de ac­ti­vi­dad que an­tes, el re­sul­ta­do es un dé­fi­cit ca­ló­ri­co que se tra­du­ci­rá en una pér­di­da de pe­so. No obs­tan­te, con el tiem­po inevi­ta­ble­men­te en­con­tra­rás un ali­men­to de sus­ti­tu­ción com­pren­di­do en el gru­po de los ali­men­tos per­mi­ti­dos, y el dé­fi­cit que­da­rá anu­la­do. Por ejem­plo, si eli­mi­nas las pa­ta­tas asa­das del al­muer­zo del do­min­go por­que “los car­bohi­dra­tos son ma­los”, con­su­mi­rás me­nos ca­lo­rías y perderás pe­so. Lue­go, al ca­bo de unas se­ma­nas, te da­rás cuenta de que si­gues te­nien­do ham­bre los do­min­gos por la tar­de y sus­ti­tui­rás las pa­ta­tas por una ra­ción ex­tra de car­ne (al fin y al ca­bo, “la pro­teí­na es bue­na”, ¿no?), y el pe­so vuel­ve.

TU DIE­TA ES TU­YA

La die­ta 16:8 pue­de ver frus­tra­dos sus re­sul­ta­dos de un mo­do si­mi­lar. No co­mer na­da a par­tir de las 18:00 h. es un mo­do fá­cil de aca­bar con el há­bi­to de pi­car a úl­ti­ma ho­ra del día y de re­du­cir el con­su­mo total de ca­lo­rías a lo lar­go del día. No obs­tan­te, si reac­cio­nas al ham­bre ati­bo­rrán­do­te de ten­tem­piés a las 17:55 h., el dé­fi­cit se re­ver­ti­rá y el pe­so vol­ve­rá, aun­que es­tés cum­plien­do las nor­mas. En un es­tu­dio pu­bli- ca­do en Jour­nal of Nu­tri­tion, Health and Aging se com­pa­ró el ayuno in­ter­mi­ten­te con la die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca, y se ob­ser­vó que con la se­gun­da los su­je­tos per­dían una me­dia de 1,25 kg al mes, mien­tras que los que ayu­na­ban so­lo per­dían 473 g.

La die­ta más útil es la que te veas ca­paz de se­guir.

Si quie­res que una die­ta dé re­sul­ta­do, haz cuen­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.