El ór­gano que más du­ro tra­ba­ja

Men's Health (Spain) - - 100% Útil -

¿Cua­tro gin to­nics? Tu hí­ga­do se los be­be. ¿Un po­co más de sal­sa? Tu hí­ga­do la di­gie­re. ¿Me­dio bo­te de he­la­do? Tu hí­ga­do ha­bría pa­ra­do tras un par de cu­cha­ra­das, pe­ro sois un equi­po, así que… Lo im­por­tan­te es que prác­ti­ca­men­te ca­da co­pa que be­bes y ca­da bo­ca­do que to­mas aca­ba sien­do ges­tio­na­do por el mis­mo ór­gano de tu cuer­po: tu hí­ga­do. Y, aun- que es uno de los ór­ga­nos más gran­des del cuer­po, lo que le has he­cho du­ran­te las Na­vi­da­des pue­de lle­gar a pro­vo­car­le da­ños a lar­go pla­zo. Eso ha­rá que ten­ga me­nos an­cho de ban­da pa­ra re­gu­lar los ni­ve­les de azú­car en san­gre, pa­ra pro­ce­sar el co­les­te­rol y pa­ra pro­du­cir cier­tas hor­mo­nas que ne­ce­si­tas pa­ra vi­vir. Re­du­ce así los da­ños.

1 El pri­mer tra­go…

Cuan­do to­mas una o dos co­pas, tu hí­ga­do se po­ne en ac­ción e ini­cia el tria­je: trans­for­ma el al­cohol de tu co­pa en agua e ino­cuo dió­xi­do de car­bono, que ori­nas o ex­ha­las. Tam­bién se que­da to­do lo que pue­da ser útil, co­mo los an­ti­oxi­dan­tes del vino o los car­bohi­dra­tos de la cer­ve­za. To­do ese pro­ce­so no es nin­gún pro­ble­ma pa­ra el hí­ga­do, pe­ro el me­ta­bo­lis­mo del al­cohol pro­du­ce áci­dos gra­sos, que se al­ma­ce­nan en for­ma de tri­gli­cé­ri­dos (una es­pe­cie de co­les­te­rol) pa­ra su con­su­mo pos­te­rior por par­te del cuer­po. En con­di­cio­nes nor­ma­les, si co­mes bien y be­bes po­co, el cuer­po los usa­rá sin pro­ble­mas. Has­ta que…

2 Unas co­pas más…

Si be­bes de­ma­sia­do, tu hí­ga­do en­tra en shock y al fi­nal no con­si­gue re­cu­pe­rar­se. Cuan­to más be­bes, más tri­gli­cé­ri­dos va acu­mu­lan­do el hí­ga­do en ese de­pó­si­to de “pa­ra con­su­mir más tar­de”… has­ta que el de­pó­si­to se lle­na tan­to que el ac­ce­so a él se vuel­ve com­pli­ca­do. Eso pro­vo­ca in­fla­ma­ción y, con el tiem­po, la muer­te de cé­lu­las he­pá­ti­cas, de­jan­do te­ji­do ci­ca­tri­cial en su lu­gar (in­clu­so pue­de pro­du­cir ci­rro­sis, pro­ble­ma que afec­ta ca­da vez más a los jó­ve­nes de 25 a 34 años). No va­mos bien. Con só­lo tres sa­li­das por se­ma­na du­ran­te la épo­ca de fies­tas pue­de em­pe­zar la in­fla­ma­ción, si ca­da sa­li­da su­po­ne más de cin­co do­sis de al­cohol en dos ho­ras.

3 Aho­ra, al­go (o mu­cho) de co­mi­da

Tam­po­co ha­ce fal­ta be­ber al­cohol pa­ra cau­sar­le pro­ble­mas al hí­ga­do. Las co­mi­das tí­pi­cas de Na­vi­dad (ya sa­bes: con gra­sas sa­tu­ra­das, car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos y car­nes ro­jas pro­ce­sa­das), com­bi­na­das con el au­men­to de pe­so aso­cia­do a las va­ca­cio­nes pue­de lle­gar a pro­vo­car una es­tea­tohe­pa­ti­tis no al­cohó­li­ca (ENA). No pro­vo­ca sín­to­mas, así que la gen­te no sue­le ser cons­cien­te y no ha­ce na­da pa­ra com­ba­tir­la. Mien­tras tan­to, esa gra­sa va crean­do los mis­mos da­ños que el al­cohol (in­fla­ma­ción y, con el tiem­po, ci­ca­tri­ces) sin ne­ce­si­dad del al­cohol. La ENA se pue­de desa­rro­llar en só­lo seis se­ma­nas si te pa­sas.

Tu hí­ga­do desa­rro­lla más de 300 ta­reas. Y tú que creíasque te­nías mu­cho tra­ba­jo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.