VINEGAR HILL

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - TEX­TO: MIGNON RO­SE FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRA­GA­DO

LA RI­VIE­RA - MA­DRID

Pue­de ser ha­ce 13 años que vi a Black Label So­ciety por pri­me­ra vez con mi her­mano en la di­fun­ta sa­la Ma­cum­ba de Ma­drid. La ban­da so­no­ra de El Pa­drino crea­ba el am­bien­te pa­ra irrum­pir en el es­ce­na­rio con una apo­teó­si­ca Sto­ned and Drunk, fue una pri­me­ra im­pac­tan­te im­pre­sión de Zakk Wyl­de en ac­ción que en la vi­da se me ol­vi­da­rá. Des­pués de tan­tos años, me re­en­con­tré con un Zakk Wyl­de al que el tiem­po le pe­sa un po­qui­to más, pe­ro que le ha sen­ta­do in­dis­cu­ti­ble­men­te mu­cho me­jor a ni­vel pro­fe­sio­nal. Co­mo su gran ami­go Ozzy di­ce, lo que ha con­se­gui­do ha­cer Zakk Wyl­de con la gui­ta­rra a lo lar­go de to­dos es­tos años es una he­roi­ci­dad. Efec­ti­va­men­te, el con­cier­to de Black Label So­ciety del pa­sa­do 13 abril fue una ab­so­lu­ta prue­ba de que es así.

Las an­sias de su­pera­ción, la hu­mil­dad que siem­pre ha de­mos­tra­do fren­te a su re­fe­ren­te Randy Rhoads y su ho­nes­ti­dad a la ho­ra de tra­ba­jar han he­cho ga­nar al ber­ser­ker la ben­di­ción del pú­bli­co pa­ra ha­cer en ca­da dis­co de Black Label So­ciety lo que real­men­te le sal­ga de las na­ri­ces, ya sean can­cio­nes más de­mo­le­do­ras, co­mo clá­si­cas, co­mo ba­la­das, o ten­den­cias más folk. A pe­sar de que, se­gún cuen­ta, el se­ñor Axl Ro­se le co­men­ta­ra de buen ro­llo que qué mer­ca­do se iba a ga­nar con esa mú­si­ca. No se cor­ta an­te na­da ni na­die, con­fía en su ins­tin­to e in­clu­ye ele­men­tos nue­vos se­gún él in­tu­ya que le va bien a la can­ción. Así, con es­te nue­vo dis­co que pre­sen­tó en Ma­drid en es­te con­cier­to, ti­tu­la­do Grim­mest Hits, de­ja pa­ten­te que nin­gu­na ca­de­na ni es­te­reo­ti­po po­drán de­te­ner­le, sien­do fiel a su mú­si­ca co­mo vie­ne ha­cien­do des­de ha­ce tan­tos años. Co­no­cí a los sue­cos Mo­no­lord du­ran­te una de mis in­cur­sio­nes en In­ter­net pa­ra ca­zar nue­va bue­na mú­si­ca en un pe­rio­do en el que es­ta­ba lo­ca por el sto­ner (si­go sin en­ten­der qué cla­se de fe­nó­meno ocu­rre en Sue­cia que has­ta la ten­den­cia más ame­ri­ca­na lo ha­cen bien). Mo­no­lord tien­den más al doom, pe­ro ma­ne­jan el con­di­men­tar con sto­ner de lu­jo. Así que cuan­do vi que iban a ser la avan­za­di­lla de Zakk Wyl­de, me hi­zo mu­chí­si­ma ilu­sión.

Des­de el pri­mer mo­men­to de­mues­tran un so­ni­do com­pac­to y pro­fun­do. Sus riff den­sos de to­nos gra­ves (muy doom) y dis­tor­sio­na­dos (muy sto­ner) die­ron pie a Whe­re Death Meets the Sea. Mo­no­lord de­mues­tra que la fór­mu­la sen­ci­lla y di­rec­ta del trio de gui­ta­rra, ba­jo y ba­te­ría si­gue fun­cio­nan­do a las mil ma­ra­vi­llas so­bre el es­ce­na­rio. De es­ta for­ma co­men­za­ron a pre­sen­tar su úl­ti­mo tra­ba­jo, Rust (2017), en es­tas tie­rras. Del que sonaron te­mas co­mo Worm­land, For­got­ten Lands y Rust. Hu­bo tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar su pri­mer dis­co, Em­press Ri­sing (2014), con Aud­hum­bla pa­ra ce­rrar su actuación con el te­ma que da­ba tí­tu­lo al dis­co y du­ra 13 mi­nu­tos. Sa­ben có­mo sus­ci­tar­te dis­tin­tos es­ta­dos de áni­mo, lle­ván­do­te a am­bien­tes de at­mós­fe­ras irres­pi­ra­bles e in­quie­tan­tes. Real­men­te re­co­men­da­bles die­ron un bue­ní­si­mo con­cier­to don­de, ade­más, hay que de­cir que la voz de Tho­mas V. Jä­ger so­na­ba pre­ci­sa, en su pun­to, co­mo un eco en la os­cu­ri­dad. La caí­da del te­lón de­jó ver la ex­plo­sión en el es­ce­na­rio que fue Ge­no­ci­de Jun­kies que dio ini­cio a dos ho­ra­zas de un con­cier­to que fue un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo y se nos hi­cie­ron cor­tas. Vi­mos dos ti­pos de Zakk: el front­man y el ca­ris­má­ti­co rocks­tar que pro­vo­ca al pú­bli­co, y se lo ha­ce pa­sar en gran­de, y el Zakk que mues­tra su vir­tuo­sis­mo co­mo mú­si­co al má­xi­mo ni­vel. Un con­cier­to en el que 1919 Eter­nal (2002) y The Bles­sed Hell­ri­de (2003) fue­ron los pro­ta­go­nis­tas.

Tras tan­tos años de ca­rre­ra y dis­cos su­po ha­cer un buen re­pa­so a su dis­co­gra­fía sin que Grim­mest Hits eclip­sa­ra sus an­te­rio­res obras maes­tras. Tras Fu­ne­ral Bell y Suf­fe­ring Over­due, lle­gó Bleed for Me (1919 Eter­nal) con la que to­do el pú­bli­co se vino arri­ba co­rean­do al má­xi­mo el du­ro y po­ten­te es­tri­bi­llo. Aun­que el pri­mer mo­men­ta­zo de la no­che nos lo die­ron con Sui­ci­de Mes­siah (uno de los tres te­mas que ca­ye­ron del acla­ma­do Ma­fia, 2005). Con una ilu­mi­na­ción y cho­rros de hu­mo que me re­cor­da­ban mu­cho a las pues­tas en es­ce­na de los ochen­ta. Zakk no es que to­que pre­sio­nan­do los tras­tes, es que ha­ce tap­ping con­ti­nua­men­te a la vez, es una téc­ni­ca úni­ca. Sin con­tar sus ar­mó­ni­cos mar­ca de la ca­sa que le han da­do su se­llo de iden­ti­dad. Uti­li­zó las gui­ta­rras de su se­llo per­so­nal Wyl­de Au­dio. Co­men­zan­do por su Odin BLS Whi­te, tam­bién Odin Grail Crim­son Gold Buzz Saw o la Bar­ba­rian Black Out fue­ron al­gu­nas de las que des­fi­la­ron por sus ma­nos, la ma­yo­ría con su fa­mo­so di­se­ño de la pe­lí­cu­la Vér­ti­go de Hitch­cock. Ya sin Nick Ca­ta­ne­se en la gui­ta­rra rít­mi­ca (de­bi­do a pro­ble­mi­llas le­ga­les de­ri­va­dos de tra­tos po­co lí­ci­tos con me­no­res), es­tu­vo acom­pa­ña­do en el es­ce­na­rio por el in­com­bus­ti­ble John De­ser­vio al ba­jo, Da­rio Lo­ri­na en la rít­mi­ca y Jeff Fabb a la ba­te­ría. De­ser­vio mar­có el rit­mo en, si mal no re­cuer­do, Heart of Drak­ness un slap de lu­jo. Zakk no se con­for­ma con cual­quier co­sa en cuan­to a com­pa­ñe­ros se re­fie­re. Die­ron pa­so a la trilogía de Grim­mest Hits con Tram­pled Down Be­low, All That On­ce Shi­ned y el grim­mest sin­gle Room of Night­ma­res.

En ca­da te­ma bri­lla­ba el so­lo de Mr. Wyl­de con sus pun­teos, ar­mó­ni­cos, de­dos a la ve­lo­ci­dad de la luz, to­do ba­jo la agi­ta­ción de su me­le­na ru­bia y su bar­ba vi­kin­ga. Los tres te­mas enor­mes, que mues­tran un bri­llo esc­pe­cial y una evo­lu­ción del tra­ba­jo de Zakk en Black Label So­ciety muy bien aco­gi­dos por el pú­bli­co. En es­te mo­men­to lle­ga­mos a la par­te acús­ti­ca y sen­si­ble del show. To­dos los que co­no­cen bien la tra­yec­to­ria de Wyl­de sa­ben que el mo­te­ro ber­ser­ker tie­ne su co­ra­zon­ci­to y es muy emo­cio­nal. Siem­pre ha si­do ca­paz de com­po­ner

be­llí­si­mas ba­la­das y te­mas acús­ti­cos al más pu­ro es­ti­lo can­tau­tor folk (re­cor­de­mos Book of Shadows). Así se vio en Brid­ge to Cross (1919 Eter­nal), The Bles­sed Hell­ri­de (otro de los te­mas más re­co­no­ci­bles por sus fans) y, por su­pues­to, no fal­tó el ho­me­na­je a su ca­si her­mano Di­me­bag Da­rrell en In This Ri­ver (Ma­fia). Pa­ra es­ta úl­ti­ma Zakk to­mó po­si­cio­nes en el piano y to­có un so­lo es­pec­ta­cu­lar y be­llí­si­mo pa­ra in­tro­du­cir In This Ri­ver, can­ción con la que con­si­guie­ron de­jar­nos sin pa­la­bras. To­da la emo­ción del ru­bio gran­du­llón a flor de piel. De cual­quier for­ma, la ac­ti­tud de Zakk Wyl­de du­ran­te to­do el con­cier­to fue im­pe­ca­ble. Co­mo so­mos pe­re­zo­sos pa­ra ir un con­cier­to un mar­tes y la Ri­vie­ra no se lle­nó, es­to le sir­vió a Wyl­de pa­ra sal­tar del es­ce­na­rio en pleno Fire It Up pa­ra ir to­can­do un so­lo im­pre­sio­nan­te de gui­ta­rra mien­tras se cru­za­ba a to­do el pú­bli­co de la Ri­vie­ra don­de se que­dó ha­cien­do sus vir­gue­rías con su gui­ta­rra mien­tras to­da la gen­te le ro­dea­ba mi­rán­do­le alu­ci­na­dos, pa­ra más tar­de ir­se al la­do iz­quier­do don­de me en­con­tra­ba y su­bir­se a una de las ba­rras de la sa­la y em­pe­zar a mar­car­se so­los y pun­teos con la gui­ta­rra a la es­pal­da.

Real­men­te asom­bro­so, y nos vol­vi­mos to­do el pú­bli­co lo­co vien­do a un pal­mo al gran gui­ta­rris­ta eje­cu­tar su ma­gia. Fue to­do un lu­jo po­der ver tan de cer­ca to­car a es­te maes­tro. El gran fi­nal fue con Still­born con esa for­ma de can­tar tan ca­rac­te­rís­ti­ca de Ozzy, ló­gi­co, da­do que co­la­bo­ró en la can­ción y de­jó su im­pron­ta na­sal. Y con ga­nas de bi­ses así nos de­ja­ron Black Label So­ciety, pe­ro sin­tién­do­nos más fie­les a la crew que nun­ca.

¿Que es­tos te­mas son de­ma­sia­do tris­tes pa­ra ser hits? ¡És­pe­ra!... ¡Él es Zakk Wyl­de y es­to es Black Label So­ciety!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.