ME­TAL JAI­ME

La sec­ción más ca­chon­da del me­tal

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - Texto: Ga­briel Lo­zano Fo­to­gra­fía: Mau­ri­cio Melo

¡Ho­la a to­dos! Bien­ve­ni­dos a la se­gun­da sec­ción de Me­tal Jai­me. Si bien la pri­me­ra pu­bli­ca­ción te­nía cier­tos tin­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les, re­fe­ren­tes a la li­ber­tad de ex­pre­sión por las con­de­nas de Val­tonyc y Pablo Há­sel, hoy ven­go a ha­blar de al­go mu­cho más dis­ten­di­do y ocio­so, que a fin de cuen­tas, és­ta es una sec­ción de hu­mor. Y no es­toy coac­cio­na­do en ab­so­lu­to pa­ra ha­blar es­ta vez de al­go más di­ge­ri­ble, es una de­ci­sión pro­pia...

Da­vid (di­rec­tor de la re­vis­ta): Ga­bri, la pri­me­ra pu­bli­ca­ción es­ta­ba muy bien, no­so­tros a to­pe con la li­ber­tad de ex­pre­sión y to­do eso, pero ha ha­bi­do un pro­ble­ma.

Ga­bri (idio­ta a pun­to de ser des­pe­di­do): ¿Qué pa­só?

DV: Re­sul­ta que a la edi­to­rial le pa­re­ció po­co apro­pia­do me­ter en su re­vis­ta una ima­gen de Ra­joy re­ci­bien­do un ma­che­ta­zo. GB: ¿Qué? Pero si era una ana­lo­gía cla­rí­si­ma sobre la por­ta­da de Bru­je­ría. Es­pe­ra que te man­do una au­dio...

DV: No me man­des na­da Ga­bri, es­to es muy sim­ple. ¿Tú crees que las per­so­nas fue­ra de es­te ám­bi­to, co­mo pue­den ser los de la edi­to­rial, co­no­cen Bru­je­ría?

GB: Pues hom­bre, igual no tie­nen por­que sa­ber­lo, no.

DV: Exac­to. Ten en cuen­ta que hay cier­to mie­do en la ca­lle des­pués de tan­tas de­man­das, in­dem­ni­za­cio­nes y censura en ge­ne­ral. Así que a ver si la si­guien­te pue­de ser una sec­ción más tran­qui­li­ta, con hu­mor de sa­lón. Ni­vel Jo­sé Mo­ta. ¿Te ha que­da­do cla­ro?

GB: Cris­ta­lino.

LOS TÓ­PI­COS DE CONCIERTO

Cuan­do lle­vas años yen­do a con­cier­tos, ya sa­bes que hay cier­tos es­que­mas que se re­pi­ten y que has­ta lle­gar a ser en­tra­ña­bles, por mu­cho que creas es­tar re­vi­vien­do el mis­mo día co­mo en ‘Atra­pa­do en el tiem­po’. Por ejem­plo, da igual que seas una per­so­na pun­tual y que apa­rez­cas a la ho­ra del concierto o de la aper­tu­ra de puer­tas: El concierto real siem­pre em­pe­za­rá me­dia ho­ra más tar­de co­mo mí­ni­mo. Si un gru­po em­pie­za 5 mi­nu­tos des­pués de la ho­ra que se­ña­la el car­tel, ten cui­da­do, pro­ba­ble­men­te es­tás en otro país. Es­to mis­mo no se apli­ca a los fes­ti­va­les, don­de tie­nen que cum­plir un ho­ra­rio pa­ra que no se va­ya to­do al ga­re­te (a no ser que es­tés en el Acor­des de Rock). Cuan­do es­tán em­pe­zan­do los te­lo­ne­ros, no pue­do evi­tar sen­tir cier­ta lás­ti­ma y em­pa­tía por el gru­po, ya que de­bi­do a la po­ca con­cien­cia que hay en es­te país con los gru­pos emer­gen­tes, el pú­bli­co tar­da en acer­car­se a las pri­me­ras fi­las. Es­te com­por­ta­mien­to obli­ga al gru­po te­lo­ne­ro a caer en otro de los tó­pi­cos: Men­di­gar un po­co de amor. “¡Ven­ga, acer­caos, que no mor­de­mos hos­tias!”. O co­mo los gran­des Sound Of Si­len­ce de As­tu­rias, que en las dos oca­sio­nes que los he vis­to, el can­tan­te ha­ce al pú­bli­co par­ti­ci­pe de una per­for­man­ce pa­ra que den “un pa­si­to pa’ lan­te”. Así que des­de aquí apro­ve­cha­mos pa­ra lan­zar un con­se­jo: Te­ne­mos unas ban­das emer­gen­tes for­mi­da­bles, no las obli­gues a re­cu­rrir a es­tos co­men­ta­rios y pon­te en pri­me­ra fi­la pa­ra ver a los te­lo­ne­ros. Su fu­tu­ro pue­de de­pen­der de nues­tro in­te­rés.

A par­tir de aquí, em­pie­za el concierto y la can­ti­dad de tó­pi­cos por me­tro cua­dra­do pue­de sa­lir­se de los grá­fi­cos. Es­tá el ti­pi­co se­ñor ebrio que, de­pen­dien­do de la can­ti­dad de al­cohol que ha­ya in­ge­ri­do, te lo pue­des en­con­trar en su fa­se ca­ri­ño­sa, de dar­le la mano al mis­mo dos ve­ces, o en su fa­se vio­len­ta, de que­rer re­ven­tar­te por­que le has pi­sa­do el pie sin que­rer. Y dan­do mu­cho más as­co que cual­quier bo­rra­cho, se en­cuen­tra la tí­pi­ca per­so­na que se pa­sa to­do el concierto gra­ban­do con su mó­vil, ha­cien­do in­clu­so pa­neos al pú­bli­co, co­mo quien va a las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra y no pier­de oca­sión de de­jar cons­tan­cia de to­do pa­ra po­der en­se­ñár­se­lo lue­go a su fa­mi­lia y ami­gos. A esas per­so­nas, un de­ta­lli­to que quie­ro apro­ve­char pa­ra re­cal­car des­de es­te me­dio: A NA­DIE LE INTERESARÁ VUES­TRO PU­TO VÍ­DEO GRA­BA­DO CO­MO LA MIER­DA. Si quie­res en­con­trar lue­go fotos del concierto, pa­ra eso es­tán los fo­tó­gra­fos que lo cu­bren. Así que echa un par de fotos y gra­ba unos se­gun­dos dan­do bo­tes con tus co­le­gas, pero lo me­jor y más sano es guar­dar el mó­vil en el bol­si­lli­to y dis­fru­tar del show. Ah, y si eres de los que re­cuer­da cuan­do la gen­te sa­ca­ba los me­che­ros, te es­tás ha­cien­do ma­yor...

Otro de los epi­cen­tros de los tó­pi­cos, se en­cuen­tra en el mosh pit o po­go, que di­vi­de al pú­bli­co en­tre los que es­tán desean­do arran­car­se e in­clu­so bus­can cóm­pli­ces en­tre el pú­bli­co pa­ra tal ejer­ci­cio, los que ne­ce­si­tan ver un po­go em­pe­za­do pa­ra ani­mar­se de for­ma pun­tual y los que se apar­tan rá­pi­da­men­te de­ján­do a los dos an­te­rio­res un círcu­lo per­fec­to en el que pue­dan sa­cu­dir­se. Y den­tro del po­go, te pue­des en­con­trar al blac­ker de turno al que le pa­re­ció bue­na idea en­trar con su bra­za­le­te de púas, dis­pues­to a con­ver­tir­te en un co­la­dor sin mi­ra­mien­tos; el ti­po mus­cu­la­do sin camiseta que cuan­do le vas a em­pu­jar se te res­ba­la la mano por su su­dor, e in­clu­so el bo­rra­cho de an­tes, que en­tra al po­go con un cu­ba­ta sin ser cons­cien­te de que va a aca­bar de­rra­mán­do­lo sobre los asis­ten­tes. Tam­bién pue­des en­con­trar­te al que ha­ce el ‘ka­ra­te’ pro­pio del co­re y agita los bra­zos co­mo si es­tu­vie­ra po­seí­do. Si uno de es­tos ka­ra­te­kas se de­la­ta den­tro del po­go, has­ta el res­to de par­ti­ci­pan­tes del mis­mo se apar­tan y le ha­cen su pro­pio círcu­lo per­so­nal pa­ra que pue­da desaho­gar­se.

Y po­cos tó­pi­cos más por­que es­to es­tá que­dan­do muy lar­go. Si aca­so el he­cho de bus­car el tí­pi­co rin­cón don­de amon­to­nar

to­dos los abri­gos pa­ra evi­tar el pre­cio del guar­da­ro­pa, o cuan­do vas a una sa­la don­de des­pués ha­cen fies­tas de música la­ti­na y al sa­lir les de­di­cas una mi­ra­di­ta de in­com­pren­sión a los re­gue­to­ne­ros que es­pe­ran en la puer­ta.

TÓ­PI­COS DE LAS CRÓ­NI­CAS

Los tó­pi­cos a la ho­ra de ha­cer cró­ni­cas de concierto, se ge­ne­ran por dos gran­des pro­ble­má­ti­cas. La pri­me­ra, es que la gran ma­yo­ría de me­dios que cu­bren es­ta prác­ti­ca, no son pro­fe­sio­na­les: aquí se dan ca­bi­da tan­to pe­rio­dis­tas co­mo, en ma­yor me­di­da, blogueros. Al tra­tar­se de even­tos de in­te­rés mi­no­ri­ta­rio, el fo­co de aten­ción me­diá­ti­co vie­ne de la mano de per­so­nas que no se de­di­can pro­fe­sio­nal­men­te a es­to y que de he­cho son la gran ma­yo­ría de cro­nis­tas, yo in­cluí­do, pues aun­que ha­ya es­tu­dia­dio pe­rio­dis­mo, nun­ca he si­do re­mu­ne­ra­do por es­ta ac­ti­vi­dad más allá de en­trar acre­di­ta­do a un concierto. No es­toy su­gi­rien­do en ab­so­lu­to que las cró­ni­cas no pro­fe­sio­na­les va­yan a ser de me­nor ca­li­dad, pero es­te con­tex­to im­pi­de que se fil­tre un ti­po muy par­ti­cu­lar de cro­nis­ta: el que va a los con­cier­tos ha­cien­do cró­ni­ca por­que así no pa­ga. ¿Os fia­ríais mu­cho de una crí­ti­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca o gas­tro­nó­mi­ca de al­guien que la rea­li­za pa­ra po­der ver pe­lí­cu­las o po­ner­se co­mo El Te­na­zas por la ca­ra?

La se­gun­da pro­ble­má­ti­ca pro­vie­ne de la lin­güís­ti­ca, una di­fi­cul­tad aña­di­da que las cró­ni­cas com­par­ten con las re­se­ñas de dis­cos. Tra­tar de des­cri­bir música pue­de lle­gar a ser tan pe­lia­gu­do en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos co­mo tra­tar de des­cri­bir un co­lor o un tim­bre de voz. Du­ran­te un concierto, los cro­nis­tas pue­den apre­ciar ma­ti­ces que lue­go re­sul­ta di­fí­cil de­fi­nir con pa­la­bras, y eso con­du­ce a mí­ti­cas fra­ses he­chas y tó­pi­cos co­mo ca­te­dra­les: Des­cri­bir un riff de gui­ta­rra co­mo “afi­la­do”, so­los “fre­né­ti­cos”, gu­tu­ra­les des­ga­rra­do­res “des­de las pro­fun­di­da­des del in­fierno” y un sin­fín más de ale­go­rías bas­tan­te ri­dí­cu­las cuan­do te pa­ras a pen­sar­lo.

Y por su­pues­to el mosh pit tam­bién es un ele­men­to pro­ta­go­nis­ta des­de es­ta pers­pec­ti­va. Es cier­to que la ac­ti­vi­dad del pú­bli­co pue­de ser un gran ter­mó­me­tro pa­ra me­dir su ebu­lli­ción, de ahí que en­con­tre­mos con fre­cuen­cia otra re­tahi­la de re­fe­ren­cias mí­ti­cas: “Se co­men­za­ron a arran­car los pri­me­ros po­gos tí­mi­da­men­te”, “el mosh pit lle­gó a su cé­nit”, “arro­lla­do­res cir­cle pits” y “apa­bu­llan­tes walls of death”. Yo mis­mo no pue­do evi­tar ha­cer re­fe­ren­cias a un ele­men­to tan evi­den­te en las cró­ni­cas, se tra­ta de un tó­pi­co tan can­sino co­mo ne­ce­sa­rio en los con­cier­tos. El gre­mio de los fo­tó­gra­fos tam­po­co es­tán exen­tos de cier­tas com­pli­ca­cio­nes. No de­be ser agra­da­ble que en ca­si to­dos los con­cier­tos te en­cuen­tres con que un se­ñor gra­ban­do con su mó­vil te jo­dió la fo­to bue­na, que la má­qui­na de hie­lo se­co de­ci­da echar­te un cho­rra­co de hu­mo en to­do el ob­je­ti­vo jus­to cuan­do te­nías el en­cua­dre per­fec­to o que el jue­go de lu­ces li­mi­te enor­me­men­te la va­rie­dad de tus fotos. Tam­bién los fo­tó­gra­fos no pro­fe­sio­na­les caen en ma­la prá­xis al en­chu­far el flas­ha­zo de su cá­ma­ra a un me­tro de dis­tan­cia de los mú­si­cos, de­jan­do KO sus re­ti­nas.

Co­mo de­cía al prin­ci­pio, los con­cier­tos de me­tal son en­cla­ves muy caó­ti­cos don­de los mismos tó­pi­cos de siem­pre pue­den lle­gar a ser en­tra­ña­bles y otros... pues no tan­to. Lo im­por­tan­te es dis­fru­tar si vas a pa­sár­te­lo bien y es­for­zar­te en ha­cer cró­ni­cas dig­nas si has en­tra­do al concierto “por la ca­ra”. ¡Has­ta el pró­xi­mo nú­me­ro!

Jer­son nos man­da es­ta fo­to de

Ra­tos de Po­rão, dis­pa­ra­da por el fo­tó­gra­fo Mau­ri­cio Melo. Se pue­de apre­ciar co­mo un asis­ten­te

aca­bó bo­ca­ba­jo y sin un za­pa­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.