EN VI­VO

+ Full Of Hell + Mo­nu­ment Of Mi­sath­ropy + Omop­ha­gia

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - TEXTO: JUAN RAUL FER­NAN­DEZ SALABARRIA FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Re­pa­sa­mos los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos en vi­vo del país, con el pa­so de ban­das co­mo G3, TRIVIUM o APOCALYPTICA!

SAN­TA­NA 27 (BLACK) - BIL­BAO

Im­mo­la­tion vol­vían a Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar su más re­cien­te lar­ga du­ra­ción de es­tu­dio “Ato­ne­ment” una ver­da­de­ra jo­ya del death me­tal, que me ha en­can­ta­do. Con una só­li­da ca­rre­ra, res­pe­ta­dos por los fans del death me­tal se han man­te­ni­do fir­mes in­clu­so en tiem­pos ad­ver­sos pa­ra el es­ti­lo, com­po­nien­do buen ma­te­rial. Por si fue­se po­co, en el car­tel de gi­ra les acom­pa­ña­ban Full Of Hell, Mo­nu­ment of Mi­santh­ropy y Omop­ha­gia, tres in­tere­san­tes for­ma­cio­nes que de­mos­tra­rían su po­de­río en di­rec­to.

El concierto se ce­le­bró en la abi­ga­rra­da sa­la Black de la San­ta­na 27 de Bil­bao. A la ho­ra acor­da­da sa­lían a es­ce­na los sui­zos Omop­ha­gia, un quin­te­to en el que al­gu­nos de sus miem­bros son de ori­gen bra­si­le­ro. Se for­ma­ron en 2006 y han pu­bli­ca­do un par de LP’S. Ha­cen bru­tal death me­tal téc­ni­co y des­pia­da­da­men­te po­de­ro­so. Arran­ca­ban con una in­tro, los mú­si­cos tra­jea­dos de es­pal­das has­ta que arran­can con la pri­me­ra pis­ta, el so­ni­do era muy bueno. Co­man­da­dos por Be­ni un cor­pu­len­to vo­ce­ras que ru­ge cual bes­tia­ca ca­brea­da. Ape­nas les co­no­cía por al­gún vi­deo que ha­bía vis­to, ve­nían pre­sen­ta­do su más re­cien­te ál­bum “In The Na­me Of Chaos”, que sa­lió con Uni­que Lea­der en 2016. Des­pués de un par de te­mas se qui­ta­ron las cha­que­tas y mos­tra­ron ca­mi­sas co­mo sal­pi­ca­das de san­gre, uni­do a la ilu­mi­na­ción ro­ja que pre­do­mino y la con­tun­den­cia de los te­mas de es­tos an­ge­li­tos, hi­cie­ron que su ac­tua­ción to­ma­se cier­tos tin­tes de

tea­tra­li­dad. Pero no me mal in­ter­pre­téis, lo que pre­do­mi­na­ba era la música. Por cier­to va­ya ba­te­ría, se lla­ma Ste­ven Wild y co­mo le pe­ga es­te ti­po, uf. En ge­ne­ral to­dos con muy bue­na téc­ni­ca. El im­pe­tuo­so vo­ce­ras Be­ni, tu­vo el de­ta­lle de de­di­car uno de los te­ma al re­cién fa­lle­ci­do G-calero ba­te­ría de Wor­med, al­gu­nos de los miem­bros de la ban­da es­ta­ban allí, por lo que vi lue­go pa­re­ce son bue­nos ami­gos. En to­tal me­dia ho­ra de ac­tua­ción en la que de­ja­ron una grata im­pre­sión a la ma­yo­ría del per­so­nal, que co­mo yo ape­nas les co­no­cía. El pú­bli­co es­tu­vo bas­tan­te frio con ellos, es otro de los in­con­ve­nien­tes que tie­nen los con­cier­tos en­tre se­ma­na que pe­ña no se des­ma­dra mu­cho. Me sor­pren­dió gra­ta­men­te es­ta ban­da en vi­vo, sue­nan po­de­ro­sos. Si pa­san por tu ciu­dad no de­jes de ir a ver­les.

Tras el cam­bio de equi­pos sa­lían Mo­nu­ment of Mi­santh­ropy un com­bo con­for­ma­do por mú­si­cos pro­ce­den­tes de Ale­ma­nia, Aus­tria y Fran­cia, Geor­ge “Mi­santh­ro­pe” Wil­fin­ger (ex-mias­ma) jun­to con otros cur­ti­dos mú­si­cos de la es­ce­na Grind y Bru­tal Death; JP Bat­tes­ti y el ba­te­ría Ro­main Gou­lon (ex-ne­crop­ha­gist, ex-be­nigh­ted). Su so­ni­do tam­bién fue arro­lla­dor, des­car­ga­ron un set de 45 mi­nu­tos co­men­zan­do con la can­ción que da tí­tu­lo a su nue­vo EP “Ca­pi­tal Pu­nis­her”, pu­bli­ca­do en 2017. Yo no les ha­bía es­cu­cha­do mu­cho, pero lo que es­cu­che esa no­che me gus­to. Death Grind de­vas­ta­dor, con el so­ni­do mo­derno de unos Be­nigh­ted pero que te pue­de re­cor­dar a ban­das old schoool co­mo Te­rro­ri­zer, Na­palm Death o Can­ni­bal Cor­pse.

Abra­si­vos riffs y otro im­pre­sio­nan­te ba­te­ría, el ba­jis­ta se mo­vía co­mo po­día en el re­du­ci­do es­ce­na­rio. A es­tas al­tu­ras yo pen­san­do co­mo so­na­rían es­tas ban­das en el es­ce­na­rio gran­de. A mi­tad de ac­tua­ción se mar­ca­ron una ju­go­sa ver­sión del “Pull The Plug“de los Death, tam­bién to­ca­ron va­rios te­mas de su pri­mer LP “An­ger Mis­ma­na­ge­ment”. Gui­ta­rras crujientes y bue­na ac­ti­tud, bus­can­do siem­pre co­nec­tar con el pú­bli­co. Cua­ja­ron un show im­pe­ca­ble y bru­tal.

Lo que vino des­pués no de­jo in­di­fe­ren­te a na­die, los Full Of Hell, grind­co­re noi­se de la cos­ta es­te nor­te­ame­ri­ca­na, impregnado de tra­zas doom y slud­ge. Abrie­ron con la in­tro “De­lu­mi­na­te” y co­mo en el dis­co “Trum­pe­ting Ecs­tasy” le si­guie­ron “Bran­ches of Yew” y “Bound Sp­hinx“. Es­te alo­ca­do cuar­te­to que aun­que lo ha­yas es­cu­cha­do pre­via­men­te, te vue­lan los se­sos en di­rec­to. No es que ten­gan un show muy ela­bo­ra­do, ni si­quie­ra se en­tre­gan de­ma­sia­do, al me­nos el ba­jis­ta y el gui­ta­rra son muy es­tá­ti­cos (o lo es­tu­vie­ron) pa­ra mi gus­to. Eso si el can­tan­te o be­rrea­dor Dy­lan Wal­ker, se de­ja la gar­gan­ta, lo mis­mo que el ba­te­ra Da­ve Bland, que lo da­ba to­do tras su kit, (me gus­ta co­mo to­ca es­te chi­co).

Lo su­yo fue un vo­rá­gi­ne aci­da de lo­cu­ra me­tá­li­ca sal­pi­ca­da de sam­ples, aun­que el con­tras­te en­tre la lo­cu­ra y la agre­si­vi­dad del vo­ca­lis­ta que ru­mia­ba y es­cu­pía las le­tras, con el ba­jis­ta y el gui­ta­rra que se mos­tra­ban mu­cho más fríos y apá­ti­cos, ca­si co­mo si se tra­ta­se de un me­ro trá­mi­te. Una pe­na. Ins­tru­men­tal­men­te im­pe­ca­bles, Da­ve ha­cién­do­se car­go de los pedales y de­más ca­cha­rros elec­tró­ni­cos. El ba­te­ría tu­vo su so­lo, co­sa que al me­nos yo no es­pe­ra­ría de una ban­da de es­te es­ti­lo. La se­gun­da mi­tad del show tu­vo mo­men­tos más en­ra­re­ci­dos pero en ge­ne­ral die­ron un buen concierto.

Lle­ga­ba el mo­men­to de ver en di­rec­to a los neo­yor­ki­nos Im­mo­la­tion, sa­lían a es­ce­na co­mo es cos­tum­bre ves­ti­dos de ne­gro, mien­tras so­na­ba la in­tro­duc­ción de “The Dis­tor­ting Light”, Ross Do­lan to­ma­ba po­si­ción an­te el mi­cro y el gran Ro­bert Vig­na jun­to a Alex Bouks co­men­za­ba aplas­tar­nos con sus opre­si­vos riffs, se­cun­da­dos por la ro­bus­tez de la ba­te­ría de Ste­ve Sha­laty. La se­gun­da en caer co­mo en el nue­vo dis­co, fue “When The Jac­kals Co­me”. El so­ni­do fue un po­co ra­ro en las dos pri­me­ras pie­zas lue­go se arre­gló, pero le fal­tó po­ten­cia, creo que so­na­ron con me­nos po­der que las an­te­rio­res ban­das. Una pe­na, pero no fue al­go de­ter­mi­nan­te, por­que co­mo siem­pre se mar­ca­ron un concierto del co­pón.

Con­ti­nua­ron con su ma­sa­cre death con pie­zas co­mo “Father You’re Not A Father”, “Swarm Of Te­rror”, un clá­si­co añe­jo “Tho­se Left Behind” del mí­ti­co “Dawn Of Pos­ses­sion”, que si­gue so­nan­do aplas­tan­te y oscuro. La tre­pi­dan­te y ma­lé­vo­la “On­ce Or­dai­ned”. Ro­bert Vig­na con ese clá­si­co mo­vi­mien­to su­yo, sin per­der el hi­lo de los pun­zan­tes so­los, nos arro­lla con sus riffs, mien­tras que el ex In­can­ta­tion, Alex Bouks pa­re­ce mu­cho más cen­tra­do en su ins­tru­men­to.

La te­ne­bro­sa in­tro­duc­ción de otra de las nue­vas, “Th­rown To The Ti­re”, que so­nó es­pec­ta­cu­lar, co­mo en el dis­co. Ross Do­lan lo cla­va, con ese vo­za­rrón pro­fun­do cual abismo. “King­dom Of Cons­pi­racy”, ca­si na­da. Otra de la nueva hor­na­da “Abo­ve All”, cuan­ta maes­tría. Vuel­ta a los ini­cios con la en­dia­bla­da “In­to Ever­las­ting Fire”. Vein­ti­tan­tos años des­pués es­ta gen­te si­gue emo­cio­nán­do­nos con su death me­tal y una per­fec­ción en di­rec­to al al­can­ce de muy po­cos. La úl­ti­ma par­te del concierto lle­ga­ba con “Den of Thie­ves”, en­tre­ga ab­so­lu­ta de los pre­sen­tes con “Ato­ne­ment”, que ca­si con­si­gue que­brar nues­tros cue­llos, la re­cién re-gra­ba­da “Im­mo­la­tion” y un úl­ti­mo cor­te que no te­nían pre­vis­to en el setlist, que fue “Clo­se To A World Be­low”, que Do­lan pre­sen­to co­mo la pis­ta que da tí­tu­lo a nues­tro cuar­to ál­bum. Se me fue vo­lan­do el tiem­po, lo es­ta­ba dis­fru­tan­do tan­to que me pa­re­ció cor­to. So­be­ra­na des­car­ga de es­tos ilus­tres ve­te­ra­nos. De lo me­jor que he vis­to en di­rec­to en lo que va de año. Una pe­na que las au­dien­cias no sean las que me­re­cen gi­ras de es­te ca­la­do. Een Bil­bao hay po­co re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, se­gui­mos sien­do los mismos en los con­cier­tos de death me­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.