Más­ti­les y cuer­das

WI­ZINK CEN­TER - MA­DRID

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEXTO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: JA­VIER BRA­GA­DO

Lle­ga el G3 a Ma­drid, de­ci­di­do a con­quis­tar el Wi­zink Cen­ter. El ma­yor pa­be­llón pa­ra la música en vi­vo de la ca­pi­tal (es­ta­dios de­por­ti­vos apar­te) ofre­cía una bue­na ima­gen, con una en­tra­da más que saludable de afi­cio­na­dos a la gui­ta­rra, reuni­dos pa­ra pre­sen­ciar uno de los ma­yo­res even­tos de las seis cuer­das que pue­de ver­se sobre un es­ce­na­rio. Es­ta fies­ta iti­ne­ran­te de la gui­ta­rra lle­va años dan­do la vuel­ta al mun­do ba­jo el apa­dri­na­je de Joe Sa­tria­ni y nos ha permitido dis­fru­tar de al­gu­nos de los me­jo­res y más icó­ni­cos gui­ta­rris­tas del rock y me­tal in­ter­na­cio­nal.

En es­ta oca­sión eran John Pe­truc­ci y Uli Jon Roth los que acom­pa­ña­ban a Sa­tria­ni, sien­do Roth el en­car­ga­do de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a la ve­la­da, con la in­ter­pre­ta­ción de “Sky Over­tu­re” y “Sun In My Hand” (de su eta­pa en Scor­pions) co­mo pri­me­ros pa­sos den­tro de su setlist. El ve­te­rano gui­ta­rris­ta es to­do un icono del rock y uno de esos in­tér­pre­tes ca­pa­ces de ha­cer llo­rar, reír y gri­tar a su ins­tru­men­to de la for­ma más na­tu­ral ima­gi­na­ble. El ter­cer te­ma de su setlist en Ma­drid fue una in­ten­sa y emo­ti­va pie­za de­di­ca­da a su re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do her­mano Zeno Roth, ti­tu­la­da “We’ll Burn The Sky”, tam­bién de su eta­pa en Rain­bow. Se­gui­da­men­te el gui­ta­rris­ta nos de­lei­tó con un so­lo de ins­pi­ra­ción fla­men­ca, re­co­gien­do pe­que­ñas pie­zas clá­si­cas del gé­ne­ro adap­ta­das a su gui­ta­rra eléctrica, en un mo­men­to car­ga­do de fee­ling que per­so­nal­men­te me re­cor­dó un po­co a Al Di­meo­la. El so­lo en­la­zó con “Fly To The Rain­bow”, otro co­ver de Scor­pions y pe­núl­ti­ma pa­ra­da en el setlist ini­cial de Uli. Men­ción es­pe­cial me­re­ce Ni­kals Tur­mann, gui­ta­rris­ta y vo­ca­lis­ta que acom­pa­ña a Uli co­mo par­te de su ban­da y que cua­jó una ex­ce­len­te ac­tua­ción, que tu­vo co­mo guin­da fi­nal la in­ter­pre­ta­ción de “The Sails Of Cha­ron”, tam­bién de Scor­pions, y uno de los te­mas que me­jor sa­ca a re­lu­cir las vir­tu­des de Uli Jon Roth a las seis cuer­das.

Un ví­deo y una in­tro anun­cia­ban el co­mien­zo del show de John Pe­truc­ci. El gui­ta­rris­ta de Dream Thea­ter es uno de los in­tér­pre­tes me­jor con­si­de­ra­dos del cir­cui­to des­de ha­ce años y su es­ti­lo in­con­fun­di­ble le va­le tan­tos fans co­mo de­trac­to­res, aun­que ni tan si­quie­ra es­tos úl­ti­mos po­nen en te­la de jui­cio su asom­bro­sa ca­pa­ci­dad a las seis cuer­das. Co­men­zan­do con “Wrath Of The Ama­zons” y “Jaws Of Life”, Pe­truc­ci de­jó prue­bas feha­cien­tes de que no hay téc­ni­ca que se le re­sis­ta con una gui­ta­rra en la mano.

Sin lu­gar a du­das su set fue el más ‘ca­ñe­ro’ de la no­che, con un pe­so me­ta­le­ro in­ne­ga­ble, co­mo ca­bía es­pe­rar. Acom­pa­ña­do por Da­ve La­rue al ba­jo (es­te hom­bre nun­ca fa­lla, aun­que es esa cla­se de mú­si­co fia­ble que tam­po­co ter­mi­na de des­ta­car) y Mi­ke Man­gi­ni a la ba­te­ría (lo sien­to, pero ca­da día me de­ja más frío), el bar­bu­do gui­ta­rris­ta no se an­du­vo por las ra­mas a lo ho­ra de ata­car a la au­dien­cia con riffs po­ten­tes y dis­tor­sio­na­dos y ca­brio­las a ve­lo­ci­da­des ver­ti­gi­no­sas en lo so­los.

“The Happy Song” es una nueva com­po­si­ción que John es­tá in­ter­pre­tan­do en es­te G3 y que tiene un es­pí­ri­tu me­ló­di­co muy ins­pi­ra­do en el hard rock ochen­te­ro, re­sul­tan­do bas­tan­te re­fres­can­te y en ge­ne­ral bas­tan­te di­ver­ti­da, es­con­dien­do al­gu­nas jo­yas téc­ni­cas en una apa­rien­cia de sen­ci­llez que real­men­te ha­ce del te­ma una can­ción fá­cil de es­cu­char y con mu­cha ca­pa­ci­dad pa­ra co­nec­tar con el pú­bli­co. Se­gui­da­men­te pu­di­mos es­cu­char “Da­ma­ge Con­trol”, con un Pe­truc­ci ab­so­lu­ta­men­te desata­do sobre las cuer­das, tan­to que por mo­men­tos pa­re­cía ol­vi­dar­se de que te­nía un pú­bli­co de­lan­te, de­ján­do­se atra­par por su pro­pia in­ter­pre­ta­ción has­ta des­apa­re­cer en un mar de no­tas. “Glassy-eyed Zom­bies” fue la se­gun­da com­po­si­ción nueva de la no­che que so­nó du­ran­te el setlist de Pe­truc­ci, sien­do es­te un te­ma mu­cho más po­ten­te, oscuro y proggy que “The Happy Song”. Ten­go

la sen­sa­ción de que es­te cor­te de­bió sa­lir de al­gu­na se­sión de Dream Thea­ter, des­car­ta­do por no en­ca­jar en el mo­men­to mu­si­cal de la ban­da o al­go si­mi­lar. Sin du­da la es­truc­tu­ra, los riffs y el tono ele­gi­do pa­ra el te­ma re­cuer­dan a la DT una bar­ba­ri­dad. Por úl­ti­mo, Pe­truc­ci nos ofre­ció la im­pres­cin­di­ble “Glas­gow Kiss”, un clá­si­co de sus in­ter­pre­ta­cio­nes en so­li­ta­rio. Sin du­da un buen cie­rre pa­ra su set. Bue­na ac­tua­ción, in­ten­sa y de­rro­chan­do ca­li­dad téc­ni­ca, aun­que le fal­tó al­go de “ai­re”.

Joe Sa­tria­ni no tiene na­da que de­mos­trar­le a na­die y des­pués de die­ci­séis dis­cos, es­te maes­tro de maes­tros si­gue ma­ra­vi­llan­do a cual­quier au­dien­cia que tiene la suer­te de ver­le sobre un es­ce­na­rio. Sien­do sin­ce­ros, a es­tas al­tu­ras Sa­tria­ni ya ha di­cho to­do lo que te­nía que de­cir e in­no­var en la gui­ta­rra, lo hi­zo ya­ce tiem­po, y ca­da show y nue­vo dis­co que nos lle­ga de su mano es un re­ga­lo pa­ra sus fans más que una bús­que­da de al­go más. Que na­die in­ter­pre­te es­to co­mo al­go ne­ga­ti­vo, no lo es, so­lo ex­pre­so lo que creo una reali­dad: de­be­mos dar gra­cias a es­te genio de las seis cuer­das por to­do lo que ha he­cho y por se­guir ma­ra­vi­llán­do­nos con su fee­ling y su téc­ni­ca aún des­pués de ha­ber sa­tis­fe­cho su pro­pia ne­ce­si­dad crea­ti­va ha­ce ya tiem­po.

Su setlist, pre­sen­tan­do su tra­ba­jo más re­cien­te, fue el más lar­go de los tres (co­mo ca­bía es­pe­rar) y nos ofre­ció una bue­na se­lec­ción de sus me­jo­res te­mas, con mo­men­tos pa­ra to­dos los gus­tos. Uno de los pun­tos a des­ta­car por en­ci­ma del res­to de ac­tua­cio­nes fue la ban­da que acom­pa­ñó a Joe, in­du­da­ble­men­te la me­jor de las tres, con al­gu­nos in­tér­pre­tes de ta­lla es­tra­tos­fé­ri­ca, co­mo el ba­jis­ta Br­yan Be­ller.

“Energy” y “Cat­bor” die­ron co­mien­zo al show de Sa­tria­ni, me­tién­do­nos de lleno en su par­ti­cu­lar at­mós­fe­ra de cla­se e in­ten­si­dad, en la que re­sul­ta sor­pren­den­te­men­te fá­cil pa­sar del hard rock al blues, aca­ri­ciar el me­tal o in­clu­so ton­tear con el jazz sin que nin­guno de es­tos vi­ra­jes re­sul­te brus­co o an­ti­na­tu­ral. Qui­zás esa sea la me­jor vir­tud de es­te alie­ní­ge­na de la gui­ta­rra: su sor­pren­den­te ca­pa­ci­dad pa­ra fun­dir es­ti­los y re­cur­sos en un so­ni­do in­trans­fe­ri­ble y tan in­con­fun­di­ble co­mo su for­ma de to­car.

Con diez te­mas por de­lan­te y las ga­fas de sol en su si­tio, Sa­tria­ni se gus­tó sobre el es­ce­na­rio y vol­vió a enamo­rar­nos de sus no­tas gra­cias a te­mas co­mo “Cherry Blos­soms” o “Thun­der High On The Moun­tain” (con un Brian Be­ller so­bre­sa­lien­te al ba­jo). An­tes de él ha­bía­mos pre­sen­cia­do un show lleno de cla­se y fee­ling por par­te de Uli Jon Roth y otro ver­ti­gi­no­so y desafian­te a car­go de John Pe­truc­ci. En tres can­cio­nes Sa­tria­ni ha­bía re­co­rri­do am­bos ca­mi­nos con una maes­tría y una fa­ci­li­dad in­sul­tan­tes, de­jan­do a sus com­pa­ñe­ros de car­tel atrás sin su­dar.

Acos­tum­bra­do a es­tar al fren­te de sus shows, Joe de­mos­tró te­ner más ta­blas co­mo front­man y eso le ayudó a di­bu­jar una ac­tua­ción di­ver­ti­da, atrac­ti­va y lle­na de ma­ti­ces que de­mos­tra­ron por qué es­tá con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res en su ins­tru­men­to. Con las ma­ra­vi­llo­sas lo­cu­ras de te­mas co­mo “Su­per Funky Ba­dass”, “Ca­taclysm” o “Cir­cles” no pue­do si no ima­gi­nar­me que, en ese mo­men­to y ese es­ce­na­rio, tan­to Uli co­mo Pe­truc­ci desea­ron ser Joe Sa­tria­ni por una no­che.

En su rec­ta fi­nal Joe nos ofre­ció “Al­ways With

Me, Al­ways With You” y “Sum­mer Song”, ce­rran­do una ac­tua­ción su­per­la­ti­va pa­ra la que las pa­la­bras se que­dan cor­tas. Y con es­to a la no­che so­lo le res­ta­ban los bi­ses, con los tres pro­ta­go­nis­tas del G3 sobre el es­ce­na­rio, aven­tu­rán­do­se en sen­das y crea­ti­vas ver­sio­nes de “High­way Star” (Deep Pur­ple), “All Along The Watch­to­wer” (Bob Dy­lan) y fi­nal­men­te “In­mi­grant Song”, inol­vi­da­ble clá­si­co de Led Zep­pe­lin que to­mo una nueva en­car­na­ción pa­ra ce­rrar el show en el Wi­zink Cen­ter de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.