La ma­gia de las seis cuer­das

PA­LA­CIO EUSKALDUNA - BIL­BAO

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEXTO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

El sim­ple he­cho de po­der ver sobre un mis­mo es­ce­na­rio, a tres de los me­jo­res gui­ta­rris­tas de la his­to­ria, es mo­ti­vo su­fi­cien­te co­mo pa­ra mo­vi­li­zar le­gio­nes sin pro­ble­ma. Más de mil qui­nien­tas per­so­nas se con­gre­ga­ron en el bil­baíno Pa­la­cio Euskalduna en es­ta oca­sión. En la úl­ti­ma en­car­na­ción de esa mar­cia­na­da co­no­ci­da co­mo G3. Una reunión iti­ne­ran­te, di­se­ña­da por Sa­tria­ni ha­ce ca­si vein­te años, por la que han pa­sa­do mu­chos de los gu­rús de las seis cuer­das, y que en es­ta úl­ti­ma ver­sión, con­ta­ba con Pe­truc­ci y Uli John Roth acom­pa­ñan­do al alíen de las seis cuer­das.

El Euskalduna pre­sen­ta­ba un as­pec­to es­pec­ta­cu­lar des­de pri­me­ra ho­ra, con mul­ti­tud de se­gui­do­res de los gui­tar he­roes, ca­mi­se­tas de Dream Thea­ter, Vai o Sa­tria­ni y un pú­bli­co emi­nen­te­men­te mas­cu­lino, que se arre­mo­li­na­ba por las in­me­dia­cio­nes del ele­gan­te au­di­to­rio. Veía­mos co­mo la ven­ta de en­tra­das ha­bía ido bien, pero nos te­mía­mos que gran par­te del pú­bli­co roc­ke­ro del bo­cho, hu­bie­se po­di­do es­co­ger la ci­ta que Trivium te­nían pro­gra­ma­da en la San­ta­na la mis­ma no­che. No ca­be du­da de que fi­nal­men­te la coin­ci­den­cia no aca­ba­ría sien­do tan pro­ble­má­ti­ca co­mo se pre­veía, mos­tran­do los dos even­tos, es­tu­pen­das en­tra­das.

Pun­tual apa­re­ce­ría Uli Jon Roth sobre las ta­blas del Euskalduna, con su sem­pi­ter­na pin­ta de hip­pie eterno y su plu­ma azul col­gan­do del más­til de la gui­ta­rra. Abri­ría se­ño­rial, con una bre­ve in­tro­duc­ción, un set com­pues­to en su to­ta­li­dad por cor­tes de su famosísima ca­rre­ra con Scor­pions. De es­ta ma­ne­ra in­ter­pre­ta­ría him­nos atem­po­ra­les co­mo “Sun In My Hand”, “We´ll Burn The Sky” o “Fly To The Rain­bow” ce­rran­do la bre­ve com­pa­re­cen­cia, con una lú­ci­da ver­sión del “Sails of Cha­ron”. Des­ta­ca­ría so­bre­ma­ne­ra la por­ten­to­sa voz de Ni­klas Tur­mann, quien con­se­gui­ría eclip­sar por mo­men­tos, al cha­ma­ni­co gui­ta­rra, aun­que siem­pre ter­mi­na­ra te­nien­do sus mo­men­tos pa­ra vol­ver­nos a de­mos­trar, por­que fue uno de mú­si­cos más res­pe­ta­dos, cuan­do aún no ha­bía co­men­za­do la dé­ca­da de los ochen­ta. Su ma­ne­ra de to­car, apa­ren­te­men­te sen­ci­lla, pero de al­ma in­fi­ni­ta, lle­na­ría ca­da rin­cón del Euskalduna, lo­gran­do emo­cio­nar con ai­res bucólicos y au­ten­ti­ca psi­co­de­lia en ve­na. Se mar­chó en­vuel­to en una de las ma­yo­res ovaciones de la no­che.

Mu­cho me­nos me­lan­có­li­cos se mos­tra­rían los mi­nu­tos del pa­trón de Dream Thea­ter, quien nos ofre­ce­ría una ac­tua­ción po­de­ro­sa y dis­tin­gui­da, cen­tra­da en su tra­ba­jo en so­li­ta­rio, ha­cien­do que la téc­ni­ca fue­se la prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta. Cen­tra­ría to­da su com­pa­re­cen­cia, en su úni­co tra­ba­jo en so­li­ta­rio, Sus­pen­ded Ani­ma­tion, de­jan­do en evi­den­cia, la so­bre­sa­lien­te dis­tan­cia que exis­te en­tre las pie­zas que se mar­ca con Dream Thea­ter, y las que re­ser­va pa­ra sus tra­ba­jos más per­so­na­les. En­con­tra­ría­mos en to­das y ca­da uno de los te­mas, el mis­mo vir­tuo­sis­mo que siem­pre ha ca­rac­te­ri­za­do a Pe­truc­ci, pero sin el em­pa­que que acos­tum­bran a po­seer los cor­tes de su ban­da ma­dre. No se­ría obs­tácu­lo sin em­bar­go, pa­ra que pu­dié­ra­mos ad­mi­rar con asom­bro una vez más, una de las téc­ni­cas de más­til más pu­li­das que se co­no­cen, con una for­ma­ción de acom­pa­ñan­tes en la que so­bre­sa­lía el tam­bién ga­lác­ti­co Mi­ke Man­gi­ni, dis­fru­ta­ría­mos de las mil y un ca­brio­las que iba es­cul­pien­do el co­le­ga.

Lle­ga­ría la ho­ra del je­fe de la ba­rra­ca. El au­tén­ti­co pa­trón del G3 que sal­ta­ba sobre las ta­blas del Euskalduna, pa­ra ob­se­quiar­nos su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de en­fo­car el mun­do de la gui­ta­rra eléctrica. Lo ha­ría al di­ná­mi­co son de “Energy”, de­mos­tran­do des­de el pri­mer se­gun­do, co­mo aque­llo no de­ja­ría de ser la pre­sen­ta­ción del What Hap­pens Next, un tra­ba­jo al que da­ría bas­tan­te bo­la y del que aca­ba­rían so­nan­do has­ta cin­co pe­lo­ta­zos de to­do ti­po.

El pri­mer clá­si­co sin em­bar­go, lle­ga­ría al po­co de co­men­zar la ac­tua­ción, de­ján­do­nos que me­neá­se­mos las ore­jas al di­ver­ti­do rit­mo que “Satch Boo­gie” pro­po­nía, un te­ma en el que el pú­bli­co, alu­ci­nó con la por­ten­to­sa maes­tría de es­te alie­ní­ge­na de ga­fas tin­ta­das. La ac­tua­ción en cual­quier ca­so, es­ta­ría cen­tra­da en la pre­sen­ta­ción del nue­vo tra­ba­jo, y así ve­ría­mos evo­lu­cio­nar la co­lo­ri­da “Su­per Funky Ba­dass”, la me­tá­li­ca “Thun­der High On The Moun­tain” o la in­ti­mis­ta “Cherry Bloo­soms”. Un bo­ni­to cri­sol que di­bu­ja­ba con acier­to, to­dos los ma­ti­ces que es ca­paz de al­ber­gar el universo de Sa­tria­ni.

Es­pe­cial­men­te bri­llan­te se­ria el mo­men­to en el que tu­vo el de­ta­lle de de­jar a su gui­ta­rra de apo­yo, mar­car­se un so­lo de qui­tar el hi­po, ale­ján­do­se de los fo­cos co­mo un se­ñor, sin de­jar que su alar­ga­da som­bra, im­pi­die­se bri­llar a su com­pa­ñe­ro de ba­ta­llas. Enor­me ges­to con

el que de­mos­tró su enor­me ta­lla hu­ma­na, por en­ci­ma in­clu­so, de sus im­pre­sio­nan­tes do­tes co­mo mú­si­co.

En la úl­ti­ma par­te de su re­per­to­rio, guar­da­ría con ca­ri­ño un par de pie­zas con las que sur­fear con el Alíen, y un úl­ti­mo “Sum­mer Song” de le­yen­da. Un bro­che de oro ab­so­lu­to, pa­ra una ac­tua­ción tan bre­ve co­mo per­fec­ta.

El maes­tro de ce­re­mo­nias, ni tan si­quie­ra lle­ga­ría a ba­jar­se del es­ce­na­rio, ya que sus ga­lác­ti­cos com­pa­dres, se­rían los que se su­ma­ran a la fies­ta pa­ra el epi­lo­go es­te­lar. De es­ta ma­ne­ra, po­dría­mos con­tem­plar un au­tén­ti­co or­gas­mo gui­ta­rre­ro, en tres par­tes bien di­fe­ren­cia­das. Tres ver­sio­nes clá­si­cas del Hard Rock Mun­dial, en las que nues­tros pro­ta­go­nis­tas, se lu­ci­rían una vez tras otra, has­ta de­jar a to­dos y ca­da uno de los pre­sen­tes sa­cia­dos. So­na­rían “All Along The Watch­to­wer” can­ta­do por el bru­jo Jon Roth, un “High­way Star” ver­ti­gi­no­so con im­pre­sio­nan­tes so­los cen­tra­les y un “Im­mi­grant Song”, en el que la im­pro­vi­sa­ción al­can­zo co­tas des­co­no­ci­das pa­ra los que allí nos en­con­trá­ba­mos. El do­mi­nio de sus ins­tru­men­tos que de­mos­tra­ban a ca­da ra­to, a ca­da no­ta, a ca­da se­gun­do que tras­cu­rria, era digno de elo­gio.

De la mis­ma for­ma que vol­ve­ría a ser elo­gia­ble la ac­ti­tud de Sa­tria­ni, ce­dien­do su pro­pia gui­ta­rra en la par­te fi­nal a Ni­klas Tur­mann, pa­ra que se mar­ca­se otro so­lo de vol­ver­se lo­co, Da­ba la im­pre­sión de que to­do el que se subía al es­ce­na­rio, ad­qui­ría la ma­gia de las sie­te cuer­das. Una ma­gia, que pu­di­mos ce­le­brar co­mo po­cas ve­ces en nues­tra vi­da, de ma­nos de tres maes­tros in­mor­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.