Des­lum­bran­te Fies­ta Red­neck

Black Label Society

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEXTO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

+ Mo­no­lord

Lle­ga­ría­mos a nues­tro en­cuen­tro con la so­cie­dad de la eti­que­ta ne­gra, con­ven­ci­dos de que la Jimmy Jazz se iba a que­dar pe­que­ña pa­ra al­ber­gar un bo­lo de se­me­jan­te en­jun­dia. Re­cor­da­ría­mos las oca­sio­nes en las que ha­bía­mos es­ta­do co­mo sar­di­nas en la­ta en el mis­mo re­cin­to, pre­sen­cian­do ban­das co­mo Sui­cidal Ten­den­cies o Fear Fac­tory, en las que el afo­ro li­te­ral­men­te, no ha­bía da­do más de sí, y las per­so­nas se des­pa­rra­ma­ban por las es­qui­nas. Con ese mie­do en­tra­ría­mos en lo que ter­mi­na­ría sien­do una no­che glo­rio­sa, en­vuel­tos por el enor­me ca­ris­ma del maes­tro de ce­re­mo­nias.

Na­da más en­trar en la Jimmy, nos per­ca­ta­ría­mos de que no ha­bía tan­ta pe­ña co­mo au­gu­rá­ba­mos. Eran mu­chos los que ha­bían de­ci­di­do per­der­se a Mo­no­lord por to­mar­se una cer­ve­ci­lla en la ca­lle vi­to­ria­na. Pa­ra des­gra­cia de es­tos, los de Go­te­borg se mar­ca­rían un bo­la­zo que nos de­ja­ría con las mue­las tem­blan­do, a pe­sar de que les li­mi­ta­ran so­bre­ma­ne­ra el so­ni­do y las lu­ces. La vie­ja ar­ti­ma­ña del ca­be­za de car­tel, que des­lu­ce sin mo­ti­vo los mi­nu­tos de su te­lo­ne­ro.

Los sue­cos ti­ra­rían de ofi­cio pa­ra lle­var ade­lan­te su com­pa­re­cen­cia, in­vo­can­do su re­cien­te “Whe­re Death Meets The Sea” co­mo au­ten­ti­co mar­ti­llo pi­lón con el que tum­bar­nos des­de el mi­nu­to uno. So­lo con­ta­rían con tiem­po pa­ra cua­tro tris­tes te­mas, re­ser­ván­do­se es­pa­cio pa­ra la ex­qui­si­ta com­po­si­ción que da tí­tu­lo a su úl­ti­mo re­don­do, de­mos­tran­do en unos po­cos mi­nu­tos, co­mo son ca­pa­ces de au­nar con ex­qui­si­to gus­to, los tiem­pos más pe­sa­dos, con las me­lo­días de tra­zo fino.

La pro­pues­ta de Mo­no­lord ca­sa­ría per­fec­ta­men­te con la que un ra­to des­pués des­ple­ga­rían Black Label, in­ti­mas­te li­ga­da por la épi­ca de Black Sab­bath, pero sin de­jar de mos­trar en nin­gún mo­men­to, la fuer­te per­so­na­li­dad que les ha lle­va­do a so­bre­sa­lir en­tre la enor­me ma­ra­ña de con­jun­tos Sto­ner con­tem­po­rá­neos. Lo su­yo va mu­cho más allá del clá­si­co glo­bo li­sér­gi­co. Son ca­pa­ces de crear can­cio­nes, que te lle­gan has­ta el fon­do, una vez que te han pa­sa­do por en­ci­ma. Te aplas­tan, y des­pués se te pe­gan en la se­se­ra. Con una de esas com­po­si­cio­nes ter­mi­na­rían su bre­ve com­pa­re­cen­cia. Con un “Em­press Ri­sing”, que vol­ve­ría a so­nar una vez más a himno del es­ti­lo. Un himno pa­ra una ban­da que lle­ga­ra muy le­jos, den­tro de no mu­cho tiem­po.

Ten­dría­mos tiem­po a dar­nos un gar­beo por la sa­la, ca­da vez más ates­ta­da, an­tes de que Zakk y los su­yos to­ma­sen las rien­das de la ve­la­da. An­tes de apa­re­cer en es­ce­na, co­lo­ca­rían un gi­gan­tes­co te­lón fren­te al es­ce­na­rio, pa­ra es­con­der por un la­do los pre­pa­ra­ti­vos, y por el otro, con­se­guir el efec­to sor­pren­den­te ini­cial. Un tru­co que se usa po­co en las ac­tua­cio­nes con­ven­cio­na­les, pero que siem­pre re­sul­ta inequí­vo­ca­men­te efec­ti­vo, ya que es una ma­ne­ra fá­cil de con­se­guir me­ter a la pe­ña has­ta den­tro de un enor­me vi­deo­clip, sin que aun ha­yan em­pe­za­do a su­dar.

La sa­ba­na cae­ría al sue­lo con Zakk en­ca­ra­ma­do sobre su ya clá­si­ca ta­ri­ma, en­vuel­to en ca­ño­nes de hu­mo y lan­zan­do sobre no­so­tros el im­pla­ca­ble “Ge­no­ci­de Jun­kies”, un cor­te del le­jano 1919, que nos ha­cía pre­sa­giar una com­pa­re­cen­cia de lo más ani­ma­da. Po­co tar­da­ría­mos en de­gus­tar el pri­me­ro de los cor­tes de su ex­cel­so Bles­sed Hell­ri­de, a lo­mos de un “Fu­ne­ral Bell” cier­ta­men­te es­pec­ta­cu­lar. Su par­ti­cu­lar rit­mo ma­cha­cón, le ser­vi­ría al maes­tro de ce­re­mo­nias pa­ra en­se­ñar­nos su fa­mo­so azo­te ca­pi­lar, de­ján­do­nos ver co­mo es ca­paz de lle­nar es­ce­na­rio, a po­co que se lo pro­pon­ga.

Los tiem­pos se tor­na­rían más den­sos con “Suf­fe­ring Over­due”, atrapados por cuer­das de gui­ta­rra que su­pli­ca­ban cle­men­cia, al tiem­po que eran es­ti­ra­das una vez tras otra. La icó­ni­ca es­tam­pa de Zakk y su he­rra­mien­ta, con for­ma de dia­na, se­ría to­do lo que po­dría­mos de­te­ner­nos a con­tem­plar du­ran­te las pró­xi­mas ho­ras. El ata­que fron­tal que el enor­me ru­bia­les per­pe­tra­ba con­tra la Jimmy, con­ti­nua­ría in­mi­se­ri­cor­de, con un “Bleed For Me” ab­so­lu­ta­men­te glo­rio­so. Uno de los gran­des cor­tes sin du­da, de los pri­me­ros tiem­pos de Black Label.

No se­ría sin em­bar­go, has­ta que nos re­cor­da­ra quien era el “Sui­ci­de Mes­siah”, que re­pa­ra­ría­mos que aque­llo era una ac­tua­ción de al­to co­pe­te, pro­pia de gran­des arenas. Una su­per­pro­duc­ción yan­kee que nos ha­ría su­mer­gir­nos en el vi­deo clip per­fec­to. Los so­los siem­pre es­tra­tos­fé­ri­cos y la voz del pro­ta­go­nis­ta, ca­da vez me­nos bo­yan­te, pero su­fi­cien­te co­mo pa­ra que no des­en­to­na­se en de­ma­sía. Al fin y al ca­bo, to­do el mun­do sa­be que el fuer­te del se­ñor Wyl­de, siem­pre han si­do las seis cuer­das.

Ha­bien­do lle­ga­do has­ta el ecua­dor de la ac­tua­ción, Zakk co­men­za­ría a pre­sen­tar su úl­ti­mo Grim­mest

Hits sobre los pre­sen­tes. Un tra­ba­jo de con­sis­ten­cia in­ta­cha­ble, que le es­tá re­por­tan­do nu­me­ro­sas crí­ti­cas po­si­ti­vas y que en di­rec­to le ha­ría ganar en­te­ros sin du­dar­lo. Em­pu­ña­ría de es­ta ma­ne­ra, “Heart Of Dark­ness”, pa­sa­ría rá­pi­da­men­te sobre “All That On­ce Shi­ned” y re­ma­ta­ría im­pe­rial con “Room Of Night­ma­res”. De es­ta sen­ci­lla ma­ne­ra, con­se­gui­ría po­ner el acen­to sobre su re­cien­te cria­tu­ra, con­si­guien­do una pre­sen­ta­ción tan es­cue­ta co­mo bri­llan­te.

Le to­ca­ría el turno a la par­te más pau­sa­da del ru­bio gui­ta­rris­ta, y de es­ta ma­ne­ra, sa­ca­ría a re­lu­cir un sen­ti­do “Brid­ge To Cross”, con el que una vez más nos acor­da­ría­mos de las mu­chas deudas que con­ser­va es­te com­bo, con Sound­gar­den. De es­ta ma­ne­ra, le to­ca­ría el turno al piano co­lo­ca­do a un la­do del es­ce­na­rio, en el que el pro­ta, in­ter­pre­ta­ría su emo­ti­vo ho­me­na­je al co­le­ga Dim­me­bag Da­rrell. Un cor­te que so­na­ría des­di­bu­ja­do sin em­bar­go, a pe­sar de la im­po­nen­te be­lle­za plás­ti­ca que man­tie­ne la pie­za.

Mu­cho más efec­ti­vo re­sul­ta­ría el me­dio tiem­po “A Lo­ve Un­real” in­clui­do en su úl­ti­mo tra­ba­jo, pero con ca­te­go­ría de clá­si­co re­cien­te. Con ella vol­ve­ría a co­ger rit­mo la com­pa­re­cen­cia has­ta la es­pec­ta­cu­lar tra­ca fi­nal. Una tra­ca en la que se ape­lo­to­na­rían tres de los cor­tes de ma­yor en­jun­dia de Black Label y el co­no­ci­do so­lo ki­lo­me­tri­co que siem­pre se mar­ca el co­le­ga. Un so­lo, que es­ta vez lle­va­ría a Zakk has­ta el cen­tro mis­mo de la Jimmy, has­ta el pi­so de arri­ba y has­ta la mis­ma bal­co­na­da des­de la que los in­cré­du­los es­pec­ta­do­res, con­tem­pla­ban co­mo mas­tur­ba­ba sin com­pa­sión su más­til.

Tras la de­mos­tra­ción de gui­tar he­ro, nos que­da­ría “Fire It Up”, “Con­cre­te Jun­gle” y “Still­born” pa­ra vol­ver a me­ter­nos en ha­ri­na, y sen­tir que aque­llo po­día ser la ma­dre de to­das las fies­tas. Una es­pec­ta­cu­lar fies­ta red­neck, de la que ha­bía­mos sa­li­do sa­tis­fe­chos, su­da­dos y con ga­nas de al­gún que otro cor­te pa­ra se­guir agi­tan­do me­le­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.