EN VI­VO

+ Ar­ko­na + Hei­de­volk + Troll­fest

Metal Hammer (Spain) - - CONTENTS - TEX­TO Y FOTOS: CLA­RA RI­CO

Re­pa­sa­mos los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos en vi­vo del país, con even­tos co­mo la fi­nal de la WOA ME­TAL BATTLE o el HO­ME­NA­JE A MAN­ZANO en Bar­ce­lo­na y ade­más el re­por­ta­je más com­ple­to del ROADBURN 2018, con en­tre­vis­tas, cró­ni­cas y fo­to­gra­fías ex­clu­si­vas!

Me­nu­da fan­ta­sía de ve­la­da. Los fans de la es­ce­na Folk Me­ta­le­ra de la Ciu­dad Con­dal lle­va­ban mu­chí­si­mo tiem­po esperando una reunión de es­tas cua­tro ban­das. Por eso, no es de ex­tra­ñar, que ho­ras an­tes del ini­cio del con­cier­to ya se reunie­ran cual hor­da vi­kin­ga a las puer­tas de la sa­la, an­sio­sos por ver el gran es­pec­tácu­lo que se les ve­nía en­ci­ma y que ni si­quie­ra ellos eran ca­pa­ces de an­ti­ci­par.

Mon­ta­ñas de glo­bos, ele­men­tos fluor y mu­cho es­per­pen­to es lo que nos es­pe­ra­ba en el in­te­rior de la sa­la… dis­cre­ción no es una pa­la­bra que de­fi­na a Troll­fest, que arran­ca­ron su show con un in­do­ma­ble ‘Pro­fes­sor Ot­to’ de­jan­do des­pei­na­das las pri­me­ras fi­las que no du­da­ron en em­pe­zar es­te pe­da­zo de fes­tín de fol­kie con un buen head­ban­ging. So­bre el es­ce­na­rio to­do fue­ron sal­tos, bai­les, ri­sas y muy, muy buen hu­mor. Es fan­tás­ti­co cuan­do la pro­pia ban­da tie­ne esa si­ner­gia y la trans­mi­te in­me­dia­ta­men­te al pú­bli­co ha­cien­do de su in­ter­pre­ta­ción una au­tén­ti­ca fies­ta de trols. De he­cho, has­ta se atre­vie­ron a to­car su co­ver de Brit­ney Spears ape­nas a la me­dia ho­ra de en­con­trar­se en­ci­ma de las ta­blas. Y quien di­ga que no la can­tó o bai­ló has­ta el éx­ta­sis mien­te co­mo un be­lla­co. La ma­sa es­ta­ba en­can­ta­da, atra­pa­da por esa con­fu­sa mes­co­lan­za de so­ni­dos. Y es que es­tos no­rue­gos tan pron­to te sa­can una pie­za con raí­ces orien­ta­les, co­mo te mon­tan la con­ga de me­tal­heads más lar­ga que se ha he­cho ja­más en Bar­ce­lo­na acom­pa­ña­dos de rit­mos la­ti­nos. Una fan­tás­ti­ca ma­ne­ra de abrir el con­cier­to y ha­cer que el pú­bli­co ha­ya ca­len­ta­do mo­to­res has­ta tres ve­ces an­tes de que subie­ran al es­ce­na­rio Hei­de­volk. ¡Y có­mo gru­ñe­ron los au­tén­ti­cos co­ra­zo­nes vi­kin­gos de la sa­la cuan­do el dúo de vo­ca­lis­tas se pre­sen­tó an­te ellos!

Ten­go que re­co­no­cer que per­so­nal­men­te se me ha­cen un po­co den­sos en dis­co, no dis­gus­tan, pe­ro les fal­ta al­go… pues ese al­go te lo pre­sen­tan en el di­rec­to. Me­nu­do pla­cer pa­ra la vis­ta y los oí­dos, una es­te­la de riffs y vo­ca­les na­ci­das del mis­mo co­ra­zón de Ho­lan­da arro­lla­ron a to­dos los pre­sen­tes sin pie­dad al­gu­na, re­co­rrien­do la dis­co­gra­fía de la ban­da que, aún sin com­par­tir idio­ma, fue co­rea­da sin du­dar por to­dos los pre­sen­tes. Es una au­tén­ti­ca pe­na que la ban­da ape­nas con­ta­ra con 50 mi­nu­tos pa­ra su ac­tua­ción, pues de­ja­ron la au­dien­cia con ga­nas de otra ho­ra más. Aun así, el con­jun­to su­po apro­ve­char el tiem­po que le ha­bía si­do con­ce­di­do y nos brin­dó mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos con pie­zas co­mo A Wolf In My Heart o Sak­sen­land. Ade­más, los vo­ca­lis­tas se atre­vie­ron a in­cor­po­rar con­cep­tos en len­gua ca­ta­la­na en un mo­men­to pun­tual, ha­cien­do las de­li­cias de los (tam­bién al­go con­fu­sos por el cam­bio de re­gis­tro) pre­sen­tes. Hei­de­volk tam­bién de­mos­tra­ron un gran co­no­ci­mien­to de su au­dien­cia de­jan­do el tan es­pe­ra­do Vul­ga­ris Ma­gis­tra­lis co­mo con­clu­sión de una gran pues­ta en es­ce­na que, aun sien­do mu­cho más sen­ci­lla que la que ha­bía pre­sen­ta­do el gru­po an­te­rior, hin­chó y des­ga­rró los co­ra­zo­nes de to­dos sus fans y de aque­llos que les es­cu­cha­ban por vez pri­me­ra. Im­pe­ca­bles.

A con­ti­nua­ción, se im­pu­so el Pa­gan Me­tal de Ar­ko­na du­ran­te una lar­ga in­ter­pre­ta­ción. Y di­go eso por­que, a pe­sar de lo im­po­nen­te que fue­ra ese crá­neo de ma­cho ca­brío en me­dio de la es­ce­na y de lo bien ca­rac­te­ri­za­dos que iban ca­da uno de los ar­tis­tas, no lle­go a cua­jar. La ban­da abu­só de in­tros y ou­tros a lo lar­go de to­do su con­cier­to, lle­gan­do a ofre­cer un show al­go den­so, re­pe­ti­ti­vo e in­clu­so con­fu­so pa­ra al­gu­nos oí­dos. Sin em­bar­go, ten­go que re­co­no­cer que los ru­sos de­mos­tra­ron una gran en­te­re­za cuan­do se en­con­tra­ron con un im­por­tan­te pro­ble­ma de so­ni­do en me­dio de su ac­tua­ción. No so­lo em­pe­zó por que­dar­se el mi­cró­fono de Mas­ha sin voz, sino que se fue per­dien­do el so­ni­do del res­to de los in­te­gran­tes pro­gre­si­va­men­te. Co­mo reac­ción in­me­dia­ta, An­drey su­plió ese si­len­cio ines­pe­ra­do con un im­pre­sio­nan­te so­lo a la ba­te­ría que el pú­bli­co aplau­dió con fer­vor, pa­ra pos­te­rior­men­te lle­nar ese si­len­cio co­rean­do el nom­bre de la ban­da a pleno pul­món. Aquí aplau­do yo al pú­bli­co que su­po com­pren­der la si­tua­ción y el apu­ro en el que se en­con­tra­ban Ar­ko­na y no so­lo se lo per­do­nó, sino que les de­vol­vió las ga­nas de ter­mi­nar su es­pec­tácu­lo. De es­ta ma­ne­ra, una vez re­suel­to el con­flic­to so­no­ro, Mas­ha en­tre­gó su al­ma a los dio­ses pa­ga­nos mien­tras in­ter­pre­ta­ba una abru­ma­do­ra mar­cha que lle­nó la sa­la de mis­te­rio y os­cu­ri­dad pa­ra fi­nal­men­te con­cluir de­jan­do a to­dos im­pre­sio­na­dos.

Por úl­ti­mo y con ese bre­ve cor­te que, des­de mi per­cep­ción per­so­nal, su­pu­so la in­ter­pre­ta­ción de Ar­ko­na en­tre unos con­jun­tos más di­ná­mi­cos, lle­ga­ron los fin­lan­de­ses más desea­dos y acla­ma­dos por los asis­ten­tes a la ve­la­da: Kor­pi­klaa­ni.

Con un es­ce­na­rio a dos al­tu­ras, es­tos aman­tes de la fies­ta, la juer­ga y los al­coho­les fuer­tes hi­cie­ron una en­tra­da triun­fal con su Happy Little Boo­zer que rá­pi­da­men­te pu­so

en mar­cha los pies que más pa­ra­dos se ha­bían que­da­do con la ban­da an­te­rior. De re­pen­te, to­do el pú­bli­co se en­con­tra­ba en una bur­bu­ja de fre­ne­sí en la que vo­la­ba la cer­ve­za, las me­le­nas y has­ta al­gún za­pa­to. No voy a ne­gar que Jon­ne es un au­tén­ti­co front­man, de he­cho, no de­jó de en­tre­gar­se a su mú­si­ca, ni a sus se­gui­do­res en un so­lo mo­men­to: re­ga­ló apre­to­nes de ma­nos, cho­ques de pu­ño y al­gu­na pa­la­bra ama­ble con aque­llos que se des­vi­vían por lle­gar a las pri­me­ras fi­las, siem­pre man­te­nien­do el lis­tón in­ter­pre­ta­ti­vo en su lí­nea mien­tras nos re­ga­la­ba Tuo­ne­lan Tu­vi­lla, Lem­po y su co­no­ci­da A Man With A Plan. Sin em­bar­go, a pe­sar de su lla­ma­ti­vo sa­ber es­tar so­bre las ta­blas, en más de una oca­sión lle­gó a ser en­som­bre­ci­do por Tuo­mas, que con­ti­nua­men­te atraía to­das las mi­ra­das con su tra­je blan­co y su im­po­lu­ta téc­ni­ca al vio­lín.

Por si no fue­ra su­fi­cien­te con to­da la lo­cu­ra etí­li­ca que Kor­pi­klaa­ni nos es­ta­ba re­ga­lan­do, los nór­di­cos nos re­ga­la­ron un mo­men­to muy es­pe­cial, pues com­par­tie­ron con los asis­ten­tes una de las pie­zas que for­ma­rán par­te de su pró­xi­ma pro­duc­ción y que fue aco­gi­da con el ma­yor de los aplau­sos.

Aun así, ha­bía una im­pa­cien­cia la­ten­te en el am­bien­te y es que, ya ha­bía pa­sa­do la mi­tad del tiem­po des­ti­na­do a su show y to­da­vía no ha­bía so­na­do ni una de las can­cio­nes más em­ble­má­ti­cas del gru­po. Por eso, fue un mo­men­to agri­dul­ce cuan­do nos di­mos cuen­ta de que Te­qui­la, Beer Beer y Vod­ka se ha­bían re­ser­va­do pa­ra los bi­ses. Una acer­ta­dí­si­ma de­ci­sión por par­te de los fin­lan­de­ses, pues qué me­jor ma­ne­ra de ce­rrar un con­cier­to que de­jan­do a to­dos en éx­ta­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.