Ad Eter­num

+ Los Co­jo­nes + Ossy­ris

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Ad Eter­num son una ban­da que tie­ne mu­chas ba­zas pa­ra ha­cer al­go gran­de en el ac­tual pa­no­ra­ma me­tá­li­co es­ta­tal y así lo de­mos­tra­ron en su pues­ta de lar­go bil­baí­na. En la pre­sen­ta­ción ofi­cial, en ca­sa, de su fla­man­te pri­mer tra­ba­jo, con­si­guie­ron jun­tar a ca­si dos­cien­tas al­mas de­seo­sas de es­cu­char Heavy clá­si­co can­ta­do en cas­te­llano. Una mo­da­li­dad que ha si­do bas­tan­te nin­gu­nea­da en te­rri­to­rio vas­co du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das, pe­ro que nun­ca ha de­ja­do de man­te­ner un sig­ni­fi­ca­ti­vo nú­me­ro de fie­les, que lle­nen sus con­cier­tos.

La ve­la­da en­te­ra se­ría plan­tea­da co­mo una au­ten­ti­ca ce­le­bra­ción del es­ti­lo, ya que abrien­do es­ta­ban los ba­ra­cal­de­ses Ossy­ris, un com­bo de no­ta­ble ex­pe­rien­cia, que pre­sen­ta­ría su más re­cien­te Re­na­cer, un tra­ba­jo que sin de­jar de mos­trar sus inequí­vo­cas in­fluen­cias, re­tra­ta a una ban­da con mu­cho que de­cir den­tro de la ver­tien­te me­ló­di­ca del Me­tal his­pano. Lo su­yo, pa­ra quie­nes aún no les ha­béis echa­do el guan­te, es la on­da me­lan­có­li­ca y sen­ti­da que acos­tum­bran a lle­var los me­jo­res Ava­lanch, esos que emo­cio­na­ban con Ra­mon La­ge a las vo­ces, y llo­ra­ban por los poe­tas muer­tos.

Ossy­ris abri­rían bien plan­ta­dos, a lo­mos de un “Con­quis­ta­dor” que nos lan­za­ba su gan­cho sin ru­bor. Rá­pi­da­men­te com­pro­bá­ba­mos co­mo el es­ce­na­rio era to­ma­do por los dos Jo­nat­hans que com­po­nen el com­bo, por un la­do su ba­jis­ta y por el otro, su ele­gan­te vo­ca­lis­ta. Am­bos lle­va­rían la ba­tu­ta es­cé­ni­ca, mo­vién­do­se y ani­man­do al pú­bli­co des­de el pri­mer se­gun­do. En un dis­cre­to se­gun­do plano, que­da­rían sus gui­ta­rras, siem­pre flan­quean­do a los dos men­cio­na­dos.

Pre­sen­ta­rían un te­ma en eus­ke­ra de su úl­ti­mo tra­ba­jo, pa­ra pa­sar a res­ca­tar la le­yen­da li­cán­tro­pa con­te­ni­da en “Mal­di­ción de Lu­na”, uno de los me­jo­res cor­tes de su úl­ti­mo Re­na­cer. No tar­da­rían mu­cho sin em­bar­go, en sa­car de la man­ga mi fa­vo­ri­to per­so­nal, su sen­ti­do “Amo y Se­ñor” en el que su vo­ce­ras em­pu­ña­ría un se­ño­rial bas­tón, pa­ra do­tar de más en­jun­dia a la pie­za.

Cuan­do pa­re­cían es­tar más có­mo­dos so­bre las ta­blas, tu­vie­ron que co­ger la rec­ta fi­nal, co­men­zan­do con “Mon­te­cris­to” y re­ma­tan­do con el te­ma que da nom­bre a su úl­ti­mo opus, una com­pa­re­cen­cia bre­ve, di­ver­ti­da y que nos de­ja­ba con ga­nas de más. Buen arran­que de fies­ta.

Sin de­ma­sia­do tiem­po de es­pe­ra, su­birían has­ta el es­ce­na­rio Los Co­jo­nes, otro ve­te­rano com­bo de la mar­gen iz­quier­da, que iba a dar­le ca­ña a la no­che bil­baí­na. Su par­ti­cu­lar Heavy ca­za­lle­ro y ma­ca­rra, ser­vi­ría pa­ra que más de uno en­tra­se en ha­ri­na, de una vez por to­das. Así co­men­za­rían su par­ti­cu­lar cru­za­da con­tra la “Ab­sur­da So­cie­dad”, re­cor­da­rían a los que se han ido con “Es­pé­ra­me” y echa­rían “La Vis­ta Atras” an­tes de lan­zar­se a tum­ba abier­ta, pa­ra de­mos­trar que si­guen lu­chan­do des­pués de tan­tos años en la pe­lea.

Su so­ni­do se­ria cor­tan­te y afi­la­do, per­fec­to pa­ra tum­bar a to­dos los que se­guía­mos sus mi­nu­tos so­bre el es­ce­na­rio de la Sta­ge. Su pues­ta en es­ce­na sin em­bar­go, se­ria co­me­di­da y sen­ci­lla, ha­cien­do que pri­ma­sen las no­tas, so­bre cual­quier ti­po de pa­ri­pé es­cé­ni­co. De es­ta ma­ne­ra re­sul­ta­rían con­vin­cen­tes y nos man­da­rían “De Ca­be­za al In­fierno”, no sin an­tes men­tar a “La Ma­la Suer­te” y de­cir­nos “Adiós” una úl­ti­ma vez.

Lle­ga­ría el turno de los ca­be­zas de car­tel de la no­che, quie­nes a pe­sar de con­tar con un so­lo dis­co en un su ha­ber, han con­se­gui­do sem­brar una ex­pec­ta­ción in­creí­ble ha­cia sus can­cio­nes. Su pues­ta de lar­go bil­baí­na, era muy es­pe­ra­da por sus se­gui­do­res, y así se pu­do cons­ta­tar des­de el mis­mo mo­men­to en el que la in­tro de­jo pa­so al “Guar­dián En­tre las Som­bras”, un te­ma­zo que nos re­ci­bía a la ho­ra y me­dia de pu­ro me­tal que nos aguar­da­ba. El vo­ce­ras Pat­xa iría pre­sen­tan­do to­dos y ca­da uno de los cor­tes que nos es­pe­ra­ban, co­mo “Ca­ba­lle­ro In­mor­tal” o la pri­me­ra ver­sión que lu­ci­ría en el re­per­to­rio.

Ha­bien­do na­ci­do co­mo una ban­da de co­vers, es evi­den­te que uno de los pun­tos fuer­tes de la ve­la­da, se­rían las ver­sio­nes que ten­drían a bien dis­pen­sar, co­mo “Hea­ven Can Wait” de Gam­ma Ray, per­fec­ta­men­te in­ter­pre­ta­da y con el pun­to per­so­nal jus­to co­mo pa­ra no pa­re­cer sim­ple­men­te una ré­pli­ca o la di­ver­ti­da ver­sión del “We Are Not Gon­na Ta­ke It” de los Twis­ted, que les que­do al­go me­nos lu­ci­da, pe­ro sir­vió per­fec­ta­men­te pa­ra que la pe­ña se pu­sie­se a bo­tar.

Lo más in­tere­san­te sin em­bar­go, a pe­sar de lo bien que se mar­ca­rían las co­vers, se­ria ver co­mo de­fen­dían sus te­mas pro­pios. Unos cor­tes en los que la crí­ti­ca so­cial siem­pre se ca­mu­fla­ba ba­jo to­ne­la­das de épi­ca y Heavy Me­tal. De es­ta ma­ne­ra nos ha­rían re­fle­xio­nar so­bre el con­flic­to de Si­ria y sus re­fu­gia­dos, con “Sin Des­tino” o pon­drían en te­la de jui­cio la re­li­gión tal y co­mo la co­no­ce­mos, a tra­vés del te­ma que da tí­tu­lo a su LP.

Otro de los ins­tan­tes más dis­fru­ta­bles, se­ria cuan­do lle­ga­ran al bai­lon­go co­ver de “Any­ti­me Anyw­he­re”, un cor­te de­di­ca­do al eterno Steve Lee, en el que Pat­xa de­mos­tra­ría la pro­di­gio­sa gar­gan­ta que ate­so­ra. Le se­gui­ría una po­de­ro­sa “Se­duc­ción” y una po­de­ro­sa rec­ta fi­nal en la que el duo de co­vers “I Want Out” y “Lo­la Mon­tez”, pon­drían la sa­la pa­ta arri­ba.

De­ja­rían es­pa­cio pa­ra los dos cor­tes que res­ta­ban del Dog­ma, el pri­me­ro, la emo­ti­va y sen­ti­da “Si­go Aquí” y la úl­ti­ma, la cís­quen­se “Ri­vel” con Pat­xa apa­re­cien­do en es­ce­na con na­riz y pe­lu­ca de pa­ya­so. Un fi­nal cu­rio­so y sor­pren­den­te, que les ayu­do a qui­tar hie­rro, des­pués de la me­tá­li­ca ce­re­mo­nia que aca­ba­ban de mar­car­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.