Ame­ri­can Night­ma­re

AME­RI­CAN NIGHT­MA­RE re­gre­san con su pri­mer dis­co des­de que se reunie­ron en 2011, una opor­tu­ni­dad inigua­la­ble pa­ra char­lar un ra­to con la ban­da:

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Ame­ri­can Night­ma­re re­gre­sáis con un dis­co ho­mó­ni­mo ¿Qué pue­des con­tar­nos so­bre es­te tra­ba­jo?

Ame­ri­can Night­ma­re es un dis­co de hard­co­re punk cru­do y os­cu­ro. Es pri­mi­ti­vo y sin­ce­ro con quie­nes so­mos y quie­nes éra­mos cuan­do em­pe­za­mos en el 2000. Nues­tro ba­te­ría Alex lo gra­bó en di­rec­to a cin­ta en su es­tu­dio analó­gi­co en Bos­ton, dón­de nos for­ma­mos. AME­RI­CAN NIGHT­MA­RE siem­pre ha si­do un es­ca­pa­ra­te pa­ra la de­pre­sión exis­ten­cial, la con­fron­ta­ción y el sen­ti­mien­to de in­va­li­dez.

¿Có­mo lo com­pa­ra­rías con es­fuer­zos an­te­rio­res?

Só­ni­ca­men­te es­tá más en lí­nea con nues­tros dos pri­me­ros EPS que con el LP de 2004. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de to­da nues­tra mú­si­ca y aho­ra te­ne­mos la pers­pec­ti­va pa­ra po­der crear el dis­co que siem­pre he­mos que­ri­do ha­cer. Es más vio­len­to que nues­tro ma­te­rial an­te­rior y tam­bién es­tá es­cri­to en co­la­bo­ra­ción con to­dos los miem­bros del gru­po. He­mos de­ja­do que otras in­fluen­cias bri­llen tam­bién, co­mo Bauhaus y Laug­hing Hye­nes, así co­mo el pri­mer hard­co­re de los 80.

Las le­tras siem­pre han si­do un as­pec­to im­por­tan­te de vues­tra mú­si­ca ¿Pue­des dar­nos al­go de pers­pec­ti­va so­bre el con­te­ni­do lí­ri­co de es­te ál­bum?

He apren­di­do que no hay luz al fi­nal del tú­nel co­mo ima­gi­na­ba en mi ju­ven­tud. Su­po­nía que no era el ca­so, si no que la vi­da es un pro­ce­so de adap­ta­ción a los cua­tro­cien­tos gol­pes. En al­gu­nos as­pec­tos en­cuen­tro re­con­for­tan­te que mi pos­tu­ra de ju­ven­tud no fue­se sim­ple­men­te so­bre emo­cio­nal o de­ma­sia­do dra­má­ti­ca, sino muy real y que pue­da sen­tir­me or­gu­llo­so de la per­so­na que era. Es­te dis­co fue es­cri­to con la in­ten­ción de pro­veer de am­pa­ro a esa per­so­na, quien­quier a que sea, que lu­cha a dia­rio con la de­pre­sión, que se pre­gun­ta la ab­sur­dez de to­do, que se su­mer­ge en lu­gar de sa­lir a flo­te.

Es­te es vues­tro pri­mer dis­co des­de que os reunis­teis ha­ce sie­te años ¿Por qué era el mo­men­to ade­cua­do?

He es­ta­do gi­ran­do ex­ten­sa­men­te con mi otra ban­da Cold Ca­ve así que era un te­ma de agen­da. Tam­bién es­pe­ra­mos a te­ner los de­re­chos le­ga­les d enues­tro nom­bre, y cuan­do lo hi­ci­mos nos pu­si­mos a ello.

Y ha­blan­do de la reunión ¿Qué re­cuer­das de esos con­cier­tos en 2011?

Fue­ron po­ten­tes y ca­tár­ti­cos. Afor­tu­na­da­men­te aún te­ne­mos esas ex­pe­rien­cias en vi­vo.

El Hard­co­re en 2018 es­tá ro­dea­do de los ca­dá­ve­res de ban­das que re­gre­sa­ron y es­ti­ra­ron de­ma­sia­do su bien­ve­ni­da. Es­toy se­gu­ro de que lo sa­bes ¿Cuá­les eran tus pen­sa­mien­tos y mo­ti­vos per­so­na­les pa­ra re­uni­ros? ¿Qui­zás lo que po­díais apor­tar a la es­ce­na?

Nun­ca he­mos pen­sa­do que AN tu­vie­ra mu­cho en co­mún con otras ban­das. So­mos pa­rias que se hi­cie­ron po­pu­la­res. No so­ná­ba­mos ni te­nía­mos la mis­ma ima­gen que otras ban­das con las que nos re­la­cio­na­ban, pe­ro te­nía­mos un com­po­nen emo­cio­nal que era muy real y da­ba vi­da a al­go que aún no ha muer­to. Creo que nues­tras in­ten­cio­nes y nues­tro con­tex­to nos man­tie­ne en una isla que es dón­de que­re­mos es­tar.

¿Va­mos a te­ner la suer­te de ve­ros en Eu­ro­pa?

Sí, eso es­pe­ro, nos en­can­ta­ría to­car en España, que aún no he­mos po­di­do. Hay mu­chas ban­das es­pa­ño­las ge­nia­les que he es­cu­cha­do en dis­tin­tos es­ti­los co­mo Pa­ra­li­sis Per­ma­nen­te y De­se­cha­bles, o Pro­cla­ma­tion y Naz­gul. Muy buen a mú­si­ca.

¿Qué es­pe­ras que la gen­te se lle­ve de vues­tro nue­vo dis­co?

La vi­da es­tá pa­san­do. Man­ten­te fiel y sin­ce­ro con quie­nes lo ha­gan con­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.