ROADBURN

Metal Hammer (Spain) - - ROADBURN - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: UNAI ENDEMAÑO

Veinte años de his­to­ria y más de veinte edi­cio­nes con­tem­plan al Roadburn, uno de los even­tos mu­si­ca­les más úni­cos y es­pe­cia­les que pue­den vi­vir­se en Eu­ro­pa. En­rai­za­do en la pe­que­ña ciu­dad de Til­bur­go, en Ho­lan­da, es­te fes­ti­val ha ido cre­cien­do con ca­da edi­ción de for­ma ex­po­nen­cial, has­ta con­ver­tir­se en una de las ci­tas más im­por­tan­tes del año pa­ra mi­les de per­so­nas, que lle­nan los alo­ja­mien­tos de la ciu­dad du­ran­te unos días ca­da año pa­ra po­der asis­tir a es­te even­to úni­co.

El éxi­to de Roadburn no ra­di­ca so­lo en sus car­te­les, sino más en el mi­mo y de­di­ca­ción con el que se con­fec­cio­nan. Y sé que es di­fí­cil per­ci­bir la di­fe­ren­cia des­de las pá­gi­nas de una re­vis­ta, pe­ro cuan­do se es­tá pre­sen­te du­ran­te los días del fes­ti­val, es muy fá­cil com­pren­der que da igual las ban­das que ac­túen y el es­ti­lo que pre­do­mi­ne ese año en el fes­ti­val: to­dos los asis­ten­tes, la ma­yo­ría de ellos re­pe­ti­do­res de va­rias edi­cio­nes, sa­ben que van a ver al­go úni­co, in­tere­san­te y es­pec­ta­cu­lar.

Re­sul­ta má­gi­co com­pro­bar có­mo tan­to el pú­bli­co co­mo la or­ga­ni­za­ción del fes­ti­val es­tán ahí por y pa­ra la mú­si­ca: se tra­ta de un con­cep­to de fes­ti­val muy di­fe­ren­te al que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en las gran­des ci­tas del ve­rano. Aquí no ve­ras a gen­te per­ju­di­ca­da armando es­cán­da­lo en mi­tad de una ac­tua­ción: por su­pues­to que hay gen­te di­vir­tién­do­se de dis­tin­tas for­mas por to­da la ciu­dad, pe­ro den­tro de las salas uno pue­de dar­se cuen­ta de que la gen­te real­men­te ha ido a con­tem­plar las ac­tua­cio­nes.

Y aca­bo de de­cir que hay gen­te di­vir­tién­do­se por to­da la ciu­dad y no po­dría ha­ber­lo ex­pre­sa­do me­jor: du­ran­te los días que du­ra el fes­ti­val, son las pro­pias ca­lles de Til­bur­go las que se con­vier­ten en el epi­cen­tro de la ac­ti­vi­dad y en el es­pí­ri­tu del even­to: mi­les de per­so­nas de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des uni­das por un in­te­rés co­mún en la mú­si­ca po­co con­ven­cio­nal y he­cha des­de el al­ma y el ar­te. Des­co­no­ci­dos que for­jan amis­ta­des que du­ran años y que se en­cuen­tran sin fal­ta en ca­da edi­ción. Sin du­da Roadburn es al­go es­pe­cial, muy di­fí­cil de ex­pli­car con pa­la­bras.

Den­tro de que el car­tel, si bien siem­pre es al­go pri­mor­dial en un fes­ti­val, no es el ele­men­to ca­rac­te­ri­za­dor del Roadburn en sí mis­mo, no hay que per­der de vis­ta que es­to es una cró­ni­ca, así que creo que lo me­jor se­rá con­ta­ros lo que pu­do ver­se den­tro y fue­ra de los escenarios du­ran­te los cua­tro días de Roadburn.

JUE­VES 19

Es­ta pri­me­ra jor­na­da de Roadburn ya nos ade­lan­ta­ba con sus dis­tin­tas pro­pues­tas lo que se nos ve­nía en­ci­ma. Ca­be des­ta­car que es­ta edi­ción iba a ser la pri­me­ra en con­tar con el uso de las salas Koe­pel­hal y Hall Of Fa­me, que se aña­dían al tra­di­cio­nal uso del Main Sta­ge y la Green Room del 013, la pre­cio­sa Her Pa­tro­naat y el Cul De Sac. Du­ran­te el jue­ves so­lo Hall of Fa­me con­ta­ría con pro­gra­ma­ción, per­mi­tien­do al pú­bli­co to­mar con­tac­to con el tra­yec­to de una sa­la a otra, pe­ro con­cen­tran­do ca­si to­das las ac­tua­cio­nes po­ten­tes en las salas más co­no­ci­das.

De es­ta for­ma nos en­con­tra­mos con WASTE OF SPA­CE ORCHESTRA inau­gu­ran­do el Main Sta­ge, un pro­yec­to úni­co crea­do por en­car­go pa­ra el fes­ti­val de las ma­nos de ORANSSI PAZUZU y DARK BUDHA RISING, pre­sen­tan­do más de una ho­ra de mú­si­ca iné­di­ta, en un pro­yec­to que mez­cló black me­tal y psi­co­de­lia pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do ver­da­de­ra­men­te úni­co y es­pe­cial. Sin du­da fue una for­ma ex­ce­len­te de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al fes­ti­val (aun­que unos mi­nu­tos an­tes SANHET y YE­LLOW EYES ya ha­bían arran­ca­do sus ac­tua­cio­nes en Her Pa­tro­naat y Green Room, se­ría es­te ac­to el que su­pon­dría

el co­mien­zo del fes­ti­val pa­ra una ma­yo­ría).

Es­ta ac­tua­ción es un ejem­plo de lo que Roadburn es ca­paz de ofre­cer a su au­dien­cia: en nin­gún otro lu­gar po­drás en­con­trar pro­yec­tos crea­dos ex pro­fes­so o ac­tua­cio­nes tan úni­cas y es­pe­cia­les co­mo las que se vi­ven en es­te fes­ti­val. Son co­sas he­chas con mu­cho mi­mo y mu­cho tra­ba­jo pre­vio y que so­lo na­cen de la vo­lun­tad y amor por la mú­si­ca que la or­ga­ni­za­ción trans­mi­te y con­ta­gia al pú­bli­co y a los mis­mos ar­tis­tas par­ti­ci­pan­tes. Du­ran­te el jue­ves, ade­más de WASTE OF SPA­CE ORCHESTRA, pu­die­ron ver­se otras tan­tas ac­tua­cio­nes “con­cer­ta­das” co­mo CONVERGE in­ter­pre­tan­do “The Dusk In Us”, la úl­ti­ma in­ter­pre­ta­ción in­te­gra de “Ma­ri­ner” a car­go de CULT OF LU­NA & JU­LIE CHRISTMAS, HOODED MENACE in­ter­pre­tan­do su de­but “Ful­fill The Cur­se” de for­ma ín­te­gra o el es­pec­tácu­lo de “Fu­tu­re Oc­cul­ti­sim” con BONG-RA co­mo pro­ta­go­nis­tas. Y ade­más mu­chas otras ac­tua­cio­nes de mé­ri­to, con ban­das muy di­fí­ci­les de “ca­zar” de gi­ra co­mo EX EYE (era vir­tual­men­te im­po­si­ble en­trar en la Green Room pa­ra su ac­tua­ción si no ha­bías si­do muy pre­vi­sor: es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te a re­bo­sar), FUOCO FATUO o HÄLLAS. Otra de las ac­tua­cio­nes des­ta­ca­das de es­ta pri­me­ra jor­na­da fue la de EARTHLESS, ban­da re­si­den­te del fes­ti­val en es­te 2018, que en es­ta pri­me­ra ac­tua­ción apa­re­cían en so­li­ta­rio pa­ra pre­sen­tar su re­cien­te “Black Hea­ven” y de pa­so de­jar­nos bo­quia­bier­tos con su ca­pa­ci­dad pa­ra in­ter­pre­tar e im­pro­vi­sar so­bre un es­ce­na­rio, en un ejer­ci­cio de su­fi­cien­cia ca­si arro­gan­te. Fue sen­ci­lla­men­te má­gi­co ver­les in­ter­pre­tar te­mas co­mo “Ulu­ru Rock”, “Elec­tric Fla­me”, “Gif­ted By The Wind” o “Volt Rush” y es­ti­rar­los y com­ple­men­tar­los con ejer­ci­cios de jam­ming ca­si in­ve­ro­sí­mi­les. Pa­ra quie­nes ya ha­bían vis­to al gru­po es­toy se­gu­ro de que no les co­gió des­pre­ve­ni­dos, pe­ro pa­ra quie­nes los veían por pri­me­ra vez su desem­pe­ño y crea­ti­vi­dad so­bre el es­ce­na­rio fue to­da una sor­pre­sa.

En­tre mu­chas ac­tua­cio­nes in­tere­san­tes y gru­pos a des­cu­brir (era mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en Roadburn y pron­to en­ten­día que, en es­te fes­ti­val, a ve­ces re­sul­ta muy gra­ti­fi­can­te ir a cie­gas y des­cu­brir nue­vos gru­pos y pro­yec­tos en di­rec­to que a prio­ri no te­nías in­ten­ción de ver), otro de los mo­men­tos cla­ve del día fue la ac­tua­ción de CULT OF LU­NA & JU­LIE CHRISTMAS, que re­pe­tían en Roadburn con su dis­co “Ma­ri­ner” al com­ple­to, en la que se­ría la úl­ti­ma oca­sión en la que lo in­ter­pre­ta­ran de for­ma ín­te­gra.

“Ma­ri­ner” ha si­do un tra­ba­jo ex­cep­cio­nal­men­te bien re­ci­bi­do, y con mo­ti­vos de so­bra, y lo cier­to es que su tras­la­do al di­rec­to ha re­ci­bi­do elo­gios de to­do el mun­do. CULT OF LU­NA son un se­gu­ro de ca­li­dad y cla­se y so­bre las ta­blas del Main Sta­ge pu­di­mos com­pro­bar que el gru­po se en­cuen­tra en un ex­ce­len­te es­ta­do de for­ma. Ju­lie Christmas qui­zás no tu­vo su me­jor no­che, pe­ro el re­sul­ta­do ge­ne­ral de la ac­tua­ción fue

fan­tás­ti­co y mu­cho más que digno de ver. Per­so­nal­men­te me gus­ta­ría des­ta­car “Cy­gnus” co­mo mi mo­men­to fa­vo­ri­to del show.

Pa­ra ce­rrar el Jue­ves el car­tel ofre­cía di­fe­ren­tes op­cio­nes: HARSH TOKE, el com­bo de “Fu­tu­re Oc­cul­ti­sim”, DAWN RAY’D, UNE MISERE y la que no­so­tros ele­gi­mos, WEEDEATER in­ter­pre­tan­do ín­te­gra­men­te su “God Luck and Good Speed”. De­bo de­cir que fue una ac­tua­ción tan in­ten­sa co­mo siem­pre cuan­do ha­bla­mos de Weedeater y que nos per­mi­tió des­car­gar la adre­na­li­na res­tan­te an­tes de re­ti­rar­nos has­ta el día si­guien­te.

VIER­NES 20

El vier­nes fue un día bas­tan­te in­ten­so, en el que pron­to nos di­mos cuen­ta de que ca­da ac­tua­ción que ele­gía­mos ver su­po­nía per­der­nos un even­to igual de va­lio­so y úni­co. Ca­da de­ci­sión do­lía un po­co y aun así re­sul­ta­ba im­po­si­ble arre­pen­tir­se, por­que el ni­vel de to­das las ac­tua­cio­nes ra­ya­ba muy arri­ba.

Sin pri­sas y to­mán­do­nos un tiem­po pa­ra dis­fru­tar de la ex­ce­len­te gas­tro­no­mía de la zo­na, de­ci­di­mos em­pe­zar nues­tro día con las dos ho­ras que MOTORPSYCHO te­nían pro­gra­ma­das en el Main Sta­ge. An­tes una Whorks­hop de HUGSJA, MUTOID MAN y THE RUINS OF BEVERAST ya ha­bían inau­gu­ra­do la jor­na­da en dis­tin­tas salas. No obs­tan­te la de Motorpsycho era una de las ac­tua­cio­nes que más ga­nas te­nía de ver: soy un gran fan del gru­po y has­ta ese mo­men­to no ha­bía te­ni­do oca­sión de ver­les en di­rec­to.

Su ac­tua­ción nos ofre­ció un re­pa­so de al­gu­nos de sus dis­cos más em­ble­má­ti­cos, con es­pe­cial hin­ca­pié en el re­cien­te “The To­wer”, que aún es­ta­ban pre­sen­tan­do. Te­mas co­mo “In Every Dream Ho­me”, “Un Chien D’es­pa­ce” o “Bar­tok Of The Uni­ver­se” le sir­vie­ron pa­ra de­jar cons­tan­cia de que son una de las ban­das más es­pe­cia­les y ecléc­ti­cas de la es­ce­na, ca­pa­ces de abar­car des­de los so­ni­dos más po­ten­tes y dis­tor­sio­na­dos a los más sua­ves y bri­llan­tes, en una de­mos­tra­ción de cla­se y téc­ni­ca que nos man­tu­vo dos ho­ras ab­sor­tos en su par­ti­cu­lar uni­ver­so.

De­ci­dir vi­si­tar la re­cién inau­gu­ra­da por el fes­ti­val Koe­pel­hal a ver a KIKAGAKU MOYO su­po­nía per­der­se a PANOPTICON in­ter­pre­tan­do “The Scar­ce Of Man And The On­ce Na­me­less Wil­der­ness”, a CROWBAR con “Odd Fe­llows Rest” y a KAIRON, IR­SE! to­das ellas ac­tua­cio­nes úni­cas y muy atrac­ti­vas, pe­ro lo cier­to es que los ja­po­ne­ses KIKAGAKU MOYO enamo­ra­ron al pú­bli­co, con un setlist va­ria­do y que fue avan­zan­do in cres­cen­do, ga­nan­do in­ten­si­dad y de­ta­lles a ca­da mi­nu­to y de­jan­do a más de uno bo­quia­bier­to con su ca­pa­ci­dad pa­ra im­pro­vi­sar so­bre sus te­mas. Fue una ex­pe­rien­cia si­mi­lar a la que vi­vi­mos con EARTHLESS el día an­te­rior, pe­ro aún más sor­pren­den­te si ca­be, ya que mu­chos es­tá­ba­mos me­nos fa­mi­lia­ri­za­dos con el tra­ba­jo de los ja­po­ne­ses. Es­ta com­pa­ra­ti­va que ha­go es im­por­tan­te, y más ade­lan­te os ex­pli­ca­ré por qué, pe­ro lo cier­to es que, si bien KAIRON, IR­SE! o CROWBAR eran re­cla­mos muy fuer­tes e in­tere­san­tes, KIKAGAKU MOYO cum­plie­ron con cre­ces. Y el día aca­ba­ba de co­men­zar: aún nos que­da­ban mu­chas ho­ras de mú­si­ca y ex­pe­rien­cias por de­lan­te. Una de ellas fue CONVERGE in­ter­pre­tan­do “You Fail Me” so­bre el Main Sta­ge, de­jan­do ab­so­lu­ta­men­te ató­ni­co al pú­bli­co con un con­cier­ta­zo de mu­chí­si­mos qui­la­tes. Fue una de las ac­tua­cio­nes del fes­ti­val y de­mos­tra­ron que son una ban­da que nun­ca de­frau­da, por mu­cho que la voz de Ja­cob Ban­non ya no sea lo que fue (aun­que so­lo se no­ta en su re­gis­tro más lim­pio). Enér­gi­cos, sal­va­jes y con un ca­ris­ma arro­lla­dor, así fue­ron CONVERGE.

El día an­te­rior ha­bía­mos que­da­do muy sor­pren­di­dos y en­can­ta­dos con EARTHLESS, por lo que de­ci­di­mos ir a su jam con­jun­ta con DAMO SU­ZU­KI, a pe­sar de que su­po­nía fal­tar a GODFLESH in­ter­pre­tan­do “Sel­fless” o a JARBOE jun­to a FATHER MURPHY. Qui­zás es­ta fue la ac­tua­ción que me­nos me gus­tó a ni­vel glo­bal de las que pu­de ver en el fes­ti­val, y aun así fue una ex­pe­rien­cia muy in­tere­san­te.

Los ar­tis­tas em­plea­ron cer­ca de la mi­tad de la ac­tua­ción en ir co­no­cién­do­se, con cal­ma, pe­ro la se­gun­da mi­tad de su ho­ra fue una ge­nia­li­dad enér­gi­ca y lle­na de de­ta­lles que real­men­te va­lió la pe­na con­tem­plar.

Sin mo­ver­nos de Koe­pel­hal, es­pe­ra­mos a la ac­tua­ción de IGORRR mien­tras SAN­GRE DE MUÉRDAGO se ocu­pa­ban de en­can­tar al pú­bli­co en Her Pa­tro­naat. Igorrr es uno de los ar­tis­tas más par­ti­cu­la­res que hay en la es­ce­na ac­tual y su pues­ta en di­rec­to es úni­ca y es­pe­cial. To­da­vía pre­sen­tan­do su úl­ti­mo dis­co, el con­jun­to fran­cés sa­lió al es­ce­na­rio a de­rri­bar la sa­la. Su ac­tua­ción fue sen­ci­lla­men­te mag­ní­fi­ca y arro­lla­do­ra, con una ener­gía inago­ta­ble.

So­bre las ta­blas so­na­ron te­mas co­mo “Opus Brain” , “Vian­de” o “Ieud” y na­die sa­lió in­di­fe­ren­te de uno de los con­cier­tos más par­ti­cu­la­res que he vis­to en bas­tan­te tiem­po. Y des­pués aún que­da­ba te­la por cor­tar. El fin de día nos da­ba a ele­gir en­tre GRA­VE PLEA­SU­RES, JOY, EXXIS y nues­tra elec­ción, GALLOPS, que con­si­guie­ron lle­nar Her Pa­tro­naat a la una de la ma­ña­na con su pe­cu­liar pro­pues­ta.

Lo cier­to es que no ter­mi­né de ver su ac­tua­ción. El día ha­bía si­do muy in­ten­so y des­pués de ver más o me­nos la mi­tad de su set, sa­lí a la ca­lle y me sen­té en uno de los ban­cos a des­can­sar mien­tras es­pe­ra­ba a mis com­pa­ñe­ros. Y en­ton­ces un gru­po de des­co­no­ci­dos sen­ta­dos fren­te a mi co­men­za­ron a im­pro­vi­sar al­gu­nos te­mas de rock clá­si­co en una gui­ta­rra acús­ti­ca y con la me­sa co­mo per­cu­sión. No tar­da­ron en in­vi­tar­me a unir­me a ellos y en­tre ri­sas y be­bi­das so­na­ron te­mas de la Cree­den­ce, de Prin­ce, de Led Zep­pe­ling o The Beatles. Y es que es­to tam­bién for­ma par­te de Roadburn: la mú­si­ca se vi­ve en ca­da rin­cón de la ciu­dad mien­tras du­ra el fes­ti­val y uno en­cuen­tra nue­vos ami­gos dón­de me­nos lo es­pe­ra.

SABADO 21

Sin du­da el Sá­ba­do es­ta­ba mar­ca­do por el pri­me­ro de los dos sets que GODSPEED YOU! BLACK EMPEROR te­nían pro­gra­ma­dos en el fes­ti­val, pe­ro la jor­na­da em­pe­zó tem­prano con el show sor­pre­sa (anun­cia­do esa mis­ma ma­ña­na) de VERWOED en el Cul De Sac. Ade­más SLEEP aca­ba­ban de lan­zar su nue­vo dis­co por sor­pre­sa y la gen­te no ha­bla­ba de otra co­sa. Al­gu­nos in­clu­so es­pe­ra­ban que el ade­lan­ta­do show sor­pre­sa fue­ran los mis­mos SLEEP, al­go que a to­da ló­gi­ca era im­po­si­ble. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da del sá­ba­do era en Koe­pel­hal, ci­ta­dos con unos BELL WITCH que se dis­po­nían a in­ter­pre­tar en su to­ta­li­dad su úl­ti­mo dis­co “Mi­rror Rea­per”. La afluen­cia de gen­te a la sa­la fue ma­si­va, has­ta el pun­to de que si ha­bías lle­ga­do un po­co jus­to de ho­ra re­sul­ta­ba im­po­si­ble en­trar. Con tan­ta gen­te la ac­tua­ción, si bien mu­si­cal­men­te fue ex­ce­len­te, se me hi­zo un po­co ago­bian­te, por lo que a fal­ta de diez mi­nu­tos de­ci­dí sa­lir y dar­me una vuel­ta por los stands de mer­chan­di­sing y las ex­po­si­cio­nes de ar­te, al­go real­men­te es­pe­cial que Roadburn ofre­ce de una for­ma úni­ca y di­fe­ren­te a cual­quier otro fes­ti­val.

HUGSJÀ fue­ron la se­gun­da pa­ra­da del día. El Mains­ta­ge pre­sen­ta­ba bue­na en­tra­da pa­ra ver es­te pro­yec­to de Ivar Bjorns­son y Ei­nar Sel­vik, y de­bo con­fe­sar que va­lió bas­tan­te la pe­na. Una pro­pues­ta bas­tan­te úni­ca y di­fe­ren­te, pe­ro en la que se per­ci­ben cla­ra­men­te las raí­ces y el es­ti­lo de es­tos dos gran­des mú­si­cos. PANOPTICON en su se­gun­do set del fes­ti­val, MIZMOR (su con­cier­to fue sen­ci­lla­men­te sen­sa­cio­nal), AERIAL RUIN o GREENMACHINE eran al­gu­nas de las atrac­cio­nes más co­no­ci­das e in­tere­san­tes del sá­ba­do, pe­ro el pla­to fuer­te del día (al me­nos a prio­ri) era el pri­mer set de GODSPEE YOU! BLACK EMPEROR, que lle­gó con el Main Sta­ge ca­si lleno por com­ple­to y no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die, mos­trán­do­nos a un gru­po que sa­be ju­gar muy bien con las in­ten­si­da­des y los mo­men­tos, cons­tru­yen­do ca­da te­ma y ca­da pa­sa­je de su set con una maes­tría ca­si inigua­la­ble y un mi­mo por el de­ta­lle sor­pren­den­te. Has­ta tal pun­to lle­ga­ba es­te cui­da­do en ha­cer­lo to­do es­pe­cial, que la ban­da con­ta­ba con un téc­ni­co pa­ra las pro­yec­cio­nes… que se ha­cían de for­ma analó­gi­ca con ti­ras de ce­lu­loi­de y cua­tro pro­yec­to­res fun­cio­nan­do si­mul­tá­nea­men­te. Era tan es­pec­ta­cu­lar ob­ser­var a ese hom­bre ma­ne­jar y cam­biar las ti­ras co­mo ver a la ban­da ex­hi­bir­se con sus ins­tru­men­tos. Fue una ex­pe­rien­cia real­men­te dis­tin­ta y sor­pren­den­te, que ayu­dó mu­cho a dis­fru­tar to­da­vía más de te­mas co­mo “Ho­pe Dro­ne”, “Ant­hem For No Sta­te”, “Fam/ Fa­mi­ne” o “Un­doing The Lu­ci­fe­rian To­wers”.

Y de­cía que era el pla­to fuer­te del día “a prio­ri” por­que po­cos po­día­mos es­pe­rar lo que nos que­da­ba por vi­vir con la ter­ce­ra ac­tua­ción de EARTHLESS en el fes­ti­val. Y es que los re­si­den­tes de es­te año nos te­nían re­ser­va­da una “jam ses­sion” ni más ni me­nos que con KIKAGAKU MOYO. Y de aquí a que hi­cie­ra la com­pa­ra­ción que hi­ce an­te­rior­men­te. Am­bos con­jun­tos de­mos­tra­ron te­ner una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra im­pro­vi­sar so­bre el es­ce­na­rio… y su ac­tua­ción con­jun­ta lo de­jó ab­so­lu­ta­men­te de­mos­tra­do y com­pro­ba­do, con­vir­tién­do­se en uno de los me­jo­res con­cier­tos que he vis­to en mi vi­da y una de las ex­pe­rien­cias más in­ten­sas e in­tere­san­tes que pue­de dis­fru­tar du­ran­te es­ta edi­ción de Roadburn.

DOMINDO 22

Es­te cuar­to día de fes­ti­val so­lía co­no­cer­se co­mo “Af­ter­bur­ner” y con­si­de­rar­se un even­to apar­te, pe­ro su éxi­to en­tre el pú­bli­co ha ter­mi­na­do por con­ver­tir­lo en un día más del plan­ning. Pa­ra es­ta jor­na­da el pri­mer nom­bre que nos lla­ma­ba la aten­ción fue el de WREKMEISTER HARMONIES en Her Pa­tro­naat, de los que vi los pri­me­ros te­mas an­tes de de­ci­dir­me a ir al Main Sta­ge a ver uno de esos pro­yec­tos es­pe­cia­les y úni­cos de Roadburn: VANAGANDR: SOL AN VARMA. Se tra­ta de un pro­yec­to de black me­tal is­lan­dés crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra es­te fes­ti­val y que, por lo que pue­de adi­vi­nar gra­cias a la mú­si­ca y las pro­yec­cio­nes que la acom­pa­ña­ban, nos cuen­ta la muer­te de una es­tre­lla.

Sin du­da un con­cep­to un tan­to par­ti­cu­lar, pe­ro que fun­cio­nó muy bien y aca­bó por con­ver­tir­se en una de las ac­tua­cio­nes que más va­lo­ro del fes­ti­val. BELL WITCH te­nían un se­gun­do set pro­gra­ma­do en Her Pa­tro­naat, en es­ta oca­sión pa­ra un re­pa­so más ge­ne­ra­lis­ta de su dis­co­gra­fía, y se­gui­da­men­te le lle­ga­ba el turno a HELL pa­ra in­ter­pre­tar su dis­co ho­mó­ni­mo. Dos ac­tua­cio­nes muy atrac­ti­vas pa­ra las que, no obs­tan­te, era ne­ce­sa­rio ha­cer co­las im­por­tan­tes, por lo que de­ci­dí des­cu­brir co­sas nue­vas con SPOTLIGHTS en la Green Room y ZONAL ft MOOR MOT­HER en el Main Sta­ge.

Los pri­me­ros me de­ja­ron un sa­bor de bo­ca bas­tan­te agra­da­ble, mien­tras que los se­gun­dos nos ofre­cie­ron una pro­pues­ta muy dis­tin­ta a lo que ha­bía vis­to en el fes­ti­val has­ta aho­ra y que, si bien no es el ti­po de mú­si­ca que es­cu­cha­ría en mi ca­sa, re­sul­tó to­da una ex­pe­rien­cia. Mú­si­ca elec­tró­ni­ca con unos gra­ves SAL­VA­JES mien­tras Moor Mot­her ra­pea­ba so­bre las me­lo­días. Cu­rio­so y sor­pren­den­te.

Con lo bien que ha­bía sen­ta­do el set del día an­te­rior, era im­pen­sa­ble per­der­se la se­gun­da ac­tua­ción de GODSPEED YOU! BLACK EMPEROR, que vol­vie­ron a con­gre­gar a la ma­yo­ría del Main Sta­ge pa­ra un set tan es­pec­ta­cu­lar co­mo el del día an­te­rior, con te­mas co­mo “Mon­heim”, “Dead Met­heny” o “The Sad Ma­fio­so” y la mis­ma pro­pues­ta vi­sual. To­do un lu­jo.

El fi­nal de fies­ta (y de fes­ti­val) se lo re­ser­va­mos a GOST y BISON. Los pri­me­ros lle­na­ron la Green Room con una pro­pues­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te elec­tró­ni­ca con ele­men­tos oca­sio­na­les de Black Me­tal que, si bien no me lla­ma la aten­ción co­mo mú­si­ca pa­ra es­cu­char a dia­rio, de­bo re­co­no­cer que fue una ver­da­de­ra fies­ta en di­rec­to y con­si­guió ha­cer bo­tar a to­da la sa­la.

Por úl­ti­mo BISON son al­go así co­mo los her­ma­nos pe­que­ños de RED FANG. Lle­na­ron el Cul De Sac en la úl­ti­ma ac­tua­ción pro­gra­ma­da del fes­ti­val y con­vir­tie­ron la des­pe­di­da en una ver­da­de­ra fies­ta.

No creo que pue­da de­cir na­da más que re­sal­te la mag­ni­tud de es­te even­to: no se tra­ta so­lo de un car­tel, se tar­ta del mi­mo, la ex­clu­si­vi­dad, el de­ta­lle y el amor por la mú­si­ca que se res­pi­ra en to­da una ciu­dad mi­ras ROADBURN es­tá pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.