FI­VE FINGER DEATH PUNCH

Fi­ve Finger Death Punch por fin pu­bli­ca su nue­vo dis­co And jus­ti­ce for no­ne. Un ál­bum en el que mues­tran una evo­lu­ción en téc­ni­ca y so­ni­do muy no­ta­ble. El jue­go con la mez­cla de es­ti­los, la gran voz de Ivan Moody, y unas gui­ta­rras po­ten­tí­si­mas, pe­ro vir­tu

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: MIGNON ROSE FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

SE­GUN­DA PAR­TE

Vues­tro nue­vo dis­co va a es­tar dis­po­ni­ble en pró­xi­mo 18 de ma­yo y se ti­tu­la And jus­ti­ce for no­ne. Mu­chas otras ban­das co­mo Me­ta­lli­ca han tra­ta­do es­te con­cep­to. ¿Crees que con es­te dis­co que­ríais plas­mar un re­fle­jo de lo que ocu­rre ac­tual­men­te en la so­cie­dad ame­ri­ca­na de hoy en día?

¡Sí! To­do lo que es­cri­bi­mos que­re­mos que ten­ga una tras­cen­den­cia so­cial y po­lí­ti­ca, ade­más de las emo­cio­nes que son co­mu­nes a to­dos co­mo re­la­cio­nes, amis­tad o leal­tad. Es­tas co­sas que son im­por­tan­tes pa­ra to­dos. Son tiem­pos muy lo­cos, y por su­pues­to, aun­que es­te tí­tu­lo lo pu­si­mos más co­mo un chis­te o una bro­ma, te per­mi­te pro­fun­di­zar en lo que es­tá pa­san­do en la so­cie­dad. Hay mu­cha in­for­ma­ción, to­do el mun­do ha­bla y opi­na, hay mu­cho rui­do. Con­si­de­ro que a la ho­ra de de­ba­tir de­be­mos tra­ba­jar el bus­car acuer­dos, un es­pa­cio de pen­sa­mien­to co­mún, en el que to­dos po­da­mos es­tar de acuer­do. Só­lo hay dis­cu­sio­nes, dis­cu­sio­nes y más dis­cu­sio­nes, así na­die ga­na, por eso se lla­ma es­te tra­ba­jo And jus­ti­ce for no­ne, por­que to­dos per­de­mos en es­to. Pa­re­ce que hay mu­chos pro­ble­mas a la ho­ra de de­cir lo que pen­sa­mos, y de­be pre­va­le­cer la li­ber­tad de ex­pre­sión. De­be­ría­mos po­der ha­blar de cual­quier co­sa. Pue­de que al­guien ten­ga una idea lo­ca, pe­ro no im­por­ta, se de­be­ría po­der ha­blar de ello. ¿Qué es lo co­rrec­to?, ¿que una ma­yo­ría de per­so­nas ha­gan una de­ter­mi­na­da co­sa? Ha­ce tiem­po la idea po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta era que Dios es hom­bre y que la Tie­rra es el cen­tro del Uni­ver­so y que es pla­na. Ese era el ni­vel de en­ten­di­mien­to en la so­cie­dad, y si no lo com­par­tías po­drías ser cru­ci­fi­ca­do. Hu­bo vi­sio­na­rios que se que­da­ron so­los, y to­dos es­ta­ban en con­tra de sus ideas, pa­ra lue­go de­mos­trar­se que lle­va­ban ra­zón. Las per­so­nas tie­nen que en­ten­der­se y te­ner en cuen­ta la His­to­ria. La His­to­ria da mu­chas cla­ves. El mun­do en­te­ro pue­de es­tar de acuer­do con lo que pien­sas, pe­ro aún así pue­des se­guir es­tan­do equi­vo­ca­do. Ha pa­sa­do en la His­to­ria mi­llo­nes de ve­ces. Si la gen­te no en­tien­de es­te con­cep­to es muy di­fí­cil que se lle­gue a una so­lu­ción a un pro­ble­ma y siem­pre va a ha­ber dis­cu­sio­nes. De es­to tra­ta el dis­co, que las per­so­nas tie­nen que te­ner el de­re­cho de ex­pre­sar lo que pien­san, y tam­bién tie­nen que pa­rar un se­gun­do y con­si­de­rar que pue­den es­tar com­ple­ta­men­te equi­vo­ca­dos. Eso es lo que no fun­cio­na del mun­do ac­tual. Crea­mos lu­ga­res se­gu­ros pa­ra ni­ños li­mi­tan­do lo que sen­ti­mos, lo que opi­na­mos... Es una lo­cu­ra y ri­dícu­lo, por­que se de­be­ría ha­blar con na­tu­ra­li­dad so­bre cual­quier te­ma.

Po­dría de­cir que aquí en España es­ta­mos te­nien­do de­ba­tes y con­flic­tos re­la­ti­vos a la li­ber­tad de ex­pre­sión ac­tual­men­te. Es co­mo si re­tro­ce­dié­ra­mos en el tiem­po.

Sí, es ri­dícu­lo que en al­gu­nos ca­sos se pa­sen por al­to cier­tas co­sas, mien­tras que, por ejem­plo, se con­si­de­re que unos di­bu­jos ani­ma­dos pa­san la lí­nea ro­ja. Es co­mo las pe­lí­cu­las de Holly­wood. Hay vio­len­cia, las per­so­nas mue­ren... La gen­te jue­ga a vi­deo­jue­gos en los que les vue­lan la ca­be­za a otras per­so­nas. Des­de mi pun­to de vis­ta eso es una lo­cu­ra, por­que lue­go una por­ta­da de un dis­co pue­de ge­ne­rar más po­lé­mi­ca. ¿Cuál es el pro­ble­ma? Un se­llo dis­co­grá­fi­co pue­de de­cir­te que no le gus­ta tu por­ta­da, por­que la so­cie­dad no la en­ten­de­rá o por­que ten­ga una in­cli­na­ción po­lí­ti­ca de­ter­mi­na­da. ¿Qué más da? Pue­de ser al­go im­por­tan­te pa­ra mí. Por eso la li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá mer­ma­da, por­que tie­nes que ser cui­da­do­so pa­ra no es­tar en el ojo del hu­ra­cán. Si na­die se hu­bie­ra cues­tio­na­do lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to

“Una co­sa es cuan­do eres un mú­si­co que to­ca un de­ter­mi­na­do ins­tru­men­to, otra es ser com­po­si­tor”.

por mie­do, ima­gí­na­te que mun­do más ri­dícu­lo se­ría es­te. Se­gui­ría­mos di­cien­do la tie­rra es pla­na y to­do el uni­ver­so gi­ra en torno a la Tie­rra. Así que ¡ex­pré­sa­te!, ¡ha­bla!. La li­ber­tad del ser hu­mano de­be con­sis­tir en eso. Si te­mes al con­trol de In­ter­net y a la opi­nión pú­bli­ca, ese es el ini­cio del con­trol men­tal glo­bal.

Vol­vien­do a ha­blar de vues­tro nue­vo dis­co, di­ría que el pri­mer te­ma, Fa­ke es lo que vues­tros fans es­pe­ran de una can­ción de Fi­ve Finger Death Punch, pe­ro en ge­ne­ral afir­ma­ría que mu­chos se van a sor­pren­der de las no­ve­da­des in­tro­du­ci­das en vues­tro so­ni­do ha­bi­tual. ¿Có­mo lo ves tú?

Pues có­mo va­mos a en­ca­mi­nar el dis­co fue el de­ba­te más im­por­tan­te. No­so­tros so­mos una ban­da con un so­ni­do muy per­so­nal. Ima­gi­na que Iron Maiden o AC/CD cam­bia­ran su es­ti­lo per­so­nal, va­le, pue­de ser, pe­ro se­ría ri­dícu­lo, por­que per­de­ría la esen­cia au­tén­ti­ca de la ban­da. Eso pa­sa con nues­tras pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas, nues­tro pro­pio so­ni­do Fi­ve Finger Death Punch. He­mos in­tro­du­ci­do pie­zas de te­cla­dos en al­gu­nos de los te­mas, y ese ha si­do nues­tro ma­yor re­to en es­te dis­co. Creo que hay unas cuen­tas can­cio­nes dis­tin­tas a lo que he­mos he­cho an­te­rior­men­te. Mar­can la di­fe­ren­cia, y eso es sín­to­ma del pro­gre­so. Pue­des se­guir sien­do Fi­ve Finger Death Punch, pe­ro a la vez pue­des es­tar abier­to a nue­vas co­sas y man­te­ner­te fres­co. Es com­pli­ca­do hoy día en­con­trar al­go au­tén­ti­co. Si mi­ras las re­des so­cia­les, las mis­mas re­vis­tas, to­do es­tá per­fec­cio­na­do, to­do es­tá pa­sa­do por Pho­tos­hop, to­do es­tá exa­ge­ra­do, es com­pli­ca­do en­con­trar al­go na­tu­ral, al­go ver­da­de­ro. Por ejem­plo, otro te­ma de es­te dis­co, Blue on black, es una can­ción con raí­ces su­re­ñas, al­go que no ha­bía­mos pro­ba­do an­tes, es­te ex­pe­ri­men­to sur­gió de for­ma muy na­tu­ral, y creo que es una muy bue­na can­ción.

Vues­tro pri­mer sin­gle es Sham pain. Se­gún he leí­do es un te­ma que tie­ne mu­cho que ver con Ivan. ¿Qué nos pue­des de­cir de es­te te­ma?

Sham Pain es muy sar­cás­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta de la le­tra, mu­si­cal­men­te tie­ne mu­cha fu­sión. Tie­ne un rit­mo en mi opi­nión un po­co jaz­zie, en mi opi­nión tie­ne un es­ti­lo más mo­derno, tie­ne una vi­bra di­fe­ren­te a lo ha­bi­tual, al­go que no has es­cu­cha­do an­tes. Des­de el pun­to de vis­ta del con­te­ni­do de la le­tra tie­ne que ver con co­sas que es­ta­ban ocu­rrien­do en la vi­da per­so­nal de Ivan, que se en­con­tra­ba en me­dio de un pro­ce­so le­gal. La pren­sa di­fun­dió bas­tan­te mier­da. Pe­ro la vi­da hay que afron­tar­la con hu­mor. Si pi­llas el pun­to de hu­mor en to­do es­to pue­des echar­te unas bue­nas ri­sas. Tra­ta tam­bién so­bre, que a pe­sar de to­do es­to, so­mos fe­li­ces con nues­tro es­ti­lo de vi­da. Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros al fi­nal es crear mú­si­ca, sa­lir al es­ce­na­rio y to­car en di­rec­to. Pa­sar una ho­ra y me­dia aman­do la mú­si­ca y com­par­tir­lo con la gen­te. Esa sen­sa­ción es alu­ci­nan­te ¡Eso es Sham Pain pa­ra no­so­tros!

Una de mis can­cio­nes fa­vo­ri­tas de vues­tro nue­vo tra­ba­jo pre­ci­sa­men­te es Blue on black. Co­mien­za con gui­ta­rras acús­ti­cas y hay una tran­si­ción a lo eléc­tri­co con unos riff de im­pre­sión. En mi opi­nión es una de las can­cio­nes más emo­cio­nan­tes de to­do es­te tra­ba­jo.

Es, co­mo he­mos di­cho, una de las más di­fe­ren­tes, tie­ne un es­ti­lo muy ame­ri­cano, muy “blu­sie”, muy tí­pi­co en Amé­ri­ca. Es muy dis­tin­ta a lo que ve­ni­mos ha­cien­do en el pa­sa­do. Pa­ra ser ho­nes­to, cuan­do em­pe­za­mos a gra­bar es­ta can­ción, no es­ta­ba muy se­gu­ro de que fue­ra a fun­cio­nar, por­que era tan di­fe­ren­te, y no es­ta­ba se­gu­ro de có­mo se aco­ge­ría es­te es­ti­lo en Eu­ro­pa. Si es­tás en Eu­ro­pa, in­clu­so si no es­cu­chas mú­si­ca clá­si­ca, su es­ti­lo es­tá im­preg­na­do en la cul­tu­ra, y vas a es­cu­char en mu­chas par­tes su in­fluen­cia. En Amé­ri­ca las raí­ces es­tán en el blues. Esas in­fluen­cias de la mú­si­ca clá­si­ca se tra­du­cen en el uso de la me­lo­día, tra­ba­jar la ar­mo­nía, to­dos los ins­tru­men­tos se com­ple­men­tan, co­mo en una or­ques­ta, eso lo pue­des es­cu­char en el me­tal eu­ro­peo que lue­go dio el sal­to a Amé­ri­ca. In­clu­so si no te gus­ta la mú­si­ca clá­si­ca, tu oí­do la es­cu­cha­rá en mu­chas par­tes. En Amé­ri­ca la in­fluen­cia vie­ne más del rock su­re­ño y el rhythm and blues. Si en Amé­ri­ca te­ne­mos a El­vis, en Eu­ro­pa te­néis a The Beatles. Yo me crié en Eu­ro­pa y el res­to de mis com­pa­ñe­ros son ame­ri­ca­nos. Creo que al­go muy es­pe­cial de Fi­ve Finger Death Punch es esa com­bi­na­ción de am­bos es­ti­los. Se mez­clan las me­lo­días y las es­truc­tu­ras eu­ro­peas con el rit­mo del rock ame­ri­cano. Pue­de que es­te sea uno de los mo­ti­vos por los que Fi­ve Finger se ha he­cho co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te. Si es­cu­chas el dis­co al com­ple­to has­ta la úl­ti­ma can­ción en­cuen­tras te­mas muy di­fe­ren­tes, pe­ro no te dan la sen­sa­ción co­mo de que no en­ca­ja­ran. En el mo­men­to en que es­cu­ché a Ivan cuan­do po­nía la voz a es­te te­ma su­pe que era má­gi­co.

No sé si es­ta­rás de acuer­do con­mi­go, pe­ro creo que pa­sa al­go muy cu­rio­so con Fi­ve Finger Death Punch. Te­néis un so­ni­do de­mo­le­dor, unas gui­ta­rras in­ci­si­vas, pe­ro cuan­do os es­cu­ché en di­rec­to en el pa­sa­do di­ciem­bre en el Wi­zink Cen­ter, me di cuen­ta de que in­clu­so os ha­céis aún más gran­des en acús­ti­co.

Una co­sa es cuan­do eres un mú­si­co que to­ca un de­ter­mi­na­do ins­tru­men­to, otra es ser com­po­si­tor. ¿Có­mo lo pue­do ex­pli­car? Por ejem­plo, Yng­wie Malms­teen es uno de mis gui­ta­rris­tas fa­vo­ri­tos de to­da la his­to­ria. Él es uno de los me­jo­res gui­ta­rris­tas que ja­más ha­ya ha­bi­do en el heavy me­tal o el hard rock. Si es­cu­chas al­gu­na de sus pie­zas es co­mo una lec­ción de mú­si­ca. Es co­mo:”¡oh, Dios mío!, ¡qué es ca­paz de ha­cer es­te hom­bre”. Te ins­pi­ra y quie­res to­car la gui­ta­rra co­mo él. Pe­ro, por otro la­do, tie­nes, por ejem­plo, a The Beatles, que no igual no tie­nen ese ni­vel de per­fec­ción, pe­ro quie­nes sa­bían me­jor que na­die có­mo es­cri­bir una can­ción. En la mú­si­ca pue­des ser un vir­tuo­so o un com­po­si­tor y crear can­cio­nes. Ser com­po­si­tor sig­ni­fi­ca po­ner­le ban­da so­no­ra a lo que vi­ves. Mu­cha gen­te pue­de to­car muy bien, co­mo mu­chas ban­das de me­tal pro­gre­si­vo, pe­ro to­dos ama­mos una ex­tra­or­di­na­ria for­ma de com­po­ner en una can­ción. Tie­nes que to­car can­cio­nes que ten­gan sen­ti­mien­to, que real­men­te im­por­te lo que es­tás con­tan­do. Una bue­ní­si­ma can­ción pue­de to­car­se sim­ple­men­te con una bue­na voz y un piano. En mi opi­nión, cuan­do em­pe­za­mos a to­car te­mas en acús­ti­co fue cuan­do la gen­te em­pe­zó a de­cir: “¡Guau!, ¡esa es una gran can­ción!”. No­so­tros cuan­do com­po­ne­mos te­ne­mos la ba­se, y lue­go va­mos de­ci­dien­do qué ins­tru­men­to va dón­de, qué gui­ta­rras son las ade­cua­das, dón­de po­ner o no un so­lo de gui­ta­rra. Pe­ro lo im­por­tan­te es que la can­ción sea só­li­da. Cuan­do nos subimos a un es­ce­na­rio, so­mos cons­cien­tes de que te­ne­mos nues­tros fans que es­pe­ran es­cu­char nues­tro la­do más me­tal y, co­mo di­jis­te, can­cio­nes co­mo Fa­ke. quie­ren es­cu­char lo más po­ten­te de Fi­ve Finger Death Punch, co­sas heavy. Pe­ro, igual­men­te, te­ne­mos pú­bli­co de un es­ti­lo di­fe­ren­te, aun­que le si­ga gus­tan­do lo más heavy, les atrae mu­cho tam­bién es­te otro ro­llo más acús­ti­co y rock.

Co­mo he­mos es­ta­do ha­blan­do, ha­béis pro­ba­do co­sas nue­vas en es­te dis­co, y efec­ti­va­men­te, nos en­con­tra­mos con un te­ma co­mo Bloody, que no pa­re­ce pa­ra na­da una can­ción de Fi­ve Finger Death Punch, ce­rran­do es­te tra­ba­jo.

¡Sí!, ¡exac­to! Eso es a lo que me re­fie­ro. La úni­ca for­ma de avan­zar es esa. Ha­ces unas ocho can­cio­nes que sa­bes que tie­nen la esen­cia de tu ban­da, pe­ro lue­go siem­pre hay es­pa­cio pa­ra rom­per los lí­mi­tes. Al fi­nal tam­po­co va­ría tan­to el so­ni­do prin­ci­pal de Fi­ve Finger. y hay qué ha­cer­lo sabiendo cuán­to cam­biar y has­ta dón­de pue­des lle­gar. La cues­tión es cuán­to pue­des cam­biar sin per­der la esen­cia de tu ban­da. Tie­nes que pen­sar en al­go es­pe­cial que lla­me la aten­ción al pú­bli­co, pe­ro si cam­bias de­ma­sia­do pue­de que pier­das a tus fans. La cues­tión es­tá en el equi­li­brio.

En es­te nue­vo dis­co in­cluís vues­tra ver­sión de Go­ne away de The Offs­pring que ya sa­cas­teis en vues­tro re­cien­te re­co­pi­la­to­rio de gran­des éxi­tos. Tam­bién ofre­cíais en es­te re­co­pi­la­to­rio un nue­vo te­ma, Trou­ble, pe­ro al con­tra­rio que la pri­me­ra no apa­re­ce en es­te nue­vo dis­co, ¿por qué?

Sí, nues­tro se­llo que­ría in­cluir­la en el re­co­pi­la­to­rio, esa fue bá­si­ca­men­te la dis­cu­sión que tu­vi­mos con ellos. No­so­tros que­ría­mos sa­car un nue­vo dis­co, no con­si­de­rá­ba­mos que diez u on­ce años fue­ran su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ha­cer­lo, pe­ro ellos que­rían el gran­des éxi­tos y aca­bó sa­lien­do an­tes. La ra­zón por la que aca­ba­mos lle­gan­do a un acuer­do, es que Trou­ble es­tu­vie­ra en el re­co­pi­la­to­rio, pe­ro te­nía­mos el pro­ble­ma de que no que­ría­mos que se que­da­ra fue­ra de es­te dis­co. Nues­tra in­ten­ción es que los fans que com­pra­ran el re­co­pi­la­to­rio tu­vie­ran al me­nos dos te­mas nue­vos: Trou­ble y la ver­sión de Go­ne away, pe­ro que al me­nos es­tu­vie­ran en la ver­sión de lu­jo de es­te nue­vo dis­co.

Tras ha­ber ga­na­do tan­tos dis­cos de pla­tino, en­tre otros pre­mios, ¿sen­tís la pre­sión de dar el ni­vel an­te tan al­tas ex­pec­ta­ti­vas?

No po­de­mos ol­vi­dar que hay mu­cha gen­te ahí fue­ra que va a es­cu­char­lo y es in­creí­ble el apo­yo de los fans que en­tien­den que pa­ra que so­bre­vi­va­mos co­mo ban­da es ne­ce­sa­rio que se com­pren los dis­cos y las en­tra­das de los con­cier­tos. Hoy en día es muy di­fí­cil de pre­de­cir las ventas. Las tien­das de dis­cos en Amé­ri­ca han cam­bia­do mu­cho, no se ven­de tan­to dis­co fí­si­co, aun­que tie­nes las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, sí. Pe­ro al fi­nal lo que cuen­ta es la gen­te que te en­cuen­tras en la gi­ra, cuan­do ves que van a tus con­cier­tos. Eso es lo que real­men­te im­por­ta. Cuan­do ha­ce­mos es­te dis­co pen­sa­mos en la co­ne­xión con nues­tros fans. Te­ner una in­men­sa can­ti­dad de fans que te apo­yan y ver­les dis­fru­tar en los con­cier­tos.

¿Vais a vol­ver a España de gi­ra con es­te dis­co?

Sí, ha­re­mos una gi­ra por Amé­ri­ca que du­ra­rá has­ta oc­tu­bre. Ire­mos a Eu­ro­pa 100 % se­gu­ro pro­ba­ble­men­te en no­viem­bre o di­ciem­bre, es lo que creo, por­que aún no hay na­da ce­rra­do. Así tam­bién da­mos tiem­po a que se co­noz­can las can­cio­nes y las in­clu­ya­mos en el setlist.

“Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros al fi­nal es crear mú­si­ca, sa­lir al es­ce­na­rio y to­car en di­rec­to. Pa­sar una ho­ra y me­dia aman­do la mú­si­ca y com­par­tir­lo con la gen­te. Esa sen­sa­ción es alu­ci­nan­te ¡Eso es Sham Pain pa­ra no­so­tros!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.