MI­NISTRY

Al Jur­gen­sen más po­lí­ti­co que nun­ca

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 368 - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO Y YALINKU ME­LE­RO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

2 ME­GA PÓSTERS:

AN­NE O - HOLLY­WOOD GROUPIES

An­tes que na­da que­ría fe­li­ci­tar­te por “Ame­rikk­kant”, creo que se pro­nun­cia así, real­men­te lo he dis­fru­ta­do. ¿Qué te­níais en men­te cuan­do es­ta­bais com­po­nien­do el dis­co?

Mu­chas gra­cias por tus pa­la­bras. So­mos los pri­me­ros en sor­pren­der­nos por la vic­to­ria de Trump en Amé­ri­ca (USA), y se jun­ta­ron va­rios fac­to­res, en­tre ellos ese he­cho po­lí­ti­co. Tras la muer­te de mi ami­go Mi­ke Scac­cia (2012), no creí que va­lía la pe­na con­ti­nuar con la ban­da, ya que no só­lo ha­bía fa­lle­ci­do un gran gui­ta­rris­ta, sino que tam­bién mi ami­go. Pe­ro creía que era jus­to pu­bli­car el ma­te­rial en el que tra­ba­ja­mos en su ho­nor. Hi­ci­mos el tour por Eu­ro­pa sin él, te­nía­mos que cum­plir los con­tra­tos. No es­ta­ba muy con­ten­to con eso, pe­ro ha­bía que ha­cer­lo. Lo cier­to es que tras el tour me di cuen­ta que la ban­da es­ta­ba so­nan­do ge­nial, que es­tá­ba­mos dis­fru­tan­do de ello. Nos reuni­mos y es­tu­vi­mos to­can­do un po­co de Jam y com­par­tien­do ideas. Des­pués de una se­ma­na, es­tá­ba­mos ha­cien­do real­men­te al­go fres­co, al­go con lo que nos sen­tía­mos có­mo­dos. Fue in­tere­san­te, ese par de se­ma­nas y ade­más con lo que es­ta­ba ocu­rrien­do a ni­vel po­lí­ti­co, en to­do el mun­do, no só­lo en Amé­ri­ca, ha­bía que con­tar­lo, no te­nía­mos un je­fe de es­ta­do co­mo él des­de Mus­so­li­ni, o Fran­co.

Es cier­to que hay un gran com­po­nen­te po­lí­ti­co en las letras del ál­bum ade­más de to­car mu­chos te­mas co­mo el ra­cis­mo, la gue­rra y to­das es­tas co­sas que es­tán pa­san­do en el mun­do y que nos preo­cu­pan.

Es ver­dad, ¿qué de­mo­nios es­tá pa­san­do? Y era im­por­tan­te plas­mar esas ideas, esa que­ja en las letras de es­te dis­co, creo que no que­dó tan mal.

El dis­co em­pie­za con una cla­ra re­fe­ren­cia a Do­nald Trump, con “I Know Word”, su cam­pa­ña, su agen­da, sue­na co­mo una opo­si­ción.

Es al­go que es­tá pa­san­do en Amé­ri­ca, el Na­cio­na­lis­mo, pe­ro que ya ha pa­sa­do en Eu­ro­pa, en Ale­ma­nia por ejem­plo o con lo que es­tá pa­san­do con el Brex­xit (en In­gla­te­rra), Fran­cia, Po­lo­nia, Ita­lia. Es­to pa­sa cuan­do la gen­te es­tá preo­cu­pa­da por el fu­tu­ro, di­vi­dir y con­quis­tar es la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, con­vir­tien­do a la gen­te en ra­cis­ta con sus pro­pios ve­ci­nos. Cuan­do la gen­te la es­tá asus­ta­da es cuan­do esas ideas, de los que di­cen que lo van a so­lu­cio­nar, esas ideas ca­lan hon­do, con­ven­cen .La gen­te es­tá tan ocu­pa­da y te­mer el fu­tu­ro que no se preo­cu­pan en ma­nos de quien se de­ja el po­der, pen­san­do que va a so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas. Hay que en­ten­der lo que es­tá ocu­rrien­do, en USA por ejem­plo, es la pri­me­ra vez en Amé­ri­ca que te­ne­mos un pre­si­den­te así de fas­cis­ta y por tan­to un mo­vi­mien­to an­ti­fas­cis­ta.

Lo que es­tá ocu­rrien­do se pa­re­ce de­ma­sia­do a lo que ocu­rrió a prin­ci­pios de los años 30, don­de se con­tro­la­ba to­da la in­for­ma­ción que ha­bía en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es­ta­mos en ple­na era de la in­for­ma­ción, pe­ro es una in­for­ma­ción ma­ni­pu­la­da, es pro­pa­gan­da.

Es jus­to eso, pro­pa­gan­da, con tan­ta in­for­ma­ción en in­ter­net, en los me­dios, es muy di­fí­cil dis­cer­nir qué es ver­dad y qué no.

Ya no só­lo eso, sino que lo que ha­cen es me­ter el mie­do en la men­te y en el al­ma de la gen­te, y cuan­do ya han me­ti­do ese mie­do, te di­cen que no lo ten­gas, que ellos lo van a so­lu­cio­nar. Ese es el jue­go que se es­tá ha­cien­do con la in­for­ma­ción. Es real­men­te en­fer­mi­zo, y les si­gue fun­cio­nan­do, mi­ra en Ita­lia. Hay que re­sis­tir, y la gen­te ne­ce­si­ta reac­cio­nar, es­to se vi­vió en Che­cos­lo­va­quia en 1956 y la gen­te lu­chó. Hay mo­vi­mien­tos por el mun­do, con­tra el po­der de las cor­po­ra­cio­nes. Fran­ca­men­te, el pla­ne­ta es­tá mu­rien­do, no te­ne­mos tiem­po ya, te­ne­mos que em­pe­zar a pen­sar en la su­per­vi­ven­cia de la ra­za hu­ma­na, de­jar­nos de las es­tu­pi­de­ces que hay en el mun­do.

No sé si es­tás al tan­to de la po­lí­ti­ca de Es­pa­ña aho­ra mis­mo.

Sí, la ver­dad es que no ter­mino de en­ten­der qué ocu­rre con Ca­ta­lu­ña.

Mu­cha gen­te es­tá con­fu­sa aquí tam­bién (ri­sas). Han pa­sa­do mu­chas co­sas. Lo peor es que creo que sí, en su mo­men­to, les hu­bie­ran de­ja­do ha­cer un re­fe­ren­dum la ma­yo­ría ha­bría vo­ta­do no a la in­de­pen­den­cia, pe­ro si se hi­cie­ra hoy en día, cier­ta­men­te el pue­blo que­rría sa­lir­se, so­bre to­do por la res­pues­ta vio­len­ta del go­bierno.

Aún es­toy in­ten­tan­do en­ten­der esa si­tua­ción, aho­ra hay un cam­bio de go­bierno tam­bién por lo úl­ti­mo que he sa­bi­do. Al fi­nal quie­nes tie­nen el po­der son las gran­des cor­po­ra­cio­nes, a ni­vel glo­bal, lo que es­tán ha­cien­do es ma­ni­pu­lar pa­ra que uno u otro can­di­da­to les fa­vo­rez­ca. Es­pe­ro que no vol­va­mos a co­me­ter los mis­mos erro­res del pa­sa­do. To­dos los go­bier­nos son co­rrup­tos, no creo que ha­ya ni un so­lo go­bierno lim­pio, y se ve con­ti­nua­men­te. Ese es el es­pí­ri­tu del ál­bum, com­ba­tir esa ma­ne­ra de ma­ni­pu­lar y pro­du­cir in­di­vi­duos al ser­vi­cio del sis­te­ma, eso me preo­cu­pa. Las cor­po­ra­cio­nes crean ese ti­po de in­di­vi­duos que lue­go po­nen en el po­der a es­ta gen­te. La gen­te ne­ce­si­ta otro ti­po de edu­ca­ción, re­cor­dar la his­to­ria, ya que to­do lo que se en­se­ña es fal­so, sa­be­mos que hay mu­cho de lo que nos han con­ta­do que es fal­so, ne­ce­si­ta­mos una edu­ca­ción en la ver­dad, en lo que es im­por­tan­te. Es cier­to que es más fá­cil tra­gar­se la mier­da que te da el sis­te­ma, pe­ro es­ta­mos en un pun­to de la his­to­ria en la que la gen­te es­tá des­per­tan­do, en que el pa­triar­ca­do por ejem­plo, se es­tá po­nien­do en ja­que, creo que es un po­co los te­mas que tra­ta­mos en es­te dis­co.

Por des­gra­cia nos he­mos que­da­do sin tiem­po. Que­ría agra­de­cer­te tu tiem­po y re­cor­dar que to­ca­réis en Re­su­rrec­tion Fest en Es­pa­ña. ¿Có­mo te sien­tes vol­vien­do a Es­pa­ña?

Amo Es­pa­ña, es mi país fa­vo­ri­to en Eu­ro­pa, siem­pre me gus­ta vol­ver a Es­pa­ña.

Si quie­res de­cir al­go pa­ra ce­rrar la en­tre­vis­ta, el mo­men­to es tu­yo.

“Vi­va Es­pa­ña” (en per­fec­to es­pa­ñol).

Mu­chas gra­cias por tu tiem­po y suer­te en la gi­ra.

Mu­chas gra­cias a ti Da­vid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.