Lis­te­ning Ses­sion

Metal Hammer (Spain) - - LISTENING SESSION - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

aquí y de allí. Co­jo las he­rra­mien­tas que hay en la es­ce­na y las uti­li­zo pa­ra mol­dear ideas y con­cep­tos al es­ti­lo de Behe­moth.”

Es­tas pa­la­bras de Adam Dars­ki so­bre su pro­ce­so crea­ti­vo y su for­ma de afron­tar la crea­ción mu­si­cal nos dan una vi­sión más pro­fun­da de él co­mo ar­tis­ta. Nos en­con­tra­mos con un ti­po crea­ti­vo, que ne­ce­si­ta que su mú­si­ca ten­ga un po­so per­so­nal, pro­pio y sig­ni­fi­ca­ti­vo, pe­ro tam­bién un ar­tis­ta in­con­for­mis­ta al que le gus­ta dar lo me­jor y que no sien­te re­pa­ros al re­co­no­cer que al­guien ha te­ni­do una bue­na idea o in­clu­so una idea me­jor que la su­ya, pa­ra co­ger­la y adap­tar­la a su pro­pia obra dán­do­le ese to­que per­so­nal. Es­te as­pec­to crea­ti­vo de Behe­moth es al­go que pue­de re­sul­tar tras­cen­den­tal en el re­sul­ta­do fi­nal de “I Lo­ved You At Your Dar­kest”, un dis­co en el que ex­plo­ra te­rre­nos e ideas que no ha­bía­mos vis­to an­tes en el gru­po.

Otra mues­tra del con­trol y per­so­na­li­dad que im­pri­me los tra­ba­jos de Behe­moth la en­con­tra­mos en la res­pues­ta que nos da Ner­gal so­bre la pro­duc­ción de es­te nue­vo tra­ba­jo:

“En nues­tro ca­so el pro­duc­tor es siem­pre el mis­mo: la ban­da. La gen­te con­fun­de muy a me­nu­do el tra­ba­jo y las la­bo­res del pro­duc­tor y del in­ge­nie­ro de so­ni­do en un dis­co. Son co­sas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. El in­ge­nie­ro es el que se sien­ta de­lan­te de la me­sa y sa­be có­mo fun­cio­nan to­dos los ca­chi­va­ches, pro­gra­mas y de­más. El pro­duc­tor es el que tie­ne la idea del pro­yec­to, el que mar­ca las pau­tas y ca­mi­nos a se­guir con el tra­ba­jo en cues­tión des­de un pun­to de vis­ta más ar­qui­tec­tó­ni­co, por así de­cir. Así que en Behe­moth siem­pre he­mos si­do no­so­tros los pro­duc­to­res: to­do el con­cep­to de nues­tros dis­cos, có­mo se desa­rro­llan, qué des­ta­ca más y qué des­ta­ca me­nos… to­das esas co­sas son co­sa nues­tra. Tu­vi­mos a Tom Ba­ker pa­ra el mas­te­ri­ng y a Matt Hy­de en la mez­cla. In­clu­so pro­ba­mos al­go nue­vo y le pe­di­mos al ti­po que tra­ba­ja con Me­ta­lli­ca, Greg Fi­del­man, que mez­cla­ra una can­ción… y lo hi­zo bien, pe­ro no so­na­ba a no­so­tros. Na­die sa­be me­jor que no­so­tros co­mo de­be­mos so­nar, sé que pa­re­ce arro­gan­te así di­cho, pe­ro es la ver­dad. Greg Fi­del­man… con­tar con él es un ar­gu­men­to de ven­ta en sí mis­mo, es un ti­po que ha tra­ba­ja­do con al­gu­nos de los ar­tis­tas con más éxi­to y ven­tas del mun­do, pe­ro no es lo que no­so­tros ne­ce­si­ta­mos. En el pa­sa­do hu­bie­ra di­cho que si con los ojos ce­rra­dos, in­clu­so sa­cri­fi­can­do al­go de nues­tra esen­cia. Que­ría tra­ba­jar con los más gran­des y lle­gar lo más arri­ba po­si­ble. Pe­ro hoy me preo­cu­pan más otras co­sas, hoy por hoy quien tra­ba­je con no­so­tros se tie­ne que ajus­tar exac­ta­men­te a lo que bus­ca­mos, in­de­pen­dien­te­men­te del éxi­to que pue­da traer­nos tra­ba­jar con esa per­so­na o no.”

Jun­tan­do es­tas de­cla­ra­cio­nes nos en­con­tra­mos con un ar­tis­ta sin­ce­ro con­si­go mis­mo y al que le gus­ta que su ar­te mues­tre exac­ta­men­te lo que pre­ten­de. El con­trol so­bre su obra es im­por­tan­te, in­de­pen­dien­te­men­te del ca­mino que ten­gan que to­mar: de­be ser fiel a lo que tie­ne en su in­te­rior. Es al­go que se de­ja no­tar en el nue­vo dis­co, co­mo ve­re­mos más ade­lan­te. Es­ta ac­ti­tud pro­tec­cio­nis­ta con su obra es al­go que se tra­du­ce en una sin­ce­ri­dad crea­ti­va que cier­ta­men­te se pue­de sen­tir en los dis­cos de la ban­da. Y qui­zás se de­ba en par­te al mo­men­to que vi­ve Adam:

“Cuan­to ter­mi­né “The Sa­ta­nist” es­ta­ba com­ple­ta­men­te va­cío de mú­si­ca. Ab­so­lu­ta­men­te ago­ta­do. No me quedaba na­da den­tro. La gen­te me pre­gun­ta­ba y en oca­sio­nes co­men­té que no sa­bía si ha­ría otro dis­co, por­que en ese mo­men­to es lo que sen­tía. Aho­ra es­toy en un lu­gar to­tal­men­te opues­to: si me pre­gun­ta­ras aho­ra mis­mo te di­ría que po­dría ha­cer uno o dos dis­cos más del ti­rón, ten­go mu­cha mú­si­ca den­tro. In­clu­so mien­tras es­tá­ba­mos ha­cien­do es­te dis­co en el es­tu­dio, es­ta­ba es­cri­bien­do nue­vas can­cio­nes. Es al­go que nun­ca me ha­bía pa­sa­do an­tes. Es ge­nial. Y creo que “Me And That Man” me ha ayu­da­do mu­cho en es­te as­pec­to. Ne­ce­si­ta­ba co­ger dis­tan­cia, ha­cer al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Y es lo que hi­ce. Fue una bue­na ex­pe­rien­cia, creo que el dis­co es­tá ra­zo­na­ble­men­te bien, pe­ro lo que me hi­zo men­tal­men­te fue im­pa­ga­ble, por­que cuan­do vol­ví a cen­trar­me en Behe­moth es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te re­no­va­do y lleno de ideas. El res­to del gru­po te­nía que fre­nar­me por­que no de­ja­ba de lle­var riffs, me­lo­días, can­cio­nes. Hay mu­chí­si­ma mú­si­ca que se ha que­da­do guar­da­da por­que no que­ría te­ner un dis­co de 70 mi­nu­tos. Con es­te ti­po de mú­si­ca tan in­ten­sa me gus­ta que ha­ya diez o do­ce can­cio­nes y que no so­bre­pa­se los 50 mi­nu­tos. Es­te dis­co du­ra 47, no es­tá mal.”

La os­cu­ri­dad que en­vuel­ve la mú­si­ca de Behe­moth es qui­zás uno de sus ele­men­tos más di­fe­ren­cia­do­res por lo per­so­nal y cer­ca­na que re­sul­ta en su desa­rro­llo. Al­go que no sor­pren­de al es­cu­char co­mo Ner­gal nos ex­pli­ca la for­ma en la que lle­ga has­ta a ello:

“Sim­ple­men­te mi­ro en mi in­te­rior. Ha­ce mu­cho tiem­po que de­jó de juz­gar­me a mi mis­mo y acep­té que hay una dua­li­dad en no­so­tros. Abra­cé mis de­mo­nios in­te­rio­res. Yo, y creo que to­dos, so­mos luz y os­cu­ri­dad. Pue­do ser una bue­na per­so­na y una ma­la per­so­na. Al fi­nal lo im­por­tan­te es el equi­li­brio. No lu­cho con­tra mi la­do os­cu­ro, lo abra­zo y tra­to de com­pren­der­lo y de ahí sa­len mu­chas co­sas. Al fi­nal del día so­lo es­pe­ro aca­bar sien­do más bueno que ma­lo, si es que eso tie­ne sen­ti­do. El equi­li­brio es la cla­ve de la fe­li­ci­dad. Y ser fe­liz no quie­re de­cir que siem­pre va­ya a es­tar con­ten­to o son­rien­do: no soy así. Hay os­cu­ri­dad en mí, pe­ro si la acep­to, si me acep­to co­mo soy y vi­vo en equi­li­brio, soy fe­liz.”

Es­te equi­li­brio del que ha­bla el vo­ca­lis­ta es al­go que po­de­mos en­con­trar de for­ma muy pre­sen­te en “I Lo­ved You At Your Dar­kest”. Has­ta tal pun­to es su mú­si­ca permea­ble de su per­so­na­li­dad. Es cu­char el dis­co y des­pués ha­blar con Adam es dar­se cuen­ta de sin­ce­ra, cru­da y real que es la mú­si­ca de Behe­moth. En­tran­do más en pro­fun­di­dad so­bre el dis­co le pre­gun­ta­mos so­bre la sen­sa­ción que trans­mi­te de ser “un to­do”:

“Me ale­gra que men­cio­néis eso, por­que es exac­ta­men­te lo que bus­ca­ba. Soy un gran de­fen­sor del con­cep­to de “ál­bum”, al­go que hoy en día se es­tá per­dien­do. En la es­ce­na pop y no hay dis­cos, so­lo sen­ci­llos. En el me­tal es uno de los po­cos lu­ga­res en los que aún se con­tem­pla un dis­co co­mo un to­do. Cuan­do sa­co un tra­ba­jo me gus­ta que la gen­te lo es­cu­che de prin­ci­pio a fin. La ten­den­cia es una, pe­ro no­so­tros va­mos a ha­cer lo que sen­ti­mos igual­men­te, aun­que va­ya en con­tra. Es­te dis­co cuen­ta una his­to­ria, pue­de ver­se en có­mo es­tá es­truc­tu­ra­do, en los tí­tu­los de las can­cio­nes, in­clu­so hay me­lo­días, riffs y de­ta­lles que se re­pi­ten en­tre unos te­mas y otros pa­ra con­tri­buir a esa sen­sa­ción de per­te­nen­cia a una glo­ba­li­dad.”

En la rue­da de pren­sa dio tiem­po pa­ra ha­blar de mu­chas co­sas más: po­lí­ti­ca, in­no­va­ción, pers­pec­ti­vas, gi­ras… Fue una con­ver­sa­ción lar­ga y lle­na de in­for­ma­ción, pe­ro re­pro­du­cir­la en su in­te­gri­dad po­dría re­sul­tar in­clu­so in­cohe­ren­te pa­ra al­guien que no es­tu­vie­ra allí. Por eso, de­jan­do los co­men­ta­rios an­te­rio­res co­mo al­gu­nos de los pun­tos des­ta­ca­dos du­ran­te la es­cu­cha y co­men­ta­rio de “I Lo­ved You At Your Dar­kest”, os de­ja­mos con el aná­li­sis del dis­co a con­ti­nua­ción:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.