En Vi­lle­na o dónde sea ¡LAR­GA VIDA AL LE­YEN­DAS!

Metal Hammer (Spain) - - LEYENDAS DEL ROCK 2018 - TEX­TO: DA­VID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: LO­RE­NA MO­RA

Agos­to de 2018 y lle­ga­ba la ho­ra de vi­vir otro Le­yen­das Del Rock, una edi­ción en­vuel­ta en ru­mo­res so­bre una po­si­ble mu­dan­za de Vi­lle­na. Quién sa­be si el fes­ti­val, el más lon­ge­vo de nues­tro pa­no­ra­ma, de­ci­di­rá aban­do­nar la lo­ca­li­dad Va­len­cia­na en bus­ca de una lo­ca­li­za­ción que le per­mi­ta cre­cer más, o te­ner unas in­fra­es­truc­tu­ras me­jo­res. Se ha ha­bla­do y si­gue ha­blan­do mu­cho del te­ma, a pe­sar de que las in­for­ma­cio­nes ofi­cia­les al res­pec­to son inexis­ten­tes.

El te­ma era una co­mi­di­lla en­tre el pú­bli­co asis­ten­te a es­ta edi­ción, pe­ro no fue nin­gún obs­tácu­lo pa­ra que to­dos pu­dié­ra­mos dis­fru­tar de una de las edi­cio­nes más in­ten­sas e in­tere­san­tes del Le­yen­das, con gran­dí­si­mas ac­tua­cio­nes so­bre los dis­tin­tos es­ce­na­rios. A es­te Le­yen­das no fal­ta­ron ni gru­pos ve­te­ra­nos, ni gran­des nom­bres ni re­pre­sen­ta­ción na­cio­nal en to­dos los es­ti­los. Po­si­ble­men­te Le­yen­das Del Rock sea el fes­ti­val más com­ple­to en es­te sen­ti­do, con una ofer­ta pa­ra to­dos los gus­tos.

Cual­quie­ra que ha­ya vi­si­ta­do el Le­yen­das al­gu­na vez sa­be có­mo se las gas­ta el tiem­po en Vi­lle­na, con mu­cho ca­lor, mu­cho pol­vo y en oca­sio­nes cir­cuns­tan­cias im­pre­vi­si­bles, co­mo las llu­vias que nos vi­si­ta­ron en es­ta edi­ción. Fue­ron me­ra­men­te tes­ti­mo­nia­les y ca­si se agradecieron: las dos pri­me­ras jor­na­das ape­nas ca­ye­ron cua­tro go­tas y so­lo el ter­cer día llo­vió con to­das las le­tras… du­ran­te un ra­to. Fue­ron bue­nas no­ti­cias: mi­ni­mi­zó el pol­vo que se le­van­ta­ba en el ai­re, re­fres­có el am­bien­te (al­go muy ne­ce­sa­rio en pleno agos­to) y no en­tor­pe­ció en ab­so­lu­to las ac­tua­cio­nes. Y las ac­tua­cio­nes, las au­tén­ti­cas pro­ta­go­nis­tas del fes­ti­val, fue­ron sin du­da lo me­jor del even­to. Es­te año re­sul­ta­ba di­fí­cil de­ci­dir qué ver, si que­dar­se en los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les o ir a al­guno de los se­cun­da­rios. Hu­bo gran­des y bue­nas sor­pre­sas en to­dos y lo cier­to es que, a tí­tu­lo per­so­nal, es­te ha si­do el Le­yen­das con más ni­vel que he vis­to. Va­ya­mos por días:

MIÉRCOLES 8 DE AGOS­TO

Es­te pri­mer día so­lía ser una fies­ta de bien­ve­ni­da al fes­ti­val, pe­ro en es­ta edi­ción lo ob­ser­va­mos ya com­ple­ta­men­te in­te­gra­do co­mo una jor­na­da más del mis­mo, con un car­tel muy in­tere­san­te pa­ra dar co­mien­zo al Le­yen­das Del Rock. So­lo los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les con­ta­ban con ac­ti­vi­dad en es­ta jor­na­da, más cor­ta pa­ra em­pe­zar la fies­ta po­co a po­co. Y ha­blan­do de fies­tas, eso fue lo que mon­ta­ron los an­da­lu­ces STINGERS en el es­ce­na­rio “Je­sús De La Ro­sa”. El tri­bu­to a Scor­pions más des­ta­ca­do de nues­tras fron­te­ras dio el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da al fes­ti­val con al­gu­nos de los más re­co­no­ci­bles clá­si­cos de los es­cor­pio­nes ale­ma­nes. Se ha ha­bla­do mu­cho so­bre la le­gi­ti­mi­dad, el im­pac­to y la ra­zón de ser de las ban­das tri­bu­to, es­pe­cial­men­te de aque­llas de­di­ca­das a for­ma­cio­nes que aún si­guen en ac­ti­vo, pe­ro es ma­te­rial pa­ra otro ar­tícu­lo y aquí nos con­for­ma­re­mos con de­cir que Stingers su­pie­ron ca­len­tar el am­bien­te pa­ra el pú­bli­co que ya se atre­vía a vi­si­tar el re­cin­to des­de pri­mer a ho­ra.

El re­le­vo fue pa­ra ARS AMANDI, que ocu­pa­ban un si­tio en el car­tel tras la for­zo­sa can­ce­la­ción de BONI de­bi­do a su en­fer­me­dad y las des­afor­tu­na­das se­cue­las que to­dos co­no­ce­mos. El com­bi­na­do abu­len­se nun­ca ha si­do san­to de mi de­vo­ción, aun­que es muy cier­to que tie­nen su pú­bli­co y que du­ran­te al­gu­nos años go­za­ron de mu­cha po­pu­la­ri­dad, es­pe­cial­men­te en­tre el pú­bli­co jo­ven, un ti­rón que si­guen con­ser­van­do a juz­gar por los asis­ten­tes más aten­tos a su con­cier­to, en­tre los que po­día­mos ver al sec­tor del pú­bli­co más jo­ven y a un pu­ña­do de nos­tál­gi­cos (pa­re­ce men­ti­ra que la ban­da lle­ve ya más de vein­te años en ac­ti­vo y su pri­mer tra­ba­jo sa­lie­ra ha­ce la frio­le­ra de die­ci­séis años…). Da­ni Aller se mos­tró en un es­ta­do vocal muy acep­ta­ble y la ban­da dio un re­pa­so a su ca­tá­lo­go, con can­cio­nes pa­ra com­pla­cer a

to­do el mun­do y sin per­der de vis­ta el re­cien­te lan­za­mien­to de sus DVD “Di­rec­to Al Co­ra­zón”. Co­mo co­men­ta­ba nun­ca he si­do muy se­gui­dor del gru­po y a tí­tu­lo per­so­nal su show se me hi­zo lar­go y re­pe­ti­ti­vo, aun­que su pú­bli­co pa­re­ció dis­fru­tar con la ac­tua­ción y eso es lo más im­por­tan­te.

No obs­tan­te, el pri­mer pla­to fuer­te del fes­ti­val es­ta­ba por lle­gar jus­to des­pués, y es que lle­ga­ba el turno de que RIOT (per­dón, RIOT V) sa­lie­ran al es­ce­na­rio. La im­por­tan­cia de es­ta for­ma­ción en el Le­yen­das del Rock es­tá fue­ra de toda du­da, sien­do que uno de sus es­ce­na­rios lle­va el nom­bre de Mark Rea­le en ho­nor al di­fun­to gui­ta­rris­ta de la for­ma­ción. Y de­bo re­co­no­cer que no soy muy ob­je­ti­vo con el gru­po: siem­pre han si­do una de esas ban­das que lla­ma­ría­mos “fe­ti­che” pa­ra mí, un gru­po al que le ten­go mu­cho apre­cio y del que su mú­si­ca siem­pre me ha pa­re­ci­do me­re­ce­do­ra de mu­cho más re­co­no­ci­mien­to del que tie­ne. Y creo que lo de­mos­tra­ron con cre­ces so­bre el es­ce­na­rio, con un con­cier­to enér­gi­co, po­ten­te y que re­fle­jó a la per­fec­ción lo que de­be ser un show de Heavy Me­tal: una ban­da dis­fru­tan­do de la mú­si­ca so­bre el es­ce­na­rio y ha­cien­do dis­fru­tar a sus fans con ellos. Fue­ron un ejem­plo de es­pí­ri­tu y buen ha­cer y aun­que el so­ni­do no fue el me­jor (la voz es­ta­ba al­go ba­ja y la gui­ta­rra des­apa­re­cía un po­co en al­gu­nas oca­sio­nes) sa­ca­ron ade­lan­te un show me­mo­ra­ble, con un setlist que re­pa­só muy bien su his­to­ria sin ol­vi­dar­se de su nue­vo dis­co y que, por su­pues­to, tu­vo tiem­po pa­ra re­cor­dar a Mark Rea­le con la de­di­ca­to­ria de la fan­tás­ti­ca “Bloods­treets” (po­si­ble­men­te mi te­ma fa­vo­ri­to de la ban­da). “Flight Of The Wa­rrior”, “Johny’s Back”, “An­gel Eyes”, “Heart Of The Lion” o por su­pues­to “Thun­ders­teel” son so­lo un ejem­plo de lo que pu­di­mos es­cu­char du­ran­te es­te con­cier­to. Sen­ci­lla­men­te fan­tás­ti­co.

La si­guien­te ac­tua­ción su­pu­so un cam­bio de ter­cio no­ta­ble, con SEPULTURA sal­tan­do al es­ce­na­rio “Azu­ce­na” a de­jar so­bre las ta­blas un ejem­plo de su bru­ta­li­dad ca­rac­te­rís­ti­ca, con un De­rrick Green apo­teó­si­co a las vo­ces y una ban­da que disfruta con lo que ha­ce y que, a pe­sar de la alar­ga­da som­bra de los her­ma­nos Ca­va­le­ra, ha sa­bi­do rein­ven­tar­se y man­te­ner a su pú­bli­co, ga­nan­do in­clu­so al­gu­nos nue­vos adep­tos. Ha­bía bas­tan­te gen­te vién­do­les, en es­pe­cial pa­ra la ho­ra del día que era y con­si­de­ran­do que ha­bla­mos de un miércoles la­bo­ra­ble. An­dreas Kis­ser y los su­yos die­ron un re­pa­so a la tra­yec­to­ria de la ban­da, con mu­cho pe­so pa­ra los úl­ti­mos lan­za­mien­tos (co­mo es ló­gi­co, por otra par­te), pe­ro sin ol­vi­dar­se de los clá­si­cos del gru­po co­mo “Ari­se”, “Ra­ta­mahat­ta” o “Roots Bloody Roots”, que hi­cie­ron su apa­ri­ción es­te­lar al fi­nal del con­cier­to, pa­ra ce­rrar la ac­tua­ción por to­do lo al­to. Fue un buen show, aun­que qui­zás hu­bie­ra lu­ci­do más a una ho­ra más tar­día.

El si­guien­te con­cier­to fue pa­ra el in­com­bus­ti­ble RO­SEN­DO, que es­tá de des­pe­di­da por to­do lo al­to, ocu­pan­do el es­pa­cio de los ca­be­zas de car­tel y de­jan­do un con­cier­to que, si bien no ofre­ció na­da sor­pren­den­te ni no­ve­do­so, sí que fue un fiel re­pa­so a la ca­rre­ra de uno de los mú­si­cos más em­ble­má­ti­cos del rock na­cio­nal, un show bien lle­va­do y bien pro­du­ci­do en el que pu­di­mos re­cor­dar te­mas tan mí­ti­cos co­mo “El Tren”, “Flo­jos De Pan­ta­lón”, “Ma­ne­ras de Vi­vir” o una ver­sión de “No Du­da­ría” de An­to­nio Flo­res. Ro­sen­do es un ba­luar­te de un rock que mu­chos di­cen que ya pa­só, pe­ro que cuan­do co­mien­za a so­nar a to­dos nos mue­ve una me­le­na, una pier­na o nos le­van­ta un po­co la voz. Po­drá re­ti­ra­se de los es­ce­na­rios o de la mú­si­ca (si es que re­ti­rar­se de la mú­si­ca es po­si­ble), pe­ro nun­ca se re­ti­ra­rá de la me­mo­ria, y su con­cier­to en Vi­lle­na fue un ar­gu­men­to más. Co­mo ar­gu­men­tos lle­va­ban tam­bién SOZIEDAD ALKOHOLIKA pa­ra reivin­di­car­se co­mo una de las ban­das más po­ten­tes y pro­fe­sio­na­les de nues­tra es­ce­na. El gru­po sa­lió al es­ce­na­rio “Azu­ce­na” co­mo un tor­be­llino, con un so­ni­do arro­lla­dor y con la mi­ra­da pues­ta en no de­jar a na­die in­di­fe­ren­te. Cuan­do eres una ban­da que ha si­do cen­su­ra­da y ve­ta­da en even­tos y con­cier­tos de to­do ti­po, ca­da show de­be ser un triun­fo y un or­gu­llo y es al­go que Soziedad Alkoholika trans­mi­ten con su pues­ta en es­ce­na: un show sin ar­ti­fi­cios, sin­ce­ro, irre­ve­ren­te, po­ten­te, agre­si­vo… tal y co­mo son ellos. Fue pa­ra mu­chos el fi­nal del día, pe­ro pa­ra los que aún te­nían ga­nas y fuer­zas fue­ron la an­te­sa­la per­fec­ta pa­ra el cie­rre de la jor­na­da con los ya mí­ti­cos GIGATRÓN, que vol­vie­ron a lle­var su ab­so­lu­ta irre­ve­ren­cia, su hu­mor, su sá­ti­ra y sar­cas­mo in­con­fun­di­bles a un es­ce­na­rio.

JUEVES 9 DE AGOS­TO

La se­gun­da jor­na­da del fes­ti­val co­men­za­ría en el “Cam­ping Sta­ge” de la mano de LÈ­PO­KA, que lle­ga­ban pre­sen­tan­do su úl­ti­mo dis­co, un tra­ba­jo ex­ce­len­te que ya co­men­ta­mos en es­ta re­vis­ta, y que al pa­re­cer ha con­se­gui­do cau­ti­var a mu­cha gen­te, ya que el es­ce­na­rio se mos­tra­ba a re­bo­sar du­ran­te su ac­tua­ción: la gen­te no ca­bía ba­jo la car­pa y to­dos los co­men­ta­rios eran po­si­ti­vos: no ca­be du­da de que la ban­da re­cla­ma un hue­co más im­por­tan­te pa­ra fu­tu­ras edi­cio­nes y se con­fir­ma co­mo uno de los gru­pos a se­guir más de cer­ca den­tro del pa­no­ra­ma na­cio­nal. STANBROOK no tu­vie­ron la mis­ma suer­te, y aun­que sí tu­vie­ron pú­bli­co, mu­chos asis­ten­tes se pre­pa­ra­ban ya pa­ra la vi­si­ta de FOZZY en el “Je­sús De La Ro­sa”. El com­bi­na­do ame­ri­cano co­man­da­do por Ch­ris Je­ri­cho se ha ga­na­do con el pa­so de los años una ba­se de fans bas­tan­te am­plia y fiel, sien­do mu­chos los que com­par­ten afi­ción por su mú­si­ca y por su tra­ba­jo co­mo wrestler. Lo cier­to es que no ha­bía se­gui­do mu­cho a la ban­da, pe­ro te­nía cu­rio­si­dad por ver­les en di­rec­to, ya que to­dos los co­men­ta­rios que ha­bía re­ci­bi­do ha­bían si­do muy bue­nos. Y va­ya si te­nían ra­zón: no so­lo me en­con­tré con un gru­po con bue­nas can­cio­nes de heavy me­tal, sino que tam­bién asis­tí a un show enér­gi­co, di­ver­ti­do y con Ch­ris Je­ri­cho de­mos­tran­do ser un front­man de pri­me­rí­si­mo ni­vel, in­ter­ac­tuan­do mu­cho con su pú­bli­co y ga­nán­do­se a pro­pios y ex­tra­ños, con­si­guien­do que in­clu­so aque­llos con­gre­ga­dos fren­te al “Azu­ce­na” pa­ra los si­guien­tes con­cier­tos sal­ta­ran y co­rea­ran sus te­mas. El vo­ca­lis­ta in­clu­so ba­jó del es­ce­na­rio y sa­lió en­tre el pú­bli­co, pa­seán­do­se en­tre to­dos los asis­ten­tes, y sal­tan­do con no­so­tros sin de­jar de in­ter­pre­tar. Pu­di­mos ver­le pa­sar de un es­ce­na­rio a otro, ti­rar­se por los sue­los, co­rrer y, en re­su­men, di­ver­tir­se so­bre las ta­blas, con­ta­gian­do ese buen hu­mor y di­ver­sión a los asis­ten­tes. Fue toda una sor­pre­sa pa­ra mí y lo cuen­to co­mo uno de los me­jo­res shows del fes­ti­val. Real­men­te sor­pren­den­te. Traes ellos DRAGONFORCE ocu­pa­ron el “Azu­ce­na”. La bri­tá­ni­ca es un ca­so par­ti­cu­lar, uno de esos gru­pos que al­can­zo

bas­tan­te fa­ma muy pron­to por cir­cuns­tan­cias pun­tua­les y que des­de en­ton­ces se ha vis­to un po­co en­ca­si­lla­do en el ima­gi­na­rio po­pu­lar, pe­ro que si uno se de­tie­ne a es­cu­char­les sin pre­jui­cios, se da cuen­ta de que hay mu­cho más de lo que ca­bría es­pe­rar. Su úl­ti­mo tra­ba­jo es una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes y to­do un ejem­plo de lo que la for­ma­ción es ca­paz de con­se­guir, ju­gan­do en­tre di­fe­ren­tes es­ti­los y te­si­tu­ras y ex­plo­tan­do al má­xi­mo las cua­li­da­des de to­dos sus in­te­gran­tes, des­de sus ca­rac­te­rís­ti­cos so­los de gui­ta­rra a toda ve­lo­ci­dad, has­ta riffs aplas­tan­tes, vo­ces gu­tu­ra­les y pasajes que ro­zan el death y el th­rash a otros per­fec­ta­men­te de­fi­ni­bles co­mo hard rock. “Rea­ching In­to In­fi­nity” es un dis­co va­lien­te y fue al­go que la ban­da qui­so de­mos­trar so­bre el es­ce­na­rio, con la in­ter­pre­ta­ción de te­mas co­mo ”As­hes Of The Dawn” y “Jud­ge­ment Day”. Por su­pues­to el gru­po tie­ne ya al­gu­nos te­mas con­si­de­ra­bles co­mo clá­si­cos y con so­lo cin­cuen­ta mi­nu­tos de tiem­po so­bre el es­ce­na­rio, era inevi­ta­ble que vié­ra­mos más pron­to que tar­de la apa­ri­ción de “Th­ree Ham­mers”, “Cry Thun­der” y, por des­con­ta­do, “Th­rough The Fi­re And Fla­mes”, que so­na­ron en es­te or­den pa­ra de­jar un fi­nal de con­cier­to real­men­te apo­teó­si­co, con el pú­bli­co muy me­ti­do en la ac­tua­ción, co­rean­do ca­da es­tri­bi­llo y aplau­dien­do ca­da so­lo. Fue un buen con­cier­to y es­pe­ro que pron­to po­da­mos ver­les con más tiem­po, por­que Dragonforce tie­nen mu­cho más que ofre­cer de lo que he­mos vis­to has­ta aho­ra. De nue­vo un cam­bio de es­ce­na­rio ha­cia el “Je­sús De La Ro­sa”, don­de SUICIDAL TENDENCIES se dis­po­nían a des­gra­nar una ho­ra de agre­si­vi­dad. Era un cam­bio de es­ti­lo bas­tan­te ra­di­cal, pe­ro la ban­da americana tie­ne un gru­po de fans muy fiel que se con­gre­gó fren­te al es­ce­na­rio y co­men­zó a dis­fru­tar de un show po­ten­te y muy di­rec­to, en el que hu­bo ca­bi­da pa­ra va­rios cir­cle pit gra­cias a te­mas co­mo “Free­dumb”, “War In­si­de My Head” o “Su­bli­mi­nal”. Y mien­tras es­to su­ce­día, el es­ce­na­rio MARK REA­LE ya ha­bía co­men­za­do a co­ger tem­pe­ra­tu­ra con las ac­tua­cio­nes de BLOODHUNTER (un au­tén­ti­co tor­be­llino) y los ve­te­ra­nos CENTINELA, que con­ti­núan al pie del ca­ñón con el gran Jo­sé Cano a la voz. Me re­sul­ta tris­te ver co­mo es­ta ban­da se ha vis­to re­le­ga­da ca­si a un os­tra­cis­mo to­tal, por­que siem­pre han si­do un tor­be­llino en es­tu­dio y en di­rec­to.

Tras ellos el Mark Rea­le dio la bien­ve­ni­da a CEL­TI­BEE­RIAN y lo hi­zo con un vo­lu­men te de gen­te sor­pren­den­te, mos­tran­do la car­pa lle­na has­ta los to­pes, con gen­te vien­do el con­cier­to des­de fue­ra por­que den­tro no ca­bían. Fue otra de las sor­pre­sas más agra­da­bles del fes­ti­val, com­pro­bar co­mo una ban­da na­cio­nal de las que con­si­de­ra­ría­mos “emer­gen­tes” fue ca­paz de con­gre­gar a tan­to pú­bli­co. Real­men­te agra­da­ble de ver. Tan agra­da­ble co­mo in­tere­san­te fue el con­cier­to de KA­ME­LOT so­bre el “Azu­ce­na”. Es­te era uno de los con­cier­tos que más ga­nas te­nía de ver y la ver­dad es que sa­lí muy con­ten­to con la ac­tua­ción del gru­po. No pue­do de­cir que sea el me­jor con­cier­to su­yo que he vis­to, por­que no lo fue, pe­ro sí que fue un con­cier­to in­ten­so e in­tere­san­te y un ade­lan­to per­fec­to pa­ra lo que po­dre­mos ver en su in­mi­nen­te gi­ra. El setlist se cen­tró bas­tan­te en los úl­ti­mos dis­cos del gru­po, al­go que pa­ra al­gu­nos fans más clá­si­cos pue­de ser al­go ne­ga­ti­vo, pe­ro que per­so­nal­men­te me pa­re­ce un acier­to ab­so­lu­to: tan­to “The Sha­dow Theory” co­mo es­pe­cial­men­te “Ha­ven” me pa­re­cen dos de los me­jo­res dis­cos, si no los me­jo­res, que ha edi­ta­do la ban­da has­ta aho­ra y Tommy Ka­re­vik me pa­re­ce un au­tén­ti­co “crack” so­bre el es­ce­na­rio, una de esas vo­ces pri­vi­le­gia­das. Du­ran­te el Le­yen­das to­dos pu­di­mos es­cu­char có­mo se le es­ca­pó un “ga­lli­to”, un de­ta­lle que se­gu­ro que mu­chos apro­ve­cha­ran pa­ra cri­ti­car­le, pe­ro la reali­dad es que Ka­me­lot nun­ca ha­bían so­na­do tan bien en di­rec­to có­mo des­de la lle­ga­da de Tommy (lo sien­to por los fans de Roy Khan, en­tre los que me in­clu­yo, pe­ro es in­ne­ga­ble de Roy lle­va­ba mu­chos años muy mal en di­rec­to, mu­cho an­tes de sa­lir del gru­po). El show nos ofre­ció te­mas co­mo “Phan­tom Di­vi­ne”, “Ru­le The World”, “When The Lights Are Down”, “Veil Of Ely­sium”, “March Of Mep­his­to”, “Cen­ter Of The Uni­ver­se” (una gra­ta sor­pre­sa, ya que no ve­nían to­cán­do­la en con­cier­tos an­te­rio­res) o “Liar Liar”, mos­trán­do­nos a un gru­po con las ideas muy cla­ras, po­ten­tes so­bre el es­ce­na­rio y que dis­fru­tan con lo que ha­cen, al­go que siem­pre re­sul­ta con­ta­gio­so. Ha­bía mu­cha gen­te vién­do­les y a tí­tu­lo per­so­nal lo mar­co co­mo uno de mis shows fa­vo­ri­tos del fes­ti­val. Mu­cho “hy­pe” de ca­ra a la gi­ra de Oc­tu­bre.

MR. BIG siem­pre han si­do un gru­po que ha me­re­ci­do más pú­bli­co del que tie­ne, y no es que ten­gan po­co. La ban­da es, sin du­da, uno de los gru­pos de hard rock más per­so­na­les, di­fe­ren­tes y crea­ti­vos de la es­ce­na in­ter­na­cio­nal y la pre­sen­cia de mú­si­cos co­mo Billy Sheehan, Paul Gil­bert o Eric Mar­tin no ha­ce sino con­tri­buir a ha­cer del gru­po un ac­to de lo más in­tere­san­te, sor­pren­den­te y agra­da­ble de ver en di­rec­to. Su pa­so por el Le­yen­das fue un ejem­plo más de lo que el gru­po es ca­paz de ha­cer so­bre un es­ce­na­rio.

Tras la muer­te del ba­te­ría Pat Tor­pey, la ban­da ha con­ti­nua­do su an­da­du­ra con Mi­ke Starr a los par­ches, sin per­der un ápi­ce de ener­gía. Es una ver­da­de­ra go­za­da ver en di­rec­to te­mas co­mo “Rock & Roll Over”, “Ali­ve & Kic­king”, “Ta­ke Over”, “Un­der­tow” o “Around The World”, y es aún me­jor po­der dis­fru­tar de los so­los e im­pro­vi­sa­cio­nes de ge­nios co­mo Paul Gil­bert a la gui­ta­rra y Billy Sheehan al ba­jo. Un con­cier­to de Mr Big siem­pre tie­ne ese com­po­nen­te de “jam” que se per­mi­ten las gran­des ban­das, esas que lle­van mú­si­ca en las ve­nas y que no ne­ce­si­tan ce­ñir­se a un setlist pa­ra dar un buen con­cier­to. Y va­ya si fue bueno. Ge­nia­les co­mo siem­pre, MR. BIG fue­ron la an­te­sa­la per­fec­ta pa­ra los ca­be­zas de car­tel. NIGHTWISH re­gre­sa­ban al Le­yen­das del Rock pa­ra ocu­par el pues­to de ca­be­zas de car­tel, sien­do el nom­bre más gran­de de la ci­ta y con una pro­duc­ción vi­sual envidiable.

La ban­da lle­ga­ba pro­mo­cio­nan­do su re­cien­te re­co­pi­la­to­rio “De­ca­des”, un tra­ba­jo que re­pa­sa la his­to­ria de la ban­da y que, en pa­la­bras del pro­pio Tuo­mas Ho­lop­pai­nen, cie­rra en cier­to sen­ti­do una eta­pa pa­ra el gru­po y abre una nue­va. La ban­da sa­lió al es­ce­na­rio con “End of All Ho­pe”, acom­pa­ña­da en to­do mo­men­to por una pan­ta­lla co­mo fon­do de es­ce­na­rio, en la que po­día­mos dis­fru­tar de unas pro­yec­cio­nes pre­cio­sas y muy bien es­co­gi­das pa­ra en­ca­jar con la mú­si­ca de la ban­da en to­do mo­men­to. Si­guie­ron una vi­to­rea­da “Wish I Had An An­gel”, “10th Man Down”, “Co­me Co­ver Me”, “Geth­se­ma­né”, el sin­gle de su úl­ti­mo dis­co “Élan” y una in­tere­san­te e in­ten­sa “Sa­cra­ments Of The Wil­der­ness”. A es­tas al­tu­ras, mi­tad del con­cier­to más o me­nos, Nightwish ya ha­bían de­mos­tra­do que son un gru­po ENOR­ME y que me­re­cen des­de ha­ce tiem­po el es­pa­cio que ocu­pa­ban en es­te Le­yen­das del Rock: ca­be­zas de car­tel, co­do con co­do con los más gran­des.

El com­bi­na­do fin­lan­dés ha ga­na­do, y mu­cho, con la lle­ga­da de Floor Jan­sen a la voz y la incorporación de­fi­ni­ti­va de Troy Do­noc­kley a los vien­tos. Sus con­cier­tos se han vuel­to más di­ná­mi­cos, más po­ten­tes y la asom­bro­sa ca­pa­ci­dad vocal de Floor (a su más co­no­ci­do re­gis­tro de so­prano hay que su­mar­le su ta­len­to pa­ra el re­gis­tro na­tu­ral/mo­derno y su to­da­vía re­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra los gu­tu­ra­les (pa­ra quien no lo ha es­cu­cha­do, hay un buen ejem­plo de ello en el úl­ti­mo dis­co de Re­vamp “Wild Card”)) per­mi­ten al gru­po afron­tar cual­quier te­ma de su pre­sen­te y su pa­sa­do con ga­ran­tías, e ima­gi­nar cual­quier co­sa pa­ra el fu­tu­ro. “Ama­ranth”, “I Want My Tears Back”, “De­vil & The Deep Dark Ocean” (una in­ter­pre­ta­ción su­bli­me) y el clá­si­co “Ne­mo” pu­sie­ron co­lor al show an­tes de afron­tar “Sla­ying The Drea­mer”, que fue la an­te­sa­la del mo­men­to más sin­fó­ni­co y ela­bo­ra­do de la pro­duc­ción de Nightwish, con las in­ter­pre­ta­cio­nes de “The Grea­tes Show On Earth” y “Ghost Lo­ve Sco­re” (ca­si a mo­do de “bis”). Po­co po­dría de­cir pa­ra re­fle­jar el buen ha­cer de es­te gru­po. Desean­do vol­ver a ver­les (y es­to tam­bién trae co­la, con la anun­cia “ex­clu­si­vi­dad” que ha re­sul­ta­do no ser… pe­ro de eso ha­bla­re­mos en otro lu­gar y mo­men­to).

A pe­sar de ha­ber vis­to ya la ac­tua­ción más des­ta­ca­da del día aún quedaba mu­cha te­la por cor­tar y los si­guien­tes en sa­lir a es­ce­na se­rían WATAIN, que lle­ga­ban con un discazo de­ba­jo del bra­zo y dis­pues­tos a te­ñir de san­gre y os­cu­ri­dad el re­cin­to del Le­yen­das del Rock, con un black me­tal di­rec­to des­de las en­tra­ñas, re­ple­to de re­fe­ren­cias al sa­ta­nis­mo, in­te­li­gen­te en su con­cep­ción y cru­do en su eje­cu­ción. Watain son uno de los gru­pos de black que más me gus­tan de la es­ce­na ac­tual y su con­cier­to fue un ver­da­de­ro ejem­plo pa­ra el gé­ne­ro con te­mas co­mo “Ste­lla­vo­re”, “De­vil’s Blood”, “Fu­ror Dia­bo­li­cus” o “In Horns Im­pa­led”, aun­que qui­zás el es­ti­lo no era el que más co­mul­ga­ba con el pú­bli­co del Le­yen­das (no obs­tan­te tu­vie­ron una más que acep­ta­ble pre­sen­cia de fans).

Por su­pues­to, la si­guien­te ac­tua­ción era una tra­di­ción es­pe­ra­da y es que WARCRY no po­dían fal­tar al Le­yen­das. Los as­tu­ria­nos cuen­tan ya con tre­ce edi­cio­nes a sus es­pal­das y no tie­ne pin­ta de que se va­yan a per­der al­gu­na en el fu­tu­ro pró­xi­mo. La ban­da sa­lió, co­mo siem­pre, con mu­chas ga­nas y ener­gía al es­ce­na­rio y fue des­gra­nan­do un setlist que su­pu­so un re­co­rri­do a su ca­rre­ra, sin cen­trar­se en ex­ce­so en su úl­ti­mo dis­co (afor­tu­na­da­men­te, por­que me pa­re­ce de los más flo­jo que han edi­ta­do nun­ca) y re­cor­dán­do­nos a to­dos por qué nos gus­ta WARCRY, gra­cias a te­mas co­mo “Con­tra el Vien­to”, “Co­bar­de”, “Hue­lo El Mie­do”, “Ar­do Por Den­tro”, “De­vo­ran­do El Co­ra­zón” o la im­pres­cin­di­ble “Hoy Gano Yo”. Mien­tras tan­to el es­ce­na­rio “Mark Rea­le” nos ha­bía de­ja­do al­gu­nas ac­tua­cio­nes pa­ra el re­cuer­do, co­mo el pa­so de “Belp­he­gor”, los di­ver­ti­dos “Bon­fi­re” o unos arro­lla­do­res “Ank­ha­ra”, que sa­lie­ron muy re­for­za­dos des­pués de una ac­tua­ción con mu­cho pú­bli­co y muy bue­na sen­sa­cio­nes”. El día es­ta­ba sien­do re­don­do y so­lo fal­ta­ba el co­lo­fón fi­nal, un es­pa­cio que es­ta­ba re­ser­va­do pa­ra los ju­gla­res SAUROM so­bre el “Je­sús De La Ro­sa”. Nar­ci y com­pa­ñía se subie­ron al es­ce­na­rio a ha­cer lo que me­jor sa­ben: mon­tar una fies­ta y dis­fru­tar de la mú­si­ca en com­pa­ñía de su pú­bli­co. Fue la elec­ción per­fec­ta pa­ra ce­rrar el día, aun­que el gru­po ha­ce tiem­po que se me­re­ce un es­pa­cio me­jor en el or­ga­ni­gra­ma.

VIER­NES 10 DE AGOS­TO

El vier­nes co­men­za­ba con la no­ti­cia de que DIE APOKALUPTISCHEN REITER no po­drían ac­tuar, ya que dis­tin­tos pro­ble­mas téc­ni­cos y la huel­ga de Rya­nair les im­pe­dían lle­gar a tiem­po pa­ra su con­cier­to. Un pro­ble­ma que la or­ga­ni­za­ción sol­ven­tó lle­nan­do ese hue­co con AGAINST MYSELF, ban­da que jun­to a JOLLY JOKER eran los en­car­ga­dos de abrir la jor­na­da en el CAM­PING STA­GE. Así que los ciu­da­drea­le­ños hi­cie­ron do­ble­te, al­go que con

se­gu­ri­dad agradecieron ya que mu­cha gen­te no pu­do ver­les en el Cam­ping al es­tar ya pre­pa­rán­do­se pa­ra que TURISAS inau­gu­ra­ran el “Azu­ce­na” en es­ta ter­ce­ra jor­na­da.

Los fin­lan­de­ses sa­lie­ron, co­mo siem­pre, a plan­tar ba­ta­lla y pue­do ase­gu­rar que de es­ta sa­lie­ron vic­to­rio­sos. Ha­bía mu­cha gen­te pin­ta­da con su ca­rac­te­rís­ti­ca pin­tu­ra ro­ja y ne­gra y el pú­bli­co se con­gre­gó fren­te al es­ce­na­rio des­de muy tem­prano, a pe­sar de que el día ame­na­za­ba tor­men­ta (una cha­pa­rrón que no se hi­zo es­pe­rar de­ma­sia­do). “The March Of The Va­ran­gian Guard”, “To Holm­gard And Be­yond”, “In The Court Of Ja­ris­leif”, el clá­si­co “Battle Me­tal” o su in­con­fun­di­ble ver­sión de “Ras­pu­tin” fue­ron al­gu­nos de los te­mas que pu­di­mos es­cu­char en es­te Le­yen­das del Rock y que con­fir­ma­ron que la ban­da si­gue en ple­na for­ma. Quie­nes ne­ce­si­ta­ban una re­den­ción eran SONATA ARCTICA, des­pués de un es­pec­tácu­lo de­cep­cio­nan­te en Z LI­VE. La ban­da co­man­da­da por Tony Kak­ko sa­lió al es­ce­na­rio con la llu­via en su má­xi­mo apo­geo y con un buen pu­ña­do de fie­les fans aguan­tan­do el agua­ce­ro fren­te al es­ce­na­rio. He vis­to a la ban­da dar con­cier­tos fan­tás­ti­cos y tam­bién con­cier­tos muy de­cep­cio­nan­tes. El que vi­mos en Le­yen­das del Rock no fue ni lo uno ni lo otro. La ban­da re­pa­só su úl­ti­mo lan­za­mien­to, así co­mo al­gu­nos te­mas de dis­cos an­te­rio­res y un par de clá­si­cos, en­tre los que no po­día fal­tar el himno “Full Moon”. Fue, en lí­neas ge­ne­ra­les, un buen con­cier­to, aun­que de Sonata Arctica pue­de y de­be es­pe­rar­se un po­co más.

Tras Sonata los dos es­ce­na­rios prin­ci­pa­les es­ta­rían ocu­pa­dos por DEVILDRIVER pri­me­ro en el “Azu­ce­na” y CHIL­DREN OF BO­DOM des­pués en el “Je­sús De La Ro­sa”. Dos con­cier­tos po­ten­tes, con es­ti­los más agre­si­vos que los an­te­rio­res, ocu­pan­do el es­pa­cio pa­ra el Groo­ve y el Death Me­ló­di­co res­pec­ti­va­men­te. En el ca­so de Devildriver, el gru­po co­man­da­do por Dez Fa­fa­ra ha vi­vi­do una es­pe­cie de mon­ta­ña ru­sa en Eu­ro­pa, pa­san­do por una eta­pa de mu­cha po­pu­la­ri­dad se­gui­da por cier­tos al­ti­ba­jos en la mis­ma (en Es­ta­dos Uni­dos si­guen sien­do un nom­bre de re­fe­ren­cia en la es­ce­na Groo­ve). Pa­ra Ale­xi Laiho y los su­yos las co­sas si­guen más o me­nos igual que ha­ce al­gu­nos años. Des­de su apa­ri­ción a fi­na­les de los no­ven­ta los fi­ne­ses han go­za­do del fa­vor del pú­bli­co y aun­que han te­ni­do al­gu­nos pi­cos de ma­yor po­pu­la­ri­dad, lo cier­to es que su im­pac­to en la es­ce­na se man­tie­ne más o me­nos igual que des­de el lan­za­mien­to de su ya clá­si­co “Fo­llow The Rea­per”. Su con­cier­to fue in­tere­san­te, re­pa­san­do ca­si toda su ca­rre­ra y con pre­sen­cia pa­ra sus dos úl­ti­mos dis­cos, po­si­ble­men­te los me­jo­res que han lan­za­do en mu­cho tiem­po (en par­ti­cu­lar “Ha­lo Of Blood” me pa­re­ce una obra a la al­tu­ra de tra­ba­jos co­mo “Ha­te­bree­der” o “Ha­te Crew Death­roll”). Mien­tras es­tas dos ban­das de­ja­ban su im­pron­ta en los dos es­ce­na­rios prin­ci­pa­les, el Mark Rea­le no se quedaba atrás, pre­sen­tan­do a los ve­te­ra­nos PRAYING MANTIS y su heavy me­tal tra­di­cio­nal, muy bien re­fle­ja­do en te­mas co­mo “Cap­tu­red City”, “High­way”, “Dream On” o “Chil­dren Of The Earth”, de­mos­tran­do que tie­nen ga­so­li­na pa­ra mu­cho tiem­po y que son un va­lor se­gu­ro so­bre el es­ce­na­rio; y a la jo­ven for­ma­ción JIN­JER, que han irrum­pi­do con mu­cha fuer­za en la es­ce­na gra­cias a un so­ni­do muy per­so­nal, que acu­mu­la ele­men­tos del death pro­gre­si­vo, el death me­ló­di­co y las ten­den­cias más ac­tua­les, con gru­pos co­mo Opeth, Pe­rip­hery o Go­ji­ra en­tre sus in­fluen­cias. La pre­sen­cia de la vo­ca­lis­ta Ta­tia­na Sh­mail­yuk sin du­da les ha ayu­da­do a lla­mar la aten­ción, sien­do co­mo es una front­wo­man de pri­mer ni­vel y una vo­ca­lis­ta sor­pren­den­te, con un ran­go envidiable. Su show

en el Le­yen­das Del Rock fue un ver­da­de­ro tor­be­llino que nos de­jó con ga­nas de mu­cho más.

Vol­vien­do de nue­vo a los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les, el “Azu­ce­na” re­co­gía ya el pa­so de POWERWOLF, que a ba­se de bue­nos dis­cos, una ima­gen po­ten­te y so­bre to­do mu­cha ener­gía se han ido la­bran­do un pú­bli­co fiel y abun­dan­te, que se de­jó no­tar du­ran­te su ac­tua­ción, una de las más des­ta­ca­das del día y po­si­ble­men­te pa­ra mu­chos del fes­ti­val. Lo cier­to es que Powerwolf se han con­ver­ti­do en un va­lor se­gu­ro y su fu­tu­ro se adi­vi­na bri­llan­te si con­ti­núan por es­te ca­mino, lla­ma­dos a ocu­par pues­tos de mu­cho más pe­so aún a no mu­chos años vis­ta. Y se­gui­da­men­te lle­ga­ba el turno pa­ra unas le­yen­das del rock au­tén­ti­cas, los in­com­bus­ti­bles SAXON.

Los bri­tá­ni­cos co­man­da­dos por Biff By­ford sa­lie­ron al es­ce­na­rio co­mo de cos­tum­bre: lle­nos de ener­gía y des­ti­lan­do heavy me­tal por ca­da po­ro. La ban­da con­ti­núa al pie del ca­ñón con nue­vos dis­cos y nue­vas gi­ras ca­da po­cos años y sus di­rec­tos son un si­nó­ni­mo de di­ver­sión y buen ha­cer. Ocu­pan­do el pues­to de ca­be­zas de car­tel de es­te vier­nes, Saxon pre­sen­ta­ron un setlist con te­mas co­mo la nue­va “Thun­der­bolt”, “Sa­cri­fi­ce”, “Mo­torcy­cle Man”, “Stromg Arm Of The Law”, “Bat­te­ri­ng Ram”, la siem­pre bien re­ci­bi­da “And The Bands Pla­yed On”, “747 Stran­gers In The Night” o la im­pres­cin­di­ble “Prin­cess of The Night”. No hu­bo sor­pre­sas, no hu­bo ras­tro de can­san­cio ni de­ca­den­cia: Saxon si­guen sien­do una ga­ran­tía so­bre el es­ce­na­rio y lo de­ja­ron muy cla­ro cuan­do sa­lie­ron a los bi­ses y nos de­ja­ron sus tres clá­si­cos ha­bi­tua­les: “Heavy Me­tal Thun­der”, “Wheels Of Steel” y “De­nim And Leat­her”. He vis­to al gru­po más ve­ces de las que pue­do con­tar y siem­pre sal­go con una son­ri­sa de sus con­cier­tos. Por mu­chos años más ¡Vi­va Saxon! Pa­sa­ba ya la me­dia no­che y to­ca­ba un cam­bio de ter­cio cuan­do ABBATH pi­sa­ba el “Azu­ce­na” pa­ra ofre­cer­nos una dosis de black me­tal. Lo cier­to es que con el an­ti­guo front­man de IM­MOR­TAL te­nía más cu­rio­si­dad que in­te­rés y no po­dría juz­gar de­bi­da­men­te su ac­tua­ción, aun­que el pú­bli­co que se reunió fren­te al es­ce­na­rio pa­re­ció dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo. De lo que sí pue­do con­ta­ros al­go más es de la fies­ta que FREE­DOM CALL mon­ta­ron en el “Mark Rea­le”. Los ale­ma­nes siem­pre han si­do una de esas ban­das que es­tán ahí, es­con­di­das en se­gun­do plano, pe­ro que so­bre el es­ce­na­rio sa­ben muy bien lo que ha­cen y aquí vol­vie­ron a de­mos­trar­lo una vez más. Po­wer Me­tal sin ta­pu­jos, ar­ti­fi­cios o dis­fra­ces de nin­gún ti­po: eso es lo que ofre­cen Free­dom Call y lo de­ja­ron muy cla­ro con te­mas co­mo “Tears Of Baby­lon”, “Kings Ri­se And Fall”, “Free­dom Call”, “Ham­mer Of The Gods”, “Me­tal Is For Ever­yo­ne” o “Wa­rriors”. Di­ver­ti­dos, di­ná­mi­cos e in­ten­sos, consiguieron que el “Mark Rea­le” lu­cie­ra bas­tan­te lleno y de­ja­ron un sa­bor de bo­ca ex­ce­len­te.

En los es­ce­na­rios prin­ci­pa­les aún quedaba cuer­da pa­ra ra­to y mien­tras es­to ocu­rría en el “Mark Rea­le” el “Je­sús De La Ro­sa” ya aco­gía a una de las sor­pre­sas y ma­yo­res cu­rio­si­da­des del car­tel: el re­torno de JUPITER. La ban­da de hard rock re­gre­sa­ba trein­ta años des­pués y con­gre­ga­ba fren­te al es­ce­na­rio a mu­chos nos­tál­gi­cos y otros tan­tos cu­rio­sos. Lo cier­to es que es­ta ban­da siem­pre me pa­re­ció di­ver­ti­da… por­que nun­ca me la to­mé muy en­se­rio. Su pues­ta en es­ce­na, si bien fue di­ver­ti­da por el setlist, con can­cio­nes tan pe­cu­lia­res co­mo “Sus­pen­so En Amor”, “Voy A Por Ti” o “Pa­ga­rás Mi Amor”, de­jó bas­tan­te que desear en su eje­cu­ción y no se pue­de de­cir que fue­ra ni mu­cho me­nos me­mo­ra­ble, más allá de la pun­tua­li­dad de una reunión que na­die es­pe­ra­ba.

Y pa­ra ce­rrar la no­che la or­ga­ni­za­ción ha­bía re­ser­va­do un hue­co en el “Azu­ce­na” pa­ra VHÄLDEMAR, una ban­da ya ha­bi­tual en los car­te­les del Le­yen­das y que en es­ta edi­ción da­ba el sal­to al es­ce­na­rio prin­ci­pal. Siem­pre han si­do un gru­po, a mi en­ten­der, muy in­fra­va­lo­ra­do. La ban­da tie­ne mu­cha ener­gía y ta­len­to y me­re­ce­rían ma­yor re­co­no­ci­mien­to del que re­ci­ben. Son mu­chos los que los de­fi­nen co­mo “los Ma­no­war es­pa­ño­les”, pe­ro Vhäldemar son mu­cho más y, per­dó­nen­me los fans de Eric Adams, Joe De­maio y com­pa­ñía, ya qui­sie­ran Ma­no­war so­nar así de bien en di­rec­to. Un gran con­cier­to pa­ra ce­rrar la jor­na­da.

SABADO 11

Con can­san­cio acu­mu­la­do pe­ro aún con ga­nas de más afron­ta­mos la úl­ti­ma jor­na­da de es­te Le­yen­das del Rock, que vol­vía a co­men­zar en el “Cam­ping Sta­ge” con Evil Im­pul­se y De­bler, an­tes de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en el “Azu­ce­na” con unos enér­gi­cos y di­ver­ti­dí­si­mos NOCTURNAL RITES. La ban­da sue­ca re­gre­só con su dis­co “Phoe­nix” des­pués de va­rios años de si­len­cio y de­bo con­fe­sar que eran una es­pi­ni­ta que te­nía cla­va­da en di­rec­to, ya que no ha­bía po­di­do ver­les en el pa­sa­do. La ex­pe­rien­cia no pu­do ser me­jor, con un gru­po en­tre­ga­do a su pú­bli­co y a su mú­si­ca, pa­sán­do­se­lo ge­nial so­bre el es­ce­na­rio con te­mas co­mo “Be­fo­re We Was­te Away”, “Still Li­ve”, “Af­ter­li­fe”, “New World Mes­siah”, “Sha­dow­land” o “Fools Ne­ver Die”. Fue un co­mien­zo ex­ce­len­te pa­ra las ac­tua­cio­nes cen­tra­les de es­ta úl­ti­ma jor­na­da.

No pue­do de­cir lo mis­mo de la elec­ción de VAN CAN­TO pa­ra inau­gu­rar es­te sá­ba­do el “Je­sús De La Ro­sa”. Es­te gru­po vocal tie­ne un pú­bli­co fiel y su pe­cu­lia­ri­dad lla­ma la aten­ción, pe­ro lo cier­to es que no ter­mino de co­nec­tar con ellos ni en es­tu­dio ni en di­rec­to y se me ha­ce ra­ro ver­les en un es­ce­na­rio de es­te ca­li­bre. Na­da que ver con el tor­be­llino de ac­tua­ción que nos re­ga­la­ron ROSS THE BOSS. La ban­da del gui­ta­rris­ta ex-ma­no­war se ha con­so­li­da­do po­co a po­co co­mo una fuer­za a

te­ner muy en cuen­ta por to­dos los fans del heavy me­tal más tra­di­cio­nal y su ter­cer dis­co es toda una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes, con una for­ma­ción envidiable en al que des­ta­can el vo­ca­lis­ta Marc Lo­pes y el ba­jis­ta Mi­ke Le­pond. El gru­po pre­sen­tó al­gún te­ma pro­pio co­mo “Fist­ful Of Ha­te” jun­to a al­gu­nos de los clá­si­cos de Ma­no­war de la épo­ca de Ross, te­mas co­mo “Sign Of The Ham­mer”, “Figh­ting The World” o “Hail And Kill” y se me­tió al pú­bli­co en el bol­si­llo, abo­nan­do el te­rreno pa­ra ir in­clu­yen­do más te­mas pro­pios y pres­cin­dien­do de las ver­sio­nes (al­go ya ló­gi­co con tres dis­cos a las es­pal­das).

El si­guien­te es­pa­cio fue pa­ra THUN­DER, que co­mo de cos­tum­bre vol­vie­ron a dar un muy buen con­cier­to de Hard Rock. La ban­da es otro de esos ac­tos in­jus­ta­men­te in­fra­va­lo­ra­dos y aun­que su pro­pues­ta, más cal­ma­da y con men­so revoluciones que la de ROSS THE BOSS, pu­do su­po­ner un pe­que­ño “ba­jón” pa­ra un sec­tor del gru­po, fue­ron mu­chos los que ce­le­bra­ron la cla­se de es­ta ban­da, que nos re­ga­ló en di­rec­to te­mas co­mo “Won­der Days”, “Backs­treet Symp­hony”, “Ri­ver Of Pain” o “Dirty Lo­ve”, en­tre otros.

Si ha­bla­mos de ar­tis­tas que son un se­gu­ro so­bre un es­ce­na­rio, no po­de­mos ol­vi­dar­nos de la gran­dí­si­ma DORO, que pi­sa­ba el es­ce­na­rio de Le­yen­das del Rock una vez más, en es­ta oca­sión con sus WARLOCK, re­pa­san­do te­mas tan em­ble­má­ti­cos co­mo “I Ru­le The Ruins”, “Fur Im­mer”, “Kiss Of Death” o el im­bo­rra­ble himno “All We Are”. Co­mo sor­pre­sa adi­cio­nal, la ban­da nos re­ga­ló una ver­sión de “Brea­king The Law” de Ju­das Priest y de­mos­tró du­ran­te su con­cier­to que Doro si­gue en ple­na for­ma y que vol­ve­rá a ser un pla­cer ver­la en di­rec­to en su pró­xi­ma gi­ra pre­sen­tan­do su nue­vo dis­co en so­li­ta­rio.

Si Doro es una ga­ran­tía, WASP son una lo­te­ría. Blac­kie y los su­yos no ha­cía tan­to que ha­bían pi­sa­do nues­tros es­ce­na­rios y la im­pre­sión ge­ne­ral ha­bía si­do en­tre ma­la y ne­fas­ta. A es­ta ban­da le he vis­to al­gún con­cier­to me­mo­ra­ble y al­gu­nos pa­ra el ol­vi­do y uno nun­ca sa­be lo que se va a en­con­trar cuan­do WASP sa­len al es­ce­na­rio. Es­ta no­che Blac­kie sa­lió en­chu­fa­do, en un es­ta­do de for­ma no­to­ria­men­te me­jor que en su úl­ti­ma vi­si­ta y vo­cal­men­te de­cen­te. La ban­da vol­vió a re­pa­sar su mí­ti­co “Crim­son Idol” y des­pués con­ti­nuó con un pu­ña­do ex­tra de te­mas y clá­si­cos. Fue un buen con­cier­to, le­jos de lo me­jor que pue­de ha­cer el gru­po, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra sa­tis­fa­cer a to­dos sus fans y man­te­ner­nos es­pe­ran­za­dos de ca­ra al fu­tu­ro. Al fes­ti­val le iban que­dan­do ya po­cas ho­ras cuan­do AMORPHIS sa­lie­ron al “Azu­ce­na” a de­jar­nos uno de los con­cier­tos más des­ta­ca­dos del fes­ti­val. Los fi­ne­ses se mos­tra­ron muy di­ná­mi­cos, atre­vi­dos y se­gu­ros pre­sen­tan­do su nue­vo dis­co y re­pa­san­do al­gu­nos de sus te­mas más em­ble­má­ti­cos. La ban­da vi­ve un buen mo­men­to y su­po con­ta­giár­se­lo a su pú­bli­co, que les acom­pa­ñó du­ran­te toda la ac­tua­ción con ví­to­res y aplau­sos. Te­mas co­mo “The Bee”, “Sa­cri­fi­ce”, “Bad Blood”, “Wrong Di­rec­tion”, “Death Of A King” o “Black Win­ter Day” fue­ron al­gu­nos de los te­mas que la ban­da ofre­ció en el Le­yen­das del Rock 2018 y que con­for­ma­ron una ac­tua­ción real­men­te so­ber­bia. Mien­tras es­to ocu­rría el es­ce­na­rio “Mark Rea­le” tam­bién te­nía mu­cho que de­cir, con un gran­dí­si­mo con­cier­to de PRI­MOR­DIAL, una sor­pre­sa ma­yús­cu­la con el gran show de los ja­po­ne­ses GYZE (in­jus­ta­men­te des­co­no­ci­dos en Eu­ro­pa) y con un con­cier­to muy di­ver­ti­do de los va­len­cia­nos OPE­RA MAG­NA, que ha­ce tiem­po que de­mos­tra­ron te­ner ni­vel pa­ra es­ce­na­rios con más pe­so. Su con­cier­to con­gre­gó una bue­na can­ti­dad de pú­bli­co y nos per­mi­tió dis­fru­tar de una ban­da bien com­pe­ne­tra­da y que cuen­ta con un ta­len­to in­na­to pa­ra las me­lo­días adic­ti­vas y tie­ne un ar­ma inigua­la­ble en la tre­men­da voz de Jo­sé Bro­se­ta. Des­pués el “Mark Rea­le” re­ci­bi­ría la vi­si­ta de los ex­cén­tri­cos IGORRR, una de las ban­das más di­fe­ren­tes y es­pe­cia­les de ver en di­rec­to, con una pro­pues­ta de lo más inusual y una ener­gía arro­lla­do­ra. Mien­tras, el “Je­sús De La Ro­sa” da­ba la bien­ve­ni­da a STRAVAGANZZA, que con­ti­núan con su gi­ra de re­gre­so ofre­cién­do­nos una pro­duc­ción envidiable (pa­ra mi gus­to la más am­bi­cio­sa des­pués de la de Nightwish), con un co­ro com­ple­to, bai­la­ri­nas y per­for­mers, ade­más de la pro­pia ban­da, el te­clis­ta y los vio­li­nes. Un elen­co de más de quin­ce per­so­nas que nos re­ga­ló un con­cier­to in­ten­so, di­ver­ti­do y que re­fle­jó lo es­pe­cial que es la pro­pues­ta de Stravaganzza, una ban­da que en su mo­men­to fue tris­te­men­te in­fra­va­lo­ra­da, qui­zás por mos­trar­se ade­lan­ta­da a su tiem­po. Sin du­da su mú­si­ca en­ca­ja me­jor en la es­ce­na de hoy en día, más abier­ta a so­ni­dos di­fe­ren­tes y a la mez­cla de es­ti­los. So­bre el es­ce­na­rio po­co o na­da se le pue­de re­pro­char a la ban­da, que nos re­ga­ló te­mas co­mo “Más­ca­ra de Se­duc­ción”, “Pa­sión”, “Im­po­ten­cia II”, “Do­lor”, “Re­quiem” o “Cues­tión de Fe”, en­tre otros. Con un Leo en bue­na for­ma y un gru­po con mu­chas ga­nas, la fies­ta del con­cier­to la mar­ca­ron las ver­sio­nes de “Hi­jo De La Lu­na” y “Eloi­se”, que ce­rró el show de la me­jor for­ma po­si­ble.

Ya no quedaba na­da, la fies­ta to­ca­ba a su fin y so­lo los más atre­vi­dos y fie­les se con­gre­ga­ban aún de­lan­te del “Azu­ce­na” pa­ra pre­sen­ciar el úl­ti­mo con­cier­to del fes­ti­val, un ho­nor en­car­ga­do a LU­JU­RIA, que no die­ron na­da más ni na­da me­nos que lo que se es­pe­ra­ba de ellos: hard rock, heavy me­tal y la irre­ve­ren­te y con­tro­ver­ti­da ac­ti­tud ha­bi­tual de Os­car San­cho. El re­su­men del fes­ti­val fue, co­mo di­je al prin­ci­pio, el de una edi­ción pla­ga­da de gran­dí­si­mos con­cier­tos y a la que ni si­quie­ra los ru­mo­res del cam­bio de lo­ca­li­dad pa­ra 2019 consiguieron en­tur­biar ni un ápi­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.