DE ME­TAL

Metal Hammer (Spain) - - METAL DAYS -

Por­que si al­go des­ta­ca en METALDAYS es la sen­sa­ción de que es­ta­mos an­te las va­ca­cio­nes so­ña­das pa­ra cual­quier me­ta­le­ro. ¿Te es­tre­san las gran­des aglo­me­ra­cio­nes, fes­ti­va­les don­de es im­po­si­ble ver a las ban­das con co­mo­di­dad? Ima­gi­na un fes­ti­val don­de pue­des ver a tus ban­das fa­vo­ri­tas en ter­ce­ra o cuar­ta fi­la, ir al aseo o a re­po­ner bi­rra, y re­cu­pe­rar tu si­tio en po­cos mi­nu­tos ¿Los fes­ti­va­les se te pa­san vo­lan­do y siem­pre te que­das con ga­nas de mas? Pues aquí tienes cin­co días, de lu­nes a vier­nes, aun­que per­mi­ten acam­par des­de el miércoles an­te­rior y la fies­ta arran­ca ese fin de se­ma­na. ¿Pre­fie­res no ma­dru­gar pe­ro no quie­res per­der­te gru­pos? Aquí los con­cier­tos no em­pie­zan has­ta des­pués de co­mer, lo cual es­ta per­fec­ta­men­te di­se­ña­do ya que la ofer­ta por la ma­ña­na es am­plia y va­ria­da: des­de re­co­rrer el pue­blo de Tol­min o los al­re­de­do­res, dis­fru­tan­do de cer­ve­za y co­mi­da lo­cal a muy buen pre­cio, has­ta aden­trar­se en de­por­tes y ac­ti­vi­da­des de ocio en las mon­ta­ñas que ro­dean al fes­ti­val, en­tre las que des­ta­ca­mos el pa­ra­pen­te so­bre la fron­te­ra ita­lia­na, el raf­ting y las ma­ra­vi­llo­sas ex­cur­sio­nes a las cas­ca­das, cas­ti­llos e igle­sias lle­nas de his­to­ria. Pe­ro a pe­sar de ser és­tas gran­des op­cio­nes, si al­go des­ta­ca en la ofer­ta tu­rís­ti­ca de METALDAYS es la pre­sen­cia de tres pla­yas (de rio) que se ubi­can den­tro del pro­pio fes­ti­val, dos de ellas ac­ce­si­bles des­de la zo­na de acam­pa­da, a las que pue­des lle­var cual­quier ti­po de co­mi­da y be­bi­da y en las que de­bes es­for­zar­te por lle­var el me­jor dis­fraz, la col­cho­ne­ta mas ori­gi­nal o el ba­ña­dor mas es­per­pén­ti­co po­si­ble, y otra a la que tam­bién se pue­de ac­ce­der sim­ple­men­te de­ján­do­te lle­var por la co­rrien­te des­de las an­te­rio­res, que se ubi­ca di­rec­ta­men­te den­tro del re­cin­to del fes­ti­val. En ella no so­lo se ubi­can to­das las fies­tas de ma­dru­ga­da, lle­nas de cock­tails y djs pin­chan­do buen me­tal, sino que se pue­den rea­li­zar ac­ti­vi­da­des tan di­ver­sas co­mo el yo­ga ma­tu­tino, el me­tal­zum­ba, jue­gos va­ria­dos y has­ta par­ti­dos de vo­lley pla­ya. Quien ha­ya leí­do has­ta aquí sin ha­ber vi­si­ta­do nun­ca Metaldays po­dría te­ner la sen­sa­ción de que la mú­si­ca que­da en se­gun­do plano an­te la ofer­ta tu­rís­ti­ca, pe­ro na­da mas le­jos de la reali­dad. Si bien no po­de­mos pre­ten­der que un fes­ti­val de cin­co días trai­ga a pri­me­ros es­pa­das co­mo Iron Mai­den o Me­ta­lli­ca (ya fue to­do un sor­pre­són sa­ber que Ju­das Priest en­ca­be­za­ban uno de los días del fes­ti­val) los or­ga­ni­za­do­res plan­tean una ofer­ta mu­si­cal no so­lo va­ria­da sino tam­bién muy bien pla­nea­da: En la pla­ya de la zo­na de acam­pa­da mon­tan un pe­que­ño es­ce­na­rio, el New For­ces, en el que ban­das emer­gen­tes amenizan al pu­bli­co en su ca­mino de ida y vuel­ta al rio. En el es­ce­na­rio prin­ci­pal se guar­da un equi­li­brio per­fec­to en­tre el me­tal mas clá­si­co de ban­das co­mo Ac­cept o Epica, el death de Ka­taklysm o Can­ni­bal Cor­pse e in­clu­so las nue­vas ten­den­cias co­mo Jin­jer, con mag­ni­fi­ca vi­si­bi­li­dad tan­to des­de la par­te fron­tal co­mo des­de la la­de­ra que se ubi­ca en uno de los la­te­ra­les (y que Abbath se en­car­gó de po­pu­la­ri­zar en re­des so­cia­les) y con un ex­ce­len­te so­ni­do, po­ten­te y ní­ti­do des­de cual­quier pun­to (tó­ni­ca ge­ne­ral del fes­ti­val en to­dos sus es­ce­na­rios) que in­clu­so per­mi­te es­cu­char a las ban­das del main sta­ge des­de la zo­na de acam­pa­da.

Pe­ro la ma­gia se vuel­ve to­da­vía ma­yor en el se­gun­do es­ce­na­rio, pe­que­ño, ubi­ca­do en mi­tad de un bos­que con ar­bo­les al­tí­si­mos, ro­dea­do de pues­tos de co­mi­da ca­si en pe­num­bra y en oca­sio­nes ba­ña­do has­ta por la nie­bla noc­tur­na, no exis­te lu­gar en el mun­do mas apro­pia­do pa­ra ubi­car con­cier­tos de black, doom o pa­gan me­tal. Una lo­ca­li­za­ción ca­si mís­ti­ca pa­ra el fan de los so­ni­dos mas ex­tre­mos, don­de ban­das co­mo Pri­mor­dial, Watain o Myr­kur bri­lla­ron aun mas de lo ha­bi­tual. Gran acier­to de la or­ga­ni­za­ción, que ubi­ca allí los úl­ti­mos con­cier­tos del día in­ten­tan­do que sean ban­das que ele­ven el es­pí­ri­tu an­tes co­men­ta­do, pe­ro que tam­bién pro­gra­man du­ran­te la tar­de a ban­das de cor­te más agre­si­vo.

Por ul­ti­mo, des­ta­car la ar­mo­nía y el buen ro­llo que se ge­ne­ra en to­do el pú­bli­co a ba­se de com­par­tir ex­pe­rien­cias úni­cas y flo­ta­do­res de uni­cor­nio… no im­por­ta si son gen­te de la zo­na, lle­ga­dos en avión o en ca­ra­va­na, o en un he­roi­co bus tras dos días de aven­tu­ras des­de Es­pa­ña (ese via­je da­ría pa­ra un ar­ticu­lo apar­te, me­ta­le­ros via­je­ros) la gen­te vi­ve esos días con una son­ri­sa en la ca­ra, en­frian­do sus re­sa­cas en el agua he­la­da del rio, crean­do amis­ta­des y ha­cien­do que es­te fes­ti­val sea hoy en día una de las ex­pe­rien­cias mas re­co­men­da­bles pa­ra el mun­do del me­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.