In­som­ni­um

+ Tri­bu­la­tion

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: CLA­RA RI­CO FO­TOS: IRE­NE SE­RRANO

Hay con­cier­tos en los que me cues­ta ser ob­je­ti­va, en los que me aban­dono a los bra­zos del ar­te y sim­ple­men­te flu­yo con lo que los mú­si­cos en­tre­gan so­bre las ta­blas. Eso es exac­ta­men­te lo que pa­sa cuan­do Tri­bu­la­tion inun­dan la sa­la con el pri­me­ro de sus riff.

Pa­ra en­ten­der lo que pro­po­nen los sue­cos, sim­ple­men­te hay que de­jar que en­tre, te re­co­rra y te des­tru­ya. Es una pro­pues­ta mu­si­cal abru­ma­do­ra que se­du­ce los sen­ti­dos y te de­ja en ab­so­lu­to tran­ce. Pe­ro si con la mú­si­ca no le bas­ta al es­pec­ta­dor, tam­bién ofre­cen un hip­nó­ti­co es­pec­tácu­lo vi­sual en el que la sen­sua­li­dad y la muer­te se en­tre­la­zan.

Tri­bu­la­tion en­tran en ac­ción con un body­paint lla­ma­ti­vo, pro­vo­ca­dor y agre­si­vo, que ha­ce in­ci­so en la ex­tre­ma del­ga­dez de sus com­po­nen­tes que se des­li­zan so­bre la tarima co­mo si es­tu­vie­ran he­chi­za­dos por sus pro­pios ins­tru­men­tos. El ejem­plo más cla­ro de es­ta enaje­na­ción mu­si­cal es Johan­nes, quien se aban­do­nó a las me­lo­días de es­te Down Be­low a lo lar­go de toda su ac­tua­ción, rea­li­zan­do mo­vi­mien­tos im­po­si­bles, des­nu­dan­do su al­ma an­te to­dos y atra­yen­do los fo­cos, las cá­ma­ras y to­das las mi­ra­das.

Con es­to no quie­ro de­cir que el res­to del es­pec­tácu­lo y ar­tis­tas de Tri­bu­la­tion sean me­nos im­po­nen­tes so­bre el es­ce­na­rio, pe­ro cuan­do te en­cuen­tras fren­te a fren­te con al­go tan pri­mi­ti­vo y na­tu­ral co­mo ese gui­ta­rra aban­do­na­do a su mú­si­ca, no pue­des apar­tar la mi­ra­da, no de­bes. Es un es­pec­tácu­lo que to­dos de­be­ría­mos pre­sen­ciar, por lo me­nos, una vez en la vida.

En es­te es­ta­do de tran­si­ción en­tre la reali­dad y la fan­ta­sía, nos en­con­tró In­som­ni­um, quie­nes nos im­pac­ta­ron en toda la ca­ra con las sie­te par­tes de su Win­ter’s Ga­te. ¡Qué bar­ba­ri­dad! La pues­ta en es­ce­na, el jue­go en­tre los dis­tin­tos com­po­nen­tes de la ban­da, la di­ver­sión, la co­ne­xión con el pú­bli­co… ¡Cual­quie­ra di­ría los fin­lan­de­ses son de tie­rras me­nos “sa­lás”!

Du­ran­te ho­ra y me­dia nos en­tre­ga­ron una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de te­ma­zos, pie­zas des­truc­to­ras co­mo Whi­le We Sleep o Weat­her The Storm, y nos de­ja­ron los cue­llos ro­tos mien­tras Van­ha­la des­li­za­ba sus de­dos por las seis cuer­das de­jan­do es­ca­par so­los in­ter­mi­na­bles, de los bue­nos, de los que te po­nen la piel de ga­lli­na y te rom­pen el co­ra­zón cuan­do re­caes en que esa vi­sión es efí­me­ra.

La ca­li­dad téc­ni­ca de In­som­ni­um es in­dis­cu­ti­ble, no de­jan na­da al azar, jue­gan con el pú­bli­co con unas nor­mas que só­lo co­no­cen ellos y con las que per­de­mos la ca­be­za por lo que es­ta­mos vien­do una y otra vez.

Fue una au­tén­ti­ca bru­ta­li­dad de show que vol­ve­ría a pre­sen­ciar una y otra vez, que me­re­ce toda la aten­ción que se le ha pres­ta­do y más y que, si pu­die­ra, me guar­da­ba pa­ra mí so­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.