EN VI­VO

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO 370 - TEX­TO: RA­FA VI­LLAL­BA FO­TO­GRA­FÍA: ELE­NA MAR­CO

Trae­mos los me­jo­res y más com­ple­tos re­por­ta­jes de los fes­ti­va­les del ve­rano, con fo­tos ex­clu­si­vas y un re­pa­so com­ple­to a even­tos tan des­ta­ca­dos co­mo ME­TAL DAYS o LE­YEN­DAS DEL ROCK.

PRI­MER DIA

Vuur: Con la nue­va ban­da de An­nek­ke van Giers­ber­gen se ve que es más fe­liz que en nin­guno de sus otros pro­yec­tos de los úl­ti­mos años, la ban­da es­tá a la al­tu­ra de la can­tan­te de la eter­na son­ri­sa y los te­mas son ex­ce­len­tes. Fue­ron el arran­que per­fec­to, a pe­sar del ex­tre­mo ca­lor.

Jin­jer: La úl­ti­ma gran re­ve­la­ción del me­tal mo­derno, Jin­jer no so­lo de­fien­den bien sus te­mas en sa­la, sino que en un gran es­ce­na­rio la pe­que­ña Ta­tia­na, subida a una ca­ja pa­ra que se la vie­se, se agi­gan­tó to­da­vía más. La can­tan­te femenina más en for­ma del pa­no­ra­ma ac­tual, con una ban­da de vir­tuo­sos cu­brién­do­le las es­pal­das tan­to en las par­tes me­ló­di­cas co­mo en el death­co­re más agre­si­vo mien­tras le de­jan a ella toda la in­ter­ac­ción con el pú­bli­co.

In­fes­ted: Lle­na­ron el se­gun­do es­ce­na­rio y consiguieron mon­tar un gran­dí­si­mo po­go, fa­vo­re­ci­dos por que mu­cha gen­te ve­nía re­bo­ta­da del main don­de Le­prous no cum­plía al 100% Le­prous: Vi­si­ble­men­te afec­ta­dos por el ca­lor, in­clu­so co­me­tie­ron al­gu­nos erro­res de eje­cu­ción im­pro­pios de una ban­da que sue­le ro­zar la per­fec­ción. Su setlist em­pe­zó flo­jo, con te­mas len­tos que hi­cie­ron que tar­da­ran en co­nec­tar con el pú­bli­co. Aun­que pa­ra el fi­nal del con­cier­to la sen­sa­ción ge­ne­ral era de sa­tis­fac­ción, la sen­sa­ción fue que per­die­ron la opor­tu­ni­dad de bri­llar del to­do.

Ales­torm: Si jun­tas a la ban­da más fes­te­ra y di­ver­ti­da y al fes­ti­val con más flo­ta­do­res, ba­ña­do­res ri­dícu­los y pu­bli­co de­sen­fre­na­do, so­lo pue­de aca­bar de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble: po­gos, de­ce­nas de crowd­sur­fers, com­pe­ti­cio­nes de re­mo, mu­cho dis­fraz y ca­chon­deo má­xi­mo. Mu­si­cal­men­te im­pe­ca­bles y ca­da vez más gran­des.

Ske­le­ton­witch: Muy enér­gi­cos y en bue­na for­ma, su­frie­ron una gran es­ca­sez de pú­bli­co ya que el main se lle­nó pa­ra ver a Ales­torm. Una pe­na.

Car­pat­hian Fo­rest: Ex­ce­len­te ac­tua­ción de los no­rue­gos, que se me­tie­ron al pú­bli­co en el bol­si­llo con ga­rra y bue­nos riffs. En di­rec­to ca­da vez re­cuer­dan más a Cel­tic Frost, pe­ro eso es un pun­to a su fa­vor…

Behe­moth: Se es­tán con­so­li­dan­do co­mo una ban­da muy gran­de, con un setlist in­ten­sí­si­mo, eje­cu­ción im­pe­ca­ble, mu­cha es­ce­no­gra­fía, fue­go y hu­mo pa­ra dar y to­mar. Reu­nie­ron y sor­pren­die­ron a mu­chí­si­ma gen­te, y nos re­ga­la­ron una co­ver del te­ma “a fo­rest” de The Cu­re en el que ade­más co­la­bo­ró el can­tan­te de Shi­ning.

SE­GUN­DO DIA

Lords of black: Can­ce­la­ron sin nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción, sin que ello mo­di­fi­ca­ra no­ta­ble­men­te ho­ra­rios de otras ban­das

Tes­se­ract: Su pro­pues­ta pier­de mu­cho en gran­des fes­ti­va­les y más ba­jo el sol y sin po­si­bi­li­dad de apli­car jue­gos de lu­ces. Siem­pre co­rrec­tos, pe­ro sua­ves en su pro­pues­ta.

Lur­king Fear: con miem­bros de At the Ga­tes y un amor des­me­di­do por el old school death me­tal, aquel del ba­jo con la dis­tor­sión a to­pe e in­can­sa­ble en la ba­te­ría, es­tu­vie­ron muy muy só­li­dos, y pre­sen­ta­ron un discazo y un show que nos hi­zo pen­sar que no me­re­cían se­gun­do es­ce­na­rio.

Co­ro­ner: lle­na­ron el pri­mer es­ce­na­rio ca­si al ni­vel de Behe­moth, con un pú­bli­co muy en­tre­ga­do. lla­ma la aten­ción po­de­ro­sa­men­te no por la al­ta ca­li­dad y téc­ni­ca de su so­ni­do, pe­ro si con el he­cho de que sean tan im­por­tan­tes en Cen­troeu­ro­pa y ten­gan tan­ta ca­pa­ci­dad de re­unir a to­do el mun­do

En­si­fe­rum: Tam­bién dis­fru­ta­ron de un lleno, aun­que con su ac­ti­tud, que lle­va unos años en mo­do au­to­má­ti­co, tu­vie­ron una au­dien­cia mu­cho me­nos en­tre­ga­da.

Ac­cept: con quien la gen­te se vol­vió lo­ca fue con Ac­cept, quie­nes con un mon­ta­je no muy es­pec­ta­cu­lar (al­go de hu­mo y un po­co de de­co­ra­ción) de­ja­ron un bo­la­zo es­pec­ta­cu­lar, no so­lo con cla­si­ca­zos sino tam­bién con te­mas nue­vos co­mo el ex­ce­len­te “Die by the sword” con el que abrie­ron y ya se me­tie­ron al pú­bli­co en el bol­si­llo.

Watain: pa­ra fi­na­li­zar el se­gun­do día, el mon­ta­je en el es­ce­na­rio pe­que­ño fue sim­ple­men­te per­fec­to, am­bien­te má­gi­co y mu­cho, mu­cho fue­go pa­ra una de las ban­das de black me­tal más au­tén­ti­cas.

TER­CER DIA

Tre­mon­ti: En ple­na ho­ra pun­ta de ca­lor, lo que ha­ce que ca­si no ha­ya pú­bli­co, el show les que­do muy des­ca­fei­na­do

Ra­ge: con­ti­nua el pri­mer es­ce­na­rio ca­si va­cío de­bi­do a las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas. Ade­más, des­de que Peavy Wag­ner de­ci­die­se di­so­ciar Ra­ge de Re­fu­ge, la otra ban­da en la que to­can los te­mas más an­ti­guos de su re­per­to­rio, sus con­cier­tos pier­den gran can­ti­dad de clá­si­cos y re­sul­tan muy pre­vi­si­bles y al­go mo­nó­to­nos. Aun así, un con­cier­to co­rrec­to.

Loud­ness: tras ser per­ju­di­ca­dos el año an­te­rior con un cam­bio de ho­ra­rio por las ab­sur­das exi­gen­cias de Marilyn Man­son, lo que les lle­vo a to­car en el se­gun­do es­ce­na­rio en el que lle­na­ron y con­ven­cie­ron, es­te año los ja­po­ne­ses vol­vie­ron por la puer­ta gran­de y lo die­ron to­do a pe­sar de es­tar cho­rrean­do su­dor, apo­ya­dos en un cor­to pe­ro mag­ní­fi­co setlist y un pú­bli­co muy en­tre­ga­do

Igorrr: Una de las pro­pues­tas más arries­ga­das del fes­ti­val, tras un pa­so no del to­do sa­tis­fac­to­rio por el Re­su­rrec­tion, don­de to­ca­ron a me­dia tar­de, es­ta vez es­tu­vie­ron es­pec­ta­cu­la­res, con un jue­go de lu­ces mag­ni­fi­co que au­men­tó so­bre­ma­ne­ra el ni­vel del show y con un es­pec­tácu­lo muy va­lien­te y del gus­to del pú­bli­co. Pu­di­mos ver que pa­ra el pú­bli­co in­ter­na­cio­nal allí pre­sen­te es­tán to­tal­men­te con­so­li­da­dos.

Soulfly: En­con­tra­ron a la gen­te con ga­nas de ba­ta­lla, y va­ya si se la die­ron. po­gos enor­mes y cien­tos de per­so­nas sal­tan­do al uní­sono pa­ra dis­fru­tar de un Max Ca­va­le­ra ca­da vez más cas­ti­ga­do. Des­ta­car el sen­ti­do del hu­mor que les lle­vo a rea­li­zar una co­ver de “you suf­fer” de na­palm death. Cum­plie­ron.

Ka­taklysm: co­mo ca­be­zas de car­tel te­nía­mos a Ka­taklysm que no so­lo cum­plie­ron, sino que des­tro­za­ron to­das las ex­pec­ta­ti­vas: po­gos y cir­cle pits ex­tre­ma­da­men­te gran­des, una ver­da­de­ra llu­via de per­so­nas ha­cien­do crowd­sur­fing, un so­ni­do de­mo­le­dor y una ac­tua­ción enér­gi­ca e im­pe­ca­ble. pro­ba­ble­men­te no se­rá la úl­ti­ma vez que ka­taklysm en­ca­be­cen car­tel aquí. Al­tí­si­mo ni­vel de una ban­da que des­de la mo­des­tia se ha­ce ca­da vez más gran­de, que no ne­ce­si­ta fue­gos de ar­ti­fi­cio ni gran­des pa­ra­fer­na­lias, fue­ron una api­so­na­do­ra y la úni­ca li­cen­cia que se per­mi­tie­ron fue anun­ciar en di­rec­to la fu­tu­ra pa­ter­ni­dad del can­tan­te, mo­men­to más que emo­ti­vo, tras el cual si­guie­ron ma­cha­can­do crá­neos.

CUAR­TO DIA

Obi­tuary: So­nan­do me­jor que en dis­co, aun­que el equi­po de so­ni­do del Metaldays es in­creí­ble­men­te bueno, es­ta ban­da siem­pre con­si­gue el me­jor so­ni­do po­si­ble. Bue­nos ba­jos, gran­des eje­cu­cio­nes por par­te de to­dos los mú­si­cos, bue­nas mez­clas y gran­des téc­ni­cos de so­ni­do y lu­ces, ele­va­ron el ni­vel

Thin Lizzy aka Black Star Ri­ders: Muy co­rrec­tos pe­ro po­co mas. No reu­nie­ron a mu­cha gen­te y los asis­ten­tes no pa­re­cían co­no­cer los te­mas. Qui­zás al­gu­nos clá­si­cos más de Thin Lizzy les hu­bie­sen ve­ni­do bien

Ha­te­breed: sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Han con­se­gui­do con­ven­cer no so­lo a su pu­bli­co, mas ubi­ca­do en­tre el hard­co­re y el me­tal mo­derno, sino a to­do el pu­bli­co me­ta­le­ro. Mo­lan y lo sa­ben, dis­fru­tan y te ha­cen pa­sar un ra­to ge­nial. Un setlist muy me­tá­li­co en se­lec­ción y en eje­cu­ción, que fue to­do un acier­to.

Ju­das Priest: Apo­teó­si­cos, el con­cier­to que to­do Metaldays es­ta­ba es­pe­ran­do. la gen­te muy en­tre­ga­da, mu­cho crowd­sur­fing tan­to de gen­te jo­ven co­mo del pu­bli­co más ma­yor, que ade­más es­tu­vo can­tan­do ca­da te­ma de prin­ci­pio a fin. Un setlist un tan­to ex­tra­ño el que lle­van en es­ta gi­ra (no to­can, en­tre otras, Elec­tric eye o Vic­tim of chan­ges) pe­ro lleno de jo­yas clá­si­cas co­mo Ty­rant o Saints in hell, que Rob Hal­ford de­fien­de co­mo ha­cía mu­cho tiem­po que no le veía­mos ha­cer­lo. Un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo que cul­mi­nó con va­rias ge­ne­ra­cio­nes de me­ta­le­ros uni­dos por una de las mas gran­des ban­das de la his­to­ria.

QUIN­TO DIA

Mu­ni­ci­pal Was­te: Cuan­do pa­re­cía que la lo­cu­ra de la gen­te con Ales­torm (en plan fe­liz) y Ka­taklysm (en plan se­rio) no se iba a su­pe­rar, lle­ga­ron mu­ni­ci­pal was­te pa­ra ex­pri­mir las po­cas fuer­zas que le que­da­ban a la gen­te… mosh­pits, cir­cle pits, walls of death, y gen­te por en­ci­ma de otra gen­te en uno de los con­cier­tos mas sal­va­jes que se han vis­to en Tol­min. Can­cio­nes cor­tas y mas que in­ten­sas.

Can­ni­bal Cor­pse: Has­ta que le fa­lle el cue­llo a tie­nen, ade­más de un gran re­per­to­rio (qui­zas pe­ca de de­ma­sia­do pe­sa­do y eso pue­de re­sul­tar re­pe­ti­ti­vo) un gran pun­to a fa­vor en cuan­to a show se re­fie­re… si, es el mis­mo show de siem­pre, las mis­mas bro­mas, pe­ro es que, de tan con­tun­den­te, fun­cio­na ge­nial. Pa­ra aca­bar de re­ma­tar­lo, una lu­na ro­jo san­gre co­rono la ac­tua­ción en el úl­ti­mo te­ma, el ma­ra­vi­llo­so “Ham­mer smas­hed fa­ce”. In­me­jo­ra­ble.

Epica: Tam­bién dis­fru­ta­ron del eclip­se lu­nar pe­ro des­pués de los dos tra­lla­zos an­te­rio­res se mos­tra­ron co­rrec­tos pe­ro po­co mas. Arran­ca­ron mu­chos aplau­sos y al­gún que otro bos­te­zo, rea­li­za­ron el show de ma­ne­ra ex­ce­si­va­men­te pla­na y die­ron la sen­sa­ción de que el pu­bli­co es­ta­ba ago­ta­do, no arran­ca­ba ni a dar pal­mas cuan­do se lo pe­dían. Eso si, mu­si­cal­men­te, la ban­da es­tu­vo im­pe­ca­ble.

Chil­dren of Bo­dom: Cuan­do pa­re­cía que la gen­te ya es­ta­ba ex­haus­ta tu­vie­ron que lle­gar los COB con Ale­xi Laiho a la ca­be­za pa­ra de­vol­ver a to­dos la ener­gía… mu­cho crowd­sur­fer, mu­cho abra­zo en­tre co­le­gas des­pi­dién­do­se de metaldays, y los Chil­dren ha­cien­do la me­jor ac­tua­ción que yo les re­cuer­de… in­ten­sa, pre­ci­sa, y con bue­na se­lec­ción de te­mas.

Pri­mor­dial: Los que aguan­ta­ron has­ta el Úl­ti­mo con­cier­to tu­vie­ron de pre­mio la ma­ra­vi­llo­sa ac­tua­ción de pri­mor­dial, bro­che de oro a un fes­ti­val in­creí­ble. Con un equi­li­brio per­fec­to en­tre te­mas de sus dos úl­ti­mos ál­bu­mes y ma­te­rial más an­ti­guo, sin que se no­ta­se en nin­gún mo­men­to la di­fe­ren­cia de es­ti­los. Mu­si­cal­men­te su­bli­me, na­die se arre­pin­tió de ha­ber aguan­ta­do las ga­nas de sue­ño has­ta el fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.