BEHE­MOTH

Metal Hammer (Spain) - - LISTENING SESSION - Da­vid Ro­dri­go.

El re­torno de Behe­moth des­pués del abru­ma­dor éxi­to e im­pac­to de “The Sa­ta­nist” es po­si­ble­men­te una de las con­ti­nua­cio­nes más es­pe­ra­das de los úl­ti­mos años en la es­ce­na del me­tal ex­tre­mo. La ban­da, que siem­pre ha des­ta­ca­do por mo­ver­se en­tre es­ti­los y ten­den­cias sin pres­tar aten­ción a las eti­que­tas, es uno de los ac­tos más per­so­na­les que uno pue­de en­con­trar­se cuan­do mi­ra al pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal. Con “The Sa­ta­nist” alcanzaron co­tas de po­pu­la­ri­dad ra­ra­men­te vis­tas pa­ra una ban­da de es­te es­ti­lo, lle­gan­do a ga­nar un Grammy y a con­quis­tar a fans que en muy ra­ras oca­sio­nes se acer­can a so­ni­dos tan ex­tre­mos. Hay quien lla­ma a es­te dis­co el “Black Al­bum” del me­tal ex­tre­mo, sien­do que el fa­mo­so dis­co de Me­ta­lli­ca es “el dis­co de me­tal pa­ra los no me­ta­le­ros” por an­to­no­ma­sia, estableciendo un pa­ra­le­lis­mo en­tre am­bos tra­ba­jos sien­do “The Sa­ta­nist” el dis­co de me­tal ex­tre­mo pa­ra los no ha­bi­tua­les del gé­ne­ro. No le fal­ta ra­zón a la com­pa­ra­ción, aun­que me pa­re­ce sim­pli­fi­car mu­cho el im­pac­to de “The Sa­ta­nist”, sien­do un dis­co con mu­chos más ma­ti­ces. Aho­ra la ban­da nos pre­sen­ta “I Lo­ved You At Your Dar­kest”, un tra­ba­jo en el que le dan una vuel­ta ex­tra a su so­ni­do, con­ti­nuan­do por el ca­mino mar­ca­do por “The Sa­ta­nist” de ba­se, pe­ro abor­dan­do la mú­si­ca des­de una pers­pec­ti­va to­tal­men­te di­fe­ren­te, re­cu­pe­ran­do mu­cha bru­ta­li­dad en al­gu­nos pasajes y ga­nan­do de­ta­lles muy in­tere­san­tes y pro­fun­dos en otros, co­mo el co­ro de ni­ños que apa­re­ce de vez en cuan­do en el dis­co, las es­truc­tu­ras y me­lo­días avant­gar­de y ca­si pro­gre­si­vas que son re­cu­rren­tes en es­te tra­ba­jo o los cá­li­dos so­los de te­mas co­mo “God = Dog”, que crean una di­co­to­mía so­no­ra muy in­tere­san­te en el con­tras­te de las le­tras, la bru­ta­li­dad y frial­dad de la ba­se rít­mi­ca y la me­lo­día en con­tra­pun­to al ca­ri­ño de un so­lo co­mo el que apa­re­ce, ca­si en se­gun­do plano, ha­cia el fi­nal de la can­ción. “I Lo­ved You At Your Dar­kest” es una nue­va eta­pa pa­ra BEHE­MOTH y es al­go que se per­ci­be des­de el art­work: muy di­fe­ren­te al ha­bi­tual del gru­po y real­men­te cau­ti­va­dor y mis­te­rio­so. Es­te dis­co tie­ne un con­cep­to sub­ya­cen­te pro­fun­do, per­so­nal, in­ten­so y muy in­tere­san­te que se va des­cu­brien­do con ca­da es­cu­cha, pres­tan­do aten­ción a las le­tras y más aún a la mú­si­ca, que nos de­ja pis­ta en pasajes que se re­pi­ten en­tre can­cio­nes pa­ra crear uni­dad, en me­lo­días que se ha­cen es­pe­jo, en riffs que pa­re­cen con­tes­tar­se de un te­ma a otro. Hay mu­cho tra­ba­jo de­trás de es­te dis­co y la ban­da quie­re que lo se­pa­mos, quie­re que no­te­mos que hay al­go más que un pu­ña­do de can­cio­nes. Po­de­mos adi­vi­nar­lo por la elec­ción de los tí­tu­los de la In­tro y la Ou­tro res­pec­ti­va­men­te: “Sol­ve” y “Coa­gu­la”. El dis­co esconde mo­men­tos real­men­te sor­pren­den­tes en te­mas co­mo “Ec­cle­sia Dia­bo­li­ca Cat­ho­li­ca”, la mis­te­rio­sa “Bar­tza­bel” (con un es­tri­bi­llo que pa­re­ce una in­vo­ca­ción sa­tá­ni­ca) o los sor­pren­den­tes “out­breaks” ca­si jazz en “An­gelvs XIII” y “Sab­bath Ma­ter”. El dis­co va sal­tan­do en­tre el Death y el Black me­tal, ha­cien­do muy di­fí­cil eti­que­tar­lo en un so­lo gé­ne­ro. Me­jor, por­que eso per­mi­te a la ban­da ofre­cer­nos un aba­ni­co de ma­ti­ces mu­cho más am­plio, co­mo ve­mos re­fle­ja­do en te­mas co­mo “Ha­vohej Pan­to­cra­tor”, que por mo­men­tos pre­sen­ta pasajes que re­cuer­dan a Ens­la­ved o in­clu­so al pro­yec­to Hugsj­ja, con un “fee­ling” muy par­ti­cu­lar en la sec­ción ins­tru­men­tal del te­ma. “We Are The Next 1000 Years” vuel­ve a ser un te­ma con cier­to to­que avant­gar­de y ca­si pro­gre­si­vo, al­go que ha es­ta­do pre­sen­te en mu­chos mo­men­tos de es­te tra­ba­jo, sien­do qui­zás el dis­co de BEHE­MOTH más atre­vi­do en ese sen­ti­do, con ejem­plos en “God=dog”, “Ec­cle­sia Dia­bo­li­ca Cat­ho­li­ca” o “An­gelvs XIII”. No obs­tan­te, lo más lla­ma­ti­vo de es­te te­ma es lo bien hi­la­do que es­ta co­mo con­jun­to, con­si­guien­do pre­sen­tar­se co­mo un tra­ba­jo ver­da­de­ra­men­te es­pe­cial y pen­sa­do pa­ra es­cu­char­se y dis­fru­tar­se de prin­ci­pio a fin. Es­tá pla­ga­do de de­ta­lles y a pe­sar de la va­rie­dad en los ele­men­tos uti­li­za­dos pa­ra cons­truir el dis­co, lo cier­to es que to­do sue­na muy com­pac­to y tie­ne una ló­gi­ca con­cep­tual in­con­tes­ta­ble. No so­bra ni fal­ta na­da. Es sen­ci­lla­men­te un dis­co re­don­do en el que to­do tie­ne sen­ti­do, des­de el riff y la me­lo­día más adic­ti­vos al blast beat más blac­ker y sal­va­je o el gu­tu­ral ca­ver­no­so más death. Es­te dis­co te­nía to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra ser un ga­li­ma­tías y sin em­bar­go es una ima­gen per­fec­ta, ní­ti­da y cohe­ren­te. Co­mo la por­ta­da que lo ilus­tra es os­cu­ro y mis­te­rio­so, pe­ro per­fec­ta­men­te com­pren­si­ble y con to­do el sen­ti­do del mun­do. ¿El me­jor dis­co de la ban­da? Eso, creo, es más un asun­to de gus­tos y per­cep­cio­nes, pe­ro sí pue­do de­cir que cuan­to más es­cu­cho es­te dis­co más me gus­ta, más de­ta­lles sor­pren­den­tes y emo­cio­nan­tes le en­cuen­tro y más ga­nas ten­go de vol­ver a es­cu­char­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.