ATILA

“Re­viu­re” EMI – ODEANO AÑO:1978

Metal Hammer (Spain) - - CRÍTICAS - Da­vid Ro­dri­go

Inau­gu­ra­mos sec­ción en nues­tras re­views, crean­do un es­pa­cio pa­ra dis­cos clá­si­cos, an­ti­guos u ol­vi­da­dos, que me­re­cen ser re­cor­da­dos una vez más. Es una sec­ción pa­ra nos­tál­gi­cos y pa­ra los que quie­ran vol­ver a des­cu­brir al­gún dis­co es­pe­cial. Lo cier­to es que ha­bría si­do muy fá­cil co­men­zar es­ta sec­ción con al­guno de los gran­des clá­si­cos de Iron Mai­den, Ju­das Priest o Black Sab­bath; al­guno de esos dis­cos que to­dos co­no­ce­mos de me­mo­ria y que por mu­cho que se di­ga so­bre ellos siem­pre me­re­cen una pá­gi­na en una re­vis­ta y un lu­gar en la me­mo­ria, pe­ro quie­ro que es­te es­pa­cio sir­va tam­bién pa­ra reivin­di­car aque­llos lan­za­mien­tos que no tu­vie­ron el mis­mo im­pac­to me­diá­ti­co, pe­ro que me­re­cen la mis­ma aten­ción por su ca­li­dad o su in­fluen­cia. Y no se me ha ocu­rri­do me­jor for­ma de ha­cer­lo que con un gru­po que re­pre­sen­ta de for­ma muy sig­ni­fi­ca­ti­va una de las es­ce­nas mu­si­ca­les más ac­ti­vas, crea­ti­vas y sor­pren­den­tes que ha te­ni­do nues­tra mú­si­ca: el rock pro­gre­si­vo ca­ta­lán de los se­ten­ta. ATILA fue­ron una ban­da que apa­re­ció ya tar­de, con un pri­mer lan­za­mien­to en for­ma de De­mo en di­rec­to en el se­ten­ta y cin­co. Gru­pos co­mo Ice­berg, Go­tic o Fu­sioon ya lle­va­ban un tiem­po dan­do gue­rra y con­so­li­dán­do­se en una es­ce­na que, a ni­vel mu­si­cal, no te­nía na­da que en­vi­diar a la que nos lle­ga­ba des­de In­gla­te­rra o Ita­lia. Ban­das co­mo YES, ELP, CAMEL o IL BALLETTO DI BRONZO eran re­fe­ren­cias ha­bi­tua­les a la ho­ra de nom­brar las in­fluen­cias de una es­ce­na que nos de­jó obras ab­so­lu­ta­men­te me­mo­ra­bles y que, tris­te­men­te, hoy ca­mi­nan en el ol­vi­do. El ca­so de ATILA fue par­ti­cu­lar, co­mo di­go, por ha­ber apa­re­ci­do al­go tar­de, cuan­do la es­ce­na ya no go­za­ba de la sa­lud que tu­vo al co­mien­zo de la dé­ca­da. No obs­tan­te su es­ti­lo, más des­arrai­ga­do del fol­klo­re ca­ta­lán que el de gru­pos co­mo Go­tic, les va­lió pa­ra lla­mar la aten­ción del pú­bli­co rá­pi­da­men­te, que ya con su se­gun­do dis­co “In­ten­cion” les po­si­cio­nó en­tre las ban­das más des­ta­ca­das del mo­men­to. A pe­sar de ello era in­ne­ga­ble que la es­ce­na se di­luía en bus­ca de otros so­ni­dos y ATILA no lle­ga­ron a ver los ochen­ta co­mo una for­ma­ción ac­ti­va, aun­que an­tes nos de­ja­ron su ter­cer lan­za­mien­to: “Re­viu­re”. El dis­co, en su mo­men­to, se pa­só un po­co por al­to y ni si­quie­ra el apo­yo de Emi-odeon co­mo dis­co­grá­fi­ca consiguió que tu­vie­ra el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cía. Las ti­ra­das en vi­ni­lo fue­ron muy cor­tas y la pro­mo­ción, con el gru­po ya se­pa­ra­do, nu­la. So­lo los más se­gui­do­res de la es­ce­na re­ca­la­ron en un tra­ba­jo que es, po­si­ble­men­te, una de las ma­yo­res jo­yas del pro­gre­si­vo he­cho den­tro de nues­tras fron­te­ras. Su so­ni­do es qui­zás el más in­ter­na­cio­nal de la es­ce­na catalana (dis­pu­tán­do­se el ho­nor, qui­zás, con el de­but de Ice­berg) y re­cuer­da mu­cho a una fu­sión en­tre la es­ce­na Can­ter­bury y el pro­gre­si­vo ita­liano, que ha­bía de­ja­do ya un re­gue­ro de ban­das y lan­za­mien­tos ca­si in­con­ta­ble. Re­sul­ta muy in­tere­san­te co­mo el dis­co va cre­cien­do en de­ta­lle y com­ple­ji­dad a me­di­da que avan­za, man­te­nien­do en to­do mo­men­to un ha­lo de in­ten­si­dad la­ten­te que lo ha­ce ser un dis­co vi­bran­te, que te man­tie­ne en vi­lo a la es­pe­ra de lo que pue­da su­ce­der. Te­mas co­mo la ague­rri­da “Re­viu­re” o los de­ta­lles Spa­ce Rock de “Som­ni” ejem­pli­fi­can la ri­que­za so­no­ra de una ban­da que hu­bie­ra en­con­tra­do más jus­ti­cia de ha­ber na­ci­do al nor­te de Lon­dres. El pun­to ál­gi­do de es­te dis­co, sin du­da, lle­ga en su sui­te fi­nal “Al Ma­ti”, en la que la ban­da con­si­gue una fu­sión de ten­den­cias pro­gre­si­vas real­men­te mag­ní­fi­ca y muy po­co vis­ta en los se­ten­ta. Es al­go real­men­te úni­co y di­fe­ren­te que me­re­ce ser reivin­di­ca­do, por­que es­te “Re­viu­re” no es so­lo un or­gu­llo pa­ra la es­ce­na catalana, sino una obra que de­be­ría con­tar­se en­tre los dis­cos de ca­be­ce­ra del pro­gre­si­vo se­ten­te­ro. Un re­duc­to de cla­se y buen ha­cer. Un dis­co ex­qui­si­to, ele­gan­te, má­gi­co. Una obra maes­tra per­di­da en el tiem­po. Dis­fru­tad­la co­mo me­re­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.