SOL, SOL Y MÁS SOL

Metal Hammer (Spain) - - WACKEN OPEN AIR 2018 - TEX­TO: DIE­GO RO­DRI­GUEZ FO­TO­GRA­FÍA: SER­GIO BLAN­CO

Va­rias se­ma­nas an­tes del co­mien­zo del fes­ti­val ya es­tá­ba­mos to­dos pen­dien­tes de los par­tes me­teo­ro­ló­gi­cos pa­ra sa­ber qué tiem­po nos íba­mos a en­con­trar en la vi­gé­si­mo no­ve­na edi­ción del Wac­ken Open Air. Nos han en­se­ña­do que el Wac­ken es tre­men­do tan­to si llue­ve co­mo si ha­ce ha­ce sol, Rain or Shi­ne; pe­ro es me­jor si no llue­ve, co­mo os po­dreis ima­gi­nar. Así que du­ran­te esas se­ma­nas pa­sa­mos del op­ti­mis­mo al pe­si­mis­mo unas cuan­tas ve­ces has­ta que la pro­pia or­ga­ni­za­ción, unos días an­tes del ini­cio, col­gó una fo­to en re­des so­cia­les en la que in­for­ma­ba de que es­ta­ba llo­vien­do un po­co en Wac­ken pe­ro que no nos preo­cu­pá­ra­mos, por­que íba­mos a te­ner una edi­ción ca­lu­ro­sa y se­ca. Se me pu­so una son­ri­sa en la bo­ca al con­fir­mar que las bo­tas de agua y el chu­bas­que­ro no iban a for­mar par­te del equi­pa­je. MIERCOLES

Des­pués de va­rios días ner­vio­so y una no­che ca­si sin pe­gar ojo, por fin lle­ga el mo­men­to. Cua­tro de la ma­ña­na del miér­co­les. Sue­na el des­per­ta­dor. Du­cha rá­pi­da, via­je al ae­ro­puer­to, en­cuen­tro con los com­pa­ñe­ros de aven­tu­ras en Ba­ra­jas, des­pe­gue, vue­lo, ate­rri­za­je, co­mi­da, bus a Wac­ken, acre­di­ta­ción, mon­ta­je de la tien­da y en­tra­da al fes­ti­val. Cin­co de la tar­de. Ma­dru­gón y on­ce ho­ras de via­je, que se di­cen pron­to, pe­ro no hay do­lor. A las cin­co y me­dia ya tenía una cer­ve­za en la mano y ga­nas de co­men­zar a dis­fru­tar con el am­bien­te y la mú­si­ca. ¿Y qué me­jor si­tio pa­ra ello que la car­pa del Bull­head? Na­da más lle­gar co­men­za­ron su ac­tua­ción en el Head­ban­gers Sta­ge los STIFF LITTLE FINGERS, ban­da ir­lan­de­sa de Punk Rock de fi­na­les de los 70 que man­tie­ne de aque­lla épo­ca a su cantante Ja­ke Burns. A la gen­te de Wac­ken le gus­ta in­tro­du­cir es­te ti­po de ban­das en el car­tel y, si bien es cier­to que su des­car­ga no se­rá de lo más re­cor­da­do, sí se mos­tra­ron co­mo un gru­po sol­ven­te y nos hi­cie­ron pa­sar un mo­men­to agra­da­ble con te­mas co­mo “Al­ter­na­ti­ve Uls­ter”. Bus­can­do emo­cio­nes más fuer­tes me en­ca­mi­né ha­cia el Was­te­land Sta­ge, uno de los es­ce­na­rios pe­que­ños. ¿Que es­te año el car­tel se ha que­da­do un po­co cor­to de Th­rash Me­tal? Na­die de­be preo­cu­par­se. En la tar­de del miér­co­les se com­pen­só es­ta ca­ren­cia con las ac­tua­cio­nes de TRAITOR, REZET, EVIL IN­VA­DERS, TOXIC HO­LO­CAUST y DUST BOLT. Es­tos úl­ti­mos ju­ga­ban en ca­sa y se no­ta­ba. Un desata­do Lenny Breuss se di­ri­gía a sus acó­li­tos ha­cien­do su­bir el ter­mó­me­tro ca­si tan­to en los in­ter­me­dios co­mo con las can­cio­nes. Has­ta tal pun­to se es­ta­ba yen­do de ma­dre el asun­to que en uno de los sal­tos de Lenny va y... ¡Ca­si desapa­ra­ce! El sue­lo del es­ce­na­rio ce­dió y el cantante se que­dó con me­dio cuer­po por de­ba­jo del es­ce­na­rio. No hu­bo que la­men­tar nin­gu­na le­sión y el es­tro­pi­cio se sub­sa­nó rá­pi­da­men­te pe­ro ahí que­da co­mo mues­tra de la vehe­men­te des­car­ga de DUST BOLT. Los so­la­pa­mien­tos de ho­ra­rios son con­ti­nuos en es­te ti­po de fes­ti­va­les y Wac­ken no es una ex­cep­ción.

A la ho­ra de ele­gir, en mi ca­so, pri­man aque­llas ban­das que no he vis­to nun­ca y aque­llas que son di­fí­ci­les de ver. Las dos si­guien­tes cum­plían am­bos re­qui­si­tos así que vol­ví a la car­pa pa­ra ver qué ofre­cían FISH y NA­ZA­RETH. En el ca­so de los pri­me­ros no es­tu­vie­ron a la al­tu­ra ya que rea­li­za­ron un con­cier­to plano y fal­to de in­ten­si­dad. A pe­sar de in­ter­pre­tar un re­per­to­rio ba­sa­do ca­si en su to­ta­li­dad en ma­te­rial de Ma­ri­llion se pue­de de­cir que su ac­tua­ción fue bá­si­ca­men­te abu­rri­da. Afor­tu­na­da­men­te no se pue­de de­cir lo mis­mo de la de NA­ZA­RETH. En teo­ría pa­re­ce­ría acer­ta­do de­cir que los es­co­ce­ses es­tu­vie­ron co­man­da­dos por el ba­jis­ta Pe­te Ag­new, úni­co miem­bro ori­gi­nal de la ban­da, pe­ro no fue así. Es cu­rio­so co­mo, en una ban­da con tan­ta tra­yec­to­ria, el úl­ti­mo en lle­gar a bor­do, el cantante Carl Sen­ten­ce, fue­ra el que des­lum­bró a una au­dien­cia en­can­di­la­da por un cho­rro de voz re­ple­to de ac­ti­tud y per­so­na­li­dad. Si a es­to le uni­mos una ban­da en­gra­sa­da, un so­ni­do apa­bu­llan­te y un set list en el que no fal­ta­ron te­ma­zos co­mo “Ra­za­ma­naz”, “Hair of the Dog”, “Dream On” o “Lo­ve Hurts”... Un au­tén­ti­co dis­fru­te. Pe­ro se­gui­mos. No os po­déis ima­gi­nar la que te­nían mon­ta­da los es­ta­dou­ni­den­ses TOXIC HO­LO­CAUST cuan­do vol­vi­mos al Was­te­land Sta­ge. Lo mí­ni­mo que se po­día ver era gen­te ha­cien­do head­ban­ging y sal­tan­do a lo lo­co. Po­gos, cir­cle pits, body sur­fing to­do mez­cla­do en un caos de­li­cio­so pa­tro­ci­na­do por un trío ple­tó­ri­co que de­vol­vía a sus fans to­da la ener­gía que re­ci­bía. De en­tre to­dos los tra­lla­zos me gus­ta­ría des­ta­car “Lord of the Was­te­land” no só­lo por­que es uno de mis te­mas fa­vo­ri­tos de Toxic Ho­lo­caust que ade­más so­nó bru­tal, sino por­que con es­te con­cier­to de­mos­tra­ron ser los pu­tos amos del Was­te­land Sta­ge. An­tes de ir­me a la tien­da a dor­mir me de­jé caer de nue­vo por la car­pa pa­ra pre­sen­ciar el fi­nal de la ac­tua­ción de SE­PUL­TU­RA. Mien­tras dis­fru­ta­ba con “Re­fu­sed/re­sist”, “Ari­se” o “Roots, Bloody Roots” pen­sa­ba en co­sas co­mo que De­rrick Green lle­va vein­te años co­mo cantante de Se­pul­tu­ra. ¡Vein­te años! El tío

lo ha­ce bien, la ban­da lo ha­ce bien con Kis­ser y Ju­nior en­tre­ga­dos, los te­mas sue­nan bien y aún así, lo sa­be­mos to­dos, ca­da vez que se nom­bra a la ban­da lo pri­me­ro que nos sa­le es “¿Pa­ra cuán­do la reunión?”. Y con es­te ti­po de cues­tio­nes en la ca­be­za me re­ti­ré a mis apo­sen­tos pa­ra des­can­sar ya que, a pe­sar de to­do es­to que os he con­ta­do... ¡El fes­ti­val ofi­cial­men­te em­pe­za­ba el día si­guien­te!

JUE­VES

Des­pués de unas ho­ras de sue­ño me di­ri­gí exac­ta­men­te al mis­mo lu­gar en el que ha­bía con­clui­do la jor­na­da an­te­rior: La car­pa. Allí se ce­le­bra­ban du­ran­te to­da la ma­ña­na las ac­tua­cio­nes res­tan­tes de la Me­tal Battle, in­clui­da la de los viz­caí­nos THE FLYING SCARECROW re­pre­sen­tan­tes de la Me­tal Battle Spain. Cuan­do lle­gué es­ta­ban so­bre las ta­blas los chi­nos DIE FROM SO­RROW y he de de­cir que me cau­sa­ron muy bue­na im­pre­sión. Gran so­ni­do, bue­nos te­mas, in­ter­pre­ta­cio­nes de ni­vel, do­mi­nio del es­ce­na­rio, in­ter­ac­ción con el pú­bli­co... Po­co a po­co fue­ron pa­san­do por los es­ce­na­rios, cum­plien­do a ra­ja­ta­bla los vein­te mi­nu­tos asig­na­dos, los th­ras­hers li­ba­ne­ses PHENOMY que pro­vo­ca­ron un cir­cle pit bes­tial; la im­pre­sio­nan­te des­car­ga de los ucra­nia­nos MOTANKA; el Death Me­tal me­ló­di­co de los ca­li­for­nia­nos VOICES OF RUIN que gus­tó mu­cho o AWAKE AGAIN de Fin­lan­dia, que sor­pren­die­ron a pro­pios y a ex­tra­ños con su atuen­do y su tono fies­te­ro pe­ro tam­bién por su ca­li­dad. Y sin más di­la­ción, los si­guien­tes eran ya los es­pa­ño­les THE FLYING SCARECROW, ban­da for­ma­da en 2015 por miem­bros de RI­SE TO FALL, NODRAMA y SPA­CE OCTOPUS, que ofre­cen una pro­pues­ta fres­ca y no­ve­do­sa que mez­cla de ma­ne­ra muy per­so­nal di­fe­ren­tes es­ti­los den­tro del Me­tal Al­ter­na­ti­vo. Real­men­te se cal­ca­ron un bo­la­zo de ni­vel, sin fi­su­ras con un so­ni­do muy bueno e in­ter­pre­ta­cio­nes a la al­tu­ra con las que el nu­tri­do pú­bli­co dis­fru­tó de lo lin­do. Si me hu­bié­rais pre­gun­ta­do si ha­bría al­go bueno pa­ra THE FLYING SCARECROW en las vo­ta­cio­nes fi­na­les del con­cur­so os di­ría in­me­dia­ta­men­te que sí, pe­ro la reali­dad es que no pu­do ser y no que­da­ron en­tre los cin­co pri­me­ros sien­do los ven­ce­do­res DIE FROM SO­RROW (Chi­na), se­gun­dos MOTANKA (Ucra­nia), ter­ce­ros AN THEOS (Ru­ma­nía), cuar­tos XENOBLIGHT (Di­na­mar­ca) y quin­tos Chug­ger (Sue­cia). To­dos los años era una es­pe­cie de tra­di­ción asis­tir a la inau­gu­ra­ción de los es­ce­na­rios gran­des con SKYLINE, la ban­da de ver­sio­nes con la que em­pe­zó to­do es­te tin­gla­do de Wac­ken Open Air ha­ce vein­ti­nue­ve años, pe­ro es­ta oca­sión no pu­do ser al so­la­par­se con THE FLYING SCARECROW así que el pri­mer con­cier­to fue el de DOKKEN y no fue una bue­na ma­ne­ra de co­men­zar. Cual­quie­ra que es­té in­for­ma­do de la tra­yec­to­ria de Don Dokken en la úl­ti­ma dé­ca­da sa­brá que su ni­vel vo­cal no lle­ga a los pa­rá­me­tros mí­ni­mos exi­gi­bles pe­ro uno es­pe­ra que la ma­gia de es­te fes­ti­val con­si­ga lo im­po­si­ble, co­mo se ha vis­to en otras oca­sio­nes... No fue así. La ban­da es­ta­ba ha­cien­do bien su tra­ba­jo con Mick Brown y Ch­ris Mc­car­vill sol­ven­tes en la ba­se rít­mi­ca y con el ex­pe­ri­men­ta­do Jon Le­vin eje­cu­tan­do so­los y rít­mi­cas de for­ma ade­cua­da pe­ro era abrir la bo­ca Don y... lle­gar el desas­tre. Así que la su­pues­ta fies­ta que se su­po­ne de­be ser es­cu­char him­nos co­mo “Kiss Of Death”, “Too High To Fly” o “Alo­ne Again” se con­vir­tió en un ver­da­de­ro pa­de­ci­mien­to. Otra gran es­tre­lla del Hard Rock ame­ri­cano de los ochen­ta era la si­guien­te en ac­tuar: Vin­ce Neil, cantante de Mötley Crüe, que se pre­sen­ta­ba en Alemania con la re­cien­tí­si­ma no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre tres días an­tes. Es de agra­de­cer que Neil no can­ce­la­ra su ac­tua­ción de­bi­do a es­ta cir­cuns­tan­cia y que in­ten­ta­ra do­tar a su in­ter­pre­ta­ción del di­na­mis­mo y la ener­gía que no tu­vo la del in­faus­to Don Dokken pe­ro tam­po­co le lle­gó la no­ta pa­ra apro­bar. Va­le que des­ple­gó lo me­jor­ci­to del re­per­to­rio “Crüe”, que hi­zo gui­ños a Zep­pe­lin y a Sab­bath a lo lar­go del con­cier­to y que pu­so mu­chas ga­nas pe­ro su voz ya no es­tá pa­ra mu­chos tro­tes y no lo­gra sa­car ade­lan­te los te­mas con­vir­tién­do­se la ma­yo­ría de las oca­sio­nes en un quie­ro y no pue­do. In­me­dia­ta­men­te vol­vi­mos a la car­pa pa­ra qui­tar­nos el mal sa­bor de bo­ca a ba­se de Death Me­tal. GRUESOME es­tá for­ma­da por gen­te re­la­cio­na­da con Exo­dus, Ex­hu­med, Ma­le­vo­lent Crea­tion o Pos­ses­sed y abier­ta­men­te de­cla­ra­da co­mo homenaje a Death y Chuck Schul­di­ner. De he­cho, el cantante Matt Har­vey y el ba­te­ría Gus Ríos for­ma­ron par­te en 2013 de Death To All, el me­ga­tri­bu­to a Chuck y su mú­si­ca. Con un so­ni­do de diez que agre­día y apa­bu­lla­ba nues­tros oí­dos de ma­ne­ra ce­les­tial die­ron un re­pa­so a lo me­jor de sus dos dis­cos con te­mas co­mo “Trap­ped in Hell” o “A Was­te of Li­fe”. Ni­ve­la­zo in­ter­pre­ta­ti­vo de una ban­da que so­nó per­fec­ta­men­te con­jun­ta­da y que lo­gró re­crear co­mo se me­re­ce el le­ga­do mu­si­cal de Mr. Schul­di­ner. “Is Chuck with Us?” pre­gun­ta­ba Har­vey. Se­gu­ro que sí. A con­ti­nua­ción en el WET Sta­ge se da­ban ci­ta los in­gle­ses VALLENFYRE con Greg Mac­kin­tosh, gui­ta­rris­ta de Pa­ra­di­se Lost, li­de­ran­do la ban­da pe­ro en es­te ca­so co­mo cantante. A me­dio ca­mino en­tre el Death Me­tal y el Doom am­bos en su ver­tien­te más Old School, Mac­kin­tosh se da el gus­ta­zo de re­me­mo­rar sus tiem­pos de ju­ven­tud con una in­ter­pre­ta­ción in­ten­sa y agre­si­va. Me im­pre­sio­na es­te ti­po de ani­ma­les es­cé­ni­cos que son ca­pa­ces de es­tar en­tre los gui­ta­rris­tas más re­co­no­ci­dos y a la vez co­ger el mi­cro y ejer­cer la la­bor de front­man de ma­ne­ra per­fec­ta co­mo en la bru­tal “Kill All your Mas­ters”. Nue­vo

pe­re­gri­na­je ha­cia los es­ce­na­rios gran­des. El sol apre­ta­ba de lo lin­do y la gen­te se lo pa­sa­ba bien. Mi­ra­ras don­de mi­ra­ras veías una es­ce­na en la que la di­ver­sión era la pro­ta­go­nis­ta. Wac­ken es­tá pen­sa­do pa­ra que en ca­da es­qui­na, en ca­da re­co­ve­co ha­ya es­pa­cio pa­ra el dis­fru­te en el in­men­so re­cin­to que al­ber­ga el fes­ti­val. Los po­la­cos BEHEMOTH van ca­mino de con­ver­tir­se en los amos del gé­ne­ro si no lo son ya. No só­lo son una ins­ti­tu­ción des­de me­dia­dos de los no­ven­ta sino que si­guen pu­bli­can­do dis­cos van­guar­dis­tas en la ac­tua­li­dad co­mo el “I Lo­ved You at Your Dar­kest” de es­te año. Ner­gal, con­cen­tra­do y se­rio, aca­pa­ra to­das las mi­ra­das a lo lar­go de un show que a pe­sar de es­tar me­di­do mi­li­mé­tri­ca­men­te no pier­de fres­cu­ra. Qui­zá ha­yan sa­cri­fi­ca­do par­te de la su­cie­dad y la fie­re­za de an­ta­ño por un so­ni­do más pulido y unas com­po­si­cio­nes más bru­tas y en­re­ve­sa­das pe­ro no han per­di­do la ca­pa­ci­dad de es­tre­me­cer a una con­gre­ga­ción que ba­bea­ba an­te el es­pec­tácu­lo. En el re­per­to­rio tu­vie­ron ca­bi­da can­cio­nes mo­der­nas co­mo “Ora Pro No­bis Lu­ci­fer”, an­ti­guas co­mo “Chant for Ez­ka­ton 2000” y tam­bién pri­mi­cias en di­rec­to co­mo “GOD=DOG”. Ex­qui­si­ta bru­ta­li­dad. Y de un es­pec­tácu­lo blac­ker a gran es­ca­la co­mo el de BEHEMOTH nos fui­mos ca­si co­rrien­do a otro más ín­ti­mo en el WET Sta­ge don­de iban a ac­tuar BELPHEGOR. La car­pa por sus ca­rac­te­rís­ti­cas es un lu­gar idó­neo pa­ra re­pre­sen­tar es­pec­tácu­los os­cu­ros de­bi­do a la pe­num­bra, la at­mós­fe­ra y el so­ni­do, mu­cho más vio­len­to que el de los es­ce­na­rios gran­des. De to­do ello se apro­ve­cha­ron los aus­tria­cos con un es­pec­tácu­lo or­to­do­xo y vis­ce­ral, mos­trán­do­se Hel­muth sem­bra­do en to­do mo­men­to con una in­ter­pre­ta­ción de ni­vel en lo dra­má­ti­co pe­ro so­bre to­do en lo vo­cal te­nien­do co­mo siem­pre a Ser­penth de gran es­cu­de­ro en es­ce­na. De su úl­ti­mo dis­co, el mag­ní­fi­co “To­ten­ri­tual”, in­ter­pre­ta­ron una de­vas­ta­do­ra “Bap­ho­met” que de­mues­tra que BELPHEGOR es­tán en ple­na for­ma. Uno de los mo­men­tos del día y del fes­ti­val era la ac­tua­ción de Ju­das Priest. Los in­gle­ses han su­pe­ra­do to­do ti­po de con­tra­tiem­pos de la me­jor ma­ne­ra: pu­bli­can­do un dis­co tre­men­do co­mo “Fi­re­po­wer” que ha sor­pren­di­do a pro­pios y ex­tra­ños por su ca­li­dad. Rob Hal­ford se mues­tra arro­lla­dor en el es­tu­dio pe­ro... ¿Aguan­ta el en­vi­te en di­rec­to? Sí, no só­lo lo aguan­ta sino que lo sol­ven­ta con no­ta. Un acier­to enor­me fue in­cluir en el re­per­to­rio te­mas de su épo­ca se­ten­te­ra co­mo la bru­tal “Sin­ner”, la épi­ca “Saints in Hell” y los bom­ba­zos es­tra­tos­fé­ri­cos de “Ty­rant” y “The Rip­per”. Los 80.000 allí con­gre­ga­dos, bo­quia­bier­tos an­te tan­to pla­cer, pa­sá­ba­mos de la in­cre­du­li­dad al dis­fru­te en ape­nas se­gun­dos ya que el tre­men­do es­pec­tácu­lo al que nos es­ta­ban so­me­tien­do Ju­das Priest era ver pa­ra creer. No me hu­bie­ra im­por­ta­do que to­ca­sen ín­te­gro su úl­ti­mo dis­co pe­ro nos tu­vi­mos que con­for­mar con tres: la ho­mó­ni­ma ini­cial, “Light­ning Stri­ke” y una es­pec­ta­cu­lar “Ri­sing From Ruins” ocu­pan­do por mé­ri­to pro­pio un lu­gar de pri­vi­le­gio en el setlist. Ha­ce años la in­ter­pre­ta­ción del “Pain­ki­ller” por par­te de Hal­ford era un do­lor pa­ra él y pa­ra los que le es­tá­ba­mos vien­do. Aho­ra, to­ca­da in­clu­so más rá­pi­do que en aque­llas oca­sio­nes con un Tra­vis im­pe­ca­ble, dis­fru­ta­mos de un cantante en un es­ta­do de for­ma sor­pren­den­te. Faulk­ner y Sneap lo bor­dan y Hill se apro­ve­cha de un so­ni­do de ba­jo que es pu­ro ner­vio pe­ro cuan­do sa­le a es­ce­na el Se­ñor Glenn Tip­ton... En fin... Era lo que fal­ta­ba. Ova­ción in­men­sa en­tre lá­gri­mas de los allí pre­sen­tes e in­ter­pre­ta­ción de “Brea­king The Law”, “Me­tal Gods” y “Li­ving Af­ter Mid­night”. Fi­ja­ros si fue gor­do que aun aho­ra es­cri­bién­do­lo se me hu­me­de­cen los ojos y se me po­ne la piel de ga­lli­na. The Priest Is Back.

VIER­NES

El vier­nes vuel­ve a ama­ne­cer con un tiem­po es­tu­pen­do y con mu­chas ga­nas de afron­tar la se­gun­da jor­na­da que se preveía lar­ga ya que da­ría co­mien­zo a las do­ce de la ma­ña­na y con­clui­ría quin­ce ho­ras des­pués a eso de las tres de la ma­dru­ga­da. Y qué me­jor chu­te de ener­gía pa­ra afron­tar ta­ma­ño ma­ra­tón mu­si­cal que el desa­yuno de los cam­peo­nes a ba­se del me­jor Death Me­tal del mun­do a car­go de CAN­NI­BAL COR­PSE. Co­mo es ló­gi­co es­ta­ba un po­co apla­ta­na­do a esas ho­ras pe­ro rá­pi­da­men­te se me qui­tó el amo­do­rre con las ini­cia­les “Co­de of the Slas­hers”, “Only Man Will Die” y “Red Be­fo­re Black”, tres te­mas de su úl­ti­mo y re­co­men­da­ble dis­co. Los cir­cle pits, po­gos y de­más di­ver­ti­mien­tos se die­ron ci­ta des­de muy pron­to ya que los de Flo­ri­da no se guar­da­ron na­da y fue­ron des­de el mi­nu­to uno a ma­tar. Re­par­tie­ron ce­ra te­ma tras te­ma be­ne­fi­cián­do­se de un mu­ro de so­ni­do que im­pac­ta­ba ge­ne­ro­sa­men­te so­bre las allí pre­sen­tes. Ha­cia el fi­nal del con­cier­to Geor­ge Fischer se mos­tró un po­co más cer­cano re­tan­do a los fans a un due­lo de head­ban­ging que, por su­pues­to, él ga­nó y bro­mean­do so­bre si ha­bría o no otro te­ma más que por su­pues­to fue “Ham­mer Smas­hed Fa­ce” con la que con­clu­ye­ron. Una ac­tua­ción se­ria, di­rec­ta al grano y sin fi­su­ras al ni­vel de lo que se es­pe­ra de una ins­ti­tu­ción de es­te ca­li­bre. Des­pués le lle­ga­ba el turno a AMORPHIS, una ban­da con una tra­yec­to­ria di­la­ta­da y di­fe­ren­tes cam­bios de es­ti­lo a sus es­pal­das pe­ro que es­tá dan­do mu­cho que ha­blar en la ac­tua­li­dad por la pu­bli­ca­ción de su re­cien­te “Queen Of Ti­me”, un dis­co so­bre­sa­lien­te. De he­cho los dos te­mas con los que abrie­ron la ac­tua­ción, “The Bee” y “The Gol­den Elk” per­te­ne­cen a ese dis­co y sir­vie­ron pa­ra con­fir­mar el buen es­ta­do de for­ma ac­tual de la ban­da en ge­ne­ral y de su cantante To­mi Jout­sen en par­ti­cu­lar. A pe­sar de que su orien­ta­ción mu­si­cal se ha vuel­to más li­ge­ra con el pa­so del tiem­po de­ja­ron es­pa­cio pa­ra jo­yas de ha­ce vein­ti­cin­co años co­mo “Against Wi­dows” y “The Cas­ta­way” que fue­ron muy bien aco­gi­das. La si­guien­te ex­pe­rien­cia cam­bia de re­gis­tro pe­ro no de país ya que se tra­ta­ba de los tam­bién fin­lan­de­ses KORPIKLAANI. ¿Qué se pue­de de­cir de una ban­da cu­yos úl­ti­mos tres te­mas fue­ron “Te­qui­la”, “Beer, beer” y “Vod­ka”...? Be­bi­da, Folk Me­tal, una ban­da en for­ma go­zan­do de buen so­ni­do y un fes­ti­val lleno de gen­te desean­do pa­sár­se­lo bien: La com­bi­na­ción per­fec­ta. Así que no hu­bo otra que mon­tar un fies­tón muy del agra­do, to­do sea di­cho, del pú­bli­co

teu­tón que, no ol­vi­de­mos, es ma­yo­ría aplas­tan­te en Wac­ken por muy in­ter­na­cio­nal que sea. Pos­te­rior­men­te, nos acer­ca­mos pa­ra ver a MR. BIG al LOUDER Sta­ge, el es­ce­na­rio “me­diano”, al que le si­go po­nien­do la pe­ga de siem­pre: el vo­lu­men. Siem­pre que se so­la­pan ac­tua­cio­nes lo me­jor es po­ner­se por la par­te de la de­re­cha por­que si no, es­cu­chas a la ban­da que es­té ac­tuan­do en el FAS­TER. Billy Sheehan y Paul Gil­bert. ¿Se pue­de pe­dir más? Pues sí. Ade­más de esos dos mons­truos con­tá­ba­mos con un cantante en ple­na for­ma co­mo Eric Mar­tin que ade­más ejer­ció de maes­tro de ce­re­mo­nias a la per­fec­ción. Os po­déis ima­gi­nar: Ele­gan­cia, ca­li­dad y sí, por qué no, vir­tuo­sis­mo, pe­ro sin sa­lir­se de ma­dre in­ter­pre­tan­do pe­que­ños so­los que no res­ta­ban di­na­mis­mo a la ac­tua­ción. Tan­to unos co­mo otros tra­ba­ja­ban en equi­po lo­gran­do un re­sul­ta­do im­pe­ca­ble. Un mo­men­to ál­gi­do del mag­ní­fi­co con­cier­to fue su fa­mo­sa ver­sión del “Wild World” de Cat Ste­vens. Las cin­co de la tar­de y todavía no ha­bía pi­sa­do la car­pa. No po­día ser. Los grie­gos FIREWIND son co­no­ci­dos por el gran pú­bli­co co­mo la ban­da de Gus G., an­ti­guo gui­ta­rris­ta de Ozzy, y por ser grie­gos. Aun­que des­de ha­ce un par de años tie­nen cantante ale­mán, Hen­ning Bas­se, que ha en­ca­ja­do per­fec­ta­men­te en el puzz­le. Que­dó pa­ten­te en to­do mo­men­to su am­plia ex­pe­rien­cia a los man­dos de su an­ti­gua ban­da Me­ta­lium qui­tán­do­le al­go de pro­ta­go­nis­mo a un Gus G. in­cen­dia­rio y pi­ro­téc­ni­co co­mo siem­pre pe­ro al ser­vi­cio de las can­cio­nes. El gru­po reali­zó una ac­tua­ción muy com­pac­ta y di­ná­mi­ca en la que tam­bién des­ta­có un in­con­men­su­ra­ble Bob Kat­sio­nis, es­pec­ta­cu­lar con su te­cla­do. Mien­tras mu­chos se iban a ver a CHIL­DREN OF BODOM en lo que, se­gún me con­ta­ron pos­te­rior­men­te, fue uno de los con­cier­tos del fes­ti­val, yo de­ci­dí que­dar­me en la car­pa atraí­do por la cu­rio­si­dad de ver a DOOL, un gru­po ho­lan­dés re­la­ti­va­men­te nue­vo que úl­ti­ma­men­te es­tá dan­do que ha­blar gra­cias a su pri­mer dis­co “He­re Now, The­re Then”. Ryan­ne Van Doorst, alias Elle Ban­di­ta, gui­ta­rris­ta y cantante, aca­pa­ra des­de el pri­mer mo­men­to to­das y ca­da una de las mi­ra­das. Su mag­ne­tis­mo y ca­ris­ma son arro­lla­do­res. Có­mo se mue­ve, có­mo te mi­ra, có­mo can­ta, có­mo cas­ti­ga la gui­ta­rra... To­do lo que ha­ce es in­tere­san­te. Pro­gre­si­vo, gó­ti­co, post rock... Pon­le la eti­que­ta que quie­ras a su mú­si­ca aun­que qui­zá sea sim­ple­men­te rock os­cu­ro lo que me­jor pue­da de­fi­nir­los. Hip­no­ti­za­do me de­ja­ron. ¿Y qué me­jor ma­ne­ra de sa­lir de la hip­no­sis que con DES­TRUC­TION? Nor­mal­men­te no pue­des po­ner la mano en el fue­go so­bre si Sch­mier y Si­frin­ger van a ir a por to­das ya que sue­len dar una de cal y otra de are­na. Pe­ro en el Wac­ken Open Air no hay lu­gar pa­ra las me­dias tin­tas y eso se no­tó des­de el ini­cio con unas bru­ta­les “Cur­se The Gods” y “Mad But­cher” que pu­sie­ron pa­tas arri­ba la car­pa. Pa­ra col­mo el re­cién lle­ga­do Randy Black ha­ce bue­nas sus cre­den­cia­les co­mo ba­te­ría de­mo­le­dor lle­van­do a la ban­da en vo­lan­das y atro­nan­do a to­do bi­cho vi­vien­te. Así que se die­ron to­das las cir­cuns­tan­cias pa­ra dis­fru­tar de la me­jor ver­sión de unos DES­TRUC­TION que aca­ba­ron por to­do lo al­to con “Th­rash Till Death” y “Bes­tial In­va­sion”. A to­da le­che me di­ri­gí a los es­ce­na­rios gran­des don­de se es­ta­ba pro­du­cien­do la des­car­ga de Do­ro. Lle­gué cuan­do es­ta­ba afron­tan­do ya la par­te fi­nal y allí me di­je­ron que es­ta­ba dan­do mu­cha can­cha a los te­mas clá­si­cos de War­lock y que tam­bién hu­bo una ver­sión del te­ma­zo “The Ball­room Blitz” de la mí­ti­ca ban­da in­gle­sa de Glam Rock The Sweet con, ni más ni me­nos que su cantante Andy Scott acom­pa­ñan­do a la Dio­sa ale­ma­na en el es­ce­na­rio. Fue co­men­tar­me es­to y pre­sen­tar Do­ro a Johan Hegg de Amon Amarth que se atre­vió con “If I Can´t Ha­ve You - No One Will” ade­lan­to del nue­vo dis­co de Do­ro en el que el sue­co par­ti­ci­pa co­mo ar­tis­ta in­vi­ta­do. ¿Os po­déis ima­gi­nar un Wac­ken sin Amon Amarth? Pues es­te iba a te­ner su tro­ci­to ya que pa­ra echar­le más le­ña al fue­go se atre­vie­ron a de­vol­ver la ju­ga­da ver­sio­nean­do “A Dream That Can­not Be” que les que­dó muy lo­gra­da. Des­pués de “All For Me­tal” y “We Are The Me­tal­heads” con un Tommy Bo­lan ma­gis­tral a la gui­ta­rra, la sor­pre­sa fi­nal fue que to­dos jun­tos, Bo­lan, Scott, Hegg y, por su­pues­to, Do­ro, in­ter­pre­ta­ron un más es­pe­cial si ca­be “All We Are”, que su­pu­so el co­lo­fón ideal a un con­cier­to real­men­te es­pe­cial. En al­gún mo­men­to ha­bía que co­mer al­go y re­po­ner fuer­zas pa­ra lo que que­da­ba de no­che así que mien­tras de­vo­ra­ba una bue­na ra­ción de car­ne en pa­lo, veía en las pan­ta­llas gi­gan­tes las an­dan­zas de otros ha­bi­tua­les en Wac­ken co­mo son Night­wish que ca­da año que pa­san son un po­co más gran­des. Pe­ta­zo es­pec­ta­cu­lar pa­ra ver a los fin­lan­de­ses con una Floor Jan­sen cum­plien­do a la per­fec­ción con sus la­bo­res de cantante y front­wo­man. Si al­gu­na vez hu­bo du­das acer­ca de su in­clu­sión en la ban­da yo creo que con con­cier­tos co­mo és­te de­be­rían di­si­par­se. La no­che con­ti­nua­ba con uno de los pla­tos fuer­tes del fes­ti­val, Run­ning Wild, aun­que se nos ter­mi­nó in­di­ges­tan­do. No sé si de­cir que el con­cier­to nació muer­to es una exa­ge­ra­ción pe­ro lo cier­to es que aque­llo no lo lo­gra­ron le­van­tar ni te­ma­zos an­to­ló­gi­cos co­mo “Ri­ding The Storm” o “Bla­zon Sto­ne” ya que la ban­da de­mos­tró no te­ner el punch ni la in­ten­si­dad pa­ra

in­ter­pre­tar­los co­mo se me­re­cen. No era pro­ble­ma de so­ni­do sino de ac­ti­tud, y ca­si, si me apu­ráis, de ap­ti­tud. El fee­ling que se pal­pa­ba en­tre Rock N Rolf y el res­pe­ta­ble no era ne­ga­ti­vo pe­ro tam­po­co muy fa­vo­ra­ble. ¿Hay al­go peor que la in­di­fe­ren­cia? Y, cla­ro, una ban­da cu­ya úl­ti­ma ac­tua­ción en di­rec­to fue en el Wac­ken de 2015 no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra sa­car ade­lan­te si­tua­cio­nes ad­ver­sas. Así que po­co a po­co el show fue dis­cu­rrien­do con más pe­na que glo­ria en­tre al­gún ama­go de en­fa­do por par­te de Rolf Kas­pa­rek cuan­do la au­dien­cia ha­cía ca­so de for­ma pe­re­zo­sa a sus re­que­ri­mien­tos y al­gu­na que otra ova­ción a al­gún te­ma que que­dó bien y nos sa­có del te­dio co­mo “Ra­ging Fi­re”. Pe­ro no hu­bo re­me­dio. Des­de el prin­ci­pio se vió que aque­llo no iba a fun­cio­nar y no fun­cio­nó. An­tes de co­men­zar el con­cier­to, IN FLA­MES ya te­nían a mi­les de se­gui­do­res ado­rán­do­les cual si fue­ran Dio­ses en La Tie­rra. Me lla­mó la aten­ción la relación que se es­ta­ble­ce en­tre An­ders Fri­dén y su pú­bli­co. Pa­re­ce una relación muy ín­ti­ma. El tío no es el tí­pi­co rocks­tar con ca­ris­ma arro­lla­dor. Le cuesta ex­pre­sar­se y en­con­trar las pa­la­bras dan­do la sen­sa­ción de que a pe­sar de to­do, le pue­de la ti­mi­dez, pe­ro co­nec­ta fuer­te con sus fans. No an­da muy so­bra­do de voz y su in­ter­pre­ta­ción apro­ba­ba por los pe­los pe­ro la ban­da so­na­ba mas­to­dón­ti­ca cuan­do que­ría que no fue to­das ve­ces que a mí me hu­bie­ra gus­ta­do ya que me es­ta­ba dan­do la sen­sa­ción de que te­nían mu­cho más ar­se­nal que de­ci­die­ron guar­dar­se. Pe­ro la gen­te vi­bró con ca­da no­ta y el con­cier­to fue un au­tén­ti­co éxi­to. Una y me­dia de la ma­ña­na. Úl­ti­mo gru­po de la jor­na­da: GHOST. Es im­pre­sio­nan­te la le­gión de LO­VERS y HATERS que arras­tra tras de sí es­te gru­po. Ha­cía mu­cho tiem­po que una ban­da

no ge­ne­ra­ba tal to­rren­te de opi­nio­nes en­con­tra­das. La ac­tua­ción co­men­zó un po­co des­ma­dra­da de so­ni­do con un vo­lu­men ex­ce­si­va­men­te al­to co­sa que se sub­sa­nó rá­pi­da­men­te. El Car­de­nal no bai­ló en “Rats”. Mal. Eso refuerza mi opi­nión de que en el ví­deo­clip no es él quien bai­la sino un do­ble. El com­bo “Ab­so­lu­tion”, “Ri­tual”, úni­ca vi­si­ta a su pri­mer ál­bum, y “From the Pin­na­cle to the Pit” re­sul­tó im­pre­sio­nan­te, so­bre to­do es­ta úl­ti­ma cu­yo riff so­nó grue­so y po­ten­te. Si­guie­ron con una ro­tun­da “Faith”, la más du­ra de su úl­ti­mo ál­bum y con­ti­nua­ron con la rif­fe­ra “Ci­ri­ce”. Las in­ter­pre­ta­cio­nes eran cer­te­ras y el so­ni­do co­jo­nu­do. Men­ción es­pe­cial pa­ra las nue­vas Ghouls en­car­ga­das de los te­cla­dos. Na­die se iba a dor­mir y no ha­bía pitos de des­apro­ba­ción. Pe­ro sí que hu­bo ri­sas: Las que pro­vo­ca­ba el Car­de­nal que sa­be per­fec­ta­men­te co­mo lle­nar él so­lo un es­ce­na­rio mo­vién­do­se a lo Char­lot y va­ci­lan­do al pú­bli­co: “Ha­beís ve­ni­do a es­te fes­ti­val a es­cu­char ma­te­rial really, really, really, really heavy, ¿no es así? Te­ne­mos una de esas. ¿Que­reis es­cu­char­la? Oki­do­ki”. Y se lan­zan a por “Mummy Dust” que les que­da bas­tan­te bien y cuan­do aca­ban... “¿Os ha gus­ta­do nues­tro te­ma heavy? ¿Sí? Muy bien, por­que no te­ne­mos más.” El re­co­chi­neo del Car­de­nal pa­ra con la fa­ma de blan­do que tie­ne el gru­po es­ta­ba de­trás de ca­da una de sus in­ter­ven­cio­nes. Aca­ba­ron, co­mo siem­pre, con “Mons­tran­ce Clock”, ha­bien­do he­cho dis­fru­tar mu­cho a sus fans, ha­bien­do con­ven­ci­do a al­gu­nos que no lo eran y reite­ran­do en su pos­tu­ra ne­ga­ti­va a otros tan­tos. Es­to es así. GHOST son gran­des, tan­to si los amas co­mo si los odias.

SABADO

Úl­ti­ma jor­na­da del Wac­ken Open Air y, a pe­sar del can­san­cio, me le­van­to con mu­chas ga­nas por­que sé que ver a RIOT V es siem­pre una fies­ta de Heavy Me­tal. Y así fue. ¿Cuál es el te­ma por el que to­dos co­no­ce­mos a RIOT? “Thun­ders­teel”. Pues co­mo van so­bra­dos la to­can la pri­me­ra, en plan, ahí la te­néis. En los úl­ti­mos años he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver­los unas cuan­tas ve­ces y pa­re­ce que es­tán sien­do ca­pa­ces de pro­lon­gar el mo­men­to dul­ce que vi­ven en di­rec­to ya que sue­nan con­jun­ta­dos al má­xi­mo con los miem­bros ve­te­ra­nos Van Sta­vern y Flintz aguan­tan­do el pe­so del show jun­to a la bes­tia Todd Mi­chael Hall, uno de los me­jo­res can­tan­tes del es­ti­lo. Ade­más de clá­si­cos co­mo “Fight or Fall”, “Johnny´s Back” o “Swords and Te­qui­la” de­ja­ron al­go de es­pa­cio pa­ra su nue­vo ál­bum “Ar­mor of Light” de la mano de “Vic­tory” que fue aco­gi­da con en­tu­sia­mo. Ter­mi­na­ron a lo gran­de con “Wa­rrior”. So­bre­sa­lien­tes. Por mu­cho que es­tu­dies las ban­das del car­tel an­tes de ir y que se­pas más o me­nos el iti­ne­ra­rio que vas se­guir siem­pre hay al­gu­na ban­da que no co­no­ces, la ves por­que al­guien te la re­co­mien­da y te aca­ba so­pren­dien­do. Es­to fue lo que me su­ce­dió con WINTERSUN, la ban­da fin­lan­de­sa de Death Me­tal Me­ló­di­co y Sin­fó­ni­co que co­men­za­ron muy se­rios des­de el prin­ci­pio y so­nan­do muy bien. Ja­ri Mäen­pää, lí­der y cantante, es­tá pen­dien­te en ca­da mo­men­to de que to­do va­ya co­mo a él le gus­ta y lle­va a ca­bo una in­ter­pre­ta­ción vo­cal en la que se apo­ya ge­ne­ral­men­te en su gu­tu­ra­li­dad pe­ro cuan­do echa mano a su voz na­tu­ral sube y ba­ja co­mo él quie­re. Un úni­co pe­ro, y la ver­dad es que res­ta pun­tos ya que no pue­des te­ner tan­ta car­ga sin­fó­ni­ca en tus can­cio­nes, lle­var­lo to­do gra­ba­do y no te­ner al me­nos un te­clis­ta que te ges­tio­ne to­do ese tin­gla­do. Des­pués de co­mer una brat­wurst nos di­ri­gi­mos a la car­pa. Si hay una ban­da de la que me ale­gro un mon­tón de su cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos años esa es NIGHT DEMON. No só­lo son unos cu­rran­tes que se han pa­tea­do los Sta­tes y Eu­ro­pa de arri­ba a aba­jo mil ve­ces sino que si­guen cre­cien­do y cre­cien­do en lo mu­si­cal de for­ma ex­po­nen­cial. Po­ten­tes, du­ros, fres­cos, es­pon­tá­neos... Los nue­vos te­mas ya no be­ben tan di­rec­ta­men­te de la NWOBHM sino que po­co a po­co van en­con­tran­do su pro­pia per­so­na­li­dad. Aún así no ol­vi­dan sus orí­ge­nes por lo que Jar­vis, ese te­rre­mo­to cantante y so­nan­te, Ar­mand y Dusty de­ci­den po­ner la guin­da a su des­car­ga mon­tan­do la ma­ri­mo­re­na con una in­cen­dia­ria ver­sión del “Was­ted Years” de los Mai­den. Tre­men­dos. Los si­guien­tes de la lis­ta son GOJIRA, uno de esos gru­pos que to­do el mun­do nom­bra co­mo apues­ta se­gu­ra de pre­sen­te y fu­tu­ro den­tro del Me­tal. Cier­to es que no son ya unos cha­va­les ni mu­cho me­nos pe­ro “Mag­ma”, su úl­ti­mo dis­co, les ha he­cho su­bir va­rios pel­da­ños en po­pu­la­ri­dad. La ac­tua­ción de los fran­ce­ses es­tu­vo bien pe­ro se las he vis­to me­jo­res. Bue­na ac­ti­tud, pi­ro­tec­nia, te­ma­zos... El re­per­to­rio de body sur­fing, po­gos, cir­cle pits y de­más asun­tos era con­ti­nuo. Mi­ra­ras don­de mi­ra­ras veías a al­guien tra­man­do al­go. Sin em­bar­go el so­ni­do, a pe­sar de ser bueno no lle­ga­ba a agre­dir y el rit­mo del con­cier­to no fue to­do lo di­ná­mi­co que de­be­ría con de­ma­sia­dos pa­ro­nes pa­ra al­gún so­lo y can­cio­nes ins­tru­men­ta­les. Aun así to­do un pla­cer ver a la ban­da en ge­ne­ral y en con­cre­to a los her­ma­nos Du­plan­tier, Ma­rio, uno de los me­jo­res y más ori­gi­na­les ba­te­rías del es­ti­lo, y Joe, que no pier­de ni un ápi­ce de ac­ti­tud ni ner­vio con el pa­so de los años. De vuel­ta a la car­pa, en lo que se­ría mi úl­ti­ma vi­si­ta a ese em­ble­má­ti­co lu­gar, me en­cuen­tro con MADBALL en­ta­man­do una bue­na lia­da de po­gos y cir­cle pits en la rec­ta fi­nal de su ac­tua­ción. Freddy Cri­cien, su lí­der de siem­pre, aren­ga a las ma­sas in­ten­tan­do pi­car al pú­bli­co me­ta­le­ro pa­ra ele­var al má­xi­mo la tem­pe­ra­tu­ra. La otra voz au­to­ri­za­da, Jor­ge Gue­rra, apro­ve­cha pa­ra reivin­di­car el New York Hard­co­re mien­tras aco­me­ten “Hard­co­re Still Li­ves” con la que fi­na­li­zan. Diez mi­nu­tos des­pués, te­nía­mos so­bre las ta­blas del WET Sta­ge a NOCTURNAL RITES, una de esas ban­das va­lo­ra­dí­si­mas den­tro del Po­wer Me­tal eu­ro­peo, ya que du­ran­te una dé­ca­da, en ple­na épo­ca do­ra­da del es­ti­lo, se de­di­ca­ron a pu­bli­car dis­ca­zo tras dis­ca­zo. Des­de el pri­mer mo­men­to de­mos­tra­ron su va­lía con una ac­tua­ción de ca­te­go­ría y un Jonny Lindq­vist so­bre­sa­lien­te en la la­bor vo­cal, es­col­ta­do per­fec­ta­men­te a los co­ros, una de las mar­cas de la ca­sa, por Nils Eriks­son y Fre­drik Mann­berg. Des­pués de una lar­ga tem­po­ra­da en la que tu­vie­ron el gru­po prac­ti­ca­men­te pa­ra­do, pu­bli­ca­ron el año pa­sa­do el mag­ní­fi­co “Phoe­nix” dis­co que les sir­ve de re­sur­gi­mien­to y del que in­ter­pre­ta­ron la ini­cial “Be­fo­re We Was­te Away” y la co­rea­da “A Heart as Black as Coal”. Nos des­pe­di­mos del Bull­head vol­vien­do a la zo­na de los es­ce­na­rios gran­des que todavía bu­llía a bue­na tem­pe­ra­tu­ra. A lo lar­go de la jor­na­da las nu­bes se ha­bían

apia­da­do de no­so­tros ha­cien­do su apa­ri­ción y li­brán­do­nos un po­co del in­ten­so tra­ba­jo que el As­tro Rey lle­va­ba rea­li­zan­do des­de el co­mien­zo del fes­ti­val. ARCH ENEMY son, jun­to a Do­ro, Sa­xon, Blind Guar­dian, Amon Amarth o Night­wish, una de esas ban­das cu­ya tra­yec­to­ria va muy uni­da al fes­ti­val ya que si no for­man par­te del car­tel un año, lo ha­cen al si­guien­te. Alis­sa no fla­quea ni un se­gun­do en su la­bor de ha­cer pa­sar un buen ra­to al per­so­nal aca­pa­ran­do to­das las mi­ra­das a pe­sar de es­tar ro­dea­da de mons­truos co­mo Loo­mis, Amott y D´an­ge­lo. Aun­que to­do es­tá pla­ni­fi­ca­do al de­di­llo ella se echa con to­da na­tu­ra­li­dad el pe­so de la ac­tua­ción a sus es­pal­das con una in­ter­pre­ta­ción vo­cal es­pec­ta­cu­lar y una la­bor de front­wo­man muy co­rrec­ta. De su úl­ti­mo dis­co “Will To Po­wer” to­ca­ron la ini­cial “The World Is Yours” y “The Ra­ce”, que no se re­sin­tie­ron al la­do de los otros te­mas. El pú­bli­co lo da­ba to­do in­ten­tan­do ol­vi­dar­se de que que­da­ban po­cas ho­ras pa­ra que aquel sue­ño se des­va­ne­cie­ra. El fi­nal de la ac­tua­ción fue apo­teó­si­co con “Snow Bound” y “Ne­me­sis”. Era el turno de la reuni­fi­ca­ción de HE­LLO­WEEN, una de las ac­tua­cio­nes más lla­ma­ti­vas de es­ta edi­ción del fes­ti­val. Tenía al­gu­na du­da so­bre qué me en­con­tra­ría pe­ro po­co a po­co me fue­ron con­ven­cien­do con re­ga­los co­mo las ini­cia­les “Ha­llo­ween” y “Dr, Stein” so­nan­do tre­men­das. Tres gui­ta­rras: Wei­kath, Han­sen y Gerst­ner. Tres can­tan­tes: De­ris, Kis­ke y Han­sen. Ba­jis­ta: Gross­kopf. Ba­te­ría: Lö­ble. Ex­cep­to es­tos dos úl­ti­mos, to­dos en­tra­ban y sa­lían de un es­ce­na­rio es­pec­ta­cu­lar de­jan­do caer a buen rit­mo los te­mas sin em­pan­ta­nar­se de­ma­sia­do con lar­gos mo­nó­lo­gos o bro­mas. De­ris ejer­cía per­fec­ta­men­te co­mo maes­tro de ce­re­mo­nias com­bi­nan­do su la­bor de cantante con Kis­ke en va­rios te­mas co­mo, por ejem­plo, “I´m Ali­ve” don­de nos di­mos cuen­ta de que, pa­ra­do­jas de la vi­da, De­ris tenía mu­chí­si­ma más voz que Kis­ke. Des­pués de to­da una vi­da me­nos­pre­cian­do al bueno de Andy al com­pa­rar­lo con Mi­chael... Uno de los mo­men­tos en los que tan­to yo co­mo los allí pre­sen­tes en­lo­que­ci­mos fue con el med­ley de te­mas “Star­light”, “Ri­de The Sky” y “Ju­das” del pri­mi­ge­nio “Walls of Je­ri­cho” can­ta­do por un Kai Han­sen so­ber­bio y que sóno fu­rio­so, po­ten­te y agre­si­vo man­te­nien­do in­tac­ta la esen­cia de aque­llos te­mas. De la épo­ca De­ris to­ca­ron te­ma­zos co­mo “If I Could Fly” o “So­le Sur­vi­vor” pe­ro pa­ra mí sor­pre­sa, el mo­men­to de­di­ca­do a “Walls Of Je­ri­cho” no ha­bía aca­ba­do sino que ade­más de “Heavy Me­tal (Is the Law)” in­ter­pre­ta­ron una apa­bu­llan­te “How Many Tears”, es­ta vez con De­ris co­mo cantante. Ver pa­ra creer el es­pec­tácu­lo que es­ta­ban dan­do. Nor­mal­men­te con­si­de­ro los so­los de ba­te­ría o gui­ta­rra co­mo un mo­men­to en que los gru­pos me es­tán atra­can­do. Sin em­bar­go, el homenaje a In­go Sch­wich­ten­berg, ba­te­ría de la épo­ca do­ra­da de la ban­da que se sui­ci­dó en 1995, rea­li­za­do por Da­ni Lö­ble, imi­tan­do al de­di­llo un so­lo gra­ba­do de In­go que se es­ta­ba pro­yec­tan­do en las pan­ta­llas, fue muy emo­cio­nan­te. El pri­mer bis, “Ea­gle Fly Free” y “Kee­per Of The Se­ven Keys”. Más ma­de­ra, es la gue­rra. Se­gun­do bis, no por es­pe­ra­do me­nos co­jo­nu­do: “Fu­tu­re World” y “I Want Out”. Fi­nal su­bli­me pa­ra dos ho­ras y me­dia que se hi­cie­ron cor­tí­si­mas. Hu­bo un tiem­po, a fi­na­les de los ochen­ta, en el que HE­LLO­WEEN es­tu­vie­ron a pun­to de si­tuar­se a la al­tu­ra de las gran­des ban­das de Heavy Me­tal de la his­to­ria. Es­ta no­che ofre­cie­ron una ac­tua­ción co­mo si lo fue­ran. Todavía im­pac­ta­do por el pu­ñe­ta­zo en­ci­ma de la me­sa de los HE­LLO­WEEN dan­do vuel­tas en mi ca­be­za, in­ten­té pa­sar pá­gi­na co­gien­do buen si­tio pa­ra DIMMU BORGIR. Si pa­ra co­men­tar la des­car­ga de BEHEMOTH se po­drían uti­li­zar ad­je­ti­vos co­mo van­guar­dis­ta y es­tre­me­ce­dor, y la de BELPHEGOR ca­li­fi­ca­ti­vos co­mo vis­ce­ral y or­to­do­xo... ¿Có­mo de­fi­nir el show de DIMMU BORGIR? Des­de lue­go ni ras­tro de al­go pa­re­ci­do a sen­sa­cio­nes cru­das u os­cu­ras. Aque­llo era una FIES­TA BLACK ME­TAL no sé yo si úni­ca­men­te en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra. A ver, mu­cha gen­te se lo es­ta­ba pa­san­do pi­pa, el show era es­pec­ta­cu­lar con un es­ce­na­rio im­pre­sio­nan­te, el so­ni­do era co­rrec­to pe­ro no el in­di­ca­do pa­ra una ban­da co­mo los no­rue­gos. Se ba­sa­ron so­bre to­do en ma­te­rial de sus úl­ti­mos dis­cos con la pri­mi­cia de in­ter­pre­tar por pri­me­ra vez en di­rec­to “Ar­chaic Co­rres­pon­den­ce” de su re­cién es­tre­na­do “Eo­nian”. Aun­que a al­gu­nos se les veía la dis­con­for­mi­dad en el ros­tro a otros, a la ma­yo­ría, les da­ba igual y dis­fru­ta­ban de los úl­ti­mos po­gos, cir­cle pits y body­sur­fing del fes­ti­val. Y ha­cían bien. Mien­tras, la ban­da con­cluía con “Mour­ning Pa­la­ce” su úni­ca re­fe­ren­cia al ma­te­rial clá­si­co. Y con DIMMU BORGIR di por con­clui­da la vi­gé­si­mo no­ve­na edi­ción del Wac­ken. Un éxi­to a to­do ni­vel co­mo lo re­fren­da el Sold Out en la ven­ta de en­tra­das pa­ra la pró­xi­ma edi­ción de 2019 que se re­gis­tró cin­co días des­pués.

See you in Wac­ken 2019, Rain or Shi­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.