Di­ver­si­de

Nue­vos ho­ri­zon­tes

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - TEX­TO: DAVID RODRIGO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

RI­VER­SI­DE re­gre­san con un nue­vo dis­co de es­tu­dio, el pri­me­ro com­ple­to des­de la muer­te de su gui­ta­rris­ta Piotr Grud­zins­ki. La ban­da, aho­ra con­ver­ti­da en trio, lle­gó a plan­tear­se in­clu­so la di­so­lu­ción, pe­ro fi­nal­men­te pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do el ca­mino pa­ra se­guir ade­lan­te. Un ca­mino que les lle­va a un nue­vo en­fo­que so­bre có­mo afron­tar su mú­si­ca, un ca­mino y un so­ni­do que se re­fle­ja en su nue­vo dis­co “Was­te­land”, del que ha­bla­mos en pro­fun­di­dad con el com­po­si­tor, vo­ca­lis­ta y ba­jis­ta Ma­riusz Du­da: Te­néis un nue­vo dis­co lla­ma­do Was­te­land ¿Có­mo des­cri­bi­rías es­te dis­co con tus pro­pias pa­la­bras?

Da ini­cio a un nue­vo ca­pí­tu­lo en la ca­rre­ra de Ri­ver­si­de. Es­tá in­fluen­cia­do por la si­tua­ción por la que es­tá pa­san­do la ban­da. Nos he­mos sen­ti­do co­mo si es­tu­vié­ra­mos lle­gan­do al fi­nal de la ca­rre­te­ra. He­mos de­ci­di­do con­ti­nuar y nos he­mos fi­ja­do en esos lu­ga­res ya gas­ta­dos y ca­si ex­tin­gui­dos. De ahí que use­mos es­te tí­tu­lo, Was­te­land. Pa­ra mu­cha gen­te aho­ra en Po­lo­nia, por ejem­plo, es­ta­mos vi­vien­do en tiem­pos de des­gas­te. Es­ta­mos vi­vien­do mu­chos acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos que ins­pi­ran es­to. Des­pués del Bre­xit, de Do­nald Trump, de los re­fu­gia­dos... Pa­ra mu­chos es­te con­cep­to, “was­te­land”, pue­de ser uni­ver­sal y mul­ti­di­men­sio­nal.

Todavía no he te­ni­do tiem­po de es­cu­char el dis­co mu­chas ve­ces, pe­ro mu­si­cal­men­te pa­re­ce in­fluen­cia­do por Lu­na­tic Sould, con ese sen­ti­mien­to me­lan­có­li­co en las me­lo­días. Es muy di­fe­ren­te a los dos dis­cos an­te­rio­res: Lo­ve, Fear and the Ti­me Ma­chi­ne y Sh­ri­ne of New Ge­ne­ra­tion.

Nun­ca quie­ro re­pe­tir­me a mí mis­mo. Que­ría­mos vol­ver a los so­ni­dos so­ni­dos más hea­vies. Crear la mú­si­ca del fin del mun­do e ins­pi­ra­da en la su­per­vi­ven­cia en en un en­torno apo­ca­líp­ti­co. Una de mis ma­yo­res in­fluen­cias es el li­bro La ca­rre­te­ra de Mccarthy. To­do el dis­co de­be­ría ser co­mo la pe­lí­cu­la de La ca­rre­te­ra. La his­to­ria de una tie­rra des­trui­da y vi­vir en un mun­do postapo­ca­líp­ti­co, que­ría que la mú­si­ca pe­ga­ra con eso. Por eso qui­se pa­sar de las par­tes elec­tró­ni­cas, por­que cuan­do ha­bla­mos de un en­torno apo­ca­líp­ti­co, cuan­do los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos des­apa­re­cen to­do lo que que­da es só­lo una gui­ta­rra, por eso es el ins­tru­men­to prin­ci­pal.

Tie­ne re­mi­nis­cen­cias de los pri­me­ros dis­cos de Ri­ver­si­de, me re­cuer­da un po­co a “Ra­pid Eye Mo­ve­ment” en al­gu­nos mo­men­tos.

¡Sí! Me di cuen­ta de ello en cuan­to es­cu­ché el dis­co. El con­cep­to es so­bre la pér­di­da y la muer­te. No son, ob­via­men­te, co­sas agra­da­bles, y la mú­si­ca vuel­ve a ser os­cu­ra de nue­vo. Pue­des ver las mis­ma re­fe­ren­cias en can­cio­nes de Se­co­und Li­fe Sin­dro­me.

An­tes de es­te tra­ba­jo sa­cas­te dos dis­cos con Lu­na­tic Soul en dos años.

Es un po­co una lo­cu­ra, por­que Was­te­land, efec­ti­va­men­te, es el ter­cer ál­bum se­gui­do que ha­go.

¿Ha­cer es­te tra­ba­jo con Lu­na­tic Souls ha si­do de al­gu­na for­ma una ca­tar­sis pa­ra sen­tir­te bien ha­cien­do dis­cos, yen­do de gi­ra de nue­vo con la ban­da?

Bueno, sí. He es­ta­do en el es­tu­dio más de un año. To­do em­pe­zó con la muer­te de mi ami­go por la que com­pu­se la “Whe­re The Ri­ver Flows”. Yo que­ría a mi ami­go, le per­dí, me di­vor­cié, per­dí a mi pa­dre, y mi ma­dre ca­yó en­fer­ma. Fue­ron co­sas muy fuer­tes. Ne­ce­si­ta­ba ha­cer al­go y así me en­ce­rré en el es­tu­dio y em­pe­cé a es­cri­bir mú­si­ca. Así sa­lió un dis­co de Lu­na­tic Soul, y otro dis­co de Lu­na­tic Soul más. Pe­ro sien­to que hay una di­vi­sión. Creo que es­te dis­co es muy dis­tin­to a Lu­na­tic Soul. Lu­na­tic Soul es más elec­tró­ni­co. Eli­mi­né las par­tes elec­tró­ni­cas de Ri­ver­si­de y lo pro­gre­si­vo es mu­cho más or­gá­ni­co. En to­do ca­so es­tá más co­nec­ta­do con el pri­mer dis­co de Lu­na­tic Soul. Vuel­ve la os­cu­ri­dad a Ri­ver­si­de pe­ro es­pe­ro de to­das for­mas que sea una os­cu­ri­dad con más ga­mas, no co­mo la so­bra que tie­ne Lu­na­tic Soul.

Creo que el dis­co va a ser una sor­pre­sa pa­ra mu­chos fans. Con los an­te­rio­res dis­cos ha­béis lle­ga­do muy al­to en las lis­tas. Con es­te dis­co, con el que de al­gu­na for­ma vol­véis a las raí­ces, ¿crees que con­ti­nua­reis sien­do tan po­pu­la­res?

No lo sé. Pa­ra mí no hay di­vi­sión en­tre lo an­te­rior de Ri­ver­si­de y lo nue­vo de Ri­ver­si­de. Lo an­ti­guo de Ri­ver­si­de es de la úl­ti­ma dé­ca­da es más un­der­ground, tie­ne me­lo­día, pe­ro la pro­duc­ción y to­do no lo eran tan­to qui­zás. Res­pec­to a la can­ti­dad de me­lan­co­lía, he pre­fe­ri­do ha­cer un gi­ño a las par­tes más du­ras de esa épo­ca y aña­dir un gran so­ni­do pro­gre­si­vo. Ese era mi prin­ci­pal ob­je­ti­vo.

Cuan­do se sa­ca un nue­vo ál­bum, siem­pre vie­ne acom­pa­ña­do de una gi­ra. He es­ta­do vien­do las fe­chas y creo que va­mos a ser muy afor­tu­na­dos de ve­ros en España es­ta vez. ¿Qué es­pe­ras de la gi­ra con es­te dis­co?

Ha­re­mos la pro­duc­ción más gran­de es­ta vez y to­ca­re­mos en sa­las más gran­des. To­ca­re­mos co­sas más di­ná­mi­cas, eso no quie­re de­cir que to­que­mos can­cio­nes de 15 mi­nu­tos o que tie­nes que to­car un te­ma de prin­ci­pio a fin exac­ta­men­te igual que co­mo es­tá en el dis­co. Así que mi ob­je­ti­vo es in­cluir al­gu­nos cam­bios y ha­cer el con­cier­to más di­ná­mi­co. Es­pe­ro que sea al­go muy in­tere­san­te, apar­te de es­cu­char los te­mas nue­vos. Cam­bia­ré al­go los ins­tru­men­tos. Yo to­ca­ré un ba­jo pic­co­lo y pue­de que in­clu­ya un ba­jis­ta más.

En es­te úl­ti­mo tra­ba­jo hay dos te­mas, Va­le of Tears y La­ment, que son los que más cap­ta­ron mi aten­ción. ¿Tie­nes al­gu­nas fa­vo­ri­tas de es­te úl­ti­mo dis­co?

Me gus­ta La­ment, creo que es una bue­na his­to­ria sen­ci­lla. Es­ta­mos or­gu­llo­sos de no ha­cer sim­ple­men­te rock, ha­ce­mos al­go di­fe­ren­te. Hay mu­chas me­lo­días, por eso me gus­ta La­ment, me gus­tan mu­cho al­gu­nas par­tes de Ri­ver Down Be­low. Creo que, en ge­ne­ral, hay al­go muy in­tere­san­te en es­te dis­co que creo que es con lo que voy a con­ti­nuar, y es la mez­cla del nue­vo so­ni­do. No soy muy fan de las ban­das con gui­ta­rras de sie­te cuer­das, no es­cu­cho ese ti­po de ban­das. Re­cien­te­men­te, he es­cu­cha­do mu­cho más a Nick Ca­ve, sin esos so­los de gui­ta­rra enor­mes. La os­cu­ri­dad pa­ra mí tam­bién sig­ni­fi­ca al­go des­pro­vis­to de ar­ti­fi­cio, y em­pe­cé a can­tar más gra­ve. Mi pro­fe­sor de can­to me di­jo: “Ma­rius, tie­nes una voz muy bue­na en las es­ca­las más ba­jas, ¿por qué no lo usas?”. Siem­pre la ha­bía usa­do ese ti­po de voz pa­ra ha­cer co­ros, nun­ca co­mo la prin­ci­pal, así que to­me es­to co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer al­go nue­vo.

Es­ta pre­gun­ta se la ha­go ca­si a to­dos los mú­si­cos, es so­bre Spo­tify y las pla­ta­for­mas de re­pro­duc­ción en strea­ming. En mi opi­nión fo­men­ta el es­cu­char mú­si­ca só­lo de una for­ma. Se cen­tra en los sin­gles en li­gar que en los dis­cos com­ple­tos. ¿Cuál es tu opi­nión al res­pec­to co­mo ar­tis­ta?

Es un gran re­to, es­pe­cial­men­te pa­ra ar­tis­tas co­mo yo que es­tán in­ten­tan­do gra­bar dis­cos com­ple­tos. Yo siem­pre pre­pa­ro mis dis­cos pa­ra la gen­te que quie­re es­cu­char­lo de prin­ci­pio a fin. Si quie­res es­cu­char sin­gles es­tá bien, pe­ro si quie­res, por el con­tra­rio, leer las le­tras en el li­bre­to, ver el tra­ba­jo ar­tís­ti­co, es­cu­char el dis­co de la for­ma ade­cua­da, en de­fi­ni­ti­va. Cla­ro que hay sin­gles en ca­da dis­co. Hay per­so­nas que pien­san que los sin­gles son al­go ma­lo. Por otro la­do, pa­ra mí es siem­pre un re­to es­cri­bir bue­nas can­cio­nes de tres mi­nu­tos, más que los te­mas de 15 mi­nu­tos. Creo que es­to es al­go co­mún en los mú­si­cos pro­gre­si­vos. Pink Floys son tan po­pu­la­res... Bue­nos, mu­chos pen­sa­rán que por ha­ber es­cri­to Wish You We­re He­re. Pe­ro, ¡va­mos!, eso es só­lo la can­ción Wish You We­re He­re. Lue­go lle­gó The Wall con la can­ción Anot­her Brick in the Wall que es un au­tén­ti­co sin­gle. El sin­gle ayu­da mu­chí­si­mo a acer­car­te al ál­bum. Pe­ro Spo­tify es al­go muy co­mer­cial y que de­be­ría ob­te­ner más di­ne­ro de ello, ja ja ja ja.

Creo que he­mos ha­bla­do más o me­nos de to­do lo im­por­tan­te. Si crees que me he de­ja­do al­go o quie­res aña­dir al­go más, es­te es tu mo­men­to.

Con­si­de­ro que lo más im­por­tan­te es que he­mos de­ci­di­do con­ti­nuar y ser un trio. Po­de­mos pro­bar de es­ta for­ma que po­de­mos ser un ti­po de ban­da dis­tin­to. Lo ha­bi­tual era que cua­tro mú­si­cos creá­ra­mos co­sas jun­tos en el pro­ce­so de llu­via de ideas. Hi­ce fren­te a es­te pro­ble­ma y na­da ha cam­bia­do en el pro­ce­so de com­po­si­ción en es­te nue­vo dis­co. No sa­be­mos qué va a traer el fu­tu­ro, si vol­ve­re­mos a ser cua­tro o cin­co, pe­ro lo que es se­gu­ro es que in­ten­ta­re­mos ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. El he­cho de ser un trio nos obli­ga a bus­car nue­vas so­lu­cio­nes en el es­tu­dio. Po­de­mos al­qui­lar una má­qui­na, po­de­mos gra­bar en es­tu­dio y equa­li­zar o sim­ple­men­te ha­cer un dis­co muy Pink Floyd. Co­mo real­men­te no tu­vi­mos opor­tu­ni­dad de ha­cer es­to o lo otro in­ten­ta­mos bus­car dis­tin­tas so­lu­cio­nes. Es­toy con­ten­to con el he­cho de que a par­tir de una pér­di­da po­de­mos crear al­go ori­gi­nal. Es uno de los dis­cos más úni­cos que ja­más ha­ya­mos he­cho y es­toy muy con­ten­to con el re­sul­ta­do. Es­toy desean­do to­car las can­cio­nes en di­rec­to pa­ra el pú­bli­co de España.

Es­ta­mos desean­do ve­ros. He se­gui­do a la ban­da des­de ha­ce mu­chos años y me ale­gra ver co­mo se­guís ade­lan­te. No he que­ri­do pre­gun­tar­te so­bre la muer­te de Piotr (Grud­zins­ki) por­que aún no ha pa­sa­do tan­to tiem­po y en­tien­do que de­be ser do­lo­ro­so todavía…

¿Sa­bes? Qui­zás de­be­ría­mos aña­dir es­to a la en­tre­vis­ta. Cuan­do Piotr mu­rió, una de las co­sas más di­fí­ci­les fue el he­cho de te­ner que vol­ver al es­tu­dio a ter­mi­nar “Eye Of The Sounds­ca­pe”, por­que fa­lle­ció en mi­tad de las gra­ba­cio­nes, y te­ner que vol­ver a ter­mi­nar­lo sin él fue­ron las se­ma­nas más crue­les de nues­tras ca­rre­ras. Pe­ro des­de en­ton­ces he­mos sa­li­do de gi­ra y he he­cho 2 dis­cos de Lu­na­tic Soul y uno de Ri­ver­si­de. He lle­ga­do a un pun­to en el que es ca­si co­mo si él sim­ple­men­te hu­bie­ra de­ja­do el gru­po y ya no qui­sie­ra es­tar con no­so­tros. Nos he­mos acos­tum­bra­do a su au­sen­cia. Per­so­nal­men­te es­toy pre­pa­ra­do y ya es­toy he­cho a la idea de que no es­té en el es­tu­dio con no­so­tros. Lo cier­to es que no es­tá sien­do tan du­ro pa­ra mí co­mo pen­sé que se­ría y creo que de ahí na­ce una es­pe­cie de con­fian­za nue­va y afian­za­da de nue­vo en la mú­si­ca que es­ta­mos pre­sen­tan­do. Te agra­dez­co que no qui­sie­ras en­trar en el te­ma, de to­das for­mas, pe­ro creo que se­ría bueno in­cluir es­to co­mo úni­ca de­cla­ra­ción al res­pec­to.

Así lo ha­ré y me ale­gra que os sin­táis me­jor. Mu­chas gra­cias y nos ve­mos pron­to en di­rec­to.

¡Gra­cias a vo­so­tros! ¡Has­ta pron­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.