OPETH

Akerfeldt y el jar­dín de los gi­gan­tes

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - TEX­TO: DAVID RODRIGO Y ROSA CHENLO FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

En­con­tré una lis­ta que hi­cis­te de los diez me­jo­res ál­bu­mes de rock y me­tal que hi­cis­te pa­ra Ro­lling Sto­ne. El nú­me­ro 10 era Lu­ci­fer’s Friends “Whe­re The Grou­pies Ki­lled the Blues” . Eres la úni­ca per­so­na que co­noz­co que co­no­ce es­te dis­co.

¡Sí! Ado­ro ese dis­co. Sa­lió en 1972, y todavía sue­na co­mo uno de esos dis­cos pa­ra los que el mun­do no es­tá pre­pa­ra­do. Tie­ne un so­ni­do muy pro­gre­si­vo. Son una gran­dí­si­ma ban­da. Creo que me gus­tan prác­ti­ca­men­te to­dos los dis­cos de Lu­ci­fer’s Friends. Soy muy fan tam­bién de John Law­ton, su cantante.

Des­cu­brí ese dis­co ha­ce co­mo cin­co años. Lo he es­cu­cha­do mu­chí­si­mo des­de en­ton­ces. Es una ban­da que me­re­ce más aten­ción.

Con­si­de­ro que es un dis­co tan com­ple­jo. No me pue­do ima­gi­nar có­mo de­bió ser gra­bar ese dis­co en 1972 de­bi­do a las li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas, que de­bie­ron de ha­cer muy di­fí­cil crear ese tra­ba­jo. Su pri­mer dis­co tam­bién es lo que se de­no­mi­na “un clá­si­co”, que es más Black Sab­bath. El si­guien­te a Whe­re the Grou­pies Ki­lled the Blues, que tie­ne un nom­bre ho­rri­ble, I’m Just a Rock and Roll Sin­ger, es un gran dis­co, al igual que el si­guien­te lla­ma­do Blan­quet. La­men­ta­ble­men­te, nun­ca re­ci­bie­ron el es­ta­tus de “clá­si­co”.

Sí, son más co­mo una ban­da de cul­to.

Sí, es una ban­da de cul­to, de­fi­ni­ti­va­men­te.

Te­néis un DVD que es­táis a pun­to de sa­car. Po­de­mos ve­ros to­car en el An­fi­tea­tro de Red Rocks du­ran­te la gi­ra de Sor­ce­ress. ¿Por qué de­ci­dis­teis sa­car es­te tra­ba­jo en di­rec­to aho­ra?

Bueno, pen­sa­mos pri­me­ro en fil­mar­lo, y lue­go ya ve­ría­mos có­mo sa­lía to­do es­to, ver si la ima­gen era bue­na o si so­na­ba bien. El lu­gar del con­cier­to es pre­cio­so, fue un ho­nor que pu­dié­ra­mos to­car allí. Así que lo gra­ba­mos y lo fil­ma­mos, y re­cuer­do ba­jar del es­ce­na­rio des­pués del con­cier­to y to­dos es­ta­ban en­fa­da­dos. A na­die le gus­tó el con­cier­to, ni có­mo to­ca­ron. Quie­ro de­cir, el con­cier­to fue es­tu­pen­do en cuan­to a que el lu­gar era pre­cio­so, ha­bía mu­chí­si­mo pú­bli­co que fue es­tu­pen­do, pe­ro to­do el mun­do es­ta­ba de­cep­cio­na­do con­si­go mis­mo. Fue un con­cier­to tan di­fí­cil de to­car... Ha­cía mu­cho frío, co­mo 3 o 4 gra­dos, los de­dos es­ta­ban he­la­dos, ade­más, el vien­to so­pla­ba di­rec­to ha­cia el es­ce­na­rio. Era muy di­fí­cil con­cen­trar­se en lo que uno es­ta­ba ha­cien­do. Pe­ro cuan­do es­cu­cha­mos la gra­ba­ción el so­ni­do era mu­cho me­jor. Lo­gra­mos re­sol­ver­lo al fi­nal to­do bien, y sue­na me­jor de lo que re­cor­dá­ba­mos.

Es cu­rio­so que di­gas que no te­nías bue­nas sen­sa­cio­nes con ese con­cier­to cuan­do ba­jas­te del es­ce­na­rio. Pue­de que pa­se a me­nu­do. El de­cir: bueno, no ha sa­li­do co­mo que­ría, y es­cu­char­te des­pués, y pen­sar, ¡ahí lo es­ta­ba ha­cien­do bien!

¡Sí! Eso, de he­cho, es lo que pa­só exac­ta­men­te. La co­sa es que nos lle­vo mu­cho tiem­po sen­tar­nos en el es­tu­dio. Cuan­do ter­mi­na­mos la gi­ra no pen­sa­mos en ha­cer un dis­co en di­rec­to por­que pen­sá­ba­mos que no se­ría su­fi­cien­te­men­te bueno. Pe­ro cuan­do nos pu­si­mos a es­cu­char­lo en el es­tu­dio, di­ji­mos: ¡um!, ¡no es­tá mal!, ¡en reali­dad sue­na muy bien! Creo que es uno de los me­jo­res DVD o ál­bu­mes en di­rec­to que ja­más ha­ya­mos pro­du­ci­do. Es al­go muy ex­tra­ño, por­que no re­cor­da­mos esa ex­pe­rien­cia de esa for­ma.

He leí­do en al­gu­nas en­tre­vis­tas en las que has di­cho que oja­lá pu­die­ras de­jar de ha­cer gi­ras tan po­ten­tes con Opeth, y po­der cen­trar­te sim­ple­men­te en ha­cer mú­si­ca. ¿Todavía te sien­tes de la mis­ma ma­ne­ra?

Con­ti­nua­re­mos ha­cien­do gi­ras ca­da vez que sal­ga un nue­vo dis­co. So­lía­mos ha­cer gi­ras de seis se­ma­nas, un pe­que­ño des­can­so, y, lue­go, otras seis se­ma­nas. Lo úni­co que qui­se de­cir con eso, es que quie­ro re­du­cir un po­co las gi­ras por es­tar más con mis hijos. Aun­que, por su­pues­to que ha­brá gi­ras, pe­ro igual de tres se­ma­nas. Al­go que nos per­mi­ta vol­ver al­go an­tes a ca­sa, pa­ra lue­go ha­cer al­go más. No va­mos a ser una ban­da só­lo de es­tu­dio y ha­cer lue­go un con­cier­to oca­sio­nal. En un mun­do ideal iría de gi­ra y pa­sa­ría mu­chí­si­mo más tiem­po en el es­tu­dio, por­que es lo que más me gus­ta, al me­nos es una preferencia per­so­nal. Va­mos a ir mu­cho de gi­ra, pe­ro creo que lo va­mos a acor­tar un po­co só­lo. Así no te­ne­mos que es­tar fue­ra tan­to tiem­po en ca­da gi­ra.

Te en­tien­do per­fec­ta­men­te. Lo que pa­sa es que pa­re­ce, que tal co­mo es­tá la in­dus­tria mu­si­cal hoy en día, pa­re­ce ca­si im­po­si­ble re­du­cir los tiem­pos gi­ra, ¿no?

Ho­nes­ta­men­te, no lo sé. Cuan­do he­mos gra­ba­do el dis­co en di­rec­to ha si­do en un tour cor­to de dos o tres

se­ma­nas. La cues­tión es que po­nía­mos más aten­ción en dón­de to­cá­ba­mos. Las sa­las eran más gran­des, más bo­ni­tas, y po­día­mos con­cen­trar­nos más en ca­da show que cuan­do ha­ce­mos 30 fe­chas en la gi­ra. Es­tás más fuer­te fí­si­ca­men­te y nos ha­ce una ban­da mu­cho me­jor. De las cues­tio­nes fi­nan­cie­ras, no es­toy muy se­gu­ro.

Bueno, se­ría un es­fuer­zo enor­me pa­ra mu­chas ban­das re­du­cir la gi­ra.

Sí, pa­ra mu­chos gru­pos pue­de ser­lo, pe­ro tam­bién sa­lir de gi­ra es muy costoso. To­cas con­cier­tos que in­clu­so no pue­des pa­gar a to­do el mun­do co­mo de­be­ría ser. Al­gu­nas ve­ces he­mos per­di­do di­ne­ro ha­cien­do al­gún con­cier­to. Ca­da vez que ha­ce­mos un tour que­re­mos ase­gu­rar­nos de que to­do el mun­do co­bra y que po­de­mos pa­sar los vue­los y los alo­ja­mien­tos. Así que no es­toy se­gu­ro de que gi­ras más ca­ras sig­ni­fi­quen más di­ne­ro. Aun­que pa­ra otras ban­das igual es di­fe­ren­te, pe­ro nues­tro ca­so es es­te, qui­zás to­car me­nos en si­tios me­jo­res.

Pue­de be­ne­fi­ciar más a los fans, por­que os con­cen­tráis más en el show.

Sí, y, por ejem­plo, el he­cho de to­car en un tea­tro bo­ni­to nos ayu­da mu­cho más pa­ra trans­mi­tir el men­sa­je mu­si­cal que una sa­la de rock. He to­ca­do en mu­chí­si­mas sa­las de rock, pe­ro es mu­cho más fá­cil ha­cer un even­to es­pe­cial cuan­do es­tás en un en­torno be­llo.

¿Ha si­do más fá­cil pa­ra vo­so­tros aho­ra ac­ce­der a esos lu­ga­res de con­cier­tos con los úl­ti­mos dis­cos, más que cuan­do vues­tra ten­den­cia es­ta­ba di­ri­gi­da más al death me­tal?

¡Es una bue­na pre­gun­ta! No creo que ha­ya tan­ta di­fe­ren­cia, he­mos to­ca­do los dis­cos del prin­ci­pio por com­ple­to en si­tios pre­cio­sos. Creo que no tie­ne que ver con qué to­ques, sino el con­jun­to de la ex­pe­rien­cia de Opeth, in­de­pen­dien­te­men­te de si to­cas un dis­co u otro.

La úl­ti­ma vez que vi a Opeth en di­rec­to, el setlist era va­ria­do con te­mas de ca­si to­dos los dis­cos. Al­gu­nos si­guen que­ján­do­se de que de­jéis ol­vi­da­do un po­co el death me­tal, pe­ro cuan­do en­tráis en ac­ción ahí te­néis eso te­mas death en el setlist. Cuan­do to­cáis es­tos te­mas en di­rec­to, ¿lo ha­céis por­que que­réis o por­que creéis que se los de­béis a los fans?

Creo que por am­bos mo­ti­vos. En­tien­do que quie­ran es­cu­char los cá­si­cos, pe­ro res­pe­to tam­bién la in­te­gri­dad del ar­tis­ta. Me re­fie­ro a la in­te­gri­dad de cuan­do un ar­tis­ta sa­ca o un dis­co o to­ca en di­rec­to. Una de las ra­zo­nes por las cua­les subimos al es­ce­na­rio y va­mos de gi­ra es por­que en­tre­te­ne­mos a la gen­te, eso tie­ne que ver mu­cho con mi in­te­gri­dad cuan­do subo al es­ce­na­rio o es­cri­bo un nue­vo dis­co. Quie­ro que to­do el mun­do dis­fru­te. Pe­ro no con­si­de­ro abu­rri­do to­car las can­cio­nes an­ti­guas. Pue­do dis­fru­tar mu­cho de los te­ma an­ti­guos con los gri­tos y esas co­sas. Es di­fe­ren­te, ca­da no­che es dis­tin­ta. No pien­so: ¡oh!, es­toy har­to de to­car es­tas vie­jas can­cio­nes. Es­toy real­men­te or­gu­llo­so de esos te­mas. La ra­zón prin­ci­pal es que to­dos sean fe­li­ces.

Una de las ma­yo­res quejas que he es­cu­cha­do so­bre vues­tro cam­bio de di­rec­ción mu­si­cal es que an­tes de to­mar una di­rec­ción más en­fo­ca­da al pro­gre­si­vo clá­si­co y aco­mo­da­bais más el death me­tal eráis más úni­cos.

Bueno, es com­pli­ca­do de­cir có­mo de úni­cos so­mos, por­que siem­pre nos ins­pi­ra otra mú­si­ca. Aun­que sí que va­lo­ro que en Still Li­fe sí que te­nía­mos un to­que úni­co. Al­gu­nos de esos dis­cos tie­nen 20 años, han pa­sa­do mu­chí­si­mas co­sas des­de en­ton­ces. No es­toy se­gu­ro de que si ha­ce­mos otro dis­co co­mo aque­llos sea al­go úni­co. To­da la es­ce­na pro­gre­si­va no exis­tía en­ton­ces, no ha­bía ban­das que hi­cie­ran eso. Aho­ra hay mu­chí­si­mas ban­das. Aho­ra hay mu­chas ban­das que se de­no­mi­nan pro­gre­si­vas o de death me­tal pro­gre­si­vo. No es­toy se­gu­ro de que con­ti­nuá­ra­mos sien­do úni­cos si man­tu­vié­ra­mos ese es­ti­lo ini­cial. Cuan­do mi­ro al­re­de­dor y veo lo que pa­sa en la es­ce­na cuan­do to­ca­mos las can­cio­nes más re­cien­tes no veo nin­gu­na ban­da que sue­ne así. Cuan­do me di­cen: ¡Oh!, te pa­re­ces a Jeth­ro Tull, es un ver­da­de­ro cum­pli­do, es­ta­mos in­fluen­cia­dos por Jeth­ro Tull, pe­ro si di­cen que sue­nas co­mo Jeth­ro Tull, no es ver­dad. A ve­ces me im­por­ta es com­po­nen­te de ser úni­co, pe­ro a ve­ces no im­por­ta. El va­lor es que si la can­ción es bue­na, eso es to­do lo que ne­ce­si­to. Pe­ro nun­ca he di­cho que quie­ra ha­cer al­go dis­tin­to so­lo pa­ra ser úni­co. Quie­ro al­go más que eso. Es muy di­fí­cil pa­ra mí de­cir si éra­mos úni­cos en­ton­ces, o si so­mos úni­cos aho­ra. Al fi­nal es al­go que real­men­te no im­por­ta. Es­cri­bo la mú­si­ca que sien­to, no pre­ten­do que sea al­go di­ri­gi­do de una for­ma con­cre­ta.

¿Crees que He­ri­ta­ge y Pa­le Com­mu­nion no han si­do va­lo­ra­dos lo su­fi­cien­te por los fans o al­gu­nos sec­to­res de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción só­lo por el cam­bio de es­ti­lo?

No, apre­cio que la gen­te se mo­les­te. Hu­bo un tiem­po en mi vi­da en que yo ha­cía lo mis­mo. Cuan­do sa­lía un dis­co de mi ban­da fa­vo­ri­ta y era di­fe­ren­te de­cía: ¡qué co­jo­nes es­tá pa­san­do! Qui­zás tie­ne que ver con las ex­pec­ta­ti­vas. Aun­que no les gus­te, odian al me­nos con pa­sión. Me gus­ta­ría que a to­do el mun­do le gus­ta­ra, pe­ro no va a pa­sar. Esa gen­te que se que­ja de lo que ha­ce­mos aho­ra y le gus­tá­ba­mos an­tes son me­nos de a los que gus­ta­mos aho­ra y no les gus­tá­ba­mos an­tes. No to­das las per­so­nas son lo mis­mo y les gus­ta lo mis­mo. A los que les gus­ta Black­wa­ter Park odian Still Li­fe. A la gen­te que ama He­ri­ta­ge odian Pa­le Com­mu­nion. Los que di­cen que Mor­nin­gri­se es el me­jor dis­co di­cen que Sor­ce­ress es muy bueno. Hay mu­chas opi­nio­nes dis­tin­tas, si hi­cie­ra ca­so de to­do lo que di­cen los fans ha­ría al­go real­men­te in­cier­to. Eso es al­go in­sano pa­ra la ban­da.

Uno de mis me­jo­res ami­gos, sus dis­cos fa­vo­ri­tos son Or­chid y Sor­ce­sess.

¡Sí! ja, ja. El pri­me­ro y el úl­ti­mo. Creo que eso es­tá muy bien. No pue­do dic­tar las re­glas a na­die. Pue­do pen­sar es­te es el me­jor ál­bum, o es­te es el peor ál­bum. Son so­lo mis opi­nio­nes y no im­por­tan, por­que to­dos tie­nen su pro­pia opi­nión. La cues­tión es pre­gun­tar ¿cuál es el me­jor dis­co? y ves que un 45% di­ce que Black­wa­ter Park es el me­jor. Creo que no se­ría bueno ha­cer, en ab­so­lu­to, otro Black­wa­ter Park. No quie­ro ha­cer al­go así por­que no ten­dría ya nin­gún sen­ti­do re­pe­tir.

¿Có­mo de mo­les­tos se van a sen­tir los fans cuan­do sal­ga el nue­vo dis­co de Opeth?

Es­pe­ro que mu­cho, ja ja ja ja. No lo sé. Lo que me gus­ta­ría es que la gen­te lo es­cu­cha­ra. Siem­pre va a ha­ber gen­te mo­les­ta, to­do es­tá en in­ter­net, ja ja ja ja.

¿Qué me di­ces del nue­vo dis­co de Opeth, có­mo va el pro­ce­so?

¡Oh! Va muy bien, es­toy tra­ba­jan­do mu­cho en ello. Tu­ve dos se­ma­nas de va­ca­cio­nes, y des­pués vol­ví a tra­ba­jar por­que que­ría y así lo sen­tía. Tenía an­sie­dad por com­po­ner. Es­toy muy ins­pi­ra­do, he com­pues­to mu­cha mú­si­ca des­de en­ton­ces. Creo que ten­go pa­ra dos dis­cos. Ve­re­mos qué es lo que aca­ba en dis­co. Aun­que todavía quie­ro te­ner más co­sas pa­ra po­der ele­gir. Pue­de ha­ber una can­ción bue­ní­si­ma, pe­ro que no en­ca­ja en el dis­co. Sé que lo va­mos a sa­car de una for­ma u otra. Voy a gra­bar mu­chas más co­sas y creo que en­ca­ja­rán me­jor en el dis­co.

Sor­ce­ress a mis oí­dos tie­ne una in­fluen­cia no­ta­ble de la es­ce­na pro­gre­si­va ita­lia­na de los 70. ¿Qué es­cu­chas aho­ra? ¿Qué es lo que pue­de in­fluen­ciar aho­ra la mú­si­ca de Opeth?

¡Es­cu­cho tan­ta mú­si­ca! Si vie­ras mi ha­bi­ta­ción de mú­si­ca te pre­gun­ta­rías ¿có­mo pue­den en­trar tan­tos dis­cos en una ha­bi­ta­ción? Es­cu­cho mu­chí­si­mo jazz. Mu­cho John Col­tra­ne, un dis­co de un ti­po lla­ma­do Philly Mor­lin­kan, que so­lo sa­có un dis­co en el 69 creo, los dis­cos en so­li­ta­rio de John Len­non, por­que nun­ca les ha­bía pres­ta­do aten­ción. Si es­cu­chas mi mú­si­ca aho­ra pen­sa­rías que he es­ta­do es­cu­chan­do mu­cha mú­si­ca clá­si­ca. Lo que no es del to­do cier­to, pe­ro si al­go.

¿Ha­brá or­ques­ta­ción en el pró­xi­mo dis­co? ¿Ha­béis pen­sa­do en tra­ba­jar con una or­ques­ta?

Te men­ti­ría si te di­je­ra que no lo he­mos va­lo­ra­do. Es una op­ción que es­ta­mos ba­ra­jan­do, pe­ro ¡Ya se ve­rá!

¿Vais a ha­cer al­gu­nos shows pa­ra pro­mo­cio­nar el DVD?

NO, no ha­re­mos nin­guno, pe­ro los úni­cos shows que te­ne­mos de mo­men­to es­ta­ble­ci­dos son los fes­ti­va­les pa­ra el pró­xi­mo ve­rano. Pa­ra ser ho­nes­tos no me acuer­do aho­ra de nin­guno.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar del nue­vo dis­co y tour de Opeth?

Es di­fí­cil de de­cir. Ha­ce dos se­ma­nas de­ci­di­mos dón­de que­ría­mos gra­bar y con quién va­mos a tra­ba­jar. Si te­ne­mos suer­te sa­ca­re­mos el nue­vo dis­co el pró­xi­mo año.

Creo que he­mos ha­bla­do de to­do lo que era im­por­tan­te pa­ra la en­tre­vis­ta. Si hay al­go que quie­ras aña­dir, aho­ra pue­des ha­cer­lo.

Creo que ha si­do muy bue­na en­tre­vis­ta. He­mos cu­bier­to mu­chas co­sas. So­lo agra­de­ce­ros vues­tro tiem­po y a los fans por su apo­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.