THE OCEAN

Metal Hammer (Spain) - - ENTREVISTA - David Ro­dri­go

IM-PRES-SIO-NAN-TE. Me cues­ta tra­ba­jo de­cir al­go di­fe­ren­te cuan­do ha­blo del nue­vo dis­co de The Ocean, que re­gre­san des­pués de cin­co años de gi­ra con “Pe­la­gial” pa­ra pre­sen­tar­nos su nue­vo dis­co de es­tu­dio, un tra­ba­jo que con­cep­tual y mu­si­cal­men­te, se­gún ex­pli­ca la ban­da, se en­cuen­tra en­tre “Pre­cam­brian” y “He­lio­cen­tric/anth­ro­po­cen­tric”.

Co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, es­te dis­co tra­ta en su te­má­ti­ca el Eón Fa­ne­ro­zoi­co, que co­men­zó en la era Pa­leo­zoi­ca y se ex­tien­de has­ta nues­tros días. Es el eón geo­ló­gi­co en el que se desa­rro­lla ma­si­va­men­te la vi­da, y tam­bién en el que se des­tru­ye, con cin­co ex­tin­cio­nes masivas en su de­sa­rro­llo. Es­te dis­co tra­ta la pri­me­ra par­te del Fa­ne­ro­zoi­co, cen­trán­do­se en la era Pa­leo­zoi­ca y sus di­vi­sio­nes (los pe­rio­dos Cám­bri­co, Or­do­ví­ci­co, Si­lú­ri­co, De­vó­ni­co, Car­bo­ní­fe­ro y Pér­mi­co) y con una se­gun­da par­te pen­dien­te, que ve­rá la luz en 2020 y con­ti­nua­rá ex­plo­ran­do las eras Me­so­zoi­ca (¡Di­no­sau­rios!) y Ce­no­zoi­ca.

El dis­co co­mien­za con “The Cam­brian Ex­plo­sion” y “Cam­brian II: Eter­nal Re­cu­rren­ce”, que ha­blan y sim­bo­li­zan mu­si­cal­men­te el pe­rio­do te­rres­tre en el que más es­pe­cies sur­gie­ron y evo­lu­cio­na­ron de for­ma glo­bal y ca­si si­mul­tá­nea. En es­te pe­rio­do sur­gió una in­men­sa can­ti­dad de vi­da oceá­ni­ca y flo­ral y co­men­zó a fun­cio­nar el ci­clo vi­tal de las es­pe­cies. Mu­si­cal­men­te la ban­da arran­ca con una in­tro que avan­za in cres­cen­do ha­cia un te­ma muy ri­co en tex­tu­ras y con un pai­sa­je mu­si­cal en el que hay tan­ta bru­ta­li­dad co­mo be­lle­za y so­bre to­do mu­cha ener­gía, con­si­guien­do sim­bo­li­zar el sur­gi­mien­to y evo­lu­ción de mi­llo­nes de es­pe­cies en una ex­plo­sión de ener­gía vi­tal que cam­bia­ría la Tie­rra pa­ra siem­pre. “Or­do­vi­cium: The Gla­cia­tion Of Gond­wa­na” abor­da un pe­rio­do en el que mu­chas fa­mi­lias de es­pe­cies ma­ri­nas que per­du­ran has­ta el día de hoy hi­cie­ron sus pri­me­ras apa­ri­cio­nes y al­gu­nos ar­tró­po­dos co­men­za­ron a co­lo­ni­zar las cos­tas de Gond­wa­na, que du­ran­te es­te pe­rio­do se tras­la­dó des­de el Ecua­dor has­ta el Po­lo Sur. Ade­más Lau­ren­tia y Bal­ti­ca ha­bían co­li­sio­na­do. La Tie­rra se su­mió en una gla­cia­ción, el ni­vel del mar dis­mi­nu­yó drás­ti­ca­men­te y, es­to jun­to a otros fac­to­res de­ri­vó en una se­rie de ex­tin­cio­nes que, com­bi­na­das, se con­si­de­ran la pri­me­ra ex­tin­ción ma­si­va, y la se­gun­da más gran­de de las cin­co ge­ne­ral­men­te re­co­no­ci­das en la his­to­ria del pla­ne­ta. Mu­si­cal­men­te es un te­ma muy cru­do y agre­si­vo, lleno de gi­ros y sin mi­se­ri­cor­dia, co­mo co­rres­pon­de a la frial­dad de una ex­tin­ción. La Tie­rra era una bo­la de nie­ve, pe­ro co­men­zó a ca­len­tar­se con la en­tra­da del pe­rio­do Si­lú­ri­co, en el que los pe­ces evo­lu­cio­na­ron, desa­rro­llán­do­se nue­vas es­pe­cies sin man­dí­bu­las y los pri­me­ros pe­ces de agua dul­ce. Ade­más se desa­rro­lló mu­cha vi­da so­bre las ma­sas te­rres­tres, con arác­ni­dos y otras for­mas de vi­da si­mi­la­res. No obs­tan­te los de­pre­da­do­res prin­ci­pa­les se­guían sien­do los es­cor­pio­nes ma­ri­nos y son ellos los que apor­tan tí­tu­lo a “Si­lu­rian: Age Of Sea Es­cor­pions”, un te­ma con una gran car­ga me­ló­di­ca y con el ce­llo muy pre­sen­te. Es qui­zás uno de los te­mas en los que los gu­tu­ra­les tie­nen me­nos pro­ta­go­nis­mo, a pe­sar de que ha­cen al­gu­nos ac­tos de pre­sen­cia real­men­te bru­ta­les y des­ga­rra­do­res en mo­men­tos pun­tua­les, crean­do un con­trasn­te in­tere­san­te, que se ve apo­ya­do por un de­sa­rro­llo es­truc­tu­ral lleno de ma­ti­ces y gi­ros, tal y co­mo de­bió su­po­ner pa­ra el pla­nea el sur­gi­mien­to de la vi­da te­rres­tre y la va­ria­ción de la ma­ri­na. “De­vo­nian: Nas­cent” abor­da una eta­pa en la que los pe­ces se di­ver­si­fi­ca­ron de for­ma ma­si­va y las plan­tas evo­lu­cio­na­ron, apa­re­cien­do los pri­me­ros ár­bo­les e in­clu­so los pri­me­ros bos­ques, que con­tri­bu­ye­ron a la evo­lu­ción y pro­li­fe­ra­ción de di­fe­ren­tes es­pe­cies de ar­tró­po­dos. Tam­bién apa­re­cie­ron los pri­me­ros an­fi­bios y to­do pa­re­cía avan­zar ha­cia una evo­lu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la vi­da en el pla­ne­ta, has­ta que lle­ga­mos a una nue­va ex­tin­ción ma­si­va, la se­gun­da re­co­no­ci­da, que aca­bó con al­re­de­dor del 70% de las es­pe­cies. Mu­si­cal­men­te el te­ma mues­tra un pa­sa­je cal­ma­zo y mis­te­rio­so, lleno de cla­ros­cu­ros que pa­re­ce avan­zar en un cres­cen­do emo­cio­nan­te. Ca­si po­de­mos ima­gi­nar­nos a las plan­tas bro­tar de la tie­rra y a los ani­ma­les evo­lu­cio­nar fren­te a nues­tros ojos, pe­ro siem­pre hay un fon­do oscuro, un de­je in­quie­tan­te que pa­re­ce apro­xi­mar­se len­ta­men­te des­de un ho­ri­zon­te le­jano. El te­ma va ga­nan­do fuer­za e in­ten­si­dad a me­di­da que avan­za y po­co a po­co co­mien­zan a apa­re­cer los gu­tu­ra­les, vi­nien­do des­de los co­ros, re­cor­dán­do­nos que al final del te­ma (pe­rio­do) nos aguar­da la ex­tin­ción. Fi­nal­men­te se adue­ñan del te­ma, vol­vién­do­se un cor­te real­men­te po­ten­te y di­rec­to, ale­ja­do de la ale­gría ca­si ju­gue­to­na de su co­mien­zo.

“The Car­bo­ni­fe­rous Rain­fo­rest Co­llap­se” ha­ce re­fe­ren­cia al final del pe­rio­do Car­bo­ni­fe­ro, en el que enor­mes bos­ques da­ban ca­bi­da a pan­ta­nos y fa­vo­re­cían la evo­lu­ción de ar­tró­po­dos de gran ta­ma­ño, la con­ti­nua evo­lu­ción de los an­fi­bios y la apa­ri­ción de nue­vas es­pe­cies. Fue un pe­rio­do con unas tem­pe­ra­tu­ras que co­men­za­ron sien­do bas­tan­te al­tas, pe­ro que fue­ron des­cen­dien­do pau­la­ti­na­men­te, has­ta que Gond­wa­na vol­vió a con­ge­lar­se ca­si en su to­ta­li­dad, aca­ban­do con los bos­ques, que (co­mo in­di­ca su nom­bre) aca­ba­rían con­vir­tién­do­se en la ma­yo­ría de re­ser­vas de car­bón ac­tua­les. Es uno de los te­mas más cor­tos del dis­co, sir­vien­do ca­si de in­ter­lu­dio, al­go que a de­cir ver­dad re­fle­ja bas­tan­te bien la pro­pia esen­cia del pe­rio­do que quie­re re­pre­sen­tar, que si bien tu­vo un há­bi­tat par­ti­cu­lar y con­tri­bu­yó a que se die­ran las con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra que la vi­da si­guie­ra evo­lu­cio­nan­do, no tu­vo el im­pac­to tan ra­di­cal de otros. Ha­bla­mos aquí de un te­ma ins­tru­men­tal que nos lle­va ha­cia “Per­mian: The Great Dying”.

El pe­rio­do Pér­mi­co vio el na­ci­mien­to del continente úni­co Pan­gea y el sur­gi­mien­to de es­pe­cies real­men­te gran­des so­bre la tie­rra y en los ma­res. La ma­sa te­rres­tre, bas­tan­te se­ca y en al­gu­nas par­tes ári­da, fue po­bla­da por se­res co­mo los Di­me­tro­do­nes. Du­ran­te es­te pe­rio­do hu­bo dis­tin­tos cam­bios cli­má­ti­cos que ter­mi­na­ron mos­tran­do ci­clos en­tre pe­rio­dos fríos y cá­li­dos, al­go así co­mo pro­to-es­ta­cio­nes. No obs­tan­te el ni­vel de los océa­nos se man­tu­vo re­la­ti­va­men­te ba­jo du­ran­te es­te pe­rio­do, al­go que se­gu­ra­men­te con­tri­bu­yó al te­rri­ble desen­la­ce, y es que el pe­rio­do Pér­mi­co aca­bó con “La Gran Mor­tan­dad” (“The Great Dying”) en el que el 95% de la vi­da ma­ri­na y el 70% de los ver­te­bra­dos te­rres­tres des­apa­re­cie­ron pa­ra siem­pre del pla­ne­ta. Así pues el te­ma tra­ta el pe­rio­do con un tono me­lan­có­li­co y con un mo­vi­mien­to cons­tan­te, apro­ve­chan­do es­truc­tu­ras po­co con­ven­cio­na­les y cam­bian­tes, que re­fle­jan una eta­pa de cre­ci­mien­to, cam­bios, avan­ces… pe­ro con la ma­yor ex­tin­ción ma­si­va de la his­to­ria ace­chan­do en su final. Ca­si diez mi­nu­tos de can­ción en los que THE OCEAN han pues­to to­da la car­ne en el asa­dor, cua­jan­do una pie­za ver­da­de­ra­men­te inol­vi­da­ble, emo­ti­va, sal­va­je, cru­da, in­tere­san­te y muy in­ten­sa. Uno de sus me­jo­res te­mas de siem­pre, en mi opi­nión. Per­so­nal­men­te me pa­re­ce que “Pha­ne­ro­zoic” no es so­lo el dis­co del mes, si no po­si­ble­men­te tam­bién el dis­co del año. Sen­ci­lla­men­te enor­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.