Pu­ra ma­gia Ri­ver­si­de

+ Me­cha­nism

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: DAVID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: VICTOR GA­LLE­GO

En una tar­de que se pre­veía con­sa­gra­da a la in­ti­mi­dad, la emo­ción y la mú­si­ca pro­gre­si­va, to­dos los que nos di­mos ci­ta en la ma­dri­le­ña sa­la Mon te­nía­mos mu­chas ga­nas de dis­fru­tar de los po­la­cos RI­VER­SI­DE, que lle­ga­ban a nues­tros es­ce­na­rios pre­sen­tan­do su re­cien­te dis­co “Was­te­land”, el pri­me­ro que gra­ban ín­te­gra­men­te co­mo un trío tras la muer­te de Piotr Grud­zins­ki, y que ha si­do re­ci­bi­do co­mo una nue­va obra maes­tra de la ban­da.

Pe­ro an­tes el es­ce­na­rio se­ría pa­ra los tam­bién po­la­cos ME­CHA­NISM, que ve­nían a pre­sen­tar su se­gun­do dis­co “En­te­ri­ng The In­vi­si­ble Light”. El gru­po tie­ne un so­ni­do bas­tan­te per­so­nal, con una car­ga am­bien­tal im­por­tan­te y, ca­si de for­ma inevi­ta­ble, in­fluen­cias de sus an­fi­trio­nes de la no­che. Lo cier­to es que en al­gu­nos mo­men­tos, co­mo en cier­tos pa­sa­jes de “Jump In­to Flight”, la ban­da tie­ne al­gu­nos “de­jes” su­cios ca­si sto­ner o in­clu­so con ai­re grun­ge, que me re­cor­da­ron a los Bil­baí­nos QUAOAR. En ge­ne­ral su con­cier­to fue in­tere­san­te y la ban­da sa­lió con al­gu­nos nue­vos fans ba­jo el bra­zo, gra­cias a te­mas co­mo “Aut­ho­rity As The Truth” (de mis fa­vo­ri­tas de la ban­da) o las dos par­tes de “The Grand Con­fu­sion”.

RI­VER­SI­DE te­nían el te­rreno abo­na­do pa­ra de­jar hue­lla y va­ya si lo con­si­guie­ron, Ma­riusz Du­da y los su­yos nos ofre­cie­ron un es­pec­tácu­lo lleno de ele­gan­cia, crea­ti­vi­dad, per­so­na­li­dad y emo­ción en el que pre­sen­ta­ron su nue­vo dis­co y die­ron un re­pa­so a al­gu­nos de los te­mas más des­ta­ca­dos de la ca­rre­ra. Los po­la­cos siem­pre me han pa­re­ci­do una de las for­ma­cio­nes más in­tere­san­tes de la es­ce­na y en es­te con­cier­to, con te­mas co­mo “Acid Rain”, “Va­le Of Tears”, “Reality Dream I” o “La­ment” vol­vie­ron a de­mos­trar que se mue­ven en una li­ga di­fe­ren­te a la del res­to.

La ban­da nos ofre­ció un es­pec­tácu­lo en­vuel­to en una ener­gía muy es­pe­cial, un au­ra mez­cla de nos­tal­gia y es­pe­ran­za en el que la cla­se de Ri­ver­si­de se ele­vó por en­ci­ma de to­dos pa­ra ofre­cer­nos in­ter­pre­ta­cio­nes tan in­ten­sas e in­tere­san­tes co­mo la pri­me­ra par­te de “Se­cond Li­fe Syn­dro­me”, “Left Out”, “Guar­dian An­gel” o “Lost (Why Should I Be Frigh­te­ned By A Hat?).

La de­ci­sión de la ban­da de con­ti­nuar co­mo trio y con­tar, cuan­do lo ne­ce­si­ta, con mú­si­cos de se­sión en di­rec­to nos ha­bla de un gru­po que tie­ne una di­ná­mi­ca muy es­pe­cial y un víncu­lo fuer­te, al­go que sin du­da trans­mi­te una per­so­na­li­dad muy mar­ca­da y di­fe­ren­te a te­mas co­mo “The Strug­gle For Sur­vi­val”, “For­got­teng Land”, “Loo­se Heart” o “Was­te­land”, que hi­cie­ron las de­li­cias de los asis­ten­tes al show, con una ban­da entregada a su pú­bli­co y un pú­bli­co en­tre­ga­do a la ban­da.

Ya en los bi­ses la co­sa no da­ba tre­gua en lo que a te­mas de ca­li­dad se re­fie­re, ofre­cién­do­nos “The Night Be­fo­re”, el ya clá­si­co “02 Pa­nic Room” y un in­ten­so cie­rre con “River Down Be­low”. Fue una no­che ver­da­de­ra­men­te má­gi­ca y una de­mos­tra­ción de la ca­pa­ci­dad de es­te gru­po, que aún tie­ne mu­cha mú­si­ca que ofre­cer­nos du­ran­te mu­chos años más. Sen­ci­lla­men­te fan­tás­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.