Leo Ji­mé­nez Aún si­gue aquí

+ Juan Sau­rín

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS - TEX­TO: DAVID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: BR­YAN JI­MÉ­NEZ

SA­LA MON - MA­DRID

Amu­chos les co­gió por sor­pre­sa que el con­cier­to en el que ve­nían a ver a Leo Ji­mé­nez lo inau­gu­ra­ra un te­lo­ne­ro, que ha­bía pa­sa­do des­aper­ci­bi­do en los anun­cios pa­ra la ma­yo­ría, pe­ro que sa­lió al es­ce­na­rio con ga­nas de en­can­di­lar a pro­pios y ex­tra­ños. Se tra­ta­ba del gui­ta­rris­ta Juan Sau­rín, que apro­ve­cha­ba su tiem­po so­bre las ta­blas pa­ra pre­sen­tar­nos su dis­co “Hu­man”. Es­te mú­si­co na­tu­ral de Ye­cla es to­do un es­tu­dio­so de la gui­ta­rra, un pro­di­gio de las seis cuer­das que ha si­do alumno del mis­mí­si­mo Ste­ve Vai y que de­mos­tró con­tar con un ma­te­rial real­men­te in­tere­san­te, po­ten­te y desafian­te, pe­ro al que qui­zás le ha­ce fal­ta ga­nar al­go más de pre­sen­cia y ca­ris­ma so­bre el es­ce­na­rio pa­ra ha­cer au­tén­ti­ca jus­ti­cia a su ma­te­rial.

Su con­cier­to fue in­tere­san­te y de­jó cla­ro que Juan es un gui­ta­rris­ta de un al­tí­si­mo ni­vel y es­pe­ro po­der ver­le pron­to de nue­vo, y con suer­te ver­le más asen­ta­do y có­mo­do so­bre el es­ce­na­rio.

Leo es uno de los ar­tis­tas que, por una co­sa u otra, siem­pre es­tá en boca de to­do el mun­do. Sin du­da su fi­gu­ra se ha con­ver­ti­do en una de las más im­por­tan­tes del heavy me­tal na­cio­nal y cuan­do al­guien al­can­za cier­to es­ta­tus siem­pre apa­re­cen los “ha­ters”, pe­ro sea co­mo sea lo cier­to es que Leo Ji­mé­nez y su ban­da vol­vie­ron a Ma­drid y se que­da­ron cer­ca del sold out en una sa­la co­mo la MON, con un afo­ro na­da des­de­ña­ble, y pa­ra más in­ri con una gi­ra que ya ha­bía pa­sa­do por la ca­pi­tal y que es­tá dan­do sus úl­ti­mos co­le­ta­zos, de­fen­dien­do el dis­co “La Fac­to­ría del Con­tras­te”, que ya va a por su se­gun­do cum­plea­ños.

El ca­so es que el show de Ma­drid, a pe­sar de que aún que­da­ba Barcelona una se­ma­na des­pués, se per­ci­bía co­mo el “fin de gi­ra” y la ban­da pu­do apro­ve­char las fa­ci­li­da­des de la ca­pi­tal pa­ra mon­tar un es­pec­tácu­lo muy es­pe­cial, con un elen­co de in­vi­ta­dos en­vi­dia­ble y al­gu­nas sor­pre­sas ines­pe­ra­das.

La ba­se del setlist fue la mis­ma que se ha po­di­do ver en la gi­ra del dis­co, con te­mas co­mo “Con Ra­zón Y Sin Ra­zón”, “Des­de Ni­ño”, “Mi­san­tro­pía”, “Vue­la Al­to”, “Ham­bre” o “Soy Li­ber­tad”, pe­ro en­tre los aña­di­dos nos en­con­tra­mos con nue­vos sin­gles co­mo “La Era

De La In­di­vi­dua­li­dad” o te­mas que se ha­bían que­da­do fue­ra por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, co­mo “Ke­ro­seno” o una ce­le­bra­dí­si­ma “Del Amor Al Odio”.

En el es­ce­na­rio de la MON se pu­do ver a una ban­da pa­sán­do­se­lo bien y ofre­cien­do un es­pec­tácu­lo lleno de ener­gía y ho­nes­ti­dad, con te­mas co­mo “No Hay Más Can­cio­nes Pa­ra Ti”, “El Di­le­ma”, “No Hay Más Can­cio­nes Pa­ra Ti” o “Vo­lar” y con in­vi­ta­dos co­mo Tan­ke Ruíz, Me­ro Me­ro, Cor­pa o el jo­ven Ru­ben Kel­zen, vo­ca­lis­ta de De­bler, al que úl­ti­ma­men­te es­ta­mos vien­do ad­qui­rir mu­cha pre­sen­cia en la es­ce­na, y de for­ma bas­tan­te me­re­ci­da de­bo aña­dir.

Mien­tras se ajus­tan al­gu­nas co­sas en el es­ce­na­rio Leo en­to­na el es­tri­bi­llo de Ai­re y el pú­bli­co lo co­rea. Mo­men­to pa­ra bro­mas y chas­ca­rri­llos en­tre el pú­bli­co y el vo­ca­lis­ta, con el res­pe­ta­ble pi­dien­do los chi­cos y Leo ase­gu­ran­do que a la pró­xi­ma se arran­ca con Bus­ta­man­te. Un mo­men­to di­ver­ti­do que vuel­ve al heavy me­tal cuan­do Leo aga­rra la gui­ta­rra de nue­vo y la ban­da co­mien­za a to­car el tra­lla­zo que es “Con­de­na­do”, un te­ma que Leo ase­gu­ra ha­ber com­pues­to en su día pa­ra Sa­ra­to­ga, pe­ro que no ter­mi­nó de en­trar en nin­guno de los dis­cos que sa­có con el gru­po.

La pri­me­ra ver­sión de la no­che fue pa­ra “Still Li­fe” de NOC­TUR­NAL RI­TES, cas­te­lla­ni­za­da en “Aún Si­go Aquí”, con una le­tra que, co­mo Leo re­co­no­ció, no tie­ne na­da que ver con la ori­gi­nal. Re­sul­tó muy di­ver­ti­da de es­cu­char y la fies­ta con­ti­nuó con “Del Amor Al Odio” y con el cla­si­ca­zo “Neon Knights”. Des­pués “Ke­ro­seno” con Adri de Sil­ver­fist en la gui­ta­rra y un pe­que­ño des­can­so an­tes de vol­ver a la acús­ti­ca con “Un Día Más”, sien­do la pri­me­ra vez que la ban­da la in­ter­pre­ta en di­rec­to.

Con es­to es­ta­mos en la rec­ta final y la ban­da nos te­nía re­ser­va­do un em­pu­jón es­pe­cial; lle­ga­ba el mo­men­to de que apa­re­cie­ra Ze­ta, vo­ca­lis­ta de Ma­go de Oz, co­mo in­vi­ta­do so­bre el es­ce­na­rio y de que Leo y su ban­da se lan­za­ran a in­ter­pre­tar una nue­va ver­sión, en es­ta oca­sión “El La­go”, can­ta­da a dos vo­ces pa­ra go­ce y dis­fru­te de los asis­ten­tes. Un lu­ja­zo de ver­sión y po­si­ble­men­te hu­bie­ra si­do el mo­men­ta­zo del con­cier­to, pe­ro lo que es­ta­ba por lle­gar era mu­cha tra­lla.

Y es que en ese mo­men­to subía al es­ce­na­rio Je­ro Ra­mi­ro, gui­ta­rris­ta de Sa­ra­to­ga, y la ban­da se ani­ma­ba a cum­plir el de­seo que tan­tos fans les ha­bían gri­ta­do in­ce­san­te­men­te des­de las pri­me­ras fi­las du­ran­te inume­ra­bles con­cier­tos: co­men­za­ba a so­nar “Pe­rro Trai­dor” y el pú­bli­co en­lo­que­cía, gri­tan­do a pleno pul­món y dán­do­lo ab­so­lu­ta­men­te to­do… y co­mo guin­da final e ines­pe­ra­da y apro­ve­chan­do la pre­sen­cia de Je­ro en el es­ce­na­rio so­nó tam­bién “Re­su­rrec­ción”, que de­jó a to­do el mun­do ago­ta­do y sa­tis­fe­cho, y vol­vió a de­mos­trar que Leo es un tor­be­llino, una fuer­za de la na­tu­ra­le­za so­bre el es­ce­na­rio, una Bes­tia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.