KO­MA

KA­FE AN­TZO­KIA - BIL­BAO

Metal Hammer (Spain) - - ATRAPADOS -

¡ARRI­BA! ¡ARRI­BA! La fie­ra ha des­per­ta­do de su le­tar­go y re­tor­na a la es­ce­na con más fu­ria que nun­ca.

Los na­va­rros afron­tan una gi­ra de re­gre­so don­de han col­ga­do el car­tel de to­do ven­di­do du­ran­te tres jor­na­das con­se­cu­ti­vas, en la co­no­ci­da sa­la bil­baí­na Ka­fe An­tzo­kia. El res­to de fe­chas si­gue su es­te­la con al­ta de­man­da y es que co­mo pu­di­mos com­pro­bar las ga­nas de ver­les en di­rec­to son mo­nu­men­ta­les.

Un con­cier­to que ade­más pa­ra mu­chos des­per­ta­ba un sen­ti­mien­to de nos­tal­gia y es que co­mo bien cuen­tan, exis­te una sen­sa­ción que te pro­yec­ta de re­gre­so a esos lu­ga­res don­de has vi­vi­do mo­men­tos inol­vi­da­bles. Con esa al­mi­ba­ra­da se­duc­ción, des­fi­lá­ba­mos ha­cia el tea­tro don­de re­cu­pe­ra­rían una co­lec­ción de clá­si­cos que nos mar­ca­ron cuan­do éra­mos unos cha­va­les en ese mis­mo re­cin­to.

Con la ex­pec­ta­ción en má­xi­mos, los se­gui­do­res se agol­pa­ban brin­dan­do con to­do ti­po de ga­rim­bas y es­pi­ri­tuo­sos, a la es­pe­ra de la sa­li­da del gru­po. Tras la in­tro­duc­ción de ri­gor, los na­va­rros die­ron el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da con “Los Ni­ños de La­pos Gue­rra “. Sa­lie­ron con la par­ti­da ga­na­da de an­te­mano, al com­pro­bar­se hol­ga­da­men­te por la reac­ción de la au­dien­cia que ju­ga­ban en ca­sa. Lo cual le­jos de re­la­jar­les, sir­vió de aci­ca­te. El es­ce­na­rio lucía aus­te­ra­men­te en­ga­la­na­do pa­ra la oca­sión con un sim­ple te­lón de fon­do don­de re­sal­ta­ba la fie­ra. Sin ne­ce­si­dad de ar­ti­fi­cios, ata­ca­ron con su ra­bio­sa ac­ti­tud cor­tes tan im­pla­ca­bles co­mo “Tio Sam” con ayu­da de Ra­fa Re­dín, “Jack Queen Jack” o “El Pa­to” in­ter­pre­ta­das sin to­mar­se un res­pi­ro y con la con­cu­rren­cia sin pa­rar de bo­tar. Su carismático lí­der Bri­gi Du­que co­man­dó a la ban­da co­mo an­ta­ño con brío y sol­ven­cia, de­jan­do cons­tan­cia por­que siem­pre ha si­do un pun­tal del ro­llo. Apro­ve­cha­rían bre­ve­men­te pa­ra sa­lu­dar y re­to­ma­rían la mar­cha con ener­gía mien­tras ex­hi­bían esa alea­ción de me­tal, groo­ve y punk en­tre otras va­ria­das in­fluen­cias que con­for­man su ace­le­ra­da mú­si­ca. Im­ple­men­ta­rían un buen re­pa­so a to­do su ca­tá­lo­go mien­tras nos ati­za­ban con cor­tes tan granados co­mo “La Re­vo­lu­ción”, “Chu­le­ría”, “Ji­pis” o “Pro­tes­tan­tes”. Los riffs ma­ci­zos im­pac­ta­ban so­bre nues­tras mo­lle­ras pe­ro le­jos de ami­la­nar­nos, nos in­cre­men­ta­ban las ga­nas de se­guir ca­tan­do más ma­te­rial. Las pri­me­ras fi­las eran un au­tén­ti­co her­vi­de­ro a es­tas al­tu­ras de la jor­na­da. Se mar­ca­rían una bru­tal ver­sión de su añe­jo “Va­ya Ca­rre­ra que lle­vas Cha­val” con un Ra­fa Re­dín po­nién­do­le aga­llas en la ta­reas vo­ca­les y su­birían aún más el lis­tón con dos cor­tes de en­jun­dia co­mo son la ful­gu­ran­te “El Mu­ro de Ber­lin” y la áci­da “El Ca­ta­dor de Vi­na­gre”. No des­apro­ve­cha­ron los áni­mos exal­ta­dos del per­so­nal pa­ra in­cluir tam­bién “Ma­ria Go­ra” in­ter­pre­tán­do­lo mu­cho más eléc­tri­co de lo que re­cor­dá­ba­mos. To­do un acier­to. Pro­se­gui­rían con la ro­bus­ta “Me­nos Mal” y la for­mi­da­ble “La Al­moha­da Cer­vi­cal” ce­rran­do lo que po­día­mos de­no­mi­nar la pri­me­ra eta­pa del bo­lo, con to­da la sa­la pa­tas arri­ba. Un tra­mo de­mo­le­dor del con­cier­to en don­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.