HA­LES­TORM

En­tre­vis­ta

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - TEX­TO: DAVID RO­DRI­GO FO­TO­GRA­FÍA: DA­NI CRUZ

Joe: Aun­que igual más di­ver­ti­do se­ría ir y gra­bar otro dis­co (ri­sas)

Lzzy: ¡Sí! En plan lo­cu­ra, cam­bian­do la di­ná­mi­ca (ri­sas)

¿De ver­dad ten­dríais ya ideas pa­ra otro dis­co?

Lzzy: Sí, to­tal­men­te.

Joe: Hay al­go de mú­si­ca e ideas in­tere­san­tes ya pre­pa­ra­das. Te­ne­mos que de­cir qué va­mos a ha­cer con ello exac­ta­men­te to­da­vía, pe­ro sí. Aún es­ta­mos en pleno ci­clo de “Vi­cious” y quie­ro vi­vir­lo un po­co más an­tes de pen­sar en lo si­guien­te.

Lzzy: Te­ne­mos el com­pro­mi­so de es­cri­bir al­go to­dos los días, así que te­ne­mos co­sas es­cri­tas y de­mos pre­pa­ra­das, por lo que si ne­ce­si­tá­ra­mos ha­cer un dis­co de aquí a dos se­ma­nas po­dría­mos apa­ñar­nos.

¿Có­mo es­cri­bís can­cio­nes gi­ran­do tan­to? ¿Cuán­do su­ce­de?

Lzzy: Creo que al prin­ci­pio de gi­rar era más di­fí­cil en­con­trar tiem­po, pe­ro aho­ra que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ello, que es ca­si más nor­mal que la vi­da co­ti­dia­na… Cuan­do lle­gas a ca­sa des­pués de es­tar de gi­ra no quie­res ca­si ni mi­rar un ins­tru­men­to, pe­ro aho­ra que es­tás en con­tac­to cons­tan­te con los fans, con la gen­te que vi­ve la ca­rre­te­ra con­ti­go, es so­lo un asun­to de cap­tu­rar los pe­que­ños mo­men­tos que van apa­re­cien­do en las prue­bas, en los con­cier­tos, etc. Los es­cri­bes, los gra­bas pa­ra po­der re­pro­du­cir­los… y po­co a po­co va sur­gien­do.

Joe: Son mo­men­tos de ins­pi­ra­ción. Gra­ba­mos lo que nos va vi­nien­do, en el mó­vil o dón­de sea, y lue­go en ca­sa en el es­tu­dio le da­mos unas vuel­tas y lo per­fi­la­mos en una can­ción.

Lzzy: Yo nor­mal­men­te ter­mino la ma­yo­ría de mis le­tras en los vue­los, por­que no hay mu­cho más que ha­cer la ver­dad (ri­sas)

Aho­ra que men­cio­nas las le­tras, en el ca­tá­lo­go de Ha­les­torm y unas cuan­tas can­cio­nes que tie­nen una le­tra di­ga­mos… “pi­can­te” o más que su­ge­ren­te ¿Cuán­tas di­rías que son au­to­bio­grá­fi­cas?

Lzzy: To­das ellas. To­das y ca­da una de las can­cio­nes son au­to­bio­grá­fi­cas. Hay al­gu­nas can­cio­nes del prin­ci­pio de nues­tra ca­rre­ra en las que em­pe­za­ba con “mi ver­dad” y lue­go in­ten­ta­ba sua­vi­zar­las o adap­tar­las pa­ra el pú­bli­co ge­ne­ral pa­ra que na­die se sin­tie­ra de­ma­sia­do in­có­mo­do, pe­ro a me­di­da que he ido cre­cien­do y he­mos se­gui­do sa­can­do ade­lan­te es­ta ban­da me im­por­ta mu­cho me­nos lo que opi­ne la gen­te, así que las le­tras son to­tal­men­te “mi ver­dad”, mi vi­sión y mi vi­da, tal y co­mo es.

Re­cuer­do una en­tre­vis­ta en la que le pre­gun­ta­ron a Are­jay por las le­tras y di­jo que aho­ra te­nía la sen­sa­ción de “sa­ber de­ma­sia­do so­bre la vi­da se­xual de su her­ma­na”…

Lzzy: (ri­sas) Sí, me acuer­do. Al prin­ci­pio era en plan “bueno Are­jay, pue­de sig­ni­fi­car otra co­sa…) pe­ro aho­ra es más en plan “Seep, ha­bla de mí, ta­pa­te los oí­dos y la­la­la­la” (ri­sas). Po­bre, pe­ro lo lle­va bas­tan­te bien. Ade­más, apar­te de Josh, es el que más co­ros y acom­pa­ña­mien­tos can­ta con­mi­go, así que hay can­cio­nes co­mo “Do Not Dis­turb” en es­te dis­co en las que ten­go que ir en plan “Are­jay, se que es­ta can­ción ha­bla de se­xo, pe­ro tie­nes que can­tar­la con­mi­go” (ri­sas).

Ima­gi­na que la his­to­ria fue­ra di­fe­ren­te y tu pa­dre si­guie­ra en la ban­da, y tu­vie­ras esas le­tras con tu her­mano Y tu pa­dre (ri­sas)

Lzzy: Bueno, no es­cri­bía esas le­tras con ca­tor­ce años (ri­sas) pe­ro ha­bría si­do ra­ro y di­ver­ti­do

Joe: “I Ge Off”… the bus, I get of the bus… (ri­sas)

Hoy to­cáis en Ma­drid y ayer es­tu­vis­teis en Barcelona ¿Có­mo fue ese con­cier­to?

Lzzy: Fue fan­tás­ti­co. Hu­bo dos can­cio­nes se­gui­das en las que mu­cha gen­te del pú­bli­co es­ta­ba llo­ran­do. Es una ex­pe­rien­cia úni­ca que no ha­bía­mos te­ni­do nun­ca has­ta aho­ra. Fue un pú­bli­co muy pa­sio­nal, real­men­te pu­di­mos ver cuan­ta gen­te co­nec­ta a ni­vel per­so­nal con la mú­si­ca y las le­tras. Fue muy es­pe­cial.

Aho­ra que men­cio­nas mo­men­tos es­pe­cia­les, con vues­tro se­gun­do dis­co la can­ción “Lo­ve Bi­tes (So Do I)” fue no­mi­na­da y ga­nó el Grammy a me­jor in­ter­pre­ta­ción de rock. Fuis­teis la pri­me­ra ban­da con can­tan­te fe­me­ni­na en es­tar no­mi­na­dos y ga­nar el premio... y ¡os en­te­ras­teis de la no­ti­cia mien­tras to­ca­bais!

Lzzy: ¡Es cier­to! Fue Joe el que me dio la no­ti­cia. Es­tá­ba­mos to­can­do e íba­mos a em­pe­zar una sec­ción de piano en la que bá­si­ca­men­te es­ta­ba ca­si so­la en el es­ce­na­rio y a Joe le lle­gó un men­sa­je de al­guien que ha­bía re­ci­bi­do un men­sa­je con la in­for­ma­ción y vino co­rrien­do a de­cír­me­lo. Al prin­ci­pio no me lo creía, no sa­bía si quie­ra que nos es­ta­ban con­si­de­ran­do pa­ra al­go así, pe­ro sí, tu­vi­mos la no­ti­cia en mi­tad de un con­cier­to.

¿Có­mo se si­gue ade­lan­te con un show des­pués de re­ci­bir una no­ti­cia tan emo­cio­nan­te?

Lzzy: Di­fí­cil, muy emo­cio­na­dos. To­ca­mos mu­cho más de­pri­sa, desata­dos.

¿Cuál es la anéc­do­ta más di­ver­ti­da que re­cor­dáis re­cien­te­men­te que se pue­da con­tar?

Lzzy: Es di­fí­cil que­dar­se con una anéc­do­ta, por­que nos lo pa­sa­mos ge­nial to­do el ra­to. So­mos me­jo­res ami­gos des­de ha­ce quin­ce años y es muy di­ver­ti­do to­car jun­tos to­das las no­ches. El pú­bli­co no lo sa­be, pe­ro po­de­mos oír­nos to­do el ra­to por los au­dí­fo­nos en el es­ce­na­rio y es­ta­mos cons­tan­te­men­te ha­cién­do­nos bro­mas y me­tién­do­nos los unos con los otros. Me río has­ta llo­rar ca­si to­das las no­ches. Joe: Es im­po­si­ble es­co­ger una so­la si­tua­ción, ca­da no­che es in­creí­ble. Pe­ro por ejem­plo, en es­ta gi­ra en No­rue­ga nos pa­ró la po­li­cía cer­ca de la fron­te­ra y al­gu­nos miem­bros de la crew lle­va­ban al­go de hier­ba, así que nos re­gis­tra­ron a to­dos con los pe­rros y nos hi­cie­ron des­nu­dar­nos y ha­cer un par de sen­ta­di­llas des­nu­dos. Nun­ca me ha­bía su­ce­di­do y fue una ex­pe­rien­cia cu­rio­sa (ri­sas).

Ha­béis co­men­ta­do que os to­ma­réis unos días li­bres des­pués de es­te con­cier­to y lue­go em­pe­záis a gi­rar de nue­vo ¿Có­mo man­te­néis las gi­ras fres­cas si siem­pre es­táis gi­ran­do?

Lzzy: Bueno, los días li­bres que te to­mas en­tre me­dias vie­nen muy bien pa­ra eso. Me gus­ta em­pe­zar una nue­va gi­ra, por­que es co­mo em­pe­zar de nue­vo ¿sa­bes? Pue­do ver los erro­res que he co­me­ti­do en la an­te­rior gi­ra o las co­sas que me gus­ta­ría mo­di­fi­car y cam­biar­las.

Hay al­go en lo que me he fi­ja­do, y no sé si es ca­sua­li­dad o una for­ma de ex­pe­re­sión que tie­nes pe­ro en ca­da nue­vo dis­co y en ca­da ci­clo de gi­ras, me he da­do cuen­ta de que siem­pre cam­bias de pei­na­do Lzzy.

Lzzy: ¡Sí! Es al­go que me gus­ta ha­cer. El pe­lo es al­go que cre­ce en tu cuer­po, lo pue­des cor­tar y mol­dear co­mo quie­ras y lue­go vuel­ve a cre­cer y pue­des ha­cer al­go di­fe­ren­te. Me gus­ta cam­biar­lo en ca­da ci­clo por­que pa­ra mí ca­da ál­bum y ca­da gi­ra es co­mo una eta­pa di­fe­ren­te en mi vi­da. Pa­ra es­ta oca­sión que­ría po­nér­me­lo más oscuro y más cor­to, más cer­cano al punk por­que ha­bía mo­men­tos muy du­ros y ma­ca­rras en el dis­co. Tam­bién que­ría ver la reac­ción de la gen­te con un cam­bio tan di­fe­ren­te es­ta vez. Así que sí, no sé, po­dría de­cir que es una for­ma de ex­pre­sión y de sen­tir­me có­mo­da en ca­da eta­pa.

Con es­to creo que he­mos cu­bier­to to­do lo im­por­tan­te pa­ra es­ta en­tre­vis­ta, así que si que­réis aña­dir al­go o de­cir­le unas pa­la­bras a los fans, es­te es vues­tro es­pa­cio:

Lzzy: So­lo da­ros las gra­cias por la en­tre­vis­ta y a los fans por ve­nir a ver­nos y es­cu­char el dis­co. Sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.