KO­MA

Un re­gre­so es­pe­ra­do

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - EN­TRE­VIS­TA: TXE­MA GA­RAY FO­TO­GRA­FÍA: OFI­CIAL

Sin du­da el re­gre­so de KO­MA era muy es­pe­ra­do y de­man­da­do. Los re­sul­ta­dos en ta­qui­lla sal­tan a la vis­ta. Me veo obli­ga­do a co­men­zar pre­gun­tán­doos si es só­lo una gi­ra tem­po­ral o vol­véis pa­ra re­par­tir le­ña co­mo an­ta­ño. Con­tad­nos un po­co co­mo se fra­guó el re­gre­so. ¿Có­mo sien­ta eso de jun­tar­se con vie­jos co­le­gas pa­ra to­car otra vez?

Vol­ve­mos a re­par­tir le­ña y co­mo an­ta­ño o me­jor, que al­go ha­bre­mos apren­di­do por el ca­mino. La reunión se fra­gua po­co a po­co por­que vi­vi­mos cer­ca y nos ve­mos a me­nu­do. Al final aca­bas ha­blan­do del te­ma y te das cuen­ta de que to­dos es­tá­ba­mos con ga­nas. Nos fui­mos a ce­nar a una si­dre­ría y em­pe­za­mos a pla­near la vuel­ta.

Al­gu­nas de vues­tras le­tras dan la sen­sa­ción de ha­ber­se es­cri­to más pa­ra es­ta épo­ca que pa­ra ha­ce trein­ta años. ¿Có­mo veis el pa­no­ra­ma? ¿Es­tá la fie­ra mo­ti­va­da pa­ra com­po­ner y sa­car nue­vo ma­te­rial pron­to?

Si­gue ha­bien­do una cla­se pu­dien­te que quie­re per­pe­tuar­se en sus privilegios y eso si­gue igual de vi­gen­te. Des­pués del arran­que de gi­ra nos pon­dre­mos a pre­pa­rar nue­vos te­mas con la ra­bia de siem­pre.

¿Ha­béis he­cho al­gu­na co­sa en el pa­rón por se­pa­ra­do? Pen­san­do en que po­día cua­drar bien en KO­MA si se fra­gua­ba la reunión.

Te­ne­mos ideas suel­tas que ire­mos desa­rro­llan­do en cuan­to pa­se la vo­rá­gi­ne ini­cial.

En el mo­men­to de es­cri­bir es­tas pre­gun­tas ya ha­béis he­cho el pri­mer bo­lo. Me pre­gun­to que ve­re­mos es­ta no­che, cuan­do Bri­gi alien­te a la gen­te con su “Arri­ba, Arri­ba”. Re­cuer­do no­ches me­mo­ra­bles en el Ka­fe An­tzo­ki con un gran ja­leo, gen­te por los ai­res e in­clu­so a Bri­gi vo­lan­do so­bre la con­cu­rren­cia. ¿Qué res­pues­ta es­pe­ra­bais en­con­trar? ¿A La vie­ja guar­dia que acu­de más tran­qui­la a dis­fru­tar con una co­pa en la mano o a ju­ven­tud que ha re­no­va­do las pri­me­ras y vie­ne con ga­nas de agi­tar el co­ta­rro?

Hay de to­do , pe­ro si quie­res tran­qui­li­dad me­jor que te ale­jes de las pri­me­ras fi­las. Hay una mez­cla de eda­des que nos ilu­sio­na y to­dos dis­fru­tan a su ma­ne­ra.

Co­mo bil­baíno no pue­do evi­tar te­ner la ma­la le­che de pre­gun­ta­ros, ¿Dón­de ju­gáis en ca­sa en Bil­bao o en Iru­ña?

Son las dos no hay más que ver que en las dos ciu­da­des to­ca­mos tres fe­chas. No­so­tros so­mos de Iru­ña pe­ro fui­mos adop­ta­dos por Bil­bo des­de que sa­ca­mos la ma­que­ta y eso no se ol­vi­da.

Con el paso del tiem­po y la pers­pec­ti­va ac­tual, ¿Que tal fun­cio­nó vues­tro úl­ti­mo tra­ba­jo (La Mal­di­ción Di­vi­na)?

No nos po­de­mos que­jar, aun­que las ven­tas ya no son lo que eran, nos per­mi­tió ha­cer bas­tan­tes bo­los y hoy en día to­ca­mos te­mas de ese dis­co que fun­cio­nan muy bien en di­rec­to.

En to­dos es­tos años ha cam­bia­do mu­cho el pa­no­ra­ma mu­si­cal. ¿Es­táis ha­cien­do cam­bios a la ho­ra de mo­ver fi­cha? ¿Es­táis echan­do mano de las nue­vas tec­no­lo­gías?

No tie­nes op­ción por­que lo que más fun­cio­na a ni­vel pu­bli­ci­ta­rio son las re­des. Des­de que lo de­ja­mos, la in­fluen­cia de las re­des so­cia­les ha cre­ci­do una pa­sa­da. An­tes el ra­ro era el que es­ta­ba en Fa­ce­book y aho­ra es ra­ro el que no es­tá.

Siem­pre ha si­do com­pli­ca­do eti­que­ta­ros. Ha­blad­nos un po­co de vues­tras in­fluen­cias y es­pe­cial­men­te las ban­das que más os han mar­ca­do es­tos úl­ti­mos años.

No sé si nos mar­can pe­ro nos gus­tan ban­das co­mo: Freak kit­chen, Mes­hug­gah o Fair to Mid­land, por po­ner unos ejem­plos.

¿Qué pue­den es­pe­rar los fans de vues­tros di­rec­tos? Co­noz­co a gen­te que ha comprado del ti­rón en­tra­das pa­ra va­rios con­cier­tos. ¿Os plan­teáis ha­cer cam­bios en los re­per­to­rios?

Te­ne­mos unos cuan­tos te­mas en la re­ser­va que ire­mos cam­bian­do so­bre la mar­cha y tam­bién ha­brá co­la­bo­ra­cio­nes de otros mú­si­cos.

Es­toy se­gu­ro que des­pués de tan­tos años re­co­rrien­do las ca­rre­te­ras, te­néis anéc­do­tas ge­nia­les. Me gus­ta­ría que com­par­táis con los lec­to­res, una de esas lia­das que siem­pre se re­cuer­dan con unas bi­rras en la mano.

En una oca­sión to­ca­mos el mis­mo día en Bu­ñol (Va­len­cia) y en Amo­ro­to (Biz­kaia) ha­cien­do el via­je en un pe­que­ño reac­tor pri­va­do que nos cos­tó lo que co­brá­ba­mos en uno de los bo­los. Por cier­to en el avión ha­bía bi­rras, un buen re­ser­va y po­día­mos fu­mar. Te­ne­mos una bo­ni­ta fil­ma­ción en la que los pi­lo­tos se ha­cen los muer­tos en la ca­bi­na. En el fon­do íba­mos ca­gados de mie­do.

No me ex­tien­do más, y os ce­do la pa­la­bra pa­ra que nos con­téis so­bre pró­xi­mos pla­nes, o cual­quier co­sa que que­ráis y ha­ya­mos po­di­do de­jar en el ca­mino. ¡Gra­cias y nos ve­mos es­ta no­che!

Gra­cias a vo­so­tros y nos ve­mos en di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.