EN VI­VO

Un re­pa­so a los even­tos más des­ta­ca­dos de la es­ce­na, co­mo el show de MA­GO DE OZ en Ma­drid, la gi­ra de WA­TAIN jun­to a Rot­ting Christ, el paso de KA­DA­VAR por Bil­bao o el fin de gi­ra de LEO JI­MÉ­NEZ.

Metal Hammer (Spain) - - CONTENIDO - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍA: UNAI EN­DE­MA­ÑO

SAN­TA­NA 27 - BIL­BAO

En­tre la can­ti­dad abru­ma­do­ra de bo­los que han pa­sa­do por Bil­bao a lo lar­go de No­viem­bre, ha des­ta­ca­do sin lu­gar a du­das, el pro­ta­go­ni­za­do por lo ale­ma­nes Ka­da­var el pa­sa­do día ocho. Un bo­lo en el que yo au­gu­ra­ba una tris­te afluen­cia, y ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en una au­tén­ti­ca ex­hi­bi­ción de po­de­río, en me­dio mis­mo de una se­ma­na cual­quie­ra de oto­ño. Uno de esos bo­los que co­mien­zan de ma­ne­ra tran­qui­la y van trans­for­mán­do­se en ver­da­de­ras exal­ta­cio­nes del Rock de eti­que­ta.

En­se­gui­da no­ta­mos co­mo la gen­te an­da­ba ani­ma­da a pe­sar de la fe­cha es­co­gi­da. Entregada y de­seo­sa por po­der ad­mi­rar el re­torno de Ka­da­var a tie­rras vas­cas. Des­pués de una his­tó­ri­ca pri­me­ra fe­cha en Do­nos­ti ha­ce unos cuan­tos años, y una no me­nos bri­llan­te apa­ri­ción en el Az­ke­na fes­ti­val, unos po­cos des­pués, vol­ve­rían los ale­ma­nes pa­ra lu­cir su rock re­vi­sio­nis­ta, su ele­gan­te me­tal an­te­di­lu­viano y sus es­pec­ta­cu­la­res ca­be­lle­ras vo­la­do­ras.

An­tes de que los años se­ten­ta se im­pu­sie­ran so­bre la San­ta­na, ten­dría­mos tiem­po pa­ra vol­ver a pe­gar­nos un ba­ño, en los lo­da­za­les só­ni­cos que siem­pre sue­len es­gri­mir los Mo­no­lord. Su set no di­fe­ri­ría en de­ma­sía de lo que nos ha­bían ofer­ta­do en sus úl­ti­mas com­pa­re­cen­cias, con Co­nan y con los Black La­bel de Zakk Wyl­de.

Apos­ta­rían fuer­te por su úl­ti­mo Rust, con el te­ma tí­tu­lo bri­llan­do so­bre­ma­ne­ra, y la pan­ta­no­sa “Worm­land” ha­cien­do cru­jir la ta­ri­ma bil­baí­na. Tam­bién ten­drían tiem­po pa­ra pre­sen­tar el sin­gle que lan­za­ron ha­ce un par de años, “Lord Of Suf­fe­ring” y pa­ra el inevi­ta­ble re­ma­te de ca­be­za, que siem­pre su­po­ne “Em­press Ri­sing”. Zan­ja­rían sin du­da una ac­tua­ción con­vin­cen­te, aun­que pe­lín pre­vi­si­ble, pa­ra quie­nes no he­mos pa­ra­do de ver­los, du­ran­te los úl­ti­mos años.

De ma­ne­ra mu­cho más es­te­lar sal­ta­rían so­bre las ta­blas los bar­bu­dos ber­li­ne­ses, de­mos­tran­do des­de el mi­nu­to ce­ro, co­mo tie­nen con­fian­za cie­ga en su re­cien­te Rough Ti­mes, em­pu­ñan­do ya des­de los mo­men­tos ini­cia­les, dos de los me­jo­res cor­tos que con­tie­ne el re­don­do. Tam­po­co tar­da­rían de­ma­sia­do en des­en­fun­dar “In­to the Worm­ho­le” so­bre los pre­sen­tes, con­for­man­do una pre­sen­ta­ción en to­da re­gla, de lo que su­po­ne Ka­da­var en pleno 2018.

“Eye Of The Storm” nos de­vol­ve­ría has­ta el glo­rio­so Abra Ka­da­var, po­si­ble­men­te el tra­ba­jo más fa­mo­so del tri­den­te, con el que con­si­guie­ron fi­char por Nu­clear Blast y sa­car un par de cuer­pos de ventaja, a la ma­yor par­te de ban­das re­vi­sio­nis­tas de su ge­ne­ra­ción. Pro­se­gui­rían con otro de los me­no­res mo­men­tos de Ber­lin, “The Old Man”, al que acom­pa­ña­ría de ma­ne­ra fu­rio­sa y de­sen­fre­na­da, un “Co­me Back Li­fe” ex­qui­si­to. Otro de los gran­des mo­men­tos de un show, que iba a cam­biar de rit­mo, pe­ro no de es­pí­ri­tu.

Con “Dooms­day Ma­chi­ne” la co­sa se iría tor­nan­do mu­cho más psi­co­dé­li­ca de có­mo ha­bía co­men­za­do, desem­bo­can­do en un “For­got­ten Past”, en el que Lu­pus ha­ría llo­rar a su gui­ta­rra en me­dio de una jam in­cen­dia­ria. Los tiem­pos se alar­ga­rían en es­tos com­pa­ses de la no­che, y los po­rros irían pren­dién­do­se. El es­pí­ri­tu de los se­ten­ta ven­dría a bus­car­nos, gra­cias a tres hip­pies que so­na­ban ma­ra­vi­llo­sa­men­te em­pas­ta­dos.

Aun ten­drían tiem­po pa­ra ba­jar­nos el glo­bo con la os­cu­ri­dad de “Die, Baby Die” y has­ta de re­cor­dar­nos sus pri­me­ros tiem­pos, con un “All Our Thoughts”, que so­nó a clá­si­co de to­da la vi­da, a pe­sar de no ha­ber cum­pli­do aún ni diez años. Da la im­pre­sión de que to­do sue­na clá­si­co al­re­de­dor de Ka­da­var. La for­ma en la que se mue­ven, el so­ni­do cru­jien­te que tie­ne ca­da uno de sus cor­tes, o el inevi­ta­ble aro­ma a hier­ba re­cién fu­ma­da, que con­ser­van sus me­lo­días. En Bil­bao vol­vie­ron a de­mos­trar­lo una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.