UNAS ME­DI­DAS ECO­NÓ­MI­CAS PER­JU­DI­CIA­LES PA­RA LAS EM­PRE­SAS

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: VCon­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Una vez más, co­mo ya ocu­rrió en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra, el Go­bierno op­ta por la vía re­cau­da­to­ria de subidas im­po­si­ti­vas, tri­bu­ta­rias y de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les, pa­ra es­ta­bi­li­zar la “senda de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, y pa­ra ha­cer fren­te a “los com­pro­mi­sos de con­so­li­da­ción fis­cal al­can­za­dos en el ám­bi­to de la Unión Eu­ro­pea” au­men­tan­do la pre­sión fis­cal so­bre las em­pre­sas y los con­tri­bu­yen­tes, en lu­gar de em­pren­der una re­duc­ción del gas­to pú­bli­co en pro­fun­di­dad. El in­cre­men­to de la pre­sión fis­cal em­pre­sa­rial agra­va­rá aún más la ex­ce­si­va im­po­si­ción que pe­sa so­bre las em­pre­sas. El re­cien­te in­for­me “UE Ta­xa­tion Trends 2016”, ela­bo­ra­do por Eu­ros­tat, po­ne de re­lie­ve que la par­te de la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria que apor­tan las em­pre­sas en Es­pa­ña es del 30,4%, mien­tras que la me­dia de la Eu­ro­zo­na es del 26,2%, lo cual las­tra su com­pe­ti­ti­vi­dad y po­ne en ries­go la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción del em­pleo. La subida del Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal pa­ra 2017 en un 8% has­ta los 707,6 eu­ros, su­po­ne un ries­go pa­ra la crea­ción de em­pleo, so­bre to­do de jó­ve­nes. La economía es­pa­ño­la en es­te pe­río­do es­tá mos­tran­do una cla­ra for­ta­le­za en tér­mi­nos de ac­ti­vi­dad y em­pleo, lo cual ha con­tri­bui­do a re­ba­jar la ta­sa de pa­ro por de­ba­jo del 20%, sien­do las py­mes pro­ta­go­nis­tas en bue­na me­di­da de ese pro­ce­so de crea­ción de em­pleo, ge­ne­ran­do un 70% de los nue­vos em­pleos en nues­tro país, pe­ro las mo­di­fi­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das por el Real De­cre­to-Ley 3/2016 pue­den da­ñar es­tos por­cen­ta­jes, em­peo­rar la ten­den­cia. Ca­li­fi­ca­das eu­fe­mís­ti­ca­men­te, en la ex­po­si­ción de mo­ti­vos del Real De­cre­to-Ley 3/2016, co­mo “bue­nas prác­ti­cas de tri­bu­ta­ción”, las me­di­das apro­ba­das ge­ne­ran in­se­gu­ri­dad y res­tan com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas da­ñan­do la in­ver­sión na­cio­nal y ex­tran­je­ra, y el em­pleo. El inopor­tuno au­men­to de los cos­tes la­bo­ra­les de las em­pre­sas (el destape de las co­ti­za­cio­nes so­cia­les y la subida del SMI), las re­for­mas en el Im­pues­to so­bre So­cie­da­des... bus­can sin di­si­mu­lo una ma­yor re­cau­da­ción en­san­cha­do las ba­ses im­po­ni­bles y en­ci­ma se exi­ge con efec­tos re­tro­ac­ti­vos a 1 de enero por un Real De­cre­to-Ley apro­ba­do en di­ciem­bre de 2016. No po­de­mos es­tar más que en des­cuer­do con to­do ello. Con­fe­me­tal con­si­de­ra que in­cre­men­tar la re­cau­da­ción pa­ra co­rre­gir el dé­fi­cit su­bien­do la pre­sión fis­cal so­bre las em­pre­sas es ab­so­lu­ta­men­te ne­ga­ti­vo. Se pre­ten­de con­so­li­dar el au­men­to re­cau­da­to­rio lo­gra­do me­dian­te la re­for­ma de los pa­gos a cuen­ta del Im­pues­to so­bre So­cie­da­des, con­vir­tien­do en de­fi­ni­ti­va una me­di­da ca­li­fi­ca­da co­mo “an­ti­ci­po tem­po­ral del Im­pues­to”. Las mo­di­fi­ca­cio­nes de la Ley Ge­ne­ral Tri­bu­ta­ria o la su­pre­sión de la exen­ción nor­ma­ti­va que abría la po­si­bi­li­dad de per­mi­tir el apla­za­mien­to o frac­cio­na­mien­to de las re­ten­cio­nes e in­gre­sos a cuen­ta es una bar­ba­ri­dad. No de­be­ría ne­gár­se­le a un em­plea­dor o pa­ga­dor de ren­tas con pro­ble­mas de li­qui­dez o de cri­sis real re­cu­rrir a di­cho me­ca­nis­mo, lo con­tra­rio es in­vi­tar­le a que op­te por si­tua­cio­nes de­ses­pe­ra­das o al in­cum­plien­do de la nor­ma­ti­va. El sis­te­ma de su­mi­nis­tro in­me­dia­to de in­for­ma­ción en el ám­bi­to del IVA ge­ne­ra­rá nue­vas obli­ga­cio­nes for­ma­les y cos­tes a unas 62.000 em­pre­sas, que re­pre­sen­tan el 80% de las transac­cio­nes rea­li­za­das en la economía es­pa­ño­la. La ac­tua­li­za­ción de los va­lo­res ca­tas­tra­les pa­ra el año 2017 re­per­cu­ti­rá in­me­dia­ta­men­te en el Im­pues­to so­bre Bie­nes In­mue­bles, ya que di­cho im­pues­to se de­ven­ga el 1 de enero de ca­da año na­tu­ral, lo cual afec­ta­rá a un to­tal de 2.452 mu­ni­ci­pios y al bol­si­llo de los zu­rra­dos con­tri­bu­yen­tes. En de­fi­ni­ti­va, es­ta­mos an­te unas re­for­mas con fi­na­li­dad esen­cial­men­te re­cau­da­to­ria, pe­ro que no van a fo­men­tar el cre­ci­mien­to de nues­tra economía, más bien ten­drán el efec­to con­tra­rio, da­do que las di­fe­ren­tes me­di­das apro­ba­das van a in­ci­dir en aque­llas em­pre­sas que más ne­ce­si­tan que la fis­ca­li­dad no sea un obs­tácu­lo pa­ra su desa­rro­llo. Mien­tras tanto, la fis­ca­li­dad au­to­nó­mi­ca y lo­cal con­ti­nua sin ser ob­je­to de aten­ción y las me­di­das an­ti­frau­de si­guen sien­do po­co efec­ti­vas. Una vez más se ha­ce lo con­tra­rio de lo que se ha­bía pro­me­ti­do en el pro­gra­ma elec­to­ral, y se vuel­ve a in­cre­men­tar la pre­sión fis­cal a una bue­na par­te de los con­tri­bu­yen­tes, en lu­gar de re­du­cir el gas­to. Re­du­cir el gas­to pú­bli­co no es re­cor­tar el gas­to so­cial, es su­pri­mir el gas­to inú­til, el gas­to no pro­duc­ti­vo de la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca. Esa ta­rea es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes que ne­ce­si­ta­mos apro­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.