EL ME­TAL ES MU­CHO MÁS QUE IN­DUS­TRIA

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Vi­cen­te La­fuen­te, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial Me­ta­lúr­gi­ca Va­len­cia­na (Fe­me­val)

Elec­tri­cis­tas, fon­ta­ne­ros, ins­ta­la­do­res y man­te­ne­do­res de ai­re acon­di­cio­na­do, fri­go­ris­tas, de pro­tec­ción con­tra in­cen­dios, pro­vee­do­res de ma­te­rial qui­rúr­gi­co y or­to­pro­té­si­co, ta­lle­res de re­pa­ra­ción, al­ma­ce­nis­tas, ga­ra­jes, apar­ca­mien­tos… y un lar­go et­cé­te­ra son las em­pre­sas que com­po­nen los ser­vi­cios y co­mer­cio del me­tal. Las ci­fras así lo ava­lan ya que FE­ME­VAL agru­pa a 12 aso­cia­cio­nes de co­mer­cio y 9 de ser­vi­cios fren­te a 14 de in­dus­tria. Por lo tan­to, no me equi­vo­co al afir­mar que el me­tal es mu­cho más que in­dus­tria. Por­que ha­bla­mos de un am­plio co­lec­ti­vo de mi­cro­em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res que for­ma una ca­de­na de va­lor in­dis­cu­ti­ble e in­sus­ti­tui­ble que re­pre­sen­ta más del 90% de nues­tro sec­tor me­tal­me­cá­ni­co. Com­pa­ñías que han he­cho su­ya la fi­lo­so­fía del ries­go. Em­pre­sas que sa­ben que los mer­ca­dos es­tán lle­nos de opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién de gran­des obs­tácu­los. Em­pre­sas que acep­tan re­tos, pe­ro que tam­bién exi­gen com­pro­mi­sos por­que su re­du­ci­do ta­ma­ño, a ve­ces, es su peor alia­do por­que les im­pi­de al­zar­se co­mo una voz úni­ca. Son sub­sec­to­res que se rein­ven­tan a dia­rio pa­ra ca­pear con nor­ma­ti­vas que, le­jos de apo­yar su la­bor, la cues­tio­nan, por­que exi­gen mu­cho a los que lo ha­cen bien, y de­jan im­pu­nes a los que in­cum­plen la ley. Empresario­s que pi­den a gri­tos gui­ños de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra que les im­pul­sen en su ca­rre­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Y se­ña­les de que ven en ellas a la ver­da­de­ra lo­co­mo­to­ra de la eco­no­mía real y pro­duc­ti­va. Mi­cro­em­pre­sas, en su gran ma­yo­ría, que tie­nen pa­cien­cia pe­ro a las que tam­bién se les aca­ba el tiem­po si no se les oxi­ge­na. La su­per­vi­ven­cia de es­tas 21 ac­ti­vi­da­des sub­sec­to­ria­les del co­mer­cio y ser­vi­cios del me­tal de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, de­pen­de, hoy más que nun­ca, de un cam­bio de vi­sión ha­cia su im­por­tan­te co­me­ti­do. Des­de or­ga­ni­za­cio­nes co­mo FE­ME­VAL no po­de­mos más que re­co­no­cer su mé­ri­to y de­fen­der su mi­sión. Por­que sa­be­mos que la to­ma de de­ci­sio­nes a tiem­po son im­por­tan­tes. Y es aho­ra cuan­do el tiem­po es de­ter­mi­nan­te. Es el mo­men­to de exi­gir res­pues­tas rá­pi­das y efec­ti­vas, pa­ra apro­ve­char el cam­bio de ten­den­cia eco­nó­mi­ca que es­ta­mos atra­ve­san­do. Al res­pec­to, no de­jan de sor­pren­der­nos no­ti­cias co­mo la pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te en la que la con­se­lle­ria de Me­dio Am­bien­te ad­mi­te que la fal­ta de per­so­nal le im­pi­de re­vi­sar la le­ga­li­dad de las em­pre­sas. Una si­tua­ción que, se­gún di­cen, es­tá pro­vo­can­do im­por­tan­tes des­ajus­tes en la apli­ca­ción de me­di­das dis­ci­pli­na­rias con­tra las mer­can­ti­les que es­tán in­cum­plien­do la le­gis­la­ción vi­gen­te. Ade­más se­ña­lan que mu­chos ex­pe­dien­tes san­cio­na­do­res abier­tos no se pue­den re­sol­ver en tiem­po y for­ma, lo que pro­vo­ca su ca­du­ci­dad. Por eso, más que sor­pre­sa lo que nos asom­bra es que es­te re­co­no­ci­mien­to no va­ya acom­pa­ña­do de so­lu­cio­nes en és­te y en otros mu­chos sentidos. Sin­ce­ra­men­te, te­ne­mos la im­pre­sión de que aho­ra se ha­bla mu­cho de lo que no se pue­de ha­cer y sir­ve co­mo ex­cu­sa pa­ra ha­cer po­co. Una vez más, des­de FE­ME­VAL, co­mo re­pre­sen­tan­te acre­di­ta­do de los ser­vi­cios y co­mer­cio del me­tal,pe­di­mos me­di­das ade­cua­das, con­sen­sua­das y eje­cu­ta­das des­de el sen­ti­do co­mún. Las py­mes de es­tos sub­sec­to­res ne­ce­si­tan hoy más que nun­ca que al­guien se pon­ga en su pe­lle­jo pa­ra ge­ne­rar un cli­ma fa­vo­ra­ble que fa­vo­rez­ca su sos­te­ni­bi­li­dad y cre­ci­mien­to. Por­que sin ellas, y só­lo con la in­dus­tria, no po­dre­mos de­jar de mi­rar ha­cia el fu­tu­ro con in­cer­ti­dum­bre, in­quie­tud y des­con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.