HAY QUE SE­GUIR IN­SIS­TIEN­DO EN UN EN­TORNO NOR­MA­TI­VO úNI­CO

Metales & Metalurgia - - TRIBUNA - Por: Con­fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Or­ga­ni­za­cio­nes Em­pre­sa­ria­les del Me­tal (Con­fe­me­tal)

Con el año 2017 se ha ce­rra­do un ci­clo po­lí­ti­co en el que se han su­ce­di­do dos elec­cio­nes ge­ne­ra­les y unas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en Ca­ta­lu­ña, co­lo­fón de una dis­pa­ra­ta­da de­ri­va cu­yos ne­fas­tos efec­tos es­tán em­po­bre­cien­do so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te a Ca­ta­lu­ña y de­ce­le­ran­do el cre­ci­mien­to en el con­jun­to de Es­pa­ña. Es­te pe­río­do de dos años ha su­pues­to, de he­cho, un blo­queo po­lí­ti­co, que sin que sea po­si­ble sa­ber có­mo se hu­bie­ran desa­rro­lla­do las co­sas sin él, ha per­mi­ti­do un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en el en­torno del 3% anual, fuer­te crea­ción de em­pleo y la su­pera­ción de al­gu­nos de los peo­res efec­tos de la cri­sis. A la con­ti­nua caí­da de la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y a un des­bo­ca­do au­men­to del des­em­pleo, se unie­ron un fuer­te ajus­te de las cuen­tas pú­bli­cas, el de­te­rio­ro de la ma­yo­ría de los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos, ries­gos en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro y el cre­ci­mien­to del dé­fi­cit pú­bli­co por la des­via­ción de Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, en­ti­da­des lo­ca­les y por la ba­ja­da del PIB. Hoy, es evi­den­te que los ries­gos son me­no­res y que los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos han vi­ra­do del ro­jo al ne­gro. Pe­ro lo que po­dría su­po­ner un ho­ri­zon­te eco­nó­mi­co des­pe­ja­do que ci­men­ta­se la con­fian­za de con­su­mi­do­res y em­pre­sa­rios pa­ra se­guir con la pro­gre­si­va re­cu­pe­ra­ción del con­su­mo y la in­ver­sión pri­va­dos, no es tal. La si­tua­ción ha me­jo­ra­do gra­cias, fun­da­men­tal­men­te, a los es­fuer­zos de par­ti­cu­la­res y em­pre­sas, pe­ro la in­sen­sa­ta in­sis­ten­cia en el en­re­do ca­ta­lán no ha per­mi­ti­do otra de­di­ca­ción y el pro­ce­so -és­te si se­rio y tras­cen­den­tal­de re­for­mas eco­nó­mi­cas que per­mi­tan con­so­li­dar el cre­ci­mien­to no ha re­ci­bi­do nin­gún im­pul­so re­le­van­te, ni se han con­cre­ta­do me­di­das pa­ra fo­men­tar­lo. La po­lí­ti­ca se ha ol­vi­da­do de mu­cho de lo que es im­por­tan­te e in­clu­so de lo ur­gen­te y si­gue te­nien­do mu­cho ca­mino por re­co­rrer en la ra­cio­na­li­za­ción del gas­to pú­bli­co, en la de­fen­sa de la uni­dad de mer­ca­do y en la apli­ca­ción de me­di­das de im­pul­so del cre­ci­mien­to pa­ra ge­ne­rar con­fian­za, fa­ci­li­tar el cré­di­to, re­du­cir im­pues­tos e im­pul­sar el con­su­mo y la in­ver­sión. Hay que vol­ver a in­sis­tir en to­do lo que eso exi­ge, em­pe­zan­do por un en­torno nor­ma­ti­vo úni­co, sen­ci­llo y pre­vi­si­ble pa­ra las em­pre­sas, y un es­ce­na­rio po­lí­ti­co y le­gis­la­ti­vo es­ta­ble que no ac­túe co­mo un obs­tácu­lo a la in­ver­sión y per­mi­ta mo­vi­li­zar fon­dos in­ter­nos y atraer los ex­ter­nos ha­cia la in­no­va­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad. So­bre la ba­se de un mer­ca­do in­te­rior con la su­fi­cien­te ma­sa crí­ti­ca, es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar el es­fuer­zo in­ver­sor en infraestru­cturas pro­duc­ti­vas, in­cor­po­ran­do fuen­tes de in­ver­sión pri­va­da, y reac­ti­var el ac­ce­so de las em­pre­sas a la fi­nan­cia­ción. Que si­gan cre­cien­do la can­ti­dad y al ca­li­dad del em­pleo exi­ge una fis­ca­li­dad ade­cua­da pa­ra re­du­cir el Im­pues­to so­bre So­cie­da­des, es­pe­cial­men­te pa­ra las py­mes, de ma­ne­ra que la pre­sión fis­cal no des­in­cen­ti­ve la asun­ción de ries­gos y la pues­ta en mar­cha de nue­vos pro­yec­tos pro­duc­ti­vos. La re­for­ma del sis­te­ma de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción ener­gé­ti­ca, cru­cial pa­ra las em­pre­sas, es­pe­cial­men­te in­dus­tria­les, si­gue pen­dien­te, y ur­ge que la energía no de­pen­da de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas y car­gas ex­ter­nas, pa­ra ofre­cer una com­pe­ten­cia real en­tre com­pa­ñías pro­duc­to­ras y co­mer­cia­li­za­do­ras que per­mi­ta tras­la­dar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca al mer­ca­do y desa­rro­llar las infraestru­cturas ne­ce­sa­rias, ga­ran­ti­zan­do el su­mi­nis­tro y la pro­tec­ción me­dioam­bien­tal. Bue­na par­te de nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad fu­tu­ra se jue­ga en el te­rreno de la in­no­va­ción y su mar­co nor­ma­ti­vo y fis­cal de­be ade­cuar­se a las ne­ce­si­da­des pro­duc­ti­vas, pa­ra que la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción en Es­pa­ña sea más atrac­ti­va. En pa­ra­le­lo, me­jo­rar pro­duc­tos y pro­ce­sos, in­no­var y com­pe­tir, se­rá im­po­si­ble sin un per­so­nal cua­li­fi­ca­do y ca­paz de for­mar­se y adap­tar­se a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y a las nue­vas exi­gen­cias com­pe­ti­ti­vas a lo lar­go de to­da su vi­da la­bo­ral. En el ám­bi­to la­bo­ral, es im­pres­cin­di­ble que los sa­la­rios evo­lu­cio­nen con la pro­duc­ti­vi­dad y que se fa­vo­rez­can mer­ca­dos la­bo­ra­les di­ná­mi­cos, fle­xi­bles e in­clu­si­vos, en los que las per­so­nas pue­dan ac­ce­der a las cua­li­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias de for­ma que au­men­ten su em­plea­bi­li­dad y res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des reales de las em­pre­sas. Es­pa­ña no pue­de per­mi­tir­se más tiem­pos muer­tos po­lí­ti­cos en el lar­go ca­mino de la modernizac­ión de su eco­no­mía, del que só­lo ha re­co­rri­do el prin­ci­pio. De ello de­pen­de que pue­da su­pe­rar to­tal­men­te los peo­res años de su re­cien­te his­to­ria eco­nó­mi­ca y que sea más di­fí­cil que vuel­van a re­pe­tir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.