FER acon­se­ja pa­ra que los re­si­duos de RAEE no aca­ben en el ver­te­de­ro tras la Na­vi­dad

Metales & Metalurgia - - PORTADA -

La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de la Re­cu­pe­ra­ción y el Re­ci­cla­je, FER, ofre­ce una se­rie de con­se­jos pa­ra evi­tar que los re­si­duos de apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos ge­ne­ra­dos du­ran­te la cam­pa­ña na­vi­de­ña aca­ben en el ver­te­de­ro. Y es que, tras la lle­ga­da de los Re­yes Ma­gos, ju­gue­tes, te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas y así has­ta una in­nu­me­ra­ble cla­si­fi­ca­ción de pro­duc­tos con com­po­nen­tes eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos se han po­bla­do los ho­ga­res es­pa­ño­les de es­tos. Es en­ton­ces cuan­do sur­je la pre­gun­ta de qué ha­cer con los an­ti­guos.

Se­gún fa­bri­can­tes y ven­de­do­res, en la cam­pa­ña na­vi­de­ña se con­cen­tra el 50% de la ven­ta anual de ju­gue­tes. Tam­bién se in­cre­men­tan no­ta­ble­men­te las de otros pro­duc­tos es­tre­lla co­mo te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas, or­de­na­do­res, vi­deo­con­so­las… An­tes de ge­ne­rar un nue­vo re­si­duo al des­ha­cer­nos del apa­ra­to an­ti­guo, to­dos de­be­ría­mos ha­cer­nos la pre­gun­ta de si real­men­te es ne­ce­sa­ria la ad­qui­si­ción de uno nue­vo: el me­jor re­si­duo es el que no se ge­ne­ra.

Fi­ján­do­nos en lo que su­ce­de en Es­pa­ña, en 2017 los fa­bri­can­tes han pues­to en el mer­ca­do 7.404 to­ne­la­das de ju­gue­tes y equi­pa­mien­tos deportivos y de ocio; 22.639 to­ne­la­das de equi­pos de in­for­má­ti­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, o 351.986 to­ne­la­das de pe­que­ños y gran­des elec­tro­mé­tri­cos. Ci­fras pu­bli­ca­das por el Re­gis­tro Na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Apa­ra­tos Eléc­tri­cos y Elec­tró­ni­cos (REI-RAEE) del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Energía y Turismo. Por tan­to, FER con­si­de­ra fun­da­men­tal que el ciu­da­dano se­pa dón­de de­po­si­tar los RAEE pa­ra lle­var a ca­bo un tra­ta­mien­to co­rrec­to de re­cu­pe­ra­ción de los va­lio­sos ma­te­ria­les que con­tie­nen.

En pri­mer lu­gar, si no se tie­ne in­ten­ción de com­prar un nue­vo apa­ra­to, el an­ti­guo pue­de ser de­po­si­ta­do en la red ca­pi­lar de ges­to­res au­to­ri­za­dos de RAEE o en el pun­to lim­pio más cer­cano. Si, en cam­bio, ad­quie­re un nue­vo apa­ra­to, el vendedor de­be acep­tar sin cos­te al­guno el an­ti­guo. Ade­más, es obli­ga­to­rio que los gran­des dis­tri­bui­do­res re­co­jan los RAEE cuya di­men­sión ex­te­rior no su­pere los 25 cm –co­mo es el ca­so, por ejem­plo, de los te­lé­fo­nos mó­vi­les– de for­ma gra­tui­ta y sin la condición de que el usua­rio com­pre un apa­ra­to equi­va­len­te.

Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de las Na­cio­nes Uni­das (UNU), el va­lor de los ma­te­ria­les re­uti­li­za­bles con­te­ni­dos en es­te ti­po de re­si­duos su­pe­raría los 55.000 mi­llo­nes de dó­la­res, más que el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) de al­gu­nos paí­ses del mun­do, en el ca­so, cla­ro es­tá, de que no aca­ben en el ver­te­de­ro. De ahí la im­por­tan­cia de que en fe­chas co­mo es­tas, en las que se ge­ne­ra una gran can­ti­dad de re­si­duos, ca­da ciu­da­dano sea ple­na­men­te cons­cien­te de la im­por­tan­cia de su contribuci­ón al re­ci­cla­je.

Ob­je­ti­vos de re­ci­cla­je

Los úl­ti­mos da­tos so­bre re­co­gi­da de RAEE en Es­pa­ña re­mi­ti­dos por Eu­ros­tat son de 2015 y al­can­za­ron las 230.728 to­ne­la­das. Es de­cir, cer­ca de 4,97 ki­los por ha­bi­tan­te al año. En el año 2017 el ob­je­ti­vo de re­ci­cla­je es de 6,41 kg de RAEE por ha­bi­tan­te y ade­más se tie­nen que cum­plir unos ob­je­ti­vos de pre­pa­ra­ción pa­ra re­uti­li­za­ción mar­ca­do por el Real De­cre­to 110/2015: • El 2% de los gran­des apa­ra­tos recogidos ese

año (se en­tien­de por gran apa­ra­to los de di­men­sio­nes su­pe­rio­res a 50 cm, con ex­clu­sión de los apa­ra­tos de frío, mo­ni­to­res y pan­ta­llas). • El 3% de apa­ra­tos de in­for­má­ti­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes recogidos ese año.

Am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos que si­túan a Es­pa­ña co­mo pri­mer país eu­ro­peo en prio­ri­zar la re­uti­li­za­ción de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y eléc­tri­cos (AEE) fren­te a su re­ci­cla­je. Los por­cen­ta­jes de re­uti­li­za­ción su­birán un pun­to de ca­ra a 2018, un pe­que­ño por­cen­ta­je de to­da la tec­no­lo­gía que se fa­bri­ca, pe­ro que sir­ve pa­ra po­si­cio­nar a nues­tro país co­mo un re­fe­ren­te en el reacon­di­cio­na­mien­to de pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra el res­to de Eu­ro­pa.

La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de la Re­cu­pe­ra­ción y el Re­ci­cla­je, FER, ofre­ce una se­rie de con­se­jos pa­ra evi­tar que los re­si­duos de apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos ge­ne­ra­dos du­ran­te la cam­pa­ña na­vi­de­ña aca­ben en el ver­te­de­ro. Y es que, tras la lle­ga­da de los Re­yes Ma­gos, ju­gue­tes, te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas y así has­ta una in­nu­me­ra­ble cla­si­fi­ca­ción de pro­duc­tos con com­po­nen­tes eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos se han po­bla­do los ho­ga­res es­pa­ño­les de es­tos. Es en­ton­ces cuan­do sur­je la pre­gun­ta de qué ha­cer con los an­ti­guos.

Se­gún fa­bri­can­tes y ven­de­do­res, en la cam­pa­ña na­vi­de­ña se con­cen­tra el 50% de la ven­ta anual de ju­gue­tes. Tam­bién se in­cre­men­tan no­ta­ble­men­te las de otros pro­duc­tos es­tre­lla co­mo te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­ble­tas, or­de­na­do­res, vi­deo­con­so­las… An­tes de ge­ne­rar un nue­vo re­si­duo al des­ha­cer­nos del apa­ra­to an­ti­guo, to­dos de­be­ría­mos ha­cer­nos la pre­gun­ta de si real­men­te es ne­ce­sa­ria la ad­qui­si­ción de uno nue­vo: el me­jor re­si­duo es el que no se ge­ne­ra.

Fi­ján­do­nos en lo que su­ce­de en

Es­pa­ña, en 2017 los fa­bri­can­tes han pues­to en el mer­ca­do 7.404 to­ne­la­das de ju­gue­tes y equi­pa­mien­tos deportivos y de ocio; 22.639 to­ne­la­das de equi­pos de in­for­má­ti­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, o 351.986 to­ne­la­das de pe­que­ños y gran­des elec­tro­mé­tri­cos. Ci­fras pu­bli­ca­das por el Re­gis­tro Na­cio­nal de Pro­duc­to­res de Apa­ra­tos Eléc­tri­cos y Elec­tró­ni­cos (REI-RAEE) del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Energía y Turismo. Por tan­to, FER con­si­de­ra fun­da­men­tal que el ciu­da­dano se­pa dón­de de­po­si­tar los RAEE pa­ra lle­var a ca­bo un tra­ta­mien­to co­rrec­to de re­cu­pe­ra­ción de los va­lio­sos ma­te­ria­les que con­tie­nen.

En pri­mer lu­gar, si no se tie­ne in­ten­ción de com­prar un nue­vo apa­ra­to, el an­ti­guo pue­de ser de­po­si­ta­do en la red ca­pi­lar de ges­to­res au­to­ri­za­dos de RAEE o en el pun­to lim­pio más cer­cano. Si, en cam­bio, ad­quie­re un nue­vo apa­ra­to, el vendedor de­be acep­tar sin cos­te al­guno el an­ti­guo. Ade­más, es obli­ga­to­rio que los gran­des dis­tri­bui­do­res re­co­jan los RAEE cuya di­men­sión ex­te­rior no su­pere los 25 cm –co­mo es el ca­so, por ejem­plo, de los te­lé­fo­nos mó­vi­les– de for­ma gra­tui­ta y sin la condición de que el usua­rio com­pre un apa­ra­to equi­va­len­te.

Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de las Na­cio­nes Uni­das (UNU), el va­lor de los ma­te­ria­les re­uti­li­za­bles con­te­ni­dos en es­te ti­po de re­si­duos su­pe­raría los 55.000 mi­llo­nes de dó­la­res, más que el pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB) de al­gu­nos paí­ses del mun­do, en el ca­so, cla­ro es­tá, de que no aca­ben en el ver­te­de­ro. De ahí la im­por­tan­cia de que en fe­chas co­mo es­tas, en las que se ge­ne­ra una gran can­ti­dad de re­si­duos, ca­da ciu­da­dano sea ple­na­men­te cons­cien­te de la im­por­tan­cia de su contribuci­ón al re­ci­cla­je.

Ob­je­ti­vos de re­ci­cla­je

Los úl­ti­mos da­tos so­bre re­co­gi­da de RAEE en Es­pa­ña re­mi­ti­dos por Eu­ros­tat son de 2015 y al­can­za­ron las 230.728 to­ne­la­das. Es de­cir, cer­ca de 4,97 ki­los por ha­bi­tan­te al año. En el año 2017 el ob­je­ti­vo de re­ci­cla­je es de 6,41 kg de RAEE por ha­bi­tan­te y ade­más se tie­nen que cum­plir unos ob­je­ti­vos de pre­pa­ra­ción pa­ra re­uti­li­za­ción mar­ca­do por el Real De­cre­to 110/2015: • El 2% de los gran­des apa­ra­tos recogidos ese año (se en­tien­de por gran apa­ra­to los de di­men­sio­nes su­pe­rio­res

a 50 cm, con ex­clu­sión de los apa­ra­tos de frío, mo­ni­to­res y pan­ta­llas). • El 3% de apa­ra­tos de in­for­má­ti­ca y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes recogidos ese año. Am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos que si­túan a Es­pa­ña co­mo pri­mer país eu­ro­peo en prio­ri­zar la re­uti­li­za­ción de apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y eléc­tri­cos (AEE) fren­te a su re­ci­cla­je. Los por­cen­ta­jes de re­uti­li­za­ción su­birán un pun­to de ca­ra a 2018, un pe­que­ño por­cen­ta­je de to­da la tec­no­lo­gía que se fa­bri­ca, pe­ro que sir­ve pa­ra po­si­cio­nar a nues­tro país co­mo un re­fe­ren­te en el reacon­di­cio­na­mien­to de pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra el res­to de Eu­ro­pa.

Ges­to­res au­to­ri­za­dos de RAEE

Sin la la­bor y el va­lor me­dioam­bien­tal que apor­tan los ges­to­res au­to­ri­za­dos de RAEE, no se­ría po­si­ble al­can­zar los ra­tios de re­co­gi­da que mar­ca Bru­se­las. Son, por tan­to, un sec­tor cla­ve pa­ra la eco­no­mía cir­cu­lar, al evi­tar to­ne­la­das emi­sio­nes de CO2 a la at­mós­fe­ra y fo­men­tar un mer­ca­do de ma­te­rias pri­mas se­cun­da­rias al­ter­na­ti­vo que cum­pla con el ob­je­ti­vo de ce­rrar el ci­clo de vi­da de ca­da pro­duc­to.

Pa­ra la pa­tro­nal es­pa­ño­la del re­ci­cla­je, la apor­ta­ción de ca­da ciu­da­dano en la ca­de­na del re­ci­cla­je es vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.